Protestan contra CNDH por recurso a favor de deudores alimentarios

Redacción La Jornada

23 de agosto de 2022

Un grupo de feministas tomó de manera simbólica las instalaciones de la CNDH, ubicada en la calle República de Cuba, desde donde partió una marcha a la SCJN para protestar por las madres de los hijos deudores de pensión, en el Centro Histórico capitalino, el 22 de agosto de 2022. Foto Alfredo Domínguez

Colectivos de mujeres protestaron por la mañana frente a la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en protesta por la acción de inconstitucionalidad 98/2022 que el organismo presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para invalidar una reforma legal en la que un deudor alimentario moroso no puede ser candidato a cargo de elección popular en Yucatán.

Colocaron “un tendedero” con imágenes y datos de presuntos deudores alimentarios frente a las instalaciones de la CNDH en la calle República de Cuba y alrededor del mediodía se dirigieron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para entregar un “amicus curiae” firmado por alrededor de 400 organizaciones, colectivas y activistas en contra de la acción de inconstitucionalidad promovido por la CNDH.

Pidieron que la corte confirme la constitucionalidad de las reformas a las leyes de Instituciones y procedimientos Electorales, de Transparencia y Acceso a la información y del Código de Administración Pública de Yucatán, en las que se establece que un candidato no debe ser deudor alimentario moroso y debe acreditar estar al corriente de sus pagos.

Organizaciones como Género 33 y el Observatorio Paridad y Violencia Política Morelos se extrañaron de la impugnación que hizo hace unos días la CNDH a esas reformas legales.

“El presente artículo es propiedad de La Jornada

Redacción La Jornada. (2022). Protestan contra CNDH por recurso a favor de deudores alimentarios. La Jornada. Recuperado el 24 de agosto de 2022, de https://www.jornada.com.mx/notas/2022/08/22/sociedad/feministas-protestan-contra-cndh-por-recurso-a-favor-de-deudor-alimentario/

Encanto y tragedia de las mujeres Afromexicanas

Tlachinollan | Desinformémonos

——- | Martes 27 de Julio del 2021 | — : —

En el informe de la conferencia mundial contra el racismo, la discriminación racial,  la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, realizada en Durban, Sudáfrica en septiembre de 2001, la ONU  “reconoció que la esclavitud y la trata de esclavos, en particular la trata transatlántica, fueron tragedias atroces en la historia de la humanidad, no sólo por su aborrecible barbarie, sino también por su magnitud, su carácter organizado y, especialmente, su negación de la esencia de las víctimas”.  Catalogó que la esclavitud y la trata de esclavos como un crimen de lesa humanidad y que son una de las principales fuentes y manifestaciones de racismo y discriminación racial. Resaltó que los africanos y afrodescendientes, así como los asiáticos y los pueblos indígenas, fueron víctimas de esos actos y continúan siéndolo por sus consecuencias. Manifestó que el colonialismo profundizó estos tratos, al grado que formaron parte de las políticas de exterminio en América Latina. Lamentó que los efectos y la persistencia de estas estructuras y prácticas que aún prevalecen en nuestros países, sean la causa primordial de las desigualdades sociales y económicas.

Lo más grave es que estas acciones tienen repercusiones fatales en las esferas de la educación, salud, vivienda, mortalidad infantil y la esperanza de vida, entre los pueblos Afromexicanos e Indígenas, a causa de la discriminación racial, el desprecio por el color de la piel y la xenofobia, que persiste en los poderes públicos y que se reproduce en amplios sectores de la sociedad. No se reconoce su aporte cultural y su contribución al desarrollo de la humanidad, como pueblos con historia y con amplia presencia en diferentes latitudes.

Es un imperativo ético que todos los países de América y todas las demás zonas de la diáspora africana reconozcan la existencia de su población de origen Africano y sus contribuciones económicas, políticas, culturales y científicas que han hecho. Deben reconocer sus derechos a la cultura y a la propia identidad; a participar libremente y en igualdad de condiciones en la vida política, económica y cultural; a tener, mantener y fomentar sus propias formas de organización, su modo de vida; su idioma, su cultura y su religión. Al uso, disfrute y conservación de sus bienes naturales de su hábitat, y a respetar sus tierras que por centurias han conservado.

Ante la multiplicidad de luchas que han proliferado en varios continentes, un grupo de mujeres afrodescendientes de 32 países de América Latina y el Caribe, se reunieron el 25 de julio de 1992, en República Dominicana, con el fin de visibilizar sus luchas, su resistencia y trazar algunas estrategias para enfrentar el racismo y el sexismo, como las expresiones más cruentas de la violencia que padecen. En ese marco el 25 de julio se formalizó como el día internacional de la mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora.

Con motivo de esta conmemoración la Red Iberoamericana de Organismos y Organizaciones contra la Discriminación (RIOOD) manifestó que “aún persisten miradas y prácticas discriminatorias que estigmatizan a la mujer afro, herederas de la historia de violencia perpetrada. Su sometimiento de género se suma a la situación de precariedad y exclusión a la que fueron sometidas, invisibilizadas y excluidas, generando una situación de múltiple vulnerabilidad en su colectivo”.

En México se ha logrado dar un paso importante con el reciente reconocimiento constitucional del Pueblo Afromexicano, que se oficializó el 10 de agosto del 2019, como parte de la composición pluricultural de la nación. Esta incorporación implica saldar la deuda que el gobierno de México tiene con esta población que enfrenta graves problemas marginación, pobreza, salud, educación, falta de oportunidades de empleo, así como discriminación y racismo.  Para que esta reforma tenga consistencia debe pasar a las constituciones locales, también se requiere redactar las leyes reglamentarias en cada entidad y modificar la estructura del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas o que se forme un Instituto propio para la población afromexicana.

Tomando como referencia los datos del INEGI, de 2015, se tiene un registro de un millón 381 mil 853 personas que se consideran afrodescendientes. Representan el 1.2 por ciento de la población nacional, siendo 705 mil mujeres y 677 mil hombres. La concentración de su población se da en los estados de Guerrero con el 8.6 por ciento, seguido de Oaxaca con el 4.7 por ciento, Baja California Sur con el 3.3, Yucatán con el 3.0 por ciento, Quintana Roo con el 2.8 y Veracruz con el 2.7 por ciento. Guerrero es el estado que sobresale por el mayor número de población afromexicana que registra 303 mil 923 personas, seguido de el estado de México con 296 mil 264, Veracruz con 215 mil 435 y Oaxaca con 194 mil 474 habitantes. Es importante resaltar que la población Afro se encuentra distribuida en los 32 estados de la república. La entidad que menos población cuenta es de 10 mil 416 personas que se reconocen como afromexicanas. Los municipios que tienen un alto porcentaje de población Afro son: Cuajinicuilapa con el 79.9; Copala con el 58.7; Juchitán con 53.8; Florencio Villareal con 51.4 y Marquelia con 43.1, todos ubicados en la costa chica de Guerrero.

La tenacidad con la que han luchado mujeres y hombres del pueblo Afro ha dado resultados tangibles. Su reconocimiento en la constitución no es una concesión graciosa de las dos cámaras, forma parte de un movimiento que está marcado por el racismo y la discriminación, por parte de los gobiernos criollos y mestizos, que en todo momento han considerado, tanto a la población indígena como Afro, como inferiores e irracionales. Han justificado el despojo de sus territorios ancestrales, han pisoteado sus derechos básicos y los han excluido del presupuesto público. A pesar de la riqueza natural que posee la población Afro, han quedado relegado como principales actores del desarrollo regional. Las tierras que conforman sus ejidos en la práctica las poseen caciques ganaderos, como pasa en Cuajinicuilapa, donde la población Afro se desempeña como peón o vaquero de los patrones, que no son Afros, sino mestizos. Las relaciones que se establecen están marcadas por el color de la piel. Los súbditos son los afros, aunque en realidad sean los dueños de las tierras ejidales. En la práctica se reproduce una relación de explotación por parte de quienes tienen el poder político y económico. Lo mismo sucede con la población indígena, forma parte del estamento social más bajo y por lo mismo es víctima del engaño, despojo y explotación económica.

Los municipios y las comunidades de la costa Chica, a pesar de que se encuentran asentadas en tierras fértiles y cuentan con un gran litoral que forma parte de la riqueza natural de Guerrero, las familias viven en condiciones deplorables; no todos tienen acceso a la educación básica, persiste la deserción escolar y un alto índice de analfabetismo en adultos mayores. Son escasos y precarios los servicios de salud. Las viviendas no cuentan con los servicios básicos de agua, luz, drenaje. Muchos pisos son de tierra y varias casas no están construidas con material duradero. Las actividades del campo son para subsistir con muchas carencias económicas. A pesar de que hay un gran potencial pesquero, las ganancias son nimias entre los pescadores, que no tienen forma de comercializar a gran escala los productos del mar. La población mestiza que ha disputado el poder político es la que se ha beneficiado del presupuesto público y la que se ha apropiado de las mejores tierras destinadas para la ganadería. En la costa Chica se han afianzado los cacicazgos en las cabeceras municipales que tienen el control del comercio, el transporte público, los productos agrocomerciales, la ganadería y la precaria infraestructura turística. En buena medida la población afro se encuentra desorganizada, dispersa en sus luchas, dependiente de los líderes políticos y subordinados a los cacicazgos regionales. Ha sido muy difícil que los jefes y jefas de familia encuentren empleos seguros y bien remunerados. No encuentran en el campo una forma de vivir dignamente y la población que vive de la pesca no le reditúa su actividad, por la competencia local que tiene un reducido número de clientes.

A pesar de que es una región que ha sabido pelear en coyunturas políticas, aún no se han podido liberar del poder caciquil y del clientelismo político que ejercen los líderes de los partidos políticos. La reivindicación de sus derechos como pueblo Afro ha alcanzado resonancia nacional por el gran aporte cultural de los pueblos y de personas que han logrado vencer los obstáculos del racismo para dar la pelea en el plano político y en el ámbito de los derechos humanos. La presencia de las mujeres afros en varios espacios nacionales y estatales, reivindicando su identidad, proyectando su historia y su riqueza cultural, así como el importante papel que desempeñan en la vida comunitaria, han mostrado el encanto de la cultura afro y su trascendencia nacional e internacional para el reconocimiento de su trabajo específico como mujeres afromexicanas que están abriendo brecha en la lucha por el reconocimiento de sus derechos, en su aporte al movimiento feminista, en su lucha tenaz que de manera cotidiana libran contra el racismo y la discriminación, que forma parte de la violencia institucionalizada y de la tragedia que padecen aún por la violencia feminicida.

Publicado originalmente en Tlachinollan

El presente articulo es propiedad de Desinformémonos.

Tlachinollan (2021) Encanto y tragedia de las mujeres Afromexicanas. Desinformémonos. Recuperado el 27 de Julio del 2021 en: https://desinformemonos.org/encanto-y-tragedia-de-las-mujeres-afromexicanas/

Latinoamérica: Afrofeministas, unidas en la historia y la resistencia

 Lirians Gordillo Piña | Sem México

La Habana, Cuba | Martes 27 de julio de 2021 | — : —

La vida de las mujeres negras y mestizas de América Latina y el Caribe expresa una historia común de discriminación, resistencias y aportes sociales.

«No me di cuenta de que era negra hasta que fui a la escuela y mis maestros y compañeros me decían negra con desprecio, de una manera racista y discriminatoria», recuerda Massay Crisanto, de Honduras.

Crisanto fue una de las participantes en el panel «Mujeres negras: resistiendo para vivir. Marchando para transformar», organizado por la Marcha Mundial de las Mujeres (MMM) en Brasil.

La MMM es un movimiento mundial que reúne a colectivos y organizaciones feministas y de mujeres de todo el mundo. Fundada en 1996, la organización declara su lucha contra el patriarcado, la violencia contra las mujeres y la pobreza que genera el capitalismo.

El panel, transmitido en las redes sociales digitales, se dedicó al Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora que se celebra el 25 de julio. Desde 1992 se conmemora la fecha para llamar la atención sobre las realidades de las mujeres afrodescendientes, su historia y la necesidad de promover políticas públicas que ayuden a mejorar su calidad de vida y a erradicar el racismo y la discriminación.

Las participantes en el encuentro virtual reconocieron una historia de discriminación común que se ha expresado en las violencias sobre sus cuerpos, la expropiación de sus territorios, la explotación laboral y la invisibilización de sus aportes a lo largo de la historia.

«A esto se une el encarcelamiento de los hombres negros, el exterminio de la juventud negra y la hipersexualización de las mujeres negras. Prácticas que se mantienen hoy. Las balas perdidas encuentran siempre los mismos cuerpos, que son, en general, los de nuestros hijos», afirmó Juliana Mittelbach, de Brasil.

Mittelbach es enfermera, coordinadora de la Red de Mujeres Negras del Estado Paraná e integrante de la MMM. Durante su intervención, denunció la complicidad entre colonialismo, racismo, capitalismo y patriarcado.

«El capitalismo es un sistema que explota al pueblo y que tiene en su raíz el mantenimiento de las desigualdades con la explotación, la desvalorización, la aceptación y naturalización de la historia de esclavización. Por tanto, la población negra es una población subvalorada y puede estar en el mercado de reserva, en los peores lugares de trabajo», dijo la activista.

A partir del reconocimiento crítico de esta realidad, la MMM apuesta por una lucha interseccional contra todas las opresiones. A decir de Mariana Lacerda, de la MMM en Brasil, «no podemos darnos el lujo de renunciar a ninguna de estas luchas».

«Tenemos que intervenir en la actividad cotidiana combatiendo el racismo, en la búsqueda de una vida digna a partir de políticas públicas que puedan promover la igualdad racial. Tenemos que buscar un proyecto de sociedad antipatriarcal, antirracista y anticapitalista. Ese es el gran desafío, tener que actuar en todos esos frentes asegurando la supervivencia, a la vez que luchamos por un nuevo proyecto de sociedad», agregó Mittelbach.

Cuba, entre la historia y la transformación

La filósofa Analoy Lafargue compartió avances y desafíos de las mujeres afrodescendientes en Cuba, en representación de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Lafargue reconoció la fortaleza de contar, desde 1961, con una organización de mujeres para impulsar la igualdad de género y la emancipación de las cubanas, a la vez que identificó vacíos y desafíos para las afrodescendientes en la nación del Caribe.

Las políticas a favor de la igualdad de género en el país impactaron positivamente en las afrocubanas, pero las investigaciones han develado que la pobreza en Cuba tiene rostro de mujer negra; ellas son mayoría entre las madres solteras jefas de hogar; están sobrerrepresentadas en el sector informal de la economía y enfrentan problemáticas como el embarazo adolescente.

Frente a estos problemas, la máster en Estudios Caribeños identificó, como una contribución, la existencia de afrofeminismos en el país y convocó a realizar acciones específicas en función de la diversidad de experiencias y realidades que viven las mujeres cubanas.

Lafargue destacó la necesidad de socializar la historia de lucha de las mujeres negras de los siglos XIX y XX. Propuso crear espacios de reflexión para generar conciencia racial y de género, de sororidad y empatía ante las diferencias y con compromiso social responsable.

En particular, planteó como un reto actual «representar con voz activa, agenda propia y articulada con la lucha antirracista, las necesidades emergentes de las mujeres afrodescendientes».

Necesitamos romper con la visión institucional de que todas las mujeres somos iguales, dijo.

«Sí, ‘somos iguales ante la ley, no iguales ante la vida’. Ello significa romper las barreras ideológicas de lo común heredado de la sociedad occidental, muy bien asumido por las sociedades occidentalizadas negando la realidad de sociedad fragmentada en la que hemos sido constituidos», reflexionó la activista cubana.

En Cuba existen el Programa Nacional contra el Racismo y toda discriminación, y el Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres, dos plataformas gubernamentales que, según la especialista, son fundamentales para luchar contra las desigualdades desde la interseccionalidad.

«Desde la imbricación comprometida y responsable de las plataformas nacionales creadas para hacerle frente al racismo, las discriminaciones y todas las formas de la violencia, con el acompañamiento del Estado y gobierno cubanos, las mujeres afrodescendientes con provecho de nuestras facultades podremos, en mayor o menor medida, enfrentar los desafíos históricos, sistémicos, sistemáticos, estructurales y emergentes que problematizan y condicionan nuestras vidas», concluyó la activista.

El presente articulo es propiedad en Sem México.

Lirians Gordillo Piña (2021) Latinoamérica: Afrofeministas, unidas en la historia y la resistencia. Sem México. Recuperado el 27 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/latinoamerica-afrofeministas-unidas-en-la-historia-y-la-resistencia/

Delitos de homicidio a feminicidio: FGJCDMX

Delitos de homicidio a feminicidio: FGJCDMX

Luis Benítez | ContraReplica

—– | Martes 20 de Julio del 2021 | — : —

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) informó que la principal causa de feminicidios en la capital se debe a una escalada de violencia, sobre todo en el primer círculo de las mujeres.
De acuerdo con la dependencia hay alrededor de 50 carpetas de investigación que han sido reclasificadas como feminicidios ya que desde un principio se investigaron como homicidios dolosos.
“Las personas han sido detenidas por policías de investigación por un delito diverso, como narcomenudeo, y la agencia 50 será la encargada de hacer la imputación correspondiente por feminicidio, y contar por la tarde con las órdenes de aprehensión, para ejecutarlas”, expresó.
Laura Borbolla Moreno, titular de la Coordinación General de Investigación de Delitos de Género y Atención a víctimas de la FGJCDMX mencionó que la mayoría de los feminicidios son cometidos por el círculo más cercano de la víctima como parejas sentimentales, familiares, amigos y/o vecinos, incluso mencionó maestro y conserjes de escuelas.
“Esta es una constante, son los factores que intervienen y afecta en la violencia contra las mujeres”, aseguró Borbolla en conferencia de prensa. Asimismo, detalló que, desde la publicación de la Ley Olimpia en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado junio ya se investigan mil 400 denuncias.
La funcionaria también comentó que en las últimas tres semanas se han vinculado a proceso 78 agresores sexuales de los cuales 29 ya fueron vinculados a proceso por violencia familiar, 31 de ellos por abuso sexual, 10 por violación, cinco por acoso, uno por violentar la intimidad sexual, otro por trata de personas y solo uno por feminicidio.
La FGJCDMX ha explicado que esta reclasificación de los delitos de homicidio doloso a feminicidio es con la finalidad de dar un acceso a la justicia a las víctimas.“La fiscalía especializada en este tema lo que ha realizado es la reclasificación de varios homicidios dolosos cometidos en contra de mujeres, entonces que son de otros años y se están actualizando o reclasificando este año, las cifras podrían decirse en términos generales son de incremento”; explicó Borbolla Moreno.
El domingo por la tarde diversos colectivos feministas se manifestaron en el Zócalo capitalino por el feminicidio de Susana Garrido, maestra de secundaria quien fue asesinada en abril por su exesposo, Jehu Carlos, en la alcaldía Magdalena Contreras.

EL presente artículo es propiedad de Contrareplica.

Luis Benítez (2021) Delitos de homicidio a feminicidio: FGJCDMX. ContrReplica. Recuperado el 20 de Julio del 2021 en: https://www.contrareplica.mx/nota-Delitos-de-homicidio-a-feminicidio-FGJCDMX-202120710

Reforma laboral sobre violencia y acoso como establece el Convenio 190 de la OIT plantean feministas

La reforma laboral del 2019 punto de partida, pero hay que especificar

Abogadas Aleida Hernández, Andrea Medina y Dafne Anaya  autoras de la propuesta

Elda Montiel  | Sem México

Ciudad de México | Jueves 15 de Julio del 2021 |  — : —

Una iniciativa a la Ley Federal del Trabajo que busca profundizar en los problemas de la violencia y el acoso para las mujeres en el ámbito laboral, los protocolos que deben crearse, las políticas de reparación el daño y el cuidado será presentado en la próxima legislatura a iniciarse en septiembre por académicas, sindicalistas y abogadas feministas.  

La investigadora Aleida Hernández, del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, junto con las abogadas feministas Andrea Medina y Dafne Anaya presentará esta iniciativa que profundiza la reforma laboral de 2019 contra la violencia de género en el trabajo. 

Como parte de un paquete de reformas legislativas que presentaran el Observatorio Ciudadano de la Reforma Laboral (OCRL) y la Red de Mujeres Sindicalistas (RMS), uno de los principales cambios que plantean es incorporar a la Ley Federal del Trabajo los conceptos de violencia y acoso como lo señala el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 

El artículo 1 de dicho convenio indica que la violencia y el acoso en el mundo del trabajo designan un conjunto de comportamientos y prácticas “que causen, o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico”. 

Indica que las agresiones pueden suceder en el lugar de trabajo, dónde se pagan, los desplazamientos de casa a trabajo y del trabajo a la casa, los eventos y viajes sociales y de formación relacionados con el trabajo.   

Que deben ser considerados como violencia laboral, y que además no solo contempla el acoso presencial sino el que perpetúan por las comunicaciones digitales.  

Consideran importante que la Ley Federal del Trabajo (LFT) lo tenga especificado, porque hasta ahora esos lugares donde ocurre la violencia han quedado sin cobertura refiere Aleida Hernández.

La reforma laboral del 2019 establece que el Articulo 132 de la LFT las empresas deben crear un protocolo para prevenir la discriminación por razones de género y atención de casos de violencia y acoso u hostigamiento sexual.   

Sin embargo, las abogadas feministas desconocen si le Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS) tienen un registro sobre los centros de trabajo que ya cuentan con un protocolo. 

Consideran que faltaría precisar también los puntos básicos que debe incluir ese protocolo para prevenir, investigar, sancionar y reparar la violencia contra las mujeres. Por ejemplo, qué instancias o qué persona dará seguimiento a los casos o qué sanciones se aplicarán, además de las medidas que tomaran para garantizar que eso no volverá a ocurrir.

Consideran que el “Modelo de Protocolo para prevenir, atender y erradicar la violencia laboral en los centros de trabajo” publicado por la Secretaria del Trabajo en el año 2020 es una sugerencia y como punto de partida está bien, pero sería mejor que se incluyera una serie de criterios mínimos dentro de la Ley Federal del Trabajo.

Considera importante prohibir explícitamente que la conciliación no se puede llevar a cabo en casos de acoso sexual o violencia, porque eso va contra los estándares internacionales. 

También mencionan que el numeral XII del Artículo 648E de la LFT dice que, para denuncias de acoso sexual, discriminación u otros actos de violencia de la víctima la autoridad conciliatoria no reunirá a la víctima con quien perpetró las agresiones sin con el representante o el apoderado.

Señalan que la víctima no se reunirá con el agresor, pero de cualquier manera se plantea un arreglo conciliatorio, lo cual va contra los estándares internacionales.  “La conciliación no se puede llevar en casos de acoso sexual o violencia”.   

Las abogadas buscaran que la ley del trabajo incorpore el concepto de “garantía de reparación del daño”. 

Han retomado la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el caso González y otras vs. México, conocido como “Caso campo algodonero”, el cual introdujo al país estándares de desagravio que hasta entonces no eran implementados. 

Cabe señalar que la abogada Andrea Medina Rosas formo parte del equipo del caso de Campo Algodonero. 

El fallo de la CIDH de 2009 tomo en cuenta la responsabilidad internacional del Estado mexicano por no investigar la desaparición y los feminicidios de Claudia Ivette González, Esmeralda Herrera Monreal y Laura Berenice Ramos Monarrez en Ciudad Juárez, Chihuahua, ocurrido en la década de los 90s.

La Ley General de Víctimas ya lo contempla sin embargo señala Aleida Hernández, cuesta mucho que se comprenda en el mundo del trabajo. La reparación del daño no solo es económica, también se trata de que la persona ubique los problemas de conducta en los que incurrió y pida perdón por ello.

El centro de trabajo debe asumir su responsabilidad, ofrecer acompañamiento psicológico, económico y laboral. Solemos concentrarnos en las autoridades y está bien, pero las empresas y los sindicatos también tienen que asumir su responsabilidad hasta donde lleguen sus competencias. 

La LFT debe establecer la obligatoriedad para empresa y sindicatos de implementar programas de formación, capacitación y sensibilización sobre la violencia y el acoso y la discriminación. Estas estrategias deben incluir un tipo de medición y seguimiento, cuyos resultados tendrán que ser de acceso público.Otro tema que integran las especialistas es el de las políticas de cuidado, un asunto que hasta ahora se ha visto como del ámbito íntimo. Pero .as leyes, los centros de trabajo y los sindicatos deben entender que esta vinculada con lo laboral.

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Elda Montiel  (2021) Reforma laboral sobre violencia y acoso como establece el Convenio 190 de la OIT plantean feministas. Sem México. Recuperado el 16 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/reforma-laboral-sobre-violencia-y-acoso-como-establece-el-convenio-190-de-la-oit-plantean-feministas/