Omar García, sobreviviente de Ayotzinapa la Noche de Iguala, en lista de pluris federales de Morena

Bernardo Torres |


Chilpancingo, Guerrero.- | El Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) definió este martes la asignación de diputaciones federales plurinominales, donde entre otros personajes, destaca Omar García, sobreviviente de Ayotzinapa en la Noche de Iguala.
En la lista difundida por el propio partido, Omar García, aparece con su verdadero nombre, Manuel Vázquez Arellano, que por lo general dirigentes de la Normal Rural de Ayotzinapa ocultan por motivos de seguridad.
Vázquez Arellano, aparece en el tercer sitio por la Tercera Circunscripción, la cual abarca los estados de Veracruz, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, y le fue asignada como cuota indígena.
Omar García, o Manuel Vázquez, es uno de los jóvenes normalistas que sobrevivieron al ataque de la Policía Municipal y del crimen organizado la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, donde tres estudiantes fueron asesinados y 43 siguen desaparecidos.
De la lista de diputaciones plurinominales fue excluido el ex vocero de los Padres y Madres de los 43, Felipe de la Cruz, quien también se había inscrito a este proceso y que le costaron duras críticas del movimiento por Ayotzinapa.
En la lista preeliminar que presentó Morena, aparecen desde políticos, empresarios y familiares de personajes conocidos, como el hijo de Miguel Torruco, secretario de Turismo federal, la exsecretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky y el padre de Checo Pérez, en las primeras posiciones.
En la lista también figuran Paty Armendáriz, el diputado de San Luis Potosí Pedro Carrizalez, mejor conocido como “El Mijis” y Marisol Gase, actriz y conductora.

Manuel Vázquez Arellano alias “Omar Garcia”

Sedena ocultó información sobre caso Ayotzinapa: CNDH

Manifestación en el antimonu-mento por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.
Manifestación en el antimonu-mento por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. Foto José Antonio López / Archivo

Redacción | La Jornada

——- | Jueves 25 de Marzo del 2021 | 13:39

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) señaló que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) “ocultó información” sobre su participación en la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y también se negó a entregársela a las autoridades, lo que se traduce en una falta grave.

El organismo público anunció que “revisará” su Recomendación 15/VG2018, relacionada con la desaparición de los estudiantes, por considerar que ese documento revictimiza a los estudiantes y sus familias al vincularlos con el crimen organizado, y que “no cumple con los estándares internacionales”, al no contemplar la búsqueda en vida de los jóvenes.

En un pronunciamiento sobre el tema, recordó que la mencionada Recomendación fue emitida el 28 de noviembre de 2018, tras una investigación que estuvo a cargo de la Oficina Especial para el “Caso Iguala”, la cual fue declarada extinguida el 29 de enero de 2020, por instrucciones de la ombudsperson Rosario Piedra Ibarra.

La CNDH enfatizó que, tras realizar un “estudio minucioso” de su propia Recomendación, concluyó que ésta “no cumple con los estándares internacionales en materia de derechos humanos, al no contemplar la búsqueda con vida de los 43 normalistas desaparecidos”, además de que “revictimiza tanto a las víctimas directas como a las indirectas”, específicamente a la comunidad de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

“Los elementos probatorios que integran el expediente de queja ponen de manifiesto la existencia de autoridades que tuvieron mayor participación en los sucesos, y que no obstanteesto, se les dirigieron recomendaciones poco contundentes, como las hechas a la Secretaría de la Defensa Nacional, los Ayuntamientos de Iguala y Cocula, y a la Fiscalía del Estado de Guerrero, con puntos recomendatorios notoriamente desproporcionados a la gravedad de las violaciones a los derechoshumanos”, subrayó la Comisión.

De igual forma, “los puntos recomendatorios a la Sedena no refirieron una necesaria investigación exhaustiva de los elementos del 27 Batallón de Infantería involucrados, ya que tuvieron participación protagónica en los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014, y a pesar de eso, ocultaron información recabada en cada uno de los eventos en los que fueron partícipes, pero además no se proporcionó a las autoridades, lo que se traduce en la comisión de violaciones a los derechos humanos, atribuibles a los elementos castrenses”.

Además, dijo la CNDH, “existen autoridades de las cuales se identificó su participación en los hechos, que no fueron recomendadas como correspondía, como es el caso de los Ayuntamientos de Huitzuco y de Tepecoacuilco de Trujano; circunstancia que resulta incongruente ya que dentro de la misma Recomendación 15VG/2018 quedó constatada, lo que resulta alarmante, ya que su actuación fue constitutiva de violaciones a derechos humanos.

“De igual forma, específicamente respecto al Ayuntamiento de Huitzuco, los elementos de prueba señalan que algunos de los estudiantes fueron trasladados a ese Ayuntamiento, participando elementos de las policías federal, estatal y municipal, lo cual no se abordó en la recomendación”.

En el mismo tono, la Comisión señaló que “no se escuchó a las víctimas, ni se respetaron sus derechos, antes de la emisión de la citada recomendación, dejando de lado los cinco puntos imprescindibles de la investigación, que las madres y padres de los 43 normalistas demandaron para llegar a la Verdad y la Justicia: 1. Búsqueda en vida; 2. Ejército mexicano; 3. Huitzuco, 4. Telefonía celular y, 5. El trasiego de la droga de Iguala a Chicago como móvil de la agresión”.

Asimismo, “se denigró, criminalizó y estigmatizó de manera dolosa a la comunidad de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, al señalarla como partícipe en el tráfico de estupefacientes, perdiendo de vista que un gran número de estudiantes de su comunidad fueron víctimas de hechos violatorios graves de derechos humanos”.

Con ello, la CNDH “revictimizó y reforzó un estereotipo negativo ante la opinión pública que afectó a generaciones de estudiantes, de entonces y a la fecha, tanto de la Normal “RaúlIsidro Burgos”, como de todas las Normales Rurales.

El presente articulo es propiedad de LaJornada.

Redacción (2021) Sedena ocultó información sobre caso Ayotzinapa: CNDH. La Jornada. Recuperado el 25 de Marzo del 2021 en: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/03/25/politica/sedena-oculto-informacion-sobre-caso-ayotzinapa-cndh/

Sedena ocultó información sobre caso Ayotzinapa: CNDH

Manifestación en el antimonu-mento por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.
Manifestación en el antimonu-mento por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. Foto José Antonio López / Archivo

César Arellano García|La jornada

Jueves 25 de marzo de 2021

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) señaló que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) “ocultó información” sobre su participación en la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y también se negó a entregársela a las autoridades, lo que se traduce en una falta grave.

El organismo público anunció que “revisará” su Recomendación 15/VG2018, relacionada con la desaparición de los estudiantes, por considerar que ese documento revictimiza a los estudiantes y sus familias al vincularlos con el crimen organizado, y que “no cumple con los estándares internacionales”, al no contemplar la búsqueda en vida de los jóvenes.

En un pronunciamiento sobre el tema, recordó que la mencionada Recomendación fue emitida el 28 de noviembre de 2018, tras una investigación que estuvo a cargo de la Oficina Especial para el “Caso Iguala”, la cual fue declarada extinguida el 29 de enero de 2020, por instrucciones de la ombudsperson Rosario Piedra Ibarra.

La CNDH enfatizó que, tras realizar un “estudio minucioso” de su propia Recomendación, concluyó que ésta “no cumple con los estándares internacionales en materia de derechos humanos, al no contemplar la búsqueda con vida de los 43 normalistas desaparecidos”, además de que “revictimiza tanto a las víctimas directas como a las indirectas”, específicamente a la comunidad de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

“Los elementos probatorios que integran el expediente de queja ponen de manifiesto la existencia de autoridades que tuvieron mayor participación en los sucesos, y que no obstanteesto, se les dirigieron recomendaciones poco contundentes, como las hechas a la Secretaría de la Defensa Nacional, los Ayuntamientos de Iguala y Cocula, y a la Fiscalía del Estado de Guerrero, con puntos recomendatorios notoriamente desproporcionados a la gravedad de las violaciones a los derechoshumanos”, subrayó la Comisión.

De igual forma, “los puntos recomendatorios a la Sedena no refirieron una necesaria investigación exhaustiva de los elementos del 27 Batallón de Infantería involucrados, ya que tuvieron participación protagónica en los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014, y a pesar de eso, ocultaron información recabada en cada uno de los eventos en los que fueron partícipes, pero además no se proporcionó a las autoridades, lo que se traduce en la comisión de violaciones a los derechos humanos, atribuibles a los elementos castrenses”.

Además, dijo la CNDH, “existen autoridades de las cuales se identificó su participación en los hechos, que no fueron recomendadas como correspondía, como es el caso de los Ayuntamientos de Huitzuco y de Tepecoacuilco de Trujano; circunstancia que resulta incongruente ya que dentro de la misma Recomendación 15VG/2018 quedó constatada, lo que resulta alarmante, ya que su actuación fue constitutiva de violaciones a derechos humanos.

“De igual forma, específicamente respecto al Ayuntamiento de Huitzuco, los elementos de prueba señalan que algunos de los estudiantes fueron trasladados a ese Ayuntamiento, participando elementos de las policías federal, estatal y municipal, lo cual no se abordó en la recomendación”.

En el mismo tono, la Comisión señaló que “no se escuchó a las víctimas, ni se respetaron sus derechos, antes de la emisión de la citada recomendación, dejando de lado los cinco puntos imprescindibles de la investigación, que las madres y padres de los 43 normalistas demandaron para llegar a la Verdad y la Justicia: 1. Búsqueda en vida; 2. Ejército mexicano; 3. Huitzuco, 4. Telefonía celular y, 5. El trasiego de la droga de Iguala a Chicago como móvil de la agresión”.

Asimismo, “se denigró, criminalizó y estigmatizó de manera dolosa a la comunidad de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, al señalarla como partícipe en el tráfico de estupefacientes, perdiendo de vista que un gran número de estudiantes de su comunidad fueron víctimas de hechos violatorios graves de derechos humanos”.

“El presente artículo es propiedad de La Jornada”

Redacción. (2021). Sedena ocultó información sobre caso Ayotzinapa: CNDH. La Jornada. Recuperado el 25 de marzo de 2021 en: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/03/25/politica/sedena-oculto-informacion-sobre-caso-ayotzinapa-cndh/

“Juan” presunto testigo protegido del caso Ayotzinapa es “El Gil” y miente, asegura ex Procurador de Guerrero

Bernardo Torres

Chilpancingo, Guerrero.- El ex procurador de Guerrero, Iñaki Blanco Cabrera, aseguró que el presunto testigo protegido de la FGR, cuyo testimonio sobre el caso Ayotzinapa se filtró hace unos días, sólo mencionado como “Juan” es Gildardo Astudillo, alias “Gil” y miente en sus declaraciones.
Iñaki Blanco en entrevista con Ricardo Rocha, en su espacio en Radio Radiofórmula, acusó que “El Gil” o “Juan” miente en dos aspectos fundamentales, uno,¿ en la presunta ejecución de indigentes y en lo relativo al hallazgo de restos humanos en el vertedero de Cocula.
Consideró que es preocupante que se construya una verdad paralela en torno al testimonio de un delincuente, que desconoce antecedentes haciendo apología de rencor y venganza en contra de quienes persiguieron a los responsables.
Dijo que basta comparar su testimonio con los chats de la DEA donde se prueba que este personaje intercambió mensajes con los hermanos Salgado Casarrubias, identificados como líderes de los Guerreros Unidos y que acató instrucciones que incidieron en la privación ilegal de la libertad de los 43 normalistas.
El ex procurador, dijo que se desecha además una investigación realizada por la CNDH que explica que la responsabilidad de corporaciones policiacas del ámbito local, estatal y federal son más por omisión, que sabiendo lo que estaba ocurriendo no actuaron ni reportaron a instancias superiores para que actuaran.
Otra prueba de que dicho sujeto miente, explicó es que asegura que los estudiantes fueron calcinados en un crematorio y después esparcidos por agentes en el basurero de Cocula y el Río San Juan, dado que hay pruebas científicas de que los restos presentan afectaciones térmicas diferenciadas, es decir, a diferentes temperaturas.
En este sentido la CNDH pidió en su momento que 114 de los restos hallados en estos puntos fueran estudiados por la Universidad de Innsbruck, y determinar si se trataba de estudiantes o de otras personas, lo cual de manera sospechosa tampoco se ha realizado.
Insistió en que “El Gil” y quienes hayan realizado estas filtraciones buscan el descrédito de las instancias que investigaron estos hechos en el pasado, y que sólo “dañan, contaminan y provocan efectos negativos en las investigaciones”.
Iñaki Blanco, negó “categórica y enfáticamente” haber recibido sobornos de parte de la organización criminal Guerreros Unidos como señala el presunto testigo protegido, puesto que la Fiscalía a su cargo investigaba a este grupo desde tiempo antes, incluso intercambiaba información con instancias federales.
Recordó que a su llegada a Iguala la noche del 26 y madrugada del 27 se rescató y resguardó a 64 jóvenes, se logró la detención y consignación de 33 personas implicadas en el caso, la mayoría elementos de la Policía Municipal, así como al entonces presidente municipal, José Luis Abarca Velázquez.

Normalistas de Ayotzinapa toman Caseta de la Autopista del Sol en Palo Blanco

Bernardo Torres
Chilpancingo, Guerrero.- Estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa “Raúl Isidro Burgos”, tomaron la caseta de cobro de la Autopista del Sol que se ubica a la altura del poblado de Palo Blanco.
Unos 50 jóvenes de esta escuela, como lo hacen de manera continua, llegaron a la caseta alrededor de las 12:00 del mediodía, levantaron las plumas y dejaron pasar libremente a los automovilistas a quienes solicitaban una cooperación de 100 pesos.
Los jóvenes argumentaron que el objetivo de tomar casetas es para recaudar fondos y mantener a flote el internado, donde a pesar de que no hay clases presenciales hay alumnos haciendo guardias.
Además de recaudar recursos, los estudiantes insisten a las autoridades federales que se retomen cuatro líneas de investigación que propuso el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para dar con el paradero de los 43 desaparecidos.
Los estudiantes, en esta toma de caseta también se pronunciaron por la exigencia de justicia para sus 10 compañeros que han sido asesinados en los últimos años, algunos directamente por policías, y otros en situaciones aún no esclarecidas.
A pesar de que la federación ha manifestado que no permitirá la toma de casetas, los estudiantes de Ayotzinapa continúan realizando esta actividad, vigilados por policías estatales que en esta ocasión permanecieron a la distancia.

Casetas – Ayotzinapa