From LA to Tennessee, unhoused activists and supporters are fighting a wave of anti-homeless legislation

With soaring rents pushing people onto the streets, those struggling just to survive are taking a stand against bills criminalizing homelessness.

This article was originally published on Waging Nonviolence.

Sara Herschander, Waging Nonviolence

12 de agosto de 2022

As soaring rents force many out of their homes, advocates across the country are battling a slew of state and local measures that criminalize homelessness and imperil those living on the street.

Police in riot gear stormed the chambers of a Los Angeles City Council meeting on Tuesday after one protester climbed a bench to confront Council President Nury Martinez over an ordinance banning homeless encampments near schools and daycares.

Martinez briefly recessed the meeting as dozens of activists chanted “Abolish 41.18!” — a reference to the ordinance. Last week, around 70 protesters shut down a council vote over the same measure, carrying signs with messages like “If I die unhoused – forget burial – just drop my body on the steps of L.A. City Hall.”

As inflation reaches 40-year highs, pandemic-related eviction protections expire and longstanding housing shortages reach their breaking point, America’s homelessness crisis has become increasingly dire and difficult to ignore. The number of people living unsheltered — whether in cars, parks or in tents on the sidewalk — accounted for nearly 40 percent of the country’s total homeless population last year, its highest level in a decade.

After police ejected protesters on Tuesday, the council voted 11-3 to massively expand the so-called 41.18 zones, which advocates say will now criminalize homelessness in up to a fifth of the city. 

“We knew that we weren’t going to get anyone to change their vote — but we wanted to take a stand,” said Ground Game LA co-founder and Outreach Director Ashley Bennett, who has been present at the actions against ordinance 41.18. “We’re showing that we’re present, we’re here, and we deserve to be heard.”

Across the country, some cities have implemented even more extreme regulations against living unhoused.

Last month, Tennessee became the first state in the nation to make it a felony to camp in parks and other public property, punishable by up to six years in prison and the loss of voting rights. Meanwhile, Texas passed a similar measure making homelessness a misdemeanor last year.

As Momma V, who lives in a tent in Tennessee, told CNN, “They’re trying to run us out of Nashville. We’re out here homeless. We’re trying to struggle to make it, and they’re just trying to make it worse on all of us by criminalizing it.”

Over the past two years, lawmakers in six states have also introduced bills criminalizing homelessness by making sleeping on public property a misdemeanor — punishable by a fine of up to $5,000 and a month in jail — and installing temporary public tent cities. 

The bills are modeled largely after draft legislation published by the Cicero Institute, a Texas-based think tank founded by the billionaire co-founder of Palantir, whose controversial technology has been used for migrant surveillance systems and predictive policing.

Even in relatively progressive cities like Los Angeles, Bennett criticized policymakers’ persistence on implementing “band-aid” solutions that fail to address the root causes of homelessness — namely, a lack of housing, widespread discrimination against voucher holders, and a flawed and inadequate shelter and services system.

“People have a deep innate desire to have the space to go home and feel safe and secure and protected,” said Bennett, who noted that many unhoused people have had negative experiences in the shelter system. “Instead of calling people service-resistant, we need to ask why these services aren’t working.”

https://wagingnonviolence.matomo.cloud/matomo.php?idsite=1&rec=1&action_name=REPUBLISHED%20From+LA+to+Tennessee%2C+unhoused+activists+and+supporters+are+fighting+a+wave+of+anti-homeless+legislation&bots=1

“El presente artículo es propiedad de Waging Nonviolence

Herschander, S. (2022). From LA to Tennessee, unhoused activists and supporters are fighting a wave of anti-homeless legislation. Waging Nonviolence. Recuperado el 18 de agosto de 2022, de https://wagingnonviolence.org/2022/08/unhoused-activists-supporters-fight-anti-homeless-legislation/

Inicia defensora Kenia Hernández, huelga de hambre en penal

Angélica Jocelyn Soto Espinosa | CIMAC Noticias

Jueves 20 de mayo de 2021

Foto: redes sociales

Ciudad de México. A casi un año de persecución y criminalización en su contra, la defensora de Derechos Humanos, Kenia Hernández Montalván, inició una huelga de hambre por la “sistemática discriminación y racismo” a la que considera ha sido sometida desde que permanece en prisión.

La tarde de este lunes 16 de mayo, la defensora de los pueblos indígenas y las mujeres informó vía telefónica a su defensor legal, Antonio Lara Duque, que ese día habría iniciado una huelga de hambre al interior del Penal Federal Nº 16, en Morelos, donde permanece recluida desde el pasado 24 de octubre. 

Como narró Lara Duque en entrevista con Cimacnoticias, tras las primeras 12 horas de huelga, Kenia ya presentaba mareos y sensación de debilidad. No obstante, no es posible saber cuál es su estado de salud actual, ya que al estar recluida en un penal federal, Kenia sólo puede comunicarse con su abogado cada dos días, hasta por 10 minutos.

Con esta huelga, la defensora pretende denunciar la “sistemática discriminación y racismo” de la que ha sido objeto ante los juzgadores que conocen de las siete causas penales que persisten en su contra, ya que –explicó Lara Duque– no se le reconoce su identidad indígena porque habla español y tuvo estudios. Bajo ese argumento, por ejemplo, el Poder Judicial se ha negado a proporcionar un intérprete de la lengua amuzgo, que se habla en la región de Costa Chica de Guerrero, de donde es originaria Kenia. 

La joven defensora también busca hacer visible la inoperancia de la Ley de Amnistía, aprobada hace un año, bajo la cual ella podría enfrentar en libertad los siete procesos por los que se le acusa, toda vez que (como se estipula en esta legislación promovida por el propio presidente de México) en el caso de aquella persona que presenta indicios de violación a DH y/o debido proceso, los organismos de DH (nacionales, estatales o internacionales) pueden proponer su libertad, precisó el abogado.

Ordenan arresto de abogado de Kenia

Kenia Hernández es una defensora de presas y presos políticos, de las mujeres y los pueblos indígenas; una de las formas de protesta es a través de la toma de casetas; sin embargo, desde el año pasado el gobierno federal ha buscado criminalizarla con siete denuncias en su contra, todas presentadas por Fiscalías de tres entidades distintas en un plazo de menos de un año. 

La primera causa penal contra Kenia se abrió el pasado 6 de junio, cuando la Fiscalía de Justicia del Estado de México la acusó del robo de una cartera de 500 pesos. Este proceso legal, del fuero común, es el más avanzado de los otros seis que enfrenta actualmente, cinco de ellas por delitos federales. 

No obstante, el juez que lleva ese primer caso, Jorge González Rivera, ordenó el pasado 18 de mayo el arresto del abogado de Kenia. Lara Duque explicó que esta orden de arresto que se llevará a cabo el próximo 27 de mayo, tiene de fondo impedir que esté presente en el próximo juicio de Kenia para que, en consecuencia, el Estado alegue “abandono de defensa” e imponga un abogado de oficio “a modo”.

Lara Duque dijo que sí acudirá al arresto pero que se negarán a aceptar un abogado que desconoce la estrategia legal de defensa por la libertad de Kenia. El resto de las causas penales, (radicadas una en el Estado de México, tres en Guanajuato, y dos en Guerrero) se mantienen en etapa inicial e intermedia. 

21/AJSE/LGL

“El presente artículo es propiedad de CIMAC Noticias“.

Soto Espinosa, A. J. (2021). Inicia defensora Kenia Hernández, huelga de hambre en penal. CIMAC Noticias. Recuperado el 20 de mayo de 2021 de: https://cimacnoticias.com.mx/2021/05/20/inicia-defensora-kenia-hernandez-huelga-de-hambre-en-penal

Fiscalía de Chiapas detiene a 95 normalistas en operativo; estudiantes denuncian represión y abuso sexual

Estudiantes de la Escuela Normal Rural de Mactumactzá en Chiapas, exigen que el examen de ingreso sea presencial para originarios de comunidades rurales.

Redacción Animal Político

18 de mayo de 2021

Fiscalía de Chiapas

La Fiscalía de Chiapas detuvo a 95 estudiantes normalistas que realizaban una toma de caseta, para exigir que la convocatoria de nuevo ingreso de examen profesional sea de manera presencial en el estado.

De acuerdo con autoridades estatales, 74 mujeres y 21 hombres fueron detenidas, la mayoría, estudiantes de la Escuela Normal Rural de Mactumactzá en Chiapas.

🔴

 Atención

Normalistas de Mactumatzá fueron reprimidos por policías antimotines en el Libramiento Norte Poniente de Tuxtla Gutiérrez, #Chiapas pic.twitter.com/h9upiTFAWR

— Ruido en la Red (@RuidoEnLaRed) May 18, 2021

Aunque la Fiscalía dice investigar a los jóvenes por presuntos “actos vandálicos” en Tuxtla Gutiérrez, asociaciones estudiantiles dijeron haber sido reprimidos y atacados con gas lacrimógeno.

Incluso, el Centro de Derechos Humanos Antonio Esteban señaló que alumnas detenidas denunciaron abuso sexual por parte de elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

La versión de las autoridades sostiene que la mañana de este 18 de mayo, los normalistas obstruyeron “de manera violenta” el libre tránsito de los vehículos en el crucero del Libramiento Norte y el boulevar Vicente Fox

“Elementos antimotines de un grupo interinstitucional realizó un operativo bajo los protocolos de desalojo que marca la ley, previo diálogo, agotando los medios de conciliación necesarios para evitar esta acción. No obstante, Los normalistas, agredieron a los elementos policiacos, con bombas molotov y cohetones”, señaló la Fiscalía, quien acusó a los normalistas de retención de unidades privadas y de transporte público, así como de daños en edificios públicos.

También expuso que “los mismos normalistas” retuvieron varias unidades de transporte y bloquearon vías de comunicación los días 11, 12 y 16 de mayo.

La Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México sostuvo la exigencia de aplicar de manera presencial el examen de ingreso para jóvenes de comunidades rurales, ante la falta de acceso a medios electrónicos e internet, por lo que condenó la falta de diálogo para resolver el conflicto.

https://www.facebook.com/Mactumactza/posts/826958988201227

Organizaciones, familiares y grupos magisteriales convocaron al cierre de caminos y protestas frente a la Fiscalía de Chiapas para exigir la liberación de los normalistas.

“El presente artículo es propiedad de Animal Político

Redacción Animal Político. (2021). Fiscalía de Chiapas detiene a 95 normalistas en operativo; estudiantes denuncian represión y abuso sexual. Animal Político. Recuperado el 19 de mayo de 2021, de https://www.animalpolitico.com/2021/05/fiscalia-chiapas-normalistas-estudiantes-abuso/

Defensoras que acompañan a mujeres para ILE, son agredidas por esta labor

Aline Espinosa Gutiérrez | CIMAC Noticias.

Martes 18 de mayo de 2021

Ciudad de México. Las mujeres que informan a otras para que de manera consciente y segura decidan si desean o no ser madres y las acompañan en sus procesos, son víctimas de distintas agresiones por su labor, como amenazas, agresiones directas hacia ellas o a sus familias, son calificadas como “asesinas” y sufren de ciberataques en los que pueden llegar a difundir sus datos personales o fotografías. 

En ello coincidieron las defensoras y acompañantes de maternidades libres, Vanessa Jimenez de la “Red Necesito Abortar” en Nuevo León; Fátima Alejo de la “Colectiva Colmena Verde” en Veracruz; y Ariadne Song de “Colectiva Abortar Ixtabay” en Quintana Roo, durante el conversatorio “Maternidades Libres”, organizado por la Red Nacional de Defensoras de los Derechos Humanos en México con el fin de discutir cómo las acompañantes buscan impulsar y proteger los derechos sexuales y reproductivos de las  mujeres. 

Explicaron que sus principales agresores son los grupos antiderechos y las autoridades de sus entidades. Éstos tergiversan la información de lo que hacen para que la población deslegitime y recrimine su labor de defensa por medio de sus redes sociales o sus espacios de poder en los medios de comunicación, lo que genera aún más agresiones hacia ellas. 

Una acompañante, dijeron, es una mujer que puede ser enfermera, psicóloga, abogada o tener otra profesión en su vida diaria y a la vez trabaja porque más mujeres puedan decidir sobre sus cuerpos y hagan valer sus DH. Además, está informada sobre la legislación de su entidad respecto al aborto, explica a las gestantes que buscan interrumpir sus embarazos las opciones seguras que tienen y proporcionan un espacio de apoyo a quienes desean continuar sus gestaciones. 

Señalaron que ser acompañante no es un delito porque ellas sólo brindan y explican qué es y cómo se puede acceder a una interrupción legal del embarazo y siguen los casos de las mujeres, pero nunca las obligan a nada. “No hay reforma que reconozca de forma pública que por ser acompañantes se nos criminalice. El contexto cambia. Nosotras tenemos el poder de cambiarlo. Tenemos la fortaleza y los DH de nuestro lado”, añadió la defensora Vanessa Jiménez. 

Aunque dijeron, lo anterior debería conocerse como lo que en realidad hace una acompañante, no es así. La desinformación existente en las poblaciones del país, en particular en sus estados fomenta por ejemplo, que las defensoras de Veracruz tengan que realizar su labor en total secrecía porque el derecho a decidir está restringido y sus leyes “protegen la vida desde la concepción”. 

De acuerdo con la defensora Fátima Alejo, “la vida se defiende desde la concepción hasta la muerte natural” en el artículo 4 de la Constitución de Veracruz, y se considera que “comete delito de aborto quien interrumpe su embarazo en cualquiera de sus etapas” y se sanciona “con tratamiento en libertad, consistente en la aplicación de medidas educativas y de salud”, según los artículos 149 y 150 del Código Penal de este estado. 

Este mismo Código Penal, específica en su artículo 154, que el aborto sólo es legal en 4 causales cuando “por violación, imprudencial o culposo, peligro de muerte, alteraciones graves en el producto e inseminación artificial no consentida”.

En Quintana Roo, las defensoras son calificadas por sus autoridades como “vándalas” o dicen “que son compradas por los partidos políticos”, además hacen apología de usar la violencia contra ellas. “Tomamos las instalaciones del Congreso por 95 días en medio de la pandemia para seguir exigiendo la despenalización del aborto en esta entidad. Los grupos antiderechos ubicaron nuestras redes sociales, dónde vivíamos, y prendieron fuego a la casa de una compañera con sus hijos adentro”, dijo Ariadne Song. 

Según el artículo 97 del Código Penal de Quintana Roo, el aborto es posible cuando “sea resultado de una conducta culposa de la mujer embarazada; cuando la gestación sea resultado de una violación, que haya sido denunciada antes en el Ministerio Público; cuando a juicio de 2 médicos exista razón suficiente para suponer que el producto padece alteraciones genéticas; cuando a juicio del médico sea necesario para evitar un grave peligro para la vida de la madre”. 

Las mujeres o personal médico que interrumpa un embarazo fuera de estas causales será penado de 6 meses a 2 años en prisión, la sanción es mayor si el procedimiento se hiciera sin el consentimiento de la gestante, según los artículos 93 y 94 del Código Penal de Quintana Roo.

En el caso de Nuevo León la agresión más recurrente son los ciberataques por los grupos antiderechos, ya que éstos piensan que su labor es ilegal debido a que en 2019, el Congreso de este estado aprobó una reforma al artículo 1 de la Constitución de su estado, que reconoce “el derecho a la vida desde la concepción”. 

Este cambio, añadió Vanessa Jiménez, no debe representar un obstáculo para el acceso al aborto legal para las causales que ya existen en su entidad: peligro de muerte, riesgo a la salud, y si el embarazo es producto de violación. 

De acuerdo con la Secretaría de Salud se han realizado 2 mil 612 interrupciones legales del embarazo en lo que va del 2021 en México. Las entidades con más registros son la Ciudad de México, el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Jalisco y Michoacán. 

Frente a estos contextos, añadieron, crean redes de apoyo y de comunicación con más mujeres de sus entidades a través de las diversas movilizaciones como las “Mareas Verdes”, desarrollan cursos y pláticas sobre aborto para la ciudadanía, utilizan sus redes sociales y se articulan con más defensoras de otros estados con el fin de minimizar los riesgos de los que pueden ser víctimas. 

21/AEG/LGL

“El presente artículo es propiedad de CIMAC Noticias“.

Espinosa Gutiérrez, A. (2021). Defensoras que acompañan a mujeres para ILE, son agredidas por esta labor. CIMAC Noticias. Recuperado el 18 de mayo de 2021 de: https://cimacnoticias.com.mx/2021/05/18/defensoras-que-acompanan-a-mujeres-para-ile-son-agredidas-por-esta-labor

Mordaza legal: al menos 156 defensores ambientales demandados por proteger su territorio en cuatro países de Latinoamérica

Michelle Carrere & Vanessa Romo | Mongabay Latam

Martes 4 de mayo de 2021

  • Los defensores son denunciados y hasta apresados como parte de su protesta contra proyectos mineros, agroindustriales y energéticos.
  • En la mayoría de los casos es el Estado el que los ha denunciado por obstrucción de vías públicas o disturbios, pero también por extorsión y terrorismo.
  • Los expertos señalan que la criminalización cumple un objetivo: desmovilizar a los defensores mediante el miedo, el agotamiento, la estigmatización e incluso la ruina social y financiera. 

Wbeimar Cetina recuerda con una claridad estremecedora los catorce meses en la Cárcel de Arauca, en Colombia, aislado y sin poder recibir visitas por la pandemia. Entre esas cuatro paredes recreaba los últimos momentos vividos con su familia. También volvía una y otra vez sobre los eventos del 10 de febrero de 2020, el día en que un grupo de policías armados con fusiles llamaron a la puerta de su casa para llevárselo preso. Lo acusaron de financiar y ser parte de la guerrilla colombiana. Cetina dice que quien protesta contra la empresa petrolera en Arauca, se convierte de inmediato en un aliado de la subversión.

Siete meses antes, en su Arauca natal, Wbeimar Cetina lideró una gran marcha, como presidente de la Federación Departamental de Juntas de Acción Comunal, contra lo que ellos consideran abusos ambientales y laborales de la empresa petrolera Occidental de Colombia (Oxy), la que opera en la zona desde la década de 1970. “En este tiempo han acabado con un santuario indígena, han desplazado comuneros y hemos denunciado constantemente derrames de crudo”, dice el líder comunal. La última de estas protestas, la de julio 2019, lo llevó a prisión.

Junto con Wbeimar Cetina, otros seis líderes de Arauca están siendo procesados por rebelión y hasta terrorismo por esa misma protesta y cuatro de ellos están en prisión. Esto le costó al dirigente comunal no solo catorce meses de privación de libertad sino también la ruptura del vínculo familiar. Por eso repite que la cárcel le arrebató hasta su hogar. Ahora espera con temor el pronunciamiento de la Fiscalía sobre la apelación presentada por la contraparte, pues sabe que su libertad depende de esa decisión.

Lo que ocurrió con Wbeimar Cetina no es un caso aislado. América Latina es un lugar peligroso para los defensores ambientales no solo porque los matan, sino también porque los demandan o criminalizan. Según Front Line Defenders, este es el tercer ataque más recurrente cuando se habla de las amenazas contra líderes y lideresas de la región. La información que da cuenta de este problema, sin embargo, se encuentra muy dispersa. Laura Furones, líder de campaña de Global Witness, reconoce que harían falta muchos más recursos para poder identificar y sistematizar los casos en cada uno de los países de Latinoamérica. Un tema adicional —dijo a Mongabay Latam, Mary Lawlor, la Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos de las Naciones Unidas (ONU)— es el subregistro de actos de criminalización de quienes defienden el medio ambiente, tanto a nivel nacional como internacional”.

Mongabay Latam rastreó en Ministerios Públicos, fiscalías, defensorías del pueblo y 11 organizaciones de derechos humanos de Colombia, México, Ecuador y Perú los casos de defensores ambientales que enfrentan hoy procesos judiciales y construyó una base de datos para dibujar el rostro de esta criminalización.

¿Quiénes son? ¿Qué recursos defienden? ¿Quiénes los denuncian y por qué?

Lee más | Comunidades rurales piden consulta popular para prohibir la minería en Quito

Lo que dicen los datos

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la criminalizaciónde defensores ambientales ocurre precisamente cuando “el sistema penal de justicia es manipulado” para impedir que estos realicen su labor de defensa de los territorios y del medio ambiente.

Carlos Rivera, abogado del Instituto de Defensa Legal en Perú (IDL), añade que en estos casos hay dos elementos que deben estar presentes: que la persona denunciada tenga una relación directa con el reclamo o protesta y que los hechos imputados a la persona sean por la defensa de los intereses de una comunidad. “Esto ayuda en un porcentaje importante —explica Rivera— a identificar un acto de represión por la condición de dirigente, por haber levantado su voz de protesta o haber expuesto públicamente los intereses de algún grupo económico contrarios a su comunidad”.

El defensor Dixon Torres durante una protesta del caso Arauca, Colombia. Foto: Dixon Torres

Siguiendo los criterios de la CIDH y de IDL, Mongabay Latam revisó los listados de casos detectados por más de una decena de organizaciones de derechos humanos en Colombia, Perú, Ecuador y México. Luego de filtrar la información y de corroborarla identificamos que por lo menos 156 defensores ambientales tienen procesos judiciales activos en estos cuatro países por ejercer su labor como activistas.

La investigación reveló que en Perú existen 77 casos activos, 36 en Colombia, 22 en México y 21 en Ecuador. Del total de defensores judicializados, 132 son hombres y 24 son mujeres, y 37 de ellos son pobladores indígenas de la Amazonía de Perú y Ecuador.

La situación es tan agobiante y peligrosa en algunos casos, que 13 de los demandados han solicitado mantener en reserva sus nombres por miedo a las represalias y la estigmatización que viven por ser víctimas de esta criminalización.

También identificamos que los sectores más problemáticos que derivan en conflictos ambientales con casos de criminalización asociados, son la minería y la agroindustria, con 58 y 34 personas respectivamente que tienen procesos penales activos.Los delitos más frecuentes por los que se les acusa son obstrucción de vías públicas, disturbios, daño agravado o sabotaje.

“La criminalización de los defensores del medio ambiente en América Latina ha sido un problema desde que he trabajado con defensores de derechos humanos”, aseguró Lawlor y agregó que “desde que comencé con el mandato, defensores y la sociedad civil me han señalado repetidamente estos casos”.

https://unidadid.mx/PruebasViz/visualizacionAbusosJudiciales/

“El presente artículo es propiedad de Mongabay Latam“.

Carrere, M.; Romo, V. (2021). Mordaza legal: al menos 156 defensores ambientales demandados por proteger su territorio en cuatro países de Latinoamérica. Mongabay Latam. Recuperado el 17 de mayo de 2021 de: https://es.mongabay.com/2021/05/mordaza-legal-al-menos-156-defensores-ambientales-demandados-por-proteger-su-territorio/