Producción industrial en México se desploma 14.1% el primer semestre

Forbes Staff | Forbes

Martes 11 de agosto de 2020 | 9:33 am

La producción industrial en México cayó 1.8% en 2019 frente al 2018 debido al decrecimiento de la construcción y la minería.

bienes de consumo industria
Foto: Reuters.

EFE.- La crisis del coronavirus llevó a la producción industrial de México a caer un 14.1% entre enero y junio pasado frente al mismo periodo de 2019 por la bajada de todos los sectores salvo la minería, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las cifras son resultado de las caídas de la construcción (20.9%), de la industria manufacturera (16.2%), la generación y transmisión de energía eléctrica, agua y gas (5.1%), mientras que la minería ganó (0.1%), explicó el organismo en un comunicado.

En junio, cuando comenzó la reapertura económica en México en el contexto de la pandemia de coronavirus, la actividad industrial cayó 16.7% interanual.

Esto fue fruto del desplome del 26.1% en la construcción, del 16.5% de las industrias manufactureras, del 13.3% en la generación de electricidad y transmisión de energía eléctrica y del 5.2% en la minería.

Positivamente, en cifras desestacionalizadas, la actividad industrial aumentó un 17.9% en junio pasado respecto al mes previo, beneficiada por la gradual apertura económica y social.

A raíz de esto, la manufactura aumentó 26.7%, la construcción 17.5%, la minería 1.6% y la generación de electricidad el 0.7%.

Debido a la pandemia de coronavirus, las autoridades mexicanas ordenaron la paralización de todas las actividades no esenciales en abril y mayo.

En junio, con el comienzo de la llamada “nueva normalidad”, la economía empezó a reabrirse aunque de forma gradual y por regiones.

La producción industrial en México cayó 1.8% en 2019 frente al 2018 debido al decrecimiento de la construcción y la minería.

El producto interno bruto (PIB) de México creció un 2.1% en 2018, al igual que el 2.1% del año anterior.

En cambio, el PIB se contrajo 0.3% en 2019, lo que supone una sustancial caída.

Para este 2020, la pandemia ha llevado a la mayoría de analistas y organismos financieros a situar la caída del PIB por encima del 8%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha elevado su pronóstico a una contracción del PIB hasta el 10.5%, una estimación que el presidente Andrés Manuel López Obrador tacha de “pesimista”.

El Banco de México señaló en un reciente informe que existe un “severo deterioro” de la economía mexicana por la pandemia de Covid-19, que suma más de 53,000 muertos y 485,836 casos.

“El presente artículo el propiedad de Forbes

Forbes Staff (2020). Producción industrial en México se desploma 14.1% el primer semestre. Forbes. Recuperado el 11 de agosto de 2020 de: https://www.forbes.com.mx/economia-produccion-industrial-en-mexico-se-desploma-14-1-el-primer-semestre/?fbclid=IwAR3bHeV586t2tndVbr4agcfN2mPcCO6ivBF25wrSnFZkJiwA3HYN7PpiWnY

Coronavirus: las cuestionadas prácticas de los fabricantes de leche de fórmula acusados de utilizar la pandemia de covid-19 (y qué ocurre en América Latina)

Arturo Wallace, BBC News Mundo

16 de julio de 2020

Mujer con mascarilla amamantando en Brasil
Imagen: GETTY IMAGES. Incluso en tiempos de covid-19, no hay nada más seguro y saludable que la leche materna.

“Se puede causar mucho daño aun teniendo las mejores intenciones”.

La advertencia la hace el Dr. Marcos Arana, coordinador para México de la Red Internacional de Grupos pro Alimentación Infantil, IBFAN, refiriéndose a una campaña para la donación de leche de fórmula de Nestlé a comunidades del sur de ese país afectadas por el coronavirus.

Pero, aunque desaconsejadas por los expertos -y hasta severamente restringidas por ciertas legislaciones locales- las donaciones de este tipo de productos también se han multiplicado en otros países durante la pandemia.

Y, según IBFAN, son solo un ejemplo de cómo numerosos fabricantes de leche de fórmula y otros alimentos infantiles están tratando de “explotar” la pandemia de covid-19 con fines de mercadeo.

Así, entre las prácticas denunciadas por la organización también se destacan intentos por aprovecharse del miedo de los padres a que sus hijos puedan contagiarse de coronavirus.

Según la OMS, no hay nada que indique que el coronavirus puede transmitirse a través de la leche materna.

“¿Puede transmitirse el COVID-19 a través de la leche materna?”, se pregunta, por ejemplo, un anuncio de la marca Nutricia -propiedad de la multinacional Danone- visible para usuarios de Instagram en Paraguay, a pesar de que la OMS ha sido enfática en que no hay nada que sugiera que eso es posible.

Y la publicidad que hace énfasis en la supuesta capacidad de la leche de fórmula para fortalecer el sistema inmune también parece haberse multiplicado en los últimos meses, con la marca Similac destacando en su publicidad para Perú la presencia de “un nutriente clave” que ayudaría a proteger a los niños “de virus y bacterias”.

Esto, a pesar de que está claramente establecido que la mejor forma de alimentar y fortalecer el sistema inmune es a través de la leche materna.

Donaciones cuestionables

De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, “existen datos científicos de alta calidad que demuestran que la lactancia materna reduce la mortalidad de los neonatos, lactantes y niños menores de 5 años, incluso en entornos con recursos abundantes”.

Y esa es una de las razones por la que la OMS impulsó la adopción de un Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna el que hasta la fecha ha sido suscrito por 136 países, incluido México.

Entre otras cosas, este Código establece que los fabricantes de este tipo de productos no deben hacer donaciones si no es previa solicitud escrita de las autoridades competentes o siguiendo sus lineamientos.

Y eso no sucedió en el caso de la campaña denunciada por Arana, en la que Farmacias YZA, Nestlé y FEMSA -la mayor embotelladora de Coca Cola del mundo- invitaban a la población a “apoyar con latas de leche a bebés y niños vulnerables” del sur de México.

Para IBFAN, la campaña de donación de Nestlé y FEMSA es “alta en maldad”.

“Por cada lata las Farmacias YZA, Fundación FEMSA y Nestlé donaremos 3 latas más”, prometían las tres empresas en un gesto que, para Arana, tenía más de estrategia comercial que de acto solidario.

Y en un correo enviado a BBC Mundo Nestlé reconoció que la iniciativa había violentado el Código al incluir en la misma a su fórmula para bebés, pero aseguró que el error -que atribuyó a la red de farmacias- había sido corregido rápidamente.

“Nestlé México había acordado una actividad promocional para NIDO, un producto que no está cubierto por el Código en México, pero Nestlé México no autorizó que NIDAL (una fórmula para bebés, que si está cubierta por el Código) fuera parte de la campaña”, explicó la multinacional.

“El anuncio estuvo al aire por menos de un día y cuando los medios lo reprodujeron ya había sido retirado”, aseguró además Nestlé, que también se dijo “decepcionada de que se haya producido esta situación” e insistió que “Nestlé México no autorizó ninguna actividad que contraviniera el Código”.

Y la multinacional también negó haber hecho donaciones de sucedáneos de la leche materna en India y en la provincia pakistaní de Punjab en contra de las estrictas regulaciones locales.

La de la leche de fórmula es una industria multimillonaria.

En el caso de Pakistán, Nestlé reconoció donaciones de cereal infantil Cerelac y la leche de fórmula Lactogow-3, “para bebés mayores de un año”, pero insistió que esos productos no están clasificados como sucedáneos de la leche materna en la regulación local”.

“En India no hemos donado ninguna de nuestras leches de fórmula en ningún momento a ningún individuo o autoridad local”, dijo también Nestlé, que aseguró siempre cumplir a rajatabla con la legislación hindú.

En el caso mexicano, por su parte, el mismo Arana reconoce que la legislación vigente, que desde hace tres años prohíbe la donación de sucedáneos de leche materna, deja abierta una ventana para situaciones de emergencia.

“La nueva ley que prohíbe este tipo de donaciones en emergencia aún no ha sido publicada, es algo que sigue pendiente”, lamenta.

“Pero si uno se regula por el Código Internacional, obviamente es inapropiada la donación de sucedáneos de la leche materna, por todos los efectos negativo que tiene“, le dice a BBC Mundo.

La donación de leche de fórmula está ampliamente desaconsejada.

Nestlé, por su parte, también le dijo a BBC Mundo que “en lo que se refiere a donaciones de fórmula para bebés, seguimos estrictamente nuestro ‘Estándar para donaciones o suministros a bajo costo para uso en emergencia o con propósitos sociales'”, que está basado en el Código.

“Creemos que la leche materna es la nutrición ideal para los bebés. Por eso promovemos la recomendación de la OMS de exclusivamente amamantar a los bebés durante los primeros seis meses de vida, seguido por la introducción de alimentos complementarios nutritivos y adecuados junto a la lactancia materna sostenida hasta los dos años de edad y más”, se lee en ese documento, también citado en la respuesta a BBC Mundo.

Las razones

La polémica en México, en cualquier caso, no es nueva, ni se limita a Nestlé: la agresiva donación de leches de fórmula luego de los terremotos e inundaciones de 2017 estimuló la creación de una gran alianza de asociaciones civiles, liderada por IBFAN y UNICEF, que fue la que presionó para el futuro cambio legislativo.

Y a Arana la situación además le parece doblemente indignante porque, además de “pervertir el espíritu de solidaridad de la población” fue precisamente en México y Pakistán donde empezó a hacerse evidente la necesidad de regular la donación de leche de fórmula en situaciones de emergencia.

“Es una historia larga. Y parte de esa historia comenzó en Chiapas, en 1982 con la llegada de refugiados desde Guatemala, así como con la llegada a Pakistán de refugiados de Afganistán que huían de la invasión soviética”, le cuenta a BBC Mundo.

Las donaciones de leche de fórmula causaron estragos entre los niños guatemaltecos refugiados en Chiapas.

“Debido a lo que no había condiciones, sobre todo de saneamiento y agua segura, las donaciones de sucedáneos de leche materna crearon una epidemia de gastroenteritis y desnutrición en ambos lugares, causando muchas muertes”, explica.

Según el representante de IBFAN, “ante la donación masiva de este tipo de productos muchas mujeres dejaron de amamantar y ya no pudieron volver a amamantar, debido a que el amamantamiento es un proceso fisiológico que se interrumpe si no hay un estímulo continuo”.

“Y luego se hizo evidente que este problema no afectaba solamente a los refugiados guatemaltecos y afganos, sino que eran problemas que se repetían con muchas otras donaciones”, agrega.

Además, los sobrantes de las mismas, que muchas veces terminaban en manos de las poblaciones locales, también terminaban afectando negativamente la práctica de la lactancia materna también más allá de los campamentos de refugiados.

La leche materna es la mejor alternativa.

De hecho, UNICEF todavía desaconseja donaciones de fórmula para bebés incluso a los bancos de alimentos de países desarrollados

“Inclusive en las situaciones más críticas, aun cuando faltan alimentos, es mejor alimentar a las madres y darle todas las condiciones para que puedan amamantar a sus bebés, en lugar de alimentar a los niños”, insiste Arana.

“Y en una época en la que las emergencias son el pan de cada día, estos desastres no deben utilizarse como una oportunidad para hacer negocio y promover productos cuando las soluciones deben venir de otra manera”, agrega.

Tarea pendiente

En ese sentido, tanto IBFAN, como la OMS y UNICEF han hecho un llamado a fortalecer las leyes locales que regulan la comercialización de los sucedáneos de la leche materna.

La pandemia de covid-19 ha dejado en claro la necesidad de legislación más estricta que proteja a las familias de mensajes falsos sobre la seguridad de los sucedáneos de la leche materna o de agresivas prácticas de mercadeo”, se lee en la presentación de un reciente reporte conjunto sobre el tema.

Los fabricantes de leche de fórmula para bebé aseguran cumplir con las regulaciones locales.

Según el reporte, que analiza la implementación a nivel local del Código Internacional, de los 136 países que ya han incluido medidas en sus legislaciones, solamente 25 están “sustantivamente alineados con el código”. Y de esos, solamente dos -Brasil y Panamá- están en América Latina.

La mitad de los países latinoamericanos restantes -Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, México, Perú y Venezuela- están “moderadamente alineados”.

Pero, siempre según el reporte, Argentina, Cuba y Haití no han adoptado leyes específicas para regular la comercialización de sucedáneos de leche materna.

Mientras que Chile, Ecuador, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Uruguay solamente han incorporado unas pocas medidas a su legislación, lo que significa, por ejemplo, que Nutricia -que no respondió a una solicitud de comentarios de BBC Mundo- muy probablemente no violó ninguna ley paraguaya con su polémico anuncio.

Según la OMS, la lactancia materna reduce la mortalidad de los neonatos, lactantes y niños menores de 5 años, incluso en entornos con recursos abundantes.

Como ya dijimos, sin embargo, la OMS ha sido clara en que hasta la fecha no se ha encontrado Sars-CoV-2 activo en la leche materna de ninguna madre con covid-19, por lo que es muy poco probable que este pueda ser transmitido a través de la leche materna.

“Por tanto, no existen motivos para evitar la lactancia materna ni interrumpirla“, explica la organización, que además recuerda que “los numerosos beneficios del contacto piel a piel y la lactancia materna superan ampliamente los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados a la covid-19”.

“El presente artículo es propiedad de BBC News Mundo

Wallace, A. (2020). Coronavirus: las cuestionadas prácticas de los fabricantes de leche de fórmula acusados de utilizar la pandemia de covid-19 (y qué ocurre en América Latina). BBC News Mundo. Recuperado el 17 de julio de 2020, de https://www.bbc.com/mundo/noticias-53305532

El impacto de la cuarentena: dos empresas dejan de fabricar pinturas para el sector automotor

La industria automotriz es uno de los sectores afectados por la crisis económica y el impacto de la pandemia del coronavirus. Este miércoles, se conoció que dos de las principales empresas fabricantes de pinturas para autos, la alemana Basf y estadounidense Axalta, dejarán de producir pinturas para automóviles en la Argentina.

Aunque la situación es diferente en cada caso. Basf no abandonará el mercado argentino, sino que prevé trasladar la producción de las pinturas automotrices OEM (fabricante de equipamiento original) a Sao Bernardo do Campo, en Brasil, en el segundo semestre de 2021. Sin embargo, la planta de Tortuguitas de la empresa alemana continuará trabajando con los negocios de pintura automotriz, repintura automotriz y químicos para el cuidado personal y del hogar.

” El abastecimiento de pinturas automotrices al mercado local se hará desde Brasil.”

“Este anuncio no implica que el negocio se vaya del país, sino el traslado de las actividades de producción de pinturas automotrices a la planta brasileña de Demarchi, que es el site más desarrollado de la región por tecnología, capacidad productiva y tamaño de mercado. Por lo que el abastecimiento de pinturas automotrices al mercado local se hará desde Brasil”, explicaron desde la compañía a través de un comunicado.

La empresa también aclaró que se mantendrá la estructura comercial y administrativa en Tortuguitas y la estructura técnica en las terminales automotrices. “La relocalización de la producción de pinturas automotrices OEM responde a un cambio de estrategia que busca optimizar la producción a nivel regional”, dijeron en Basf, que tiene una presencia de 70 años en el mercado argentino. El cierre de la producción en Tortuguitas afectará aproximadamente a 60 empleados, según detallaron.

Por su parte, la empresa química estadounidense Axalta informó que dejará sus operaciones en la Argentina, lo que implica el cierre de la fábrica y las oficinas administrativas que tienen en la localidad de Escobar, donde trabajaban aproximadamente unas 100 personas, de acuerdo a información difundida por el sitio especializado Autoblog.

La planta había sido inaugurada hace apenas tres años, en enero de 2017, con una inversión de USD 18 millones. En una comunicación, la empresa informó que la medida se tomó por la situación económica actual en la Argentina y el impacto global causado por el COVID-19.

“A pesar de que buscamos ejecutar todas las posibilidades a nuestro alcance para mantener nuestras operaciones en el país, la evolución de la pandemia ha sido insostenible para nuestro negocio en la Argentina”, señalaron a través de un comunicado.

Los clientes de Axalta Argentina incluyen fabricantes automotrices y empresas industriales cuyos productos van desde oleoductos y gasoductos, hasta accesorios arquitectónicos y fachadas, y talleres de reparación de vehículos.

Tras dos meses de inactividad, en cumplimiento de las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio, el sector automotor reanudó su producción en mayo. En siete días hábiles de producción, las terminales automotrices produjeron 4.802 unidades durante ese mes, según los datos de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Durante abril, las plantas permanecieron cerradas con cero unidades producidas. Con el volumen que se alcanzó en mayo, el sector registró una caída de 84,1% respecto de las 30.280 unidades que se produjeron en mayo del año pasado.

En el acumulado de enero a mayo, el sector alcanzó las 70.782 unidades producidas (autos y utilitarios), lo que marcó una contracción de 48,4% en comparación con las 137.266 unidades que se produjeron en el mismo período de 2019.

Las leyes ambientales no guardan la ‘sana distancia’ con la industria

Las empresas de la minería, la construcción y la fabricación de equipo de transporte tienen un reto adicional en el retorno paulatino a sus actividades: poner al corriente sus obligaciones en materia ambiental. De lo contrario, pueden ser sancionadas.

Al igual que en el terreno tributario, la aplicación de leyes y reglamentos ambientales se ha mantenido intacta en la actual contingencia, por lo que las empresas de estos sectores que se dirigen a una nueva normalidad no tienen pretextos para incumplir con sus obligaciones ambientales, aunque hayan suspendido operaciones, señala Jeanett Trad, counsel de Hogan Lovells.

Es el caso de la Cédula de Operación Anual (COA). Se trata de un reporte anualizado sobre la generación de contaminantes y emisiones a la atmósfera que deben presentar los empresas consideradas como Fuentes Fijas de Jurisdicción Federal, entre ellas los industriales del cemento, acero, vidrio y automotriz. “No existe un impedimento legal para que estas empresas tengan que cumplir con su obligación en el plazo establecido por la ley”, menciona Trad.

De acuerdo con el Reglamento a la Ley general del equilibrio ecológico y la protección al ambiente, en materia de prevención y control de la contaminación de la atmósfera, estas empresas tienen entre el 1 de marzo y el 30 de junio para presentar la COA ante la Secretaría de Medio Ambiente.

La sanción, según el documento, puede alcanzar hasta 20,000 días de salario mínimo vigentes en la capital el país.

La especialista en materia ambiental de Hogan Lovells agrega que las restricciones a la movilidad en entidades con alta incidencia de contagios tampoco impiden la obligación de presentar la Cédula, ya que el trámite se puede realizar digitalmente.

Acecha recesión a Juárez; prevén miles de despidos

La frontera entró ya a la etapa inicial de una recesión económica en la que se prevén miles de despidos para los próximos dos meses, declaró Isaac Leobardo Sánchez Juárez, economista e investigador de la UACJ.

El coordinador del departamento de investigación en la máxima casa de estudios dijo que se trata de un escenario devastador sin precedente para la localidad, derivado de una mezcla de factores negativos por el Covid-19, como son los paros técnicos en empresas maquiladoras, la venta del dólar en 25 pesos, el cierre parcial de la frontera entre México y Estados Unidos, así como la suspensión de actividades negocios para contener la propagación del virus. 

Estimó que sólo en un inicio pudieran ser entre 30 mil y 40 mil empleos los que se perderían con despidos masivos que se espera ocurran entre abril y mayo. 

“Esto es algo inédito para Juárez. La última década se había caracterizado por tener suficiencia en materia de empleo, que aunque no son salarios muy altos, por lo menos generaba ingresos para las personas”, resaltó el experto que también parte del Sistema Nacional de Investigadores de México y de la American Economic Association. 

Cifras del IMSS muestran que hasta enero el número de empleos formales en la ciudad era de 458 mil 689, de los cuales, 300 mil 579 son generados por el sector industrial en sus 329 plantas. 

“La afectación pudiera ser inicialmente entre un 10 por ciento del total de empleos en Juárez, pero si el escenario se complica, se tendría que reevaluar el nivel de pérdida”, resaltó. 

Detalló que la industria maquiladora, quien es el principal motor económico de Juárez, sería la más afectada, aunque al despedir personal se arrastra a otros sectores como el comercio y la construcción.