Housing crisis hits women harder in California, group’s research finds

Anabel Munoz, ABC7

24 de agosto de 2022

LOS ANGELES (KABC) — Woman are much more likely than men to struggle with the cost of housing in California, according to a new report.

“It was stunning how extreme the difference is between women and men,” said Nancy Cohen, president of the Gender Equity Policy Institute, which produced the report on housing and gender in California.

Researchers found that 49% of women are “rent-burdened” compared to 43% of men, meaning they spend 30% or more of their income on rent.

“Black women are facing the most acute crisis of affordability,” Cohen said. “Latinos, single mothers and elderly women, particularly those who are living alone, are really struggling to afford housing in our state.”

In Los Angeles County, some of the greatest gaps impact single mothers of color.

In LA County, about 31% of all households spend more than half of their income on rent. For women-led households, it’s about 41%. And for households led by a Black or Latina single mother, it’s 51%.”

The report was conducted at the request of the California Assembly Committee on Housing and Community Development.

Cohen cautions that the data was gathered prior to the pandemic and the cost of housing has only risen since then, meaning the gap now could be even higher than what was reported in the study.

“El presente artículo es propiedad de ABC7

Munoz, A. (2022). Housing crisis hits women harder in California, group’s research finds. ABC7. Recuperado el 29 de agosto de 2022, de https://abc7.com/affording-housing-womens-issues-cost-of-living-california-gender-equity/12159267/

Food stamp work requirements increase mental health care use

‘These work requirements harm people with no measurable benefit to the economy’

Kristin Samuelson, Northwestern Now

28 de julio de 2022

This is the first study to examine how work requirements associated with the Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP) — sometimes referred to as food stamps — affect mental health.

Being exposed to work requirements in order to receive nutrition benefits from the U.S. government significantly increased use of mental health care resources for depression and anxiety, a new Northwestern University study has found. The policy’s negative effects occurred much sooner for women than men.

This is the first study to examine how work requirements associated with the Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP) — sometimes referred to as food stamps — affect mental health.

SNAP improves food security, health and economic wellbeing for low-income individuals and families and is provided by the U.S. Department of Agriculture’s Food and Nutrition Service.

“We’ve known for a while that food insecurity is associated with poor mental health outcomes because of the fear, stigma, depression, anxiety and stress around it,” said corresponding author Lindsey Allen, assistant professor of emergency medicine at Northwestern University Feinberg School of Medicine. “So it’s no wonder peoples’ stress increased when they realized they were going to lose their access to food unless they met these requirements.”  

Health care visits rise after SNAP

While SNAP work requirements are federally mandated, states can get exemptions for counties where economic opportunities are scarce. With rising employment rates and job availability over the past decade, these waivers are being eliminated, exposing hundreds of thousands of SNAP enrollees to the requirements.   

In 2016, West Virginia introduced these work requirements in a pilot program for nine counties. The scientists analyzed West Virginia’s Medicaid claims data to assess whether health care visits for depression and anxiety changed after residents in the treatment counties were exposed to SNAP work requirements. The study sample included individuals aged 18 to 49 who were enrolled in both SNAP and Medicaid at the start of the study. 

26 and 12

For women, work requirements increased visits for depression and anxiety by 26% and 12%, respectively.

The study found being exposed to work requirements worsened depression and anxiety among those who lived in the nine pilot counties.

For women, work requirements increased visits for depression and anxiety by 26% and 12%, respectively. Visits also increased for men, but at a slower rate than for women. The difference in timing could be due to the larger role women play in managing family feeding, making them more immediately vulnerable to consequences of food insecurity, Allen said. 

Doing more harm than good?

The study adds to a growing body of recent evidence that SNAP work requirements do not improve employment rates — their intended outcome — but do reduce SNAP participation, especially among vulnerable groups such as those with no income, the unhoused and those living in rural areas.

“So essentially, these work requirements harm people with no measurable benefit to the economy,” Allen said.

Policy makers and future researchers should seek to better understand these tradeoffs when considering the net impact of SNAP work requirement policies on an already-marginalized population, Allen said.

The study was published July 28 in the journal Health Services Research.

“El presente artículo es propiedad de Northwestern Now”

Samuelson, K. (2022). Food stamp work requirements increase mental health care use. Northwestern Now. Recuperado el 07 de agosto de 2022, de https://news.northwestern.edu/stories/2022/07/food-stamp-work-requirements-increase-mental-health-care-use/

Nueve pesos diarios pueden ayudar a fondear estudios universitarios

La Universidad Ibero Puebla lanzó un programa de fondeo para recabar 10 millones de pesos y mantener los apoyos económicos que reciben seis de cada diez alumnos

Viridiana Rodríguez (@Viridia36252241 ), Lado B (@ladobemx)

12 de mayo de 2021

Lado B
*Foto de portada: cortesía Ibero

Una beca al 100 por ciento, la beca Arrupe, fue la llave que le permitió a Eliel Sánchez cursar sus estudios universitarios, graduarse como abogado y posteriormente estudiar un doctorado en Ciencias Jurídicas en la Universidad de Harvard; en el caso de Marcos Shilon, la beca le permitió estudiar Derecho para dedicarse a la asesoría de organismos internacionales en asuntos relacionados con pueblos originarios, y de esta manera honrar sus orígenes. 

Ambos forman parte de las miles de personas beneficiadas por el programa de becas de la Universidad Iberoamericana, que durante mucho tiempo se sostuvo con recursos propios y que hoy, ante el aumento de solicitudes que trajo la pandemia, requiere de la conformación de un fondo de 10 millones de pesos para garantizar su continuidad.

Así, para nutrir el Fondo Sigue Adelante, se ideó un programa de donantes recurrentes que pueden hacer una aportación mensual de 250 pesos, es decir, menos de nueve pesos diarios que permitirán continuar con el apoyo a 2 mil 500 estudiantes.

También existen esquemas de participación para las empresas que, dependiendo del monto aportado, tienen acceso a una serie de beneficios, como capacitaciones y talleres que requiera su personal, por ejemplo, sobre trabajo remoto.

Mónica Almanza, coordinadora de Procuración de Fondos, comenta que, actualmente en el campus, seis de cada diez jóvenes universitarios reciben algún tipo de apoyo económico o beca (que puede ir del 20 hasta el 100 por ciento dependiendo la necesidad económica y promedio académico).

Con el Fondo Sigue Adelante, la Ibero Puebla recabar 10 millones de pesos y mantener los apoyos económicos que reciben las y los alumnos
Foto: Cortesía Ibero

Y destaca la importancia que este tipo de programas tienen en el aspecto social, debido a que el acceso a la educación disminuye la violencia en las poblaciones, promueve la equidad de género e incluso aleja a la juventud del crimen organizado.

“[Cuando] le damos una oportunidad a chicos como Eliel (…) les [estamos] mostrando alternativas, [estamos] mejorando su calidad de vida y la de su entorno”, dice Almanza.

Por último, la coordinadora comenta que, la filosofía de la Universidad es, además de dar educación de excelencia, que esta sea incluyente: “eso beneficia a chicos [y chicas] que vienen de comunidades muy pobres, que no cuentan con los recursos propios para fondear sus estudios pero que tienen un ímpetu grandísimo y que están decididos a estudiar y a cambiar su realidad y la de su entorno”.

Si te interesa donar para este Fondo da clic aquí.

***Contenido patrocinado***

*Foto de portada: cortesía Ibero

“El presente artículo es propiedad de Lado B

Rodríguez, V. (2021). Nueve pesos diarios pueden ayudar a fondear estudios universitarios. Lado B. Recuperado el 14 de mayo de 2021, de https://www.ladobe.com.mx/2021/05/nueve-pesos-diarios-pueden-ayudar-a-fondear-estudios-universitarios/

Recolectores: el eslabón olvidado en el negocio del reciclaje

La recolección de residuos y el reciclaje ha permitido a las empresas generar ganancias mientras reutilizan materiales. Sin embargo, los primeros en participar en esta cadena de ganancias son los menos beneficiados: las y los recolectores voluntarios

Ray Ricardez (@RayRicardez), Lado B

11 de mayo de 2021

Lado B
*Foto de portada: Al Piso No, Recolectores Voluntarios

Desde temprano, antes de que pase el camión de la basural, “calle por calle y montonera por montonera”, procurando no “hacer un regadero” para que las y los vecinos de la colonia no se molesten con él, Don Eugenio García busca su sustento en los desechos de la gente.

Así empieza el proceso de reciclaje, que tiene a las y los recolectores voluntarios (también llamados “pepenadores”) como último eslabón de un proceso que ayuda al medio ambiente pero que les mantiene en la precariedad, sin reconocimiento ni apoyos gubernamentales, con empleos informales y atrapados en una cadena de ganancias en la que los centros de acopio y las empresas son los más beneficiados.  

Eugenio García, quien se ha dedicado a esta labor en la ciudad de Puebla desde hace 30 años, se levanta desde las cinco de la mañana, de lunes a sábado, para recorrer calle por calle en busca de basura que pueda reciclarse (cartón, vidrio, plástico, entre otros). Sus compañeros y él ganan en promedio 60 pesos al día (menos que el salario mínimo de este país), de acuerdo con Claudia Cruz, presidenta de la asociación Al piso no, Recolectores Voluntarios. 

Mientras tanto, el mercado de residuos reciclables en el estado de Puebla generó en 2020 un promedio de 798 millones 883 mil 524 pesos, es decir, una ganancia diaria de 2 millones 188 mil 721 pesos, de acuerdo con el Diagnóstico Básico para la Gestión Integral de los Residuos elaborado por la Secretaría del Medio Ambiente del gobierno federal. A nivel nacional, esta industria produjo más de 16 mil millones de pesos. 

Pese a que la recolección de estos materiales, según García y Cruz, permite ampliar el tiempo de vida de los rellenos sanitarios y fomentar el reuso, esta actividad es poco redituable económicamente para las y los recolectores debido a que existe todo un esquema de distribución de compraventa de materiales en donde, al ser el primer contacto con los residuos, reciben las menores ganancias. 

“Los recolectores son los últimos de la cadena de reciclaje, a pesar de que ellos hacen el trabajo más fuerte porque son los que hacen la separación, el recuperamiento de este material y luego lo venden a un centro de acopio que les compra muy barato”, cuenta Cruz.

Esta cadena se gesta en una industria en donde la recolección de materiales adquiere un valor agregado para quienes tienen la capacidad de almacenar más producto, tratarlo y venderlo a las grandes empresas, mientras la o el recolector, que no recoge más de 20 kilos al día  —de acuerdo con Cruz— y que no tiene las herramientas para resanar el producto, recibe un pago mínimo y en la informalidad, sin acceso a derechos laborales.

Y es que la recolección es poco reconocida por gobiernos, empresas y sociedad en general. Tan solo en el municipio de Puebla, la actividad de la pepena está prohibida si es que el Organismo Operador del Servicio de Limpia (OOSL) no la autoriza. Cruz explica que es por esto que se hacen llamar recolectores voluntarios y no “pepenadores”; y si bien asegura que en este aspecto no se han sentido hostigados por el ayuntamiento, sí fomenta la invisibilización de este sector frente a gobierno y empresas. 

María Eugenia Ibarrarán, economista ambiental y directora del Instituto de Investigaciones en el Medio Ambiente, Xabier Gorostiaga, de la Universidad Iberoamericana Puebla, explica que estas personas son quienes menos ganan en esta actividad, ya que no tienen siquiera algún contrato, ni tampoco un apoyo económico o programa desde gobierno que les beneficie. “Son una población sumamente vulnerable”, sentencia.

Además, tienen que exponerse a los riesgos que implica intervenir en los residuos, como cortarse, picarse con una jeringa o adquirir alguna enfermedad. Eugenio García cuenta que a esto se suma el peligro de ser víctima de un asalto, ya que a varios de sus compañeros les han robado sus carritos y dinero. 

Cruz también detalla que hay quienes trabajan en familia y en sus casas van juntando materiales para venderlos el fin de semana, llegando a obtener 500 pesos por el trabajo de aproximadamente tres personas.

Su trabajo lo realizan, además, en un país en donde los gobiernos poco hacen por fomentar la separación y reciclaje de los residuos, dificultando aún más su labor, explica Paola Figueroa, Ingeniera Química y estudiante de Ingeniería Ambiental en la Universidad de las Américas Puebla.

El recolector contra la cadena de intermediarios

Recolectores voluntarios: el eslabón olvidado en el negocio del reciclaje
Foto: Al Piso No, Recolectores Voluntarios

La cadena inicia, por lo general, cuando el recolector o recolectora lleva sus materiales a centros de acopio clandestinos (lugares sin mucho espacio y sin registro oficial). Ahí les compran el material muy barato. Este primer centro es pequeño y construido de manera improvisada, cuenta Cruz, y es ahí en donde la mayoría de recolectores deja sus productos, ya que pueden hacerlo en cantidades pequeñas y sin necesidad de limpiarlos o tratarlos de alguna forma. 

Estos centros clandestinos, explica la presidenta de Al Piso No, explotan a los recolectores. Incluso, asegura que en la pandemia han bajado los precios en los que compran el producto a las y los recolectores, afectándoles aún más. 

Posteriormente, estos lugares acumulan mayor cantidad de basura y la venden a centros de acopio con más capacidad para que después lleguen a uno oficial (más espacioso y con permiso de gobierno para operar), en donde se organizan y limpian para que finalmente las empresas la compren a un mejor precio y en grandes cantidades para reciclarla. 

Son cuatro o cinco eslabones entre el recolector y la empresa para que el material llegue y se recicle. Y es que las corporaciones no aceptan el material como el recolector lo organiza, ya que esperan que los centros de acopio lo limpien o adecúen para dárselos como indican. Es ahí donde aumenta su valor. 

“En estos eslabones incluso se va hasta duplicando el precio”, asegura Cruz. Al final, explica, la empresa no se acerca al recolector, sino a estos centros, donde está la ganancia más grande. Las empresas, además, esperan comprar en toneladas. 

Por su parte, los Puntos Verdes y centros de acopio del ayuntamiento eliminan del proceso a las y los recolectores. Eugenio García explica que cuando una persona dona sus materiales separados a estos sitios, estos los venden posteriormente a las empresas y la ganancia se queda en el gobierno. Por ello, detalla que recolectores han solicitado a las autoridades el permiso para recolectar los residuos generados en centros comerciales y zonas residenciales, pero que no han recibido respuesta.

Al final, de acuerdo con Cruz, los recolectores hacen la labor pesada, ganan poco y de manera informal y las empresas y centros de acopio se benefician más. 

Una industria desigual

Recolectores voluntarios: el eslabón olvidado en el negocio del reciclaje
Foto: Al Piso No, Recolectores Voluntarios

Mientras tanto, la estructura de reciclado sigue teniendo como base a las y los recolectores. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Latinoamérica el 80 por ciento de los residuos son recogidos por este sector. “Son un elemento clave en todo el tratamiento de residuos y disposición final”, asegura Figueroa.

A nivel nacional, “la industria del reciclaje tiene un valor de 100 mil millones de pesos; sin embargo, los recolectores son los últimos en la cadena de ganancias”, escribió Cruz en el documento Gestión de los residuos sólidos urbanos: Experiencias en América Latina y Austria, publicado este año. En entrevista para LADO B, asegura que a pesar de que las personas recolectoras trabajan para el cuidado del medioambiente, nunca les volteamos a ver como sociedad. “Tienen un nombre y un apellido, y son cabezas de familia que viven de esto”, sentencia. 

De acuerdo con este documento, en México hay alrededor de 800 mil recolectores (el 0.7 por ciento de la población del país), de los cuales, 60 por ciento son mujeres y 10 por ciento son menores de edad. Y en promedio, cada recolector o recolectora gana únicamente tres mil 200 pesos mensuales, a pesar de que ellas y ellos separan 90 por ciento de los residuos que serán reciclados en centros de acopio y empresas. A su vez, la Secretaría de Medio Ambiente informó que en 2020 el reciclaje generó más de 16 mil millones de pesos en el país. 

Tan solo en la ciudad de Puebla, los recolectores han realizado jornadas de limpieza y recolección en diferentes colonias, limpiando 110 kilómetros de calles y avenidas principales, levantado alrededor de 45 toneladas de materiales en conjunto por día.

Y mientras los recolectores ganan poco en la informalidad, las grandes empresas encuentran los mayores beneficios económicos. De acuerdo con Greenpeace México, en su publicación ¿Quién gana con el negocio del reciclaje?las corporaciones ganan millones de pesos por los residuos que reciclan. Asimismo, informan que en 2018, el Foro Económico Mundial y la Fundación Ellen MacArthur, reportaron en La nueva economía de los plásticos que el sector privado podría recuperar entre 80 mil y 120 mil millones de dólares al reciclar únicamente los plásticos que producen. 

Integrar a recolectores desde el reciclaje incluyente 

recolectores voluntarios
Foto: Al Piso No, Recolectores Voluntarios

Es importante que las empresas, los gobiernos y la sociedad asuman su papel en el proceso de reciclado desde la perspectiva del reciclaje incluyente en favor de las y los recolectores, explica Figueroa. Este movimiento ha tomado fuerza en Latinoamérica y apela a dignificar la labor de las personas involucradas en la reutilización de los materiales. 

La Doctora Ibarragán asegura que está bien que el reciclaje exista y sea un negocio, ya que ayuda a que las empresas destinen esfuerzos en recolectar residuos. Sin embargo, advierte que esto debe hacerse desde la economía circular, generando cooperativas de economía social, en donde las y los recolectores, así como todos los actores involucrados, participen como socios (no desde la informalidad), obteniendo mejores resultados y ganancias en esta labor.

Una opción es la creación de una cooperativa conformada por recolectores en donde se almacenen los materiales, se separen, se limpien y se envíen a las empresas, cuenta Cruz. En un espacio como este, detalla, las y los jóvenes podrían salir a recolectar mientras las personas mayores separan el producto en el establecimiento. 

Figueroa también explica que como sociedad podríamos colaborar separando y organizando nuestros residuos para dárselos cotidianamente a los recolectores, ayudándoles en su labor y ganancias.

La presidenta de Al Piso No espera que ya se pueda acotar esta cadena para que las empresas integren a las y los recolectores en el proceso de una manera digna y con una mejor ganancia para ellas y ellos, así como los gobiernos volteen a ver la labor tan importante que hacen, otorgándoles herramientas y protegiéndoles.

*Foto de portada: Al Piso No, Recolectores Voluntarios

“El presente artículo es propiedad de Lado B

Ricardez, R. (2021). Recolectores: el eslabón olvidado en el negocio del reciclaje. Lado B. Recuperado el 12 de mayo de 2021, de https://www.ladobe.com.mx/2021/05/recolectores-el-eslabon-olvidado-en-el-negocio-del-reciclaje/

¿Quiénes son los responsables de las obras y operación de la Línea 12 del Metro?

Redacción | Desinformémonos

Martes 4 de mayo de 2021

En 2012 se inauguró la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México con una inversión de 26 mil millones de pesos, y de 2014 a 2019 se invirtieron más de 765 millones de pesos para su mantenimiento tras las fallas y colapsos en su operación. A pesar de las inversiones, la noche de este 3 de mayo se desplomó el puente que conecta las estaciones Olivos y Tezonco, dejando 23 personas muertas y al menos 79 heridas.

Conoce aquí algunos responsables de la construcción y operación de la Línea Dorada del Metro, presentada como el proyecto insignia del gobierno capitalino del ahora canciller de México, Marcelo Ebrard, durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa.

1-. Marcelo Ebrard Casaubón. Como jefe de gobierno del Distrito Federal, anunció en 2007 la creación de la Línea 12 del Metro, que conecta Mixcoac con Tláhuac, y la inauguró el 30 de octubre de 2012, asegurando que era “una obra completa, terminada, con la tecnología más avanzada del mundo”. Las primeras fallas en la operación de la también llamada Línea Dorada ocurrieron sólo dos años después de su inauguración, lo que obligó a cerrar 11 de las 20 estaciones de la línea hasta reanudar su función regular en 2017.

2-. Enrique Horcasitas Manjarrez. Exdirector general del Proyecto Metro de la Línea 12, quien se deslindó de las compra de los trenes al declarar: “Nosotros nos encargamos de las vías y el tema de la compatibilidad (con los trenes)”. En 2015 se reportó su fuga de México luego de que se le imputó el otorgamiento y autorización de un contrato de prestación de servicios por un monto superior a un millón de pesos, cuyo objetivo consistió en supervisar la construcción de obra pública, pese que la licitación se declaró desierta. Horcasistas también fue señalado por haber contratado a la constructora Ingenieros Civiles Asociados (ICA) para las obras de la Línea 12, en cuyo directorio se encontraba su hermano, Luis Horcasitas Manjarrez.

3-. Francisco Bojórquez. Exdirector del Sistema de Transporte Colectivo Metro que presentó el proyecto junto con Marcelo Ebrard y se reunió con los arquitectos e ingenieros de las obras. En 2015 la Contraloría General del Distrito Federal lo inhabilitó por 10 años por las irregularidades en el contrato de arrendamiento de los trenes para la Línea Dorada.

4-. El Consorcio, conformado por las empresas ICA, Carso y Alstom, responsables de la construcción de la Línea Dorada. Hoy, son ICA y Carso las encargadas de la construcción de los tramos dos y cuatro del megaproyecto federal del Tren Maya.

5-. Construcciones y Auxiliar de Ferocarriles (CAF México). La CAF es la responsable de la venta de los trenes que corren sobre la Línea Dorada.

6-. Certificadoras. La Línea 12 fue certificada por el consorcio alemán TÜV, de acuerdo con Marcelo Ebrard. El consorcio recibió 119 millones de pesos por el certificado de la Línea Dorada, el cual fue entregado el mismo día que se inauguró la obra, es decir, el 30 de octubre de 2012.

7-. Joel Ortega. Director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, quien ante las fallas de la Línea Dorada del 2014 declaró que los problemas “ya estaban presentes desde la apertura de la línea, pero se agudizaron en el tiempo y llegaron a un grado mayor de complicación cuando entraron la totalidad de trenes a operar.

Las fallas en la Línea Dorada del Metro capitalino se agravaron con el sismo de 2017, cuando se reportaron grietas y despedazamientos en las estructuras. Vecinos de Tláhuac denunciaron desde entonces su temor frente a un posible colapso, pero las autoridades no respondieron. A pesar de los reportes, la actual jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, declaró que las instalaciones de la Línea 12 recibían mantenimiento “todos los días”.

Con información de Aristegui Noticias y El Universal

“El presente artículo es propiedad de Desinformémonos“.

Redacción (2021). ¿Quiénes son los responsables de las obras y operación de la Línea 12 del Metro? Desinformémonos. Recuperado el 4 de mayo de 2021 de: https://desinformemonos.org/quienes-son-los-responsables-de-las-obras-y-operacion-de-la-linea-12-del-metro/