Diez mil crímenes en un solo título entre México y Estados Unidos

Alícia Fàbregas, El Salto, Desinformémonos

26 de agosto de 2022

Foto: Hay personas que esperan durante meses, incluso años, en estos albergues para poder cruzar a Estados Unidos (Alícia Fàbregas)

El pasado 19 de mayo, sobre las 23h, el servicio de emergencias recibía una llamada alertando de que en la colonia Nueva Aurora, al suroeste de la ciudad fronteriza de Tijuana, se estaban oyendo disparos. Había estallado un tiroteo en las calles de tierra que rodean al albergue Ágape, poniendo en peligro a los que descansaban allí dentro. Por eso, algo más pronto sonaba, también, el teléfono del pastor Albert Rivera, pentecostés evangélico, fundador y director de este refugio donde se hospedan alrededor de 600 personas que han tenido que huir de sus países y que ahora esperan para poder cruzar a Estados Unidos.

El pastor cuenta que esa noche uno de los hombres armados llegó corriendo hasta los portones: “Él estaba disparando para atrás y le estaban disparando. Huyendo de las balas se quiso meter a nuestro albergue pero las puertas estaban cerradas”. Una de esas balas se coló en el interior del hospedaje e impactó contra una mujer que no tenía nada que ver con aquel conflicto. “La bala le tocó cerca de la columna. Duró unos días que no podía mover las piernas. No puede mover bien sus manos. No puede mover bien sus hombros”, dice el pastor. La mujer había llegado huyendo de la violencia del crimen organizado en el estado mexicano de Michoacán. Llevaba en este albergue apenas dos semanas, pero huyendo de la violencia se encontró con más violencia. Ahora, ella y su familia están ya en EE UU, pero la mujer continúa en terapia para recuperar la movilidad completa de los hombros y el cuello.

Baja California, donde se encuentra Tijuana, es el segundo estado mexicano con más delitos por cada 100 mil habitantes, según los datos de 2022 de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del país. Y en 2021 Tijuana aparecía cuarta en el ranking de las  ciudades más violentas del mundo que elabora el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal. Las tres ciudades que la precedían eran también todas mexicanas: Zamora, Ciudad Obregón y Zacatecas.

En enero de 2019, Donald Trump, entonces presidente de EEUU, y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, ponían en marcha el programa conocido informalmente como ‘Remain in Mexico’ (Quédate en México)

Quizás por eso en Ágape no es la primera vez que tienen que protegerse de los disparos. El pastor Albert puede recordar bastantes malas experiencias desde que fundó este albergue a finales de 2017. Sus recuerdos incluyen más impactos de bala, dos secuestros, y la irrupción de hombres armados buscando a esposas de sicarios, para hacerlas pagar por haberles denunciado. Por ese motivo, explica el pastor, a las personas que corren un mayor riesgo las tiene que llevar a otro lugar: “No los puedo tener en el albergue normal con los otros porque si están acá sabemos que los van a buscar y van a poner en peligro a los otros inmigrantes. Se tienen que canalizar a albergues de seguridad. Albergues que nadie conoce, ni las autoridades”. 

Niños y niñas juegan en uno de los albergues de acogida de migrantes. ALÍCIA FÀBREGAS

En hospedajes como el suyo —y muchos otros en la ciudad de Tijuana— hay personas que esperan durante meses, incluso años, para poder cruzar a EE UU. María —un nombre ficticio para proteger su identidad— llegó con su hija de cuatro años hace ya más de diez meses, huyendo del estado de Guerrero, a orillas del Pacífico. En ese estado es donde en 2021 la violencia del crimen organizado provocó más desplazados: 21.800, dice el Índice de Paz México que elabora el Instituto para la Economía y la Paz. Y eso que, según ese mismo informe, Guerrero es uno de los lugares donde más se ha reducido el nivel de violencia en los últimos siete años. No para María. Allí la habían despojado de su casa y la habían amenazado, pero no esperaba que en la frontera con EE UU las cosas fueran tan lentas. No esperaba la larga espera: “Pensaba que podría pasar rápido”. Pero las gestiones para pedir el derecho de asilo pueden atascarse durante tiempo. “La única persona que me apoyaba era mi abuelita, pero ya falleció…”. Ahora está sola en Tijuana con su hija, sin saber muy bien qué hacer, y hay días que se desespera ella y se desespera su hija: “Llora, que ya se quiere ir. No sabe ni a dónde, pero dice que ya se quiere ir”. 

María estaba en el albergue Ágape la noche del 19 de mayo. Tuvo suerte y la bala perdida no impactó contra su cuerpo, pero la larga espera es inversamente proporcional a la suerte: cuanto más prolongada es la exposición a la violencia, más probabilidades de que te toque. 

Las trabas

Las cosas se complicaban en enero de 2019, cuando Donald Trump, entonces presidente de EEUU, y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, ponían en marcha el programa conocido informalmente como ‘Remain in Mexico’ (Quédate en México). Ese programa obligaba a los migrantes que querían cruzar a EE UU a esperar en territorio mexicano mientras se resolvían sus solicitudes de asilo en los juzgados estadounidenses. El pasado mes de junio —casi cuatro años después del inicio de esa política migratoria—, la administración del actual presidente Biden obtenía la aprobación de la Corte Suprema de EE UU para rescindir el ‘Remain in Mexico’. 

Aún así, en los últimos años el problema más grave ha sido otro. Lo que está complicando más las cosas para quien huye hacia EE UU es sobre todo el denominado Título 42, que se iniciaba en marzo de 2020, bajo el gobierno del presidente Trump y en pleno estallido de la pandemia. Se trata de una orden de salud pública que tiene el supuesto objetivo de evitar la propagación del covid: evitar que traspase la frontera.

En la práctica, el Título 42 permite a la policía fronteriza de EEUU expulsar de manera inmediata y sin proceso alguno a los que intentan cruzar de forma irregular —excepto si son menores no acompañados— y devolverlos a México si son mexicanos o de Centroamérica. En 2021 esa norma ha hecho posibles cerca de 1,2 millones de expulsiones en la frontera, según los datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP por sus siglas en inglés). Por su parte, el programa ‘Remain in Mexico’ ha facilitado la expulsión de “más de 71.000 solicitantes de asilo a México, incluyendo a decenas de miles de niños, niñas y personas con discapacidades o condiciones de salud crónicas”, según Human Rights Watch.

“Se han documentado miles de violaciones a derechos humanos y parece que nada de eso logra sensibilizar”, denunciaba la subdirectora de Al Otro Lado

El Título 42 es, para la doctora Psyche Calderon-Vargas, miembro de Refugee Health Alliance, básicamente una herramienta de discriminación. Lo explicaba a finales de mayo en una rueda de prensa en Tijuana: “EE UU está abierto para millones de personas que tienen visa, y muchas cruzan por la frontera que tenemos detrás de nosotros. Varias lo hacen sin cubrebocas. No existe evidencia científica que respalde que personas no ciudadanas sin visa tengan más posibilidades de transmitir el covid-19”. 

Al pastor Albert esa discriminación le quedaba clara cuando llegaron los migrantes ucranianos huyendo de la guerra con Rusia: “Con ellos no hubo Título 42. Ellos podían pasar exprés”, dice. La doctora de Refugee Health Alliance desarrollaba esa idea un poco más a fondo en la rueda de prensa de Tijuana: “Solo si eres blanco y europeo mereces asilo político [en los EEUU], porque se estuvieron procesando a mil personas diarias procedentes de Ucrania”. Ella misma participó en ese proceso: “Fui testigo de cómo un sistema de asilo político puede ser digno, rápido y humano”.

Albergues todavía más desbordados 

Como consecuencia de esas expulsiones masivas que ha facilitado el Título 42, muchos albergues de las ciudades fronterizas se han saturado todavía más. Aníbal llegó en marzo desde Malacatán, Guatemala. Aníbal se identifica como transgénero y por eso tuvo que huir de su hogar: “Somos muy excluidos de la sociedad. Nos golpean, lastiman y no tenemos quien nos defienda”. De Aníbal intentaron abusar sexualmente y le amenazaron con matarle. Logró escapar y se atrevió a denunciar: “Pero no hubo justicia y yo pues me vine acá. No puedo regresar a mi país”. En Tijuana no ha conseguido sitio en ningún albergue: “Fui a uno pero me dijeron que solo era para mujeres y niños, y luego fui a uno de hombres y por ser así me dijeron que no. Y me mandaron a otro pero estaba muy lleno, estaba colapsado. Encontré a una persona muy buena que me está cobijando, pero necesito que me apoyen para ver mi caso y que me ayuden para poder estar en un lugar seguro”.

Como el suyo hay muchos casos. “En las ciudades fronterizas los gobiernos locales y estatales no se han preocupado por desarrollar una estrategia de atención integral a esta población que se queda atrapada, cuya intención es solicitar asilo en EE UU. A nadie le importa qué les sucede a los migrantes”, decía también en la rueda de prensa de Tijuana Soraya Vázquez, subdirectora de Al Otro Lado, una organización que proporciona asesoramiento legal a migrantes y solicitantes de asilo.

Protestas contra el Título 42 en la frontera de México y Estados Unidos. ALÍCIA FÀBREGAS

Esa saturación y la espera prolongada están provocando consecuencias terribles: “Se han documentado miles de violaciones a derechos humanos y parece que nada de eso logra sensibilizar”, denunciaba la subdirectora de Al Otro Lado. Las cifras las aportaba la doctora Calderon-Vargas: “Se han reportado más de 10.000 casos de asesinato, secuestro, violaciones, tortura y otros tipos de ataques violentos a migrantes y solicitantes de asilo expulsados por el Título 42 desde que Biden entró como presidente. Algunos de estos casos los atendemos en nuestra clínica”, explicaba, en referencia a la clínica que tiene Refugee Health Alliance en Tijuana.

Todo eso conducía a la pregunta que se hacía el pastor Albert, sentado en la penumbra de una de las salas de su albergue, después de rememorar el tiroteo de finales de mayo que terminó con una mujer inocente herida: “¿Cómo podemos garantizar la seguridad de los inmigrantes mientras están en su proceso esperando para entrar a EE UU?”. Y no solo mientras están en ese proceso, en todo su recorrido por México, porque también hay muchas personas estancadas en la frontera sur, en lugares como Tapachula, que linda con la vecina Guatemala, esperando un permiso para poder seguir su camino. Lo que él mismo respondía, o quizás pedía, era, por un lado, asegurar la máxima protección de los albergues que cobijan a la población itinerante, y, por otro, que las autoridades mexicanas faciliten el recorrido de esas personas por México y hagan posible que lleguen sanas y salvas a las ciudades fronterizas: “Si queremos menos asesinatos, menos secuestros, menos trata de personas, hay que darles permiso [a los migrantes] para que vengan hasta acá. Pero para eso se necesita voluntad política”.

Aún así, en los últimos años el problema más grave ha sido otro. Lo que está complicando más las cosas para quien huye hacia EE UU es sobre todo el denominado Título 42, que se iniciaba en marzo de 2020, bajo el gobierno del presidente Trump y en pleno estallido de la pandemia. Se trata de una orden de salud pública que tiene el supuesto objetivo de evitar la propagación del covid: evitar que traspase la frontera.

En la práctica, el Título 42 permite a la policía fronteriza de EEUU expulsar de manera inmediata y sin proceso alguno a los que intentan cruzar de forma irregular —excepto si son menores no acompañados— y devolverlos a México si son mexicanos o de Centroamérica. En 2021 esa norma ha hecho posibles cerca de 1,2 millones de expulsiones en la frontera, según los datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP por sus siglas en inglés). Por su parte, el programa ‘Remain in Mexico’ ha facilitado la expulsión de “más de 71.000 solicitantes de asilo a México, incluyendo a decenas de miles de niños, niñas y personas con discapacidades o condiciones de salud crónicas”, según Human Rights Watch.

“Se han documentado miles de violaciones a derechos humanos y parece que nada de eso logra sensibilizar”, denunciaba la subdirectora de Al Otro Lado

El Título 42 es, para la doctora Psyche Calderon-Vargas, miembro de Refugee Health Alliance, básicamente una herramienta de discriminación. Lo explicaba a finales de mayo en una rueda de prensa en Tijuana: “EE UU está abierto para millones de personas que tienen visa, y muchas cruzan por la frontera que tenemos detrás de nosotros. Varias lo hacen sin cubrebocas. No existe evidencia científica que respalde que personas no ciudadanas sin visa tengan más posibilidades de transmitir el covid-19”. 

Al pastor Albert esa discriminación le quedaba clara cuando llegaron los migrantes ucranianos huyendo de la guerra con Rusia: “Con ellos no hubo Título 42. Ellos podían pasar exprés”, dice. La doctora de Refugee Health Alliance desarrollaba esa idea un poco más a fondo en la rueda de prensa de Tijuana: “Solo si eres blanco y europeo mereces asilo político [en los EEUU], porque se estuvieron procesando a mil personas diarias procedentes de Ucrania”. Ella misma participó en ese proceso: “Fui testigo de cómo un sistema de asilo político puede ser digno, rápido y humano”.

Albergues todavía más desbordados 

Como consecuencia de esas expulsiones masivas que ha facilitado el Título 42, muchos albergues de las ciudades fronterizas se han saturado todavía más. Aníbal llegó en marzo desde Malacatán, Guatemala. Aníbal se identifica como transgénero y por eso tuvo que huir de su hogar: “Somos muy excluidos de la sociedad. Nos golpean, lastiman y no tenemos quien nos defienda”. De Aníbal intentaron abusar sexualmente y le amenazaron con matarle. Logró escapar y se atrevió a denunciar: “Pero no hubo justicia y yo pues me vine acá. No puedo regresar a mi país”. En Tijuana no ha conseguido sitio en ningún albergue: “Fui a uno pero me dijeron que solo era para mujeres y niños, y luego fui a uno de hombres y por ser así me dijeron que no. Y me mandaron a otro pero estaba muy lleno, estaba colapsado. Encontré a una persona muy buena que me está cobijando, pero necesito que me apoyen para ver mi caso y que me ayuden para poder estar en un lugar seguro”.

Como el suyo hay muchos casos. “En las ciudades fronterizas los gobiernos locales y estatales no se han preocupado por desarrollar una estrategia de atención integral a esta población que se queda atrapada, cuya intención es solicitar asilo en EE UU. A nadie le importa qué les sucede a los migrantes”, decía también en la rueda de prensa de Tijuana Soraya Vázquez, subdirectora de Al Otro Lado, una organización que proporciona asesoramiento legal a migrantes y solicitantes de asilo.

Frontera México - 1
Protestas contra el Título 42 en la frontera de México y Estados Unidos. ALÍCIA FÀBREGAS


Esa saturación y la espera prolongada están provocando consecuencias terribles: “Se han documentado miles de violaciones a derechos humanos y parece que nada de eso logra sensibilizar”, denunciaba la subdirectora de Al Otro Lado. Las cifras las aportaba la doctora Calderon-Vargas: “Se han reportado más de 10.000 casos de asesinato, secuestro, violaciones, tortura y otros tipos de ataques violentos a migrantes y solicitantes de asilo expulsados por el Título 42 desde que Biden entró como presidente. Algunos de estos casos los atendemos en nuestra clínica”, explicaba, en referencia a la clínica que tiene Refugee Health Alliance en Tijuana.

Todo eso conducía a la pregunta que se hacía el pastor Albert, sentado en la penumbra de una de las salas de su albergue, después de rememorar el tiroteo de finales de mayo que terminó con una mujer inocente herida: “¿Cómo podemos garantizar la seguridad de los inmigrantes mientras están en su proceso esperando para entrar a EE UU?”. Y no solo mientras están en ese proceso, en todo su recorrido por México, porque también hay muchas personas estancadas en la frontera sur, en lugares como Tapachula, que linda con la vecina Guatemala, esperando un permiso para poder seguir su camino. Lo que él mismo respondía, o quizás pedía, era, por un lado, asegurar la máxima protección de los albergues que cobijan a la población itinerante, y, por otro, que las autoridades mexicanas faciliten el recorrido de esas personas por México y hagan posible que lleguen sanas y salvas a las ciudades fronterizas: “Si queremos menos asesinatos, menos secuestros, menos trata de personas, hay que darles permiso [a los migrantes] para que vengan hasta acá. Pero para eso se necesita voluntad política”.

“El presente artículo es propiedad de El Salto, recuperado de Desinformémonos

Fàbregas, A. (2022). Diez mil crímenes en un solo título entre México y Estados Unidos. El Salto. Recuperado el 26 de agosto de 2022, de https://desinformemonos.org/diez-mil-crimenes-en-un-solo-titulo-entre-mexico-y-estados-unidos/

Latinoamérica: Afrofeministas, unidas en la historia y la resistencia

 Lirians Gordillo Piña | Sem México

La Habana, Cuba | Martes 27 de julio de 2021 | — : —

La vida de las mujeres negras y mestizas de América Latina y el Caribe expresa una historia común de discriminación, resistencias y aportes sociales.

«No me di cuenta de que era negra hasta que fui a la escuela y mis maestros y compañeros me decían negra con desprecio, de una manera racista y discriminatoria», recuerda Massay Crisanto, de Honduras.

Crisanto fue una de las participantes en el panel «Mujeres negras: resistiendo para vivir. Marchando para transformar», organizado por la Marcha Mundial de las Mujeres (MMM) en Brasil.

La MMM es un movimiento mundial que reúne a colectivos y organizaciones feministas y de mujeres de todo el mundo. Fundada en 1996, la organización declara su lucha contra el patriarcado, la violencia contra las mujeres y la pobreza que genera el capitalismo.

El panel, transmitido en las redes sociales digitales, se dedicó al Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora que se celebra el 25 de julio. Desde 1992 se conmemora la fecha para llamar la atención sobre las realidades de las mujeres afrodescendientes, su historia y la necesidad de promover políticas públicas que ayuden a mejorar su calidad de vida y a erradicar el racismo y la discriminación.

Las participantes en el encuentro virtual reconocieron una historia de discriminación común que se ha expresado en las violencias sobre sus cuerpos, la expropiación de sus territorios, la explotación laboral y la invisibilización de sus aportes a lo largo de la historia.

«A esto se une el encarcelamiento de los hombres negros, el exterminio de la juventud negra y la hipersexualización de las mujeres negras. Prácticas que se mantienen hoy. Las balas perdidas encuentran siempre los mismos cuerpos, que son, en general, los de nuestros hijos», afirmó Juliana Mittelbach, de Brasil.

Mittelbach es enfermera, coordinadora de la Red de Mujeres Negras del Estado Paraná e integrante de la MMM. Durante su intervención, denunció la complicidad entre colonialismo, racismo, capitalismo y patriarcado.

«El capitalismo es un sistema que explota al pueblo y que tiene en su raíz el mantenimiento de las desigualdades con la explotación, la desvalorización, la aceptación y naturalización de la historia de esclavización. Por tanto, la población negra es una población subvalorada y puede estar en el mercado de reserva, en los peores lugares de trabajo», dijo la activista.

A partir del reconocimiento crítico de esta realidad, la MMM apuesta por una lucha interseccional contra todas las opresiones. A decir de Mariana Lacerda, de la MMM en Brasil, «no podemos darnos el lujo de renunciar a ninguna de estas luchas».

«Tenemos que intervenir en la actividad cotidiana combatiendo el racismo, en la búsqueda de una vida digna a partir de políticas públicas que puedan promover la igualdad racial. Tenemos que buscar un proyecto de sociedad antipatriarcal, antirracista y anticapitalista. Ese es el gran desafío, tener que actuar en todos esos frentes asegurando la supervivencia, a la vez que luchamos por un nuevo proyecto de sociedad», agregó Mittelbach.

Cuba, entre la historia y la transformación

La filósofa Analoy Lafargue compartió avances y desafíos de las mujeres afrodescendientes en Cuba, en representación de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Lafargue reconoció la fortaleza de contar, desde 1961, con una organización de mujeres para impulsar la igualdad de género y la emancipación de las cubanas, a la vez que identificó vacíos y desafíos para las afrodescendientes en la nación del Caribe.

Las políticas a favor de la igualdad de género en el país impactaron positivamente en las afrocubanas, pero las investigaciones han develado que la pobreza en Cuba tiene rostro de mujer negra; ellas son mayoría entre las madres solteras jefas de hogar; están sobrerrepresentadas en el sector informal de la economía y enfrentan problemáticas como el embarazo adolescente.

Frente a estos problemas, la máster en Estudios Caribeños identificó, como una contribución, la existencia de afrofeminismos en el país y convocó a realizar acciones específicas en función de la diversidad de experiencias y realidades que viven las mujeres cubanas.

Lafargue destacó la necesidad de socializar la historia de lucha de las mujeres negras de los siglos XIX y XX. Propuso crear espacios de reflexión para generar conciencia racial y de género, de sororidad y empatía ante las diferencias y con compromiso social responsable.

En particular, planteó como un reto actual «representar con voz activa, agenda propia y articulada con la lucha antirracista, las necesidades emergentes de las mujeres afrodescendientes».

Necesitamos romper con la visión institucional de que todas las mujeres somos iguales, dijo.

«Sí, ‘somos iguales ante la ley, no iguales ante la vida’. Ello significa romper las barreras ideológicas de lo común heredado de la sociedad occidental, muy bien asumido por las sociedades occidentalizadas negando la realidad de sociedad fragmentada en la que hemos sido constituidos», reflexionó la activista cubana.

En Cuba existen el Programa Nacional contra el Racismo y toda discriminación, y el Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres, dos plataformas gubernamentales que, según la especialista, son fundamentales para luchar contra las desigualdades desde la interseccionalidad.

«Desde la imbricación comprometida y responsable de las plataformas nacionales creadas para hacerle frente al racismo, las discriminaciones y todas las formas de la violencia, con el acompañamiento del Estado y gobierno cubanos, las mujeres afrodescendientes con provecho de nuestras facultades podremos, en mayor o menor medida, enfrentar los desafíos históricos, sistémicos, sistemáticos, estructurales y emergentes que problematizan y condicionan nuestras vidas», concluyó la activista.

El presente articulo es propiedad en Sem México.

Lirians Gordillo Piña (2021) Latinoamérica: Afrofeministas, unidas en la historia y la resistencia. Sem México. Recuperado el 27 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/latinoamerica-afrofeministas-unidas-en-la-historia-y-la-resistencia/

Personas LGTBIQ+ exigen su reconocimiento y un alto a la discriminación en su contra

Redacción | Desinformémonos

Ciudad de México | Lunes 12 de Julio del 2021 | — : —

Personas de la disidencia sexo-genérica que marcharon el pasado sábado del Ángel de la Independencia al Congreso de la Ciudad de México exigieron un alto a la discriminación y violencia en su contra, así como el derecho a que sus deseos e identidades sean reconocidas y respetadas.

En un comunicado, las colectivas Ígnea, Asamblea Ecologista Popular, AFROntera, inCUIRsición, Hola Amigue y la Asociación por las Infancias Transgénero, que convocaron a la acción del pasado 10 de julio, explicaron que “exigimos nuestros derechos, la seguridad que nos corresponde vivir por el simple hecho de existir, que dejen de matarnos y discriminarnos, que los estigmas frente a la diversidad de personas LGBTIQ+ cese, que juntes podamos caminar hacia mundos donde existir siga siendo un gozo, con paz y alegría para seguir construyendo para nuestro bienestar.”

Entre sus exigencias concretas también se incluye la aceptación legal de la iniciativa de Infancias Trans en todo el país y el acceso seguro a los trámites de transición sexual que, aseguran, “representan libertad y autonomía”. Demandan “las vidas dignas que nos corresponden” y “un espacio para habitarnos libremente de acuerdo con nuestras identidades y nuestros deseos.”

Las colectivas eligieron pronunciarse diez días después del término del Mes del Orgullo, ya que, consideran, esta fecha fue “secuestrada por las marcas y empresas que siguen discriminándonos el resto del año”, por lo que nombraron el Pride “una farsa de aceptación y un teatro en el que sólo entran las identidades hegemónicas y blanqueadas”.

Las organizaciones manifestantes afirmaron que hacen frente al “necro-Estado que asesina vidas periféricas y no normativas” y luchan “contra todo orden regulatorio hacia nuestros cuerpos”. También denunciaron las graves violaciones, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas que comete el Estado, por lo que rechazan su “falsa inclusión” a las personas disidentes.

El fin de la marcha del pasado sábado, concluyeron, fue demostrar que “resistimos todo el año, nuestra resistencia es un acto de liberación de todos los días contra las múltiples violencias que experimentan nuestros cuerpos marikas, jotos, sidosos, cuirs, lenchos, negros, indios, racializados, pájaros y cisheterodisidentes por parte del cisheterocapitalismo y la colonialidad de la cisheterosexualidad”.

A continuación el comunicado completo:

https://www.instagram.com/p/CRJt0tFKmgM/

El presente artículo es propiedad de Desinformémonos.

Redacción (2021) Personas LGTBIQ+ exigen su reconocimiento y un alto a la discriminación en su contra. Desinformémonos. Recuperado el 12 de Julio del 2021 en: https://desinformemonos.org/personas-lgtbiq-exigen-su-reconocimiento-y-un-alto-a-la-discriminacion-en-su-contra/

Propone senadora igualdad total y cero discriminación en el trabajo

  • Bañuelos de la Torre dijo que las prácticas discriminatorias afectan a millones de personas en México
  • Se reformaría, entre otras, la Ley Federal del Trabajo

Redacción | Sem México

Ciudad de México | Martes 29 de Junio del 2021 | — : —

Para erradicar la discriminación laboral por razones de orientación sexual o de cualquier otra índole, la senadora Geovanna Bañuelos de la Torre propuso modificaciones a la Ley Federal del Trabajo; a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y a la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación para crear el Esquema de Ascensos y Bonificaciones de las y los Trabajadores para garantizar la igualdad total. 

La senadora presentó una iniciativa al Pleno de la Comisión Permanente y señaló que resalta que históricamente la discriminación en todas sus manifestaciones ha vulnerado la dignidad intrínseca de la persona, lesionando gravemente su derecho al libre desarrollo de la personalidad.  

La coordinadora del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo señaló que es necesario fortalecer el combate a la discriminación en el trabajo particularmente de los grupos de atención prioritaria y de aquellas personas que integran la comunidad Lésbico, Gay, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual, etcétera (LGBTTTIQ+).  

“Estas prácticas discriminatorias afectan a decenas de millones de mexicanas y mexicanos que son víctimas constantes de la discriminación en el entorno laboral; sobre todo, cuando se trata de la permanencia en el trabajo, de la percepción de bonos u análogos o al otorgar o negar ascensos basados en prácticas sospechosas”, apuntó. 

Por ello, explicó que su iniciativa permitirá incorporar diversos elementos a la ley Federal del Trabajo para garantizar el derecho a la no discriminación en el trabajo, al establecer que no se podrán negar la permanencia u otorgar o negar ascensos basados en la discriminación en perjuicio de la persona perteneciente a algún grupo de atención prioritaria.  

Además, se introduce una nueva definición de lo que se considera discriminación para que, de esta manera, se amplíen la protección de los derechos humanos de las personas trabajadoras. 

Se establece que serán nulas las disposiciones que atenten contra “la moral o las buenas costumbres”, ya que estos términos son utilizados frecuentemente por grupos conservadores para negar servicios o derechos a las personas. 

“Un patrón no puede exigir que sus trabajadores atenten contra sus propios derechos humanos. Esto ocurre mucho en casos donde la “apariencia” importa, según los patrones, y -por lo tanto- las personas LGBTTTI no pueden expresarse, ni desarrollarse plenamente, al igual que ocurre con otros grupos en situación de vulnerabilidad”, menciona Geovanna Bañuelos. 

Asimismo, se propone la creación del Esquema de Ascensos y Bonificaciones de las y los Trabajadores por medio del cual los patrones deberán definir con base en criterios técnicos, basados en eficacia y eficiencia, el método de ascenso y la entrega de bonos a las personas trabajadoras. 

“Dicho esquema podrá ser verificado por la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), a solicitud de una persona trabajadora que lo considere discriminatorio. En caso de que el esquema tenga sesgos discriminatorios, la Comisión tendrá la facultad para modificarlos. También, será obligación del patrón incluirlos en el reglamento interior de trabajo”, detalla la representante por Zacatecas. 

Por otro lado, se adiciona la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal para que entre los objetivos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social se encuentren la prevención y eliminación de la discriminación. 

“La pluralidad y la diversidad son pilares de nuestra democracia. Con ellas se construye un país mejor. Ser iguales en derechos y reconocer nuestras diferencias para ejercerlos en plenitud es un estandarte de cualquier Estado de Derecho. Continuemos pues, en la lucha por la inclusión e igualdad”, concluye. 

Se turnó a las comisiones unidas de Trabajo y Previsión Social, Para la Igualdad de Género, y de Estudios Legislativos, para su análisis y posterior dictamen. 

SEM/sj

El presente artículo es propiedad de Sem México.

Redacción (2021) Propone senadora igualdad total y cero discriminación en el trabajo. Sem México. Recuperado el 29 de Junio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/propone-senadora-igualdad-total-y-cero-discriminacion-en-el-trabajo/

Ser “Orgullo Muxe” es respetar y que te respeten: Luis “Peineta”

Texto Y Fotos: Diana Manzo / Istmo Press

Diana Manzo | Desinformémonos

—- | Martes 29 de Junio del 2021 | — : —

Luis Alonso Celaya “Peineta” es un muxe zapoteca que vive su sexualidad en plenitud, a los siete años de vida descubrió que tenía un cuerpo de hombre y con gustos de una mujer, y hoy a sus 63 años de edad, es un “orgullo muxe”.

En el Istmo de Tehuantepec de donde es originario, se le llama Muxe a las personas de la diversidad sexual, para referirse a los homosexuales, transgénero y transexuales se les conoce como “Muxe” y a las lesbianas como muxe nguiu’.

“Peineta” tiene un puesto de tlayudas en el mercado municipal de Unión Hidalgo, Oaxaca, de donde es originario, pero su vida ha tenido distintas facetas, desde ser un contorsionista del circo “Soley” a trabajar en un cabaret en diversas partes de México.

De complexión delgada,  pelo oscuro y piel morena, Luis es un muxe con muchos atributos; con mucho orgullo se maquilla los labios y ojos; él no busca ser mujer, solo pide respeto a su sexualidad.

“Yo no busco querencia, busco respeto, y eso da más, ese es el orgullo muxe, respetar y que me respeten, por fortuna ha sido así, de Luis solo los rencorosos hablan mal, pero la mayoría sabe que soy trabajador de lunes a domingo, para mi, no hay día de descanso”.

En un pequeño espacio de su vivienda, hay un espejo y un mueble donde los maquillajes se acumulan, hay desde labiales de varios colores, en especial los tonos rojos y oscuros  hasta sombras luminosas.

Es todo un ritual el que ejerce Luis para darle vida a Peineta, y no se trata de que tenga doble identidad, no, sino, es simplemente que la gente ya lo ubica así, con sus labios rojos, sus cadenas, pulseras y anillos de acero.

Para Luis, el cambiarse de nombre o de género no le quita la identidad muxe, porque todos sus sueños se han cumplido, tal y como los planeó cuando decidió salir de su casa a los 15 años de edad  y mejorar sus condiciones de vida.

“Yo conozco de todo, trabajé en un circo, en un cabaret, de mesera, hice show, me aplaudieron, ya gocé y ahora sigo trabajando en mi puesto de tlayudas, gracias a Dios la gente me quiere, me respeta y me reconoce”.

El respeto es su mayor virtud, y lo practica a diario, así se ha ganado la simpatía y el reconocimiento de la población, de quienes solo recibe muestras de halago.

Es transparente  y cae bien, Luis vive su vida alegre y contento, para él, la satisfacción más grande es disfrutar con sus  amigos y que lo elogien por su perseverancia.

Quienes lo conocen, saben  que a pesar de los años, Peineta  es una persona muy trabajadora, que vive sin estereotipos ni máscaras.

Tener trabajo y salud son sus prioridades, todos los días desde hace 30 años elabora sus tlayudas, no hay una sola noche que Luis “Peineta” no venda, y eso se lo debe a sus clientes, quienes lo esperan ansiosamente para disfrutar este platillo que aunque no es originario del Istmo, sí del estado de Oaxaca.

De sus amigos y amigas habla poco, al igual que del amor, que asegura ha tocado a su vida y lo ha disfrutado con placer.

Ser muxe y estar enamorado para Luis no es pecado. Él ejerce su sexualidad plena y sin tabúes, digan lo que digan.

“Lo que no mata, fortalece”: La discriminación.

La historia familiar de Luis se parece a la de muchos muxes del Istmo de Tehuantepec, que también como él vivieron discriminación de su parte de sus progenitores, a Luis su padre no lo quiso por ser muxe, en cambio, su madre, lo amo hasta su muerte.

“De mi madre tuve todo su amor y comprensión, fue una mujer que siempre me apoyó en todo y de mi parte, les di todo a ambos, pero mi padre nunca me quiso, siempre que podía me decía muchas cosas, pero no le guardo rencor, lo que no mata, fortalece y veme aquí, feliz y orgulloso de ser muxe”.

Cuenta que a los 15 años dejó su hogar y se fue a trabajar, y siempre procuró apoyar a su familia, inclusive tiene dos hijos, que crió  a raíz de la  muerte de su hermana.

“Amo a mi familia aunque ellos no me quieran, les respeto y lo que pido ahora es salud para seguir elaborando mis tlayudas, ya mis clientes saben donde ubicarme, ya me conocen y sí de repente sale un show, lo hago, me gusta la música, me gusta bailar, me gusta mover mi cuerpo, eso es la vida”.

La  música a todo volumen llama la atención de los comensales, las tlayudas de “Peineta” ya se ofertan, y mientras los prepara, el cuerpo se mueve al ritmo de la música, la boina negra en la cabeza y el mandil no faltan, Luis ya está listo para “triunfar” una noche más porque el  show aunque ya no haya brillantina ni escenario,  debe continuar.

Publicado originalmente en Istmo Press.

El presente articulo es propiedad de Desinformémonos.

Diana Manzo (2021) Ser “Orgullo Muxe” es respetar y que te respeten: Luis “Peineta”. Desinformémonos. Recuperado el 29 de Junio del 2021 en: https://desinformemonos.org/ser-orgullo-muxe-es-respetar-y-que-te-respeten-luis-peineta/