Cada día desaparecen 17 niñas, niños y adolescentes en México: REDIM

Las infancias en México también están afectadas por la desaparición de personas, ya sea porque son víctimas de ella o porque sus familiares o conocidos fueron desaparecidos. Hoy, 17 mil 593 niños, niñas y adolescentes permanecen desaparecidas

Pie de Página

29 de agosto de 2022

Andro Aguilar

CIUDAD DE MÉXICO.- Cada día, a lo largo del año 2021, 17 personas de 0 a 17 años han desaparecido en México, de acuerdo con datos del Informe “La Infancia Cuenta en México 2022 Niñez y Desapariciones”.

Al día de hoy, 17 mil 593 niños, niñas y adolescentes permanecen desaparecidas, de ellas el 55 por ciento son mujeres y el resto son hombres. En promedio, 8 de cada 10 niños, niñas y adolescentes desaparecidos son encontrados con vida. De cada 100 localizados, uno fue encontrado sin vida.

Las infancias están afectadas por la desaparición, ya sea porque son víctimas de ella, como lo refieren los datos arriba mencionados, o porque sus familiares o conocidos fueron desaparecidos.

“Debemos complejizar la desaparición de las infancias porque hay reclutamiento, trata, secuestros y factores expulsores. En estos casos no podemos hablar de una ausencia voluntaria, sino más bien de huida como estrategia de sobrevivencia”, dice el informe.

Las autoridades no han generado información para saber cuántos niños, niñas y adolescentes viven la ausencia de un familiares desaparecido, no se sabe cuántos participan en búsqueda de sus familias. 

En el 2020 había 35 millones de hogares en el país  y, de acuerdo con los datos de personas desaparecidas, uno de cada 352 hogares del país tiene a una persona desaparecida. 

El informe recoge datos estadísticos sobre la desaparición y las infancias buscadoras, así como testimonios de estos niños, niñas y adolescentes. 

Fernando es un niño de 10 años y busca a su tío Tomás Vergara, en el estado de Guerrero. “Mi tío me invitó y yo sí quise ir. De ahí ya me gustó y seguí yendo. Porque me entretiene y sé que las personas desaparecidas van a regresar a su casa con sus familiares, sabes que van a regresar con sus familiares. A mí no me da tristeza. No es triste porque te diviertes, porque es como una aventura”.

Valentina busca a su tío Jesús.

“Mi tío es Jesús Antonio Mena. Desapareció el 29 de junio de 2010, ya casi doce años de que… de esta búsqueda, pues. Sí es algo triste venir, hacer esto, ver a mi abuelita… me gustaría que estuviéramos, pues, así, todos juntos, la verdad”. 

Monse y Jade buscan a su hermana Andrea, en el Estado de México.

“Mi hermana [Jade] cuando desapareció Andrea tenía tres años. Para mi hermana y para mí, para las dos fue muy difícil en el ámbito de que mis papás tenían que estar ausentes, dedicarse a la búsqueda, ir a muchas asociaciones, a hospitales, a centros. Entonces por esa parte como…fue más el abandono por parte de nuestros padres pero se entiende, están buscando a nuestra hermana. Se siente un vacío muy grande en tu familia. Y cuando desaparece un integrante de tu familia se queda ese vacío, esa ausencia, esa tristeza”. 

El informe fue coordinado por Valeria Geremia y Tania Ramírez Hernández, y realizado por la periodista Paula Mónaco, con estadística de Fernando J. Salas Ventura. 

Entre las recomendaciones que el informe plantea están:

Recomendaciones:

  • Crear unidades de análisis de contexto en todas las Fiscalías especializadas y Comisiones Locales de Búsqueda;
  • Incluir a las Comisiones Locales de Búsqueda en las Coordinaciones Estatales de la Alerta Amber y a la Comisión Nacional de Búsqueda en el Comité Nacional del Programa Alerta Amber, para permitir a dichas instituciones detonar la alerta y no tener que esperar a que la detone la Fiscalía correspondiente;
  • Intensificar la capacitación a todas las autoridades involucradas en la aplicación del Protocolo Adicional de Búsqueda de Niñas, Niños y Adolescentes, a través de herramientas de aprendizaje a distancia y presencial (donde necesario), asignando recursos humanos y financieros suficientes para la formación inicial y continua;
  • Crear lineamientos para la participación de niñas, niños y adolescentes en las operaciones de búsqueda de sus familiares, permitiendo su involucramiento de manera amigable, respetuosa de su interés superior y su derecho a la participación, y de forma acorde a su edad;
  • Incluir el tema de la desaparición de personas, y en particular de la situación y riesgos de niños, niñas y adolescentes, entre los contenidos que se imparten por parte de la Secretaría de Educación Pública, como forma de generar espacios de diálogo y visibilización de la problemática. Capacitar a docentes con herramientas para el enfoque más adecuado;
  • Censar, contabilizar o realizar algún estudio estadístico para cuantificar numéricamente a niñas, niños y adolescentes con familiares desaparecidos;
  • -Crear una guía sobre buenas prácticas de crianza, dirigida específicamente a las familias buscadoras, que incluya un conjunto de herramientas de apoyo y asesoramiento para conciliar las tareas de búsqueda con las tareas de cuidado, de una forma que priorice el sano desarrollo y bienestar de niñas, niños y adolescentes, tomando en cuenta su interés superior y derecho a la vida familiar.
  • Mejorar la capacidad operativa y política del SIPINNA y su Comisión para poner fin a toda forma de violencia contra niñas, niños y adolescentes (COMPREVNNA) para enfrentar la grave crisis de violencia; así como para la implementación de políticas públicas que avancen en garantizar la supervivencia y vida digna de la niñez.
  • Promover una amplia conversación pública sobre la idea de “víctimas” en sentido amplio, es decir: que no sólo el hijo o hija de un desaparecido sufre su ausencia.
  • Incluir, escuchar y procurar acompañar así a cientos de miles de niños, niñas y adolescentes en esa situación

Aquí puedes leer el informe completo.

“El presente artículo es propiedad de Pie de Página

Pie de Página. (2022). Cada día desaparecen 17 niñas, niños y adolescentes en México: REDIM. Pie de Página. Recuperado el 31 de agosto de 2022, de https://piedepagina.mx/cada-dia-desaparecen-17-ninas-ninos-y-adolescentes-en-mexico-redim/

Aprueban en Oaxaca, creación de registro estatal de niñas, niños y adolescentes en orfandad por feminicidio

La LXIV Legislatura del Congreso de Oaxaca, reformó la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de Oaxaca, para establecer la obligatoriedad del Estado para que, por conducto de la Secretaría Ejecutiva del Sistema de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca (SE-SIPINNA), cree, actualice y administre el Registro estatal de niñas, niños y adolescentes en estado de orfandad a consecuencia del asesinato de sus madres.

Jaime Guerrero | Pagina 3

OAXACA, Oax | Julio del 2021 | — : —

El registro estatal de niñas, niños y adolescentes en estado de orfandad a consecuencia del asesinato de su madre tiene como objeto integrar un padrón que contenga información de menores de edad victimas indirectas del asesinato de su madre a fin de garantizar sus derechos y de generar políticas públicas con enfoque de derechos humanos.

Dicho registro estatal tambien, deberá atender el interés superior de la niñez, encaminadas a satisfacer las necesidades de alimentación, educación, atención medica y psicológica.

Mediante un artículo transitorio segundo,  establece que el Poder Ejecutivo contará con un plazo de 90 días, una vez publicada la reforma en el Periódico Oficial del Estado, para emitir los lineamientos para determinar e integrar la información del registro estatal. 

En el tercero transitorio, se estableció que el Ejecutivo del Estado, deberá asignar una partida presupuestal en el presupuesto de egresos del ejercicio fiscal correspondiente para la creación y operación del registro.

La reforma contempla como medidas de protección la implementación de un conjunto de acciones, programas y actividades institucionales orientadas a reconocer, proteger, garantizar, resguardar los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes conforme a su interés superior, dirigidas a la prevención, atención, asistencia, restitución y reparación.

La finalidad es salvaguardar el libre goce y pleno ejercicio de sus derechos.

Respecto a la infancia y adolescencia en situación de calle, la modificación especifica que las autoridades estatales y municipales deberán habilitar espacios de alojamiento para este sector.

La reforma establece que las autoridades estatales y municipales en el ambito de su competencia y atendiendo el interés superior niñas, niños y adolescentes en situación de calle con la finalidad de lograr la reinserción familiar y social, además dictaran medidas especiales de protección para garantizar sus derechos.

Asimismo, la Procuraduría Estatal de Protección y las Procuradurías de Protección Municipales implementarán acciones de asistencia y protección para atender a este sector poblacional, con la finalidad de que sus derechos sean plenamente reconocidos y garantizados.

El presente articulo es propiedad de Pagina 3.

Jaime Guerrero (2021) Aprueban en Oaxaca, creación de registro estatal de niñas, niños y adolescentes en orfandad por feminicidio. Pagina 3. Recuperado el 21 de Julio del 2021 en: https://pagina3.mx/2021/07/aprueban-en-oaxaca-creacion-de-registro-estatal-de-ninas-ninos-y-adolescentes-en-orfandad-por-feminicidio/

Inclusión en la industria del juguete, más que un juego de niñas y niños

Asesoría de expertos en diseño de prótesis y sillas de ruedas fueron parte fundamental para el equipo que participó en la creación de nuevos modelos para la colección de una de las muñecas más icónicas del mundo, la Barbie

Fotografía de siete muñecas de la colección Barbie Fashionistas, en la que se aprecia la diversidad de modelos por tonos de piel y cabello, pero también donde ya se aprecia a Barbie usuaria de silla de ruedas y a otra de las muñecas con una prótesis en la pierna. La primera de la muñecas tiene un vestido estampado verde y blanco y cabello largo color miel, la segunda piel morena y cabello corto rizado color negro; la tercera, es la Barbie en una silla de rueda moderna, completamente a escala y en color azul, le sigue otra muñeca con cabello largo color café; en seguida está la muñeca con prótesis en la pierna izquierda, ella tiene el cabello al hombro, color oscuro y lleva un vestido corto, color azul cielo; le sigue el Ken con bermudas gris y playera amarilla, y al final otra muñeca de cabello largo y negro.

Ivett Rangel | Yo También

—- | Lunes 12 de Julio del 2021 | — : —

¿Aún crees que Barbie es una muñeca delgada de piel blanca, ojos azules y cabello rubio? 

Quizá no has dado un vistazo a la colección Fashionistas, en la que Barbie, además de tener cinco versiones de cuerpo, entre ellas “petite” y “curvy”; también tiene 22 tonos de piel, incluso con vitiligo; 94 colores de cabello, luce increíble en color lavanda o tipo afro, y con 13 colores de ojos, ya no solo azules. 

Y destacan especialmente las Barbies con discapacidades físicas, en sillas de ruedas o con prótesis. 

De acuerdo con Entrepreneur, las ventas de la muñeca Barbie se dispararon en 2020, sus acciones aumentaron su valor en un 50 por ciento y Wall Street augura años de crecimiento para Mattel, empresa propietaria de la muñeca.

Fotografía de cuatro de los modelos de la colección Barbie Fashionistas. La muñeca rubia está de pie a un costado, con su brazo izquierdo doblado y posa su mano en la cadera, lleva puesta una falda con estampado animal print y una playera de color negro con la palabra "Rock" en ella; en el centro, en una silla de ruedas moderna, en color negro, rojo y plateado, una modelo de piel oscura, con cabello muy largo, color café y rizado, sostiene con unos lentes rosa en su cabeza, como si fueran una diadema y lleva un vestido de colores a rayas horizontales. A su derecha están dos modelos varones, uno de piel oscura con un conjunto de playera y short color lila y una par de figuras geométricas de colores pastel y otro muñeco de cabello rubio y tes blanca, lleva puesta una sudadera rojo con azul y un short color azul. Los cuatro modelos llevan atuendos de moda en colores fosforescentes y alegres. (Foto: Barbie Mattel).
Otros modelos de la colección donde se aprecia la diversidad e inclusión que son ya elementos claves de la icónica muñeca.

Y fue Mattel la que confirmó que los modelos inclusivos son los que han registrado un mejor desempeño que otras líneas. De hecho, durante 2020 el número uno en ventas fue la Barbie que viene con una silla de ruedas.

La línea Barbie Fashionistas se lanzó en otoño de 2016 y, tres años después, integró la primera muñeca en silla de ruedas y otra más con una prótesis. 

La colección 2021 incluye dos Barbies en silla de ruedas y, ahora, también un Ken. 

Barbie Fashionistas, de acuerdo con Mattel, tiene como propósito reflejar con mayor exactitud el mundo que las niñas ven a su alrededor y es su manera de apostar por la diversidad e inclusión. 

“Durante 60 años, Barbie ha sido un reflejo de la cultura y de la moda y estamos enfocados en evolucionar para seguir siendo la línea de muñecas más diversa en el mercado. La adición de las muñecas con discapacidades físicas representa una mejor manera en la que los niños ven el mundo. 

“Nuestro compromiso con la diversidad es clave a la hora de diseñar y estamos orgullosos de que las niñas de hoy conozcan una imagen diferente de la marca”, contó en su momento Kim Culmone, vicepresidenta de diseño de Barbie.

Para lograr las figuras con discapacidad, el equipo de Barbie trabajó de la mano de expertos del UCLA Mattel Children’s Hospital y de especialistas en el diseño de sillas de ruedas para crear un accesorio más apegado a la realidad. 

Imagen en donde se aprecian dos de los principales personajes de la colección Fashionistas. La muñeca Barbie, rubia y con cola de cabello, lleva un vestido de hombro caído, color azul, estampado, corto y con botines azules. Mientras Ken, a la izquierda, es un usuario de silla de ruedas. Viste pantalón oscuro, botines negros, y una camisa que combina un estampado a cuadros, en color rojo, amarillo y blanco, con las mangas azul claro. Ken sostiene en sus manos una guitarra. En la imagen también aparecen tres perritos de diferentes tonalidades de color café, uno de ellos se encuentra junto a una fogata. Y hay una tienda de campaña atrás de Barbie. Hay también una mochila al lado de la silla de ruedas de Ken y un banquito color rosa con una linterna de gas color naranja a lado de la pierna derecha de Barbie. (Fotografía: Barbie Mattel).
Ken en silla de ruedas es otro de los modelos de la colección que ha sido bien recibida por niñas y niños.

En cuanto al diseño de la pierna de prótesis, Mattel trabajó en 2019 con Jordan Reeves, una niña de entonces 12 años, cofundadora de la Fundación Born Just Right, que busca soluciones para que los niños con discapacidades vivan la vida de una manera más alegre.

La empresa también ha explicado que busca que los niños vean las historias que pueden encontrar en el mundo que les rodea y, así, redefinir lo que significa «parecerse a Barbie».

Barbie Fashionistas cuenta con más de 175 looks, y se ha posicionado como la línea de muñecas más diversa e inclusiva en el mundo.

El presente artículo es propiedad de Yo También.

Ivett Rangel (2021) Inclusión en la industria del juguete, más que un juego de niñas y niños. Yo También. Recuperado el 12 de Julio del 2021 en: https://www.yotambien.mx/actualidad/inclusion-en-la-industria-del-juguete-mas-que-un-juego-de-ninas-y-ninos/

Datos señalan los impactos negativos de la COVID-19 en mujeres y niñez desplazadas por la fuerza

Redacción | Sem México

Nueva York | Jueves 8 de Julio del 2021 | — : —

La pandemia de coronavirus ha tenido un impacto perjudicial en la vida de millones de personas refugiadas y desplazadas internas, pero las consecuencias para las mujeres y la niñez desplazadas han sido especialmente devastadoras: desde un mayor riesgo de violencia doméstica y sexual, hasta un aumento de matrimonios infantiles.

Una nueva visualización de datos (‘COVID-19: amenazas para mujeres y niñez desplazadas’) es la cuarta parte de una serie que examina cómo la crisis de COVID-19 ha empeorado las condiciones de las comunidades desplazadas. Presenta datos de las operaciones humanitarias en todo el mundo que muestran cómo el deterioro de las condiciones socioeconómicas, el confinamiento y el cierre de escuelas han amenazado la seguridad y el bienestar de mujeres y niñez desplazadas.

ACNUR, junto con otros organismos de la ONU y organizaciones no gubernamentales, alertaron sobre las consecuencias potencialmente catastróficas de la COVID-19 para mujeres y niñas refugiadas y desplazadas desde el principio del brote. Ahora hay datos que respaldan algunos de esos primeros temores. Por ejemplo, el 89 por ciento de las operaciones que se enmarcan en el Clúster de Protección Global – una red de ONG y Agencias de la ONU liderada por ACNUR que ofrece protección en situaciones de desplazamiento interno – señalaron a finales del año pasado que la violencia de género era un riesgo grave o extremo.

Otros datos sugieren el grado en que la COVID-19 ha perturbado la infancia de la niñez refugiada y desplazada interna, poniendo en peligro su salud y seguridad, así como sus perspectivas futuras. El número de operaciones de ACNUR que informan de abusos a niñas y niños desplazados por parte de sus cuidadores se duplicó con creces en 2020; al mismo tiempo, aumentaron los informes sobre un mayor número de familias desplazadas que recurren a forzar a sus hijos a casarse, las separaciones de niños de sus padres y la proporción de solicitudes de asilo presentadas por la niñez no acompañada.

A pesar del aumento de los riesgos de violencia contra las mujeres y la niñez desplazadas durante la pandemia, están gravemente subfinanciados los programas para protegerlas y apoyar a quienes han sobrevivido a violencia y abusos. Mientras tanto, la preocupación por el contagio de la COVID y las restricciones de movimiento han obligado a ACNUR a adaptar muchos de sus programas de protección a la infancia y de violencia de género. En muchos lugares, esto ha implicado un cambio hacia el apoyo en línea y el asesoramiento a distancia. También ha puesto de manifiesto el papel fundamental que desempeñan las personas refugiadas voluntarias y el personal comunitario, en particular las mujeres.

“Más de un año después de la crisis, está claro que la COVID-19 ha hecho retroceder años de avances en materia de igualdad de género y protección infantil, y seguirá afectando a las mujeres y a la niñez desplazadas en el futuro. Es necesario actuar ahora para mitigar estos impactos”, comentó la Alta Comisionada Auxiliar para la Protección, Gillian Triggs.

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Redacción (2021) Datos señalan los impactos negativos de la COVID-19 en mujeres y niñez desplazadas por la fuerza. Sem México. Recuperado el 8 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/datos-senalan-los-impactos-negativos-de-la-covid-19-en-mujeres-y-ninez-desplazadas-por-la-fuerza/

Niños y niñas llevan sobre sus hombros los desafíos de las violencias: experto

Dra. Luz María Moreno Medrano, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la IBERO y coordinadora del número LI-2 de la RLEE.

Ibero Prensa | Desinformémonos

—– | Viernes 25 de Junio del 2021 | — : —

Docentes y estudiantes dialogan acerca de ‘¿Qué sentido tiene hablar de violencia en educación?’, con motivo de la presentación virtual del número LI-2 de la Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, dedicado a ese tema.

Sobre los hombros de los niños y niñas se están poniendo los desafíos de las violencias, simbólicas, materiales, económicas, laborales, de género y  de la diversidad sexual, señaló el Dr. Ernesto Treviño, académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile, al participar en el diálogo ¿Qué sentido tiene hablar de violencia en educación?, organizado por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México con motivo de la presentación del número LI-2  de su Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (RLEE), dedicado a ese tema.

En su alocución, dijo que el número LI-2 de la RLEE da en el núcleo de uno de los desafíos que permanentemente se tienen en América Latina, el de los distintos tipos de violencias, que se materializan muchas veces en las situaciones educativas, pero que también superan  a las escuelas y al sistema educativo.

Una de las cosas que le llamó la atención en esta publicación fue el caso de las escuelas en Colombia, donde “se ve el camino de la selva como un camino de tristeza, de olvido, porque es el camino por el cual se ve partir a los compañeros, a los amigos, a los padres; y al mismo tiempo representa un gran sacrificio por parte de los niños, de los jóvenes, de las familias, un sacrificio de separación que es violento también”.

Una separación que además es necesaria, porque como algunos de los jóvenes dicen, es para no seguir siendo jornalero, para no tener que reproducir la situación de mis padres, refirió Treviño.

La Dra. Mercedes Ruiz Muñoz, investigadora del Departamento de Educación de la IBERO y editora Académica de la RLEE, subrayó que este número lleva a reflexionar acerca de la educación, la violencia, la paz, la compasión, el juego, la esperanza y, sobre todo, “la posibilidad de construir comunidad para dar acogida a todas y todos en un mundo tan cambiante, tan desafiante y en un contexto de violencia”.

Pero, ¿tiene caso hablar de violencia en la educación?; el Dr. Juan Carlos Silas Casillas, coordinador del Campo Estratégico de Acción en Modelos y Políticas Educativas del Sistema Universitario Jesuita (CEA-MOPE), cree que sí, que tiene mucho sentido, “sobre todo porque la vida cotidiana se ha enfrascado en este fenómeno de la violencia”.

Él, quien considera que habría que empezar a ver a la violencia y a la convivencia como antónimos, comentó que México es un país complejo, lleno de inequidades, asimetrías, tensiones e impunidades, que trastocan la vida de las personas y la relación que se da entre ellas.

Es así que la educación, que promueve aprendizajes significativos, “necesariamente deberá proponer vías para la prevención de la violencia”, e incluso en un entorno como el mexicano podría proponer vías para una gestión de los impactos de la violencia.

Para la Dra. Luz María Moreno Medrano, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la IBERO, hay que identificar cómo se nombra a las distintas opresiones, para poder, en este número de la revista -que ella coordinó-, hablar de cuándo es violencia ocasionada por el narcotráfico, por la cuestión migratoria, por el racismo, cuándo es despojo y cuándo es violencia de género.

“En la medida en que podemos nombrar y visibilizar estos mecanismos, pues también nuestro reto, creo, desde la investigación educativa, es saber cómo investigar, cómo acercarnos a estos contextos que son tan complejos”.

¿Qué sentido tiene hablar de violencia en educación?

Agustín Solano, estudiante de doctorado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comentó que en el artículo Hacer escuela entre silencios. Docentes de telesecundaria en contextos de narcotráfico, que escribió en coautoría con la Mtra. Flor Trujillo Reyes, profesora de la Universidad Pedagógica Nacional-Ajusco, se analiza lo que ocurre en espacios escolares en zonas rurales de Guerrero.

En su trabajo tomaron como referente los testimonios de profesores que laboran en esas instituciones donde coinciden la escolarización y la guerra contra el narcotráfico -desatada desde 2006-. Los entrevistados mencionaron que a lo largo de sus años de servicio el narcotráfico ha estado presente en las zonas rurales, por ello conocen y asumen las condiciones de violencia que circunscriben su trabajo, el silencio -que modela su interacción con los estudiantes- y su posición como educadores ante los diversos acontecimientos que observan.

La escuela y la comunidad forman parte de una violencia sistemática que se reproduce constantemente y que va disminuyendo la voz y la autoridad pedagógica de los docentes al realizar su labor educativa”, subrayó Solano.

Agregó que hablar de la violencia en su artículo tiene que ver con visibilizar los efectos de la guerra contra el narcotráfico en las escuelas y entre miembros de la comunidad educativa, principalmente los docentes. “El sentido que tiene el hablar de la violencia en la educación, para el caso de nuestro artículo, es mostrar cómo da forma a las experiencias educativas. Al mismo tiempo, mostrar cómo los docentes asumen su trabajo de enseñar y no renuncian a seguir haciendo escuela”.

Colombia

La colombiana Yuri Páez, alumna de Doctorado en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), consideró que vale la pena reflexionar cómo la violencia ha tocado la educación, por ejemplo, con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; los 14 mil niños, niñas y jóvenes retenidos por Estados Unidos en la frontera con México en el último año, muchos de ellos viajando solos desde sus países de origen.

Los mil 159 niños, niñas y jóvenes víctimas de minas antipersonas y restos explosivos en Colombia entre 1990 y 2016, muchos de esos restos dejados en inmediaciones de las instituciones educativas; los 160 millones de niños y niñas que trabajan en el mundo; y los mil 76 docentes que han  sido asesinados, los más de mil 800 desplazados, los 50 desparecidos, los 70 exiliados y los más de seis mil amenazados en Colombia en el periodo de 1985-2016.

En este contexto realizó una investigación en 2018-219 en dos escuelas rurales en Colombia -de lo que habla su artículo-, que tiene como centro la pregunta, cómo hacer escuela en espacios atravesados por conflictos que potencialmente amenazan el trabajo de la institución escolar.

Encontró que la violencia ha estado asociada a la precariedad o la ausencia del Estado. Esto quiere decir que la presencia de actores armados -guerrillas, organizaciones paramilitares y el ejército nacional-, además de los ataques a las infraestructuras, amenazan todo el tiempo el trabajo escolar de maestros, estudiantes y comunidades y, sobre todo, el proceso de paz firmado en 2016.

En ese marco, Yuri Páez recopiló el testimonio de niños, niñas y adolescentes en las zonas de conflicto armado en Colombia, algo, dijo, necesario para pensar la escuela en medio de ese entorno.

El también colombiano Esteban Morales, estudiante de doctorado de la Universidad de British Columbia, añadió que educar sobre paz y violencia se volvió algo indispensable, pues se ve a la educación como una herramienta esencial para transformar y construir culturas, estructuras y prácticas de paz, que lleven a las sociedades a ser mejores.

En este sentido, se deben entender las posibilidades que brinda la educación sobre la paz y la violencia de tres formas: como un proceso de construir paz; como una filosofía, una manera de ver el mundo; y como una pedagogía, una forma de relacionarse en el aula.

Resaltó que lo que ocurre en las comunidades también acontece en las aulas, por lo que hablar de violencia en los salones es una estrategia para procesar colectivamente lo que está pasando, para entender mejor, para generar soluciones entre todos y prepararse para un mejor futuro. Eso, en Colombia, significa hablar de porqué su comunidad ha sido tan golpeada por los impactos armados e intentar hacer algo al respecto. “Preparar a los estudiantes para esto es en sí un valor de la educación para la paz”.

Lo que pasa en el aula, agregó, también tiene consecuencias directas e indirectas en la comunidad, porque el potencial transformador de la educación para la paz no es exclusivo de las aulas, sino que permea a los padres de familia, a los vecinos, a los amigos; porque hablar de paz es siempre una  forma de relacionarse con el otro.

En contraposición, dijo que “no tiene sentido hablar de violencia y paz en la educación” cuando se pretenden imponer definiciones y prácticas de paz que violentan a las comunidades. Por ejemplo, cuando el Estado no busca entender las violencias particulares de las comunidades y cómo a ellas les gustaría vivir la paz, sino que pone sus definiciones de paz y violencia; o cuando el docente y el directivo no buscan entender la realidad de los estudiantes, sino enseñar desde una visión del conflicto que no tiene nada que ver con lo vivido.

Educar para la paz y en las violencias tiene sentido por su potencial de transformar comunidades, hacia dentro del aula y hacia fuera en las comunidades, pero sólo tiene sentido si nos preocupamos por escuchar la realidad de nuestros estudiantes, y no cuando buscamos imponer nuestra paz estática”.

Escuela y acuerdos

Por su parte, la Dra. Cimenna Chao Rebolledo, coordinadora de la Especialidad en Educación Socioemocional de la IBERO, mencionó que: “La escuela es un lugar de encuentros y desencuentros, un lugar para aprender a tomar acuerdos, aprender a convivir y a lidiar con las diversidades que nos distinguen, pero que a su vez nos conforman como sociedad y como comunidad escolar”.

Hablar entonces de violencia en el contexto escolar se debe a que puede suceder que en el desencuentro se genere violencia, ya sea incitada por la violencia heredada del contexto sociocultural, que puede condicionar las formas de pensar y de actuar.

O bien, puede que la violencia surja como un impulso al no poder regular las acciones ante estímulos que despiertan emociones conflictivas intensas, como ira, enojo, cólera, miedo, angustia o desprecio. “En cualquier caso, la escuela es el espacio para educar dichas reacciones, de manera que se puedan transformar en respuestas reflexivas, reguladas y asertivas.

Comentó que en 2019 la prueba PISA arrojo que en México 23% de los estudiantes reportaron haber sufrido bullying al menos una vez en la escuela; resultados que fueron mejores a los del 2014, donde 32% de los estudiantes reportaron lo mismo. Esto indica que las acciones pedagógicas emprendidas desde la escuela para combatir la violencia dan buenos resultados, sobre todo, si se trabaja en pos de la construcción de competencias emocionales que permitan desde el lugar de convivencia e interrelaciones que es la escuela, atender de manera preventiva la violencia.

“La escuela debe asegurar, dentro de su labor educativa, el bienestar integral de su comunidad, enseñando a orientar las emociones de manera productiva, a negociar de manera equitativa, justa y proactiva los conflictos, y llevando el diálogo y el juego…a los espacios de convivencia, como herramienta para la construcción de paz y bienestar”.

Además de las personas citadas, en la presentación del número LI-2  de la RLEE también tomaron parte la Dra. Hilda Patiño Domínguez y la Dra. Ximena González Grandón, directora y académica del Departamento de Educación de la IBERO, respectivamente; la Mtra. Flor Trujillo Reyes, docente de la Universidad Pedagógica Nacional-Ajusco; y la Mtra. Alejandra Luna Guzmán, de Gestión Editorial de Revistas Académicas Arbitradas del Departamento de Educación de la Iberoamericana, universidad jesuita de la Ciudad de México.  

Lee aquí el número LI-2  de la Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (RLEE)

Este material se comparte con autorización de la Ibero

El presente articulo es propiedad de Desinformémonos.

Ibero Prensa (2021) Niños y niñas llevan sobre sus hombros los desafíos de las violencias: experto. Desinformémonos. Recuperado el 25 de Junio del 2021 en: https://desinformemonos.org/ninos-y-ninas-llevan-sobre-sus-hombros-los-desafios-de-las-violencias-experto/