Semillas, feminismo y soberanía alimentaria

Judith Prat | Biodiversidad LA

Martes 18 de agosto de 2020

18 agosto 2020    

La crisis alimentaria de 2007 y 2008, provocada por la alta especulación financiera, supuso el aumento de precios de los alimentos a niveles nunca antes conocidos. Los efectos se dejaron sentir especialmente en África, donde la crisis golpeó a sus pequeños productores agravando situaciones de pobreza de millones de hogares.

Las decisiones políticas posteriores siguieron la senda ya iniciada años antes por muchos gobiernos africanos que cambiaron las leyes, entregaron tierras y ofrecieron beneficios fiscales a las empresas del agronegocio para atraer inversiones. Un modelo que no solo no ha sido una solución sino que ha agotado la fertilidad del suelo, contaminado la tierra con agrotóxicos, despreciado las semillas locales, deforestado importantes áreas rurales y destruido recursos acuíferos.

Muchas voces se han alzado en los últimos años para señalar que solo la agroecología en un marco de soberanía alimentaria puede configurar una alternativa firme que acabe con estas crisis; sin olvidar que la gran mayoría de las productoras locales en África son mujeres.

Una campesina y su hijo lavando zanahorias en el río antes de ir al mercado local a venderlas. Foto de Judith Prat

Las mujeres en Mozambique, a pesar de ser quienes producen los alimentos, no tienen los derechos sobre la tierra. Son sus maridos quienes toman las decisiones y quienes comercializan los productos y se quedan con el dinero. De ahí que muchas de ellas se estén organizando en asociaciones vinculadas a la producción de alimentos ecológicos y a la recuperación de semillas autóctonas. Estructuras que les permiten defenderse del modelo y las prácticas sociales que pretenden alejarlas del control de su trabajo en el campo.

En México, la situación de las campesinas es similar, pues el 50% de la tierra se rige por sistemas de propiedad social, ejidos o comunidades donde el núcleo de población es quien ostenta la propiedad. De gran parte del trabajo en el campo mexicano se encargan las mujeres, pero actualmente es casi imposible para ellas acceder a la titularidad de la tierra. En Chiapas defienden modelos ancestrales de cultivo como la milpa, un policultivo basado en el maíz combinado con otras hortalizas. Aseguran que, conjugando este sistema con las actuales prácticas en agroecología, podría garantizarse la seguridad alimentaria.

Fuente: elDiario.es

“El presente artículo es propiedad de Biodiversidad LA

Prat, J. (2020). Semillas, feminismo y soberanía alimentaria. Biodiversidad LA. Recuperado el 18 de agosto de 2020 de: http://www.biodiversidadla.org/Noticias/Semillas-feminismo-y-soberania-alimentaria?fbclid=IwAR0Idjb3v8s0Gjoyx-j8IgudmDU80lKGWgOcYVsgld4TMWGqBnKz7J_zHAU

¿ABORTO O INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO? ¿CONOCES LAS DIFERENCIAS?

Pleno | Suprema Corte de Justicia de la Nación
Pleno|Suprema Corte de Justicia de la Nación

Alan Isaac Estrella Martínez|Martes 11 de agosto de 2020 9:06 p.m.

Ciudad de México

La Interrupción Legal del Embarazo (ILE) debería ser legal en todas las partes de la República Mexicana, es un derecho humano y contemplado en diversos tratados internacionales, que el Estado está obligado a proteger y a hacer valer, uno de los tantos derechos que busca una protección a la mujer y que con toda validez se les debe otorgar, de lo contrario, se siguen violentando sus derechos humanos.

Sin embargo, hasta ahora, los procesos legales no se han llevado a cabo como debería de ser, y en parte es culpa del desconocimiento del tema jurídico del movimiento feminista, así como su poca templanza para escuchar diversas opiniones. Esto es derivado a que usan la connotación “aborto”, como un termino general y no como la legislación lo contempla, siendo el Aborto el término jurídico para la tipificación del delito, y la ILE, como una eximente del mismo.

Este movimiento si bien, sus peticiones no se han realizado con la metodología correcta y con escasos conocimientos en materia legal, tienen una buena intención, la cual comparto ya que de la misma forma que el movimiento feminista, el derecho a la interrupción del embarazo en un tiempo temprano, debe ser un derecho para todas las mujeres del país, así como la asistencia médica y demás derechos que se deriven del mismo.

El aborto libre y gratuito, anhelo del feminismo latinoamericano
El aborto libre y gratuito, anhelo del feministo latinoamericano. Foto: elperiódico.com

En la actualidad la sociedad mexicana está teniendo cambios que han venido a través de los procesos sociales y que son productos de lucha durante el pasar de los años. Diversos movimientos, como los que están contra el racismo, la lucha LGBTTTI+, y la violencia de género han logrado cambios a favor de los derechos que le han sido violentados tanto por la sociedad como por parte del Estado.

Actualmente, en 2020 y detrás de crisis de violencia, económica e incluso pandémica, hay un tema que no ha dejado de sonar en México, y que defendido por el movimiento Feminista, está en boca de todos, siendo este el tema del “aborto”, específicamente la “despenalización del aborto”. Siendo este un tema muy controversial, abierto a el cambio de ideas y perspectivas, es cierto que el causante de tal controversia lo es el mismo Estado, pues al ser una República Federal en donde cada Estado tiene sus propias legislaciones, se abren un sinfín de casos de desigualdad.

Si bien todos los estados del país contemplan la violación como una causante legal para interrumpir el embarazo, hay otros motivos que difieren notablemente en los Códigos Penales de las Entidades Federativas para acceder a la interrupción del embarazo.

Oaxaca y la Ciudad de México son los Estados que cuentan con una Interrupción Legal del embarazo antes de las 12 semanas de gestación, y que están fundamentadas en sus respectivos Códigos Penales.

¿SIGNIFICA QUE EN OAXACA Y LA CIUDAD DE MÉXICO YA NO EXISTE EL DELITO DE ABORTO?

En ambos Estados, sigue existiendo el delito de aborto, sólo que se ha despenalizado en un determinado tiempo, siendo este antes de las 12 semanas de gestación, por lo que realizarlo después de estás 12 semanas ya se contemplaría como delito de aborto.

¿QUÉ ES LA INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO (ILE)?

Entendemos por ILE el derecho que tienen las mujeres, para que las que así lo decidan, puedan Interrumpir legalmente su embarazo durante las  primeras 12 semanas.

¿QUÉ ES EL ABORTO?

El aborto es un delito, contemplado en los Códigos Penales de cada entidad, y puede variar en el mismo, pero para un mejor entendimiento entre ILE y el delito de Aborto se usará únicamente el Código Penal para la Ciudad de México.

El artículo 144 del Código Penal para la Ciudad de México dice: Aborto es la interrupción del embarazo después de la décima segunda semana de gestación.

¿ES LO MISMO LA INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO QUE ABORTO?

No, en definitiva, no es lo mismo.

¿LA INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO DEBE SER A NIVEL FEDERAL?

SÍ. La ILE debe ser un derecho para todas las mujeres por igual a lo largo y ancho del país, tanto es así que la constitución mexicana protege estos derechos.

¿POR QUE EL ILE NO ESTA IMPLEMENTADO EN TODO EL PAÍS?

Esto se debe a que cada entidad federativa tiene distintas costumbres, creencias, y sus legislaciones están basadas en ellas, de ahí que todos los Códigos Penales sean distintos entre sí. Influye en un porcentaje alto la sociedad misma.

En definitiva, la ILE debería ser legal en todas las partes de la República, sin embargo, hasta ahora, los procesos legales no se han llevado a cabo como debería de ser, y en parte es culpa del desconocimiento del tema jurídico del movimiento feminista, así como su poca templanza para escuchar diversas opiniones.

¿EL ABORTO DEBERÍA DEJAR DE SER UN DELITO?

El delito de aborto tampoco debería dejar de ser un delito, pues con una simple lectura al Código Penal, se puede entender que no sólo habla de la interrupción, si no de deviseros supuestos que contempla dicho delito, como castigo a terceras personas, médicos, y acciones dolosas.

El quitar el delito de aborto deja desprotegida a la misma mujer y personas que puedan hacerle daño al producto, acciones que a continuación adjuntaré para su lectura:

CÓDIGO PENAL PARA LA CIUDAD DE MÉXICO:

ARTÍCULO 144. Aborto es la interrupción del embarazo después de la décima segunda semana de gestación.

Para los efectos de este Código, el embarazo es la parte del proceso de la reproducción humana que comienza con la implantación del embrión en el endometrio.

ARTÍCULO 145. Se impondrá de tres a seis meses de prisión o de 100 a 300 días de trabajo a favor de la comunidad, a la mujer que voluntariamente practique su aborto o consienta en que otro la haga abortar, después de las doce semanas de embarazo. En este caso, el delito de aborto sólo se sancionará cuando se haya consumado.

Al que hiciere abortar a una mujer, con el consentimiento de ésta, se le impondrá de uno a tres años de prisión.

ARTÍCULO 146. Aborto forzado es la interrupción del embarazo, en cualquier momento, sin el consentimiento de la mujer embarazada.

Pare efectos de este artículo, al que hiciere abortar a una mujer por cualquier medio sin su consentimiento, se le impondrá de cinco a ocho años de prisión. Si mediare violencia física o moral, se impondrá de ocho a diez años de prisión

ARTÍCULO 147. Si el aborto o aborto forzado lo causare un médico cirujano, comadrón o partera, enfermero o practicante, además de las sanciones que le correspondan conforme a este capítulo, se le suspenderá en el ejercicio de su profesión u oficio por un tiempo igual al de la pena de prisión impuesta

ARTÍCULO 148. Se consideran como excluyentes de responsabilidad penal en el

delito de aborto:

I. Cuando el embarazo sea resultado de una violación o de una inseminación artificial a que se refiere el artículo 150 de este Código;

II. Cuando de no provocarse el aborto, la mujer embarazada corra peligro de afectación grave a su salud a juicio del médico que la asista, oyendo éste el dictamen de otro médico, siempre que esto fuere posible y no sea peligrosa la demora;

III. Cuando a juicio de dos médicos especialistas exista razón suficiente para diagnosticar que el producto presenta alteraciones genéticas o congénitas que puedan dar como resultado daños físicos o mentales, al límite que puedan poner en riesgo la sobrevivencia del mismo, siempre que se tenga el consentimiento de la mujer embarazada; o

IV. Que sea resultado de una conducta culposa de la mujer embarazada.

En los casos contemplados en las fracciones I, II y III, los médicos tendrán la obligación de proporcionar a la mujer embarazada, información objetiva, veraz, suficiente y oportuna sobre los procedimientos, riesgos, consecuencias y efectos; así como de los apoyos y alternativas existentes, para que la mujer embarazada pueda tomar la decisión de manera libre, informada y responsable.

Como se puede observar, de la simple lectura nos damos cuenta que contempla mucho más cosas, que sólo el interrumpir el embarazo, y que, el quitar el delito, estás conductas ya no serían punibles, hasta que se implemente un delito parecido, lo cual no tiene sentido; “quitar algo, para ponerlo después”.

Como conclusión, el pedir a los políticos, legisladores y demás servidores públicos que se despenalice el aborto, y que esa sea su carta de presentación, es un error; lo correcto es que la carta de presentación sea “LA IMPLEMENTACIÓN FEDERAL DE LA INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO”, toda vez que con claridad, es lo que se busca, que las mujeres tengan acceso a una interrupción con toda la higiene y salud posible, que no implique un delito y lo más importante, que sea por decisión propia. Características que son notoriamente diferentes a las del delito de aborto.

Es importante que la sociedad entienda que el ABORTO y la INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO no son sinónimos, y que la mayoría del pueblo mexicano estaría a favor de esta misma, así como los legisladores.

“LA INTERRUPCIÓN LEGAL DEL EMBARAZO DEBE SER UN DERECHO PARA TODAS LAS MUJERES DE MÉXICO”

El aborto vuelve a escena

Marta Lamas, Proceso

Ciudad de México, 08 de agosto de 2020

Integrantes del Frente Nacional por la Familia expresaron su rechazo al aborto afuera del Congreso de Veracruz. Foto: Yahir Ceballos
Integrantes del Frente Nacional por la Familia expresaron su rechazo al aborto afuera del Congreso de Veracruz. Foto: Yahir Ceballos

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Cuatro ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) acaban de rechazar el proyecto de sentencia del ministro Juan Luis González Alcántara que, de aprobarse, hubiera abierto las puertas para que las demás entidades federativas transitasen hacia la interrupción legal del embarazo (ILE). Vale la pena recordar los antecedentes.

En 2017 un grupo de trabajo coordinado por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) y el Instituto Nacional de las Mujeres elaboró el Informe de Alerta de Violencia de Género para Veracruz, que concluyó que era necesario emprender acciones legislativas que garantizaran los derechos de las veracruzanas, entre otras cosas la reforma del Código Penal para despenalizar el aborto hasta la decimosegunda semana de gestación.

Tal propuesta fue desechada, por lo cual se promovió un amparo y el juez de distrito lo concedió, y ordenó al Congreso legislar conforme a las recomendaciones. El Congreso de Veracruz se inconformó. El amparo llegó a la Primera Sala de la SCJN y le tocó al ministro González Alcántara hacer el proyecto de sentencia.

Dicho proyecto sostenía que Veracruz debía modificar su regulación restrictiva de aborto, y lo fundamentaba en la Constitución mexicana y en las obligaciones que tiene México, derivadas de tratados internacionales, como la CEDAW y la Convención Belem do Pará, que establecen que los Estados deben tomar todo tipo de medidas legislativas para reformar leyes discriminatorias contra la mujer.

De manera contundente el proyecto señalaba que “la prohibición absoluta de la interrupción del embarazo vía tipificación penal se traduce en una injerencia en la autonomía de las mujeres que lacera y restringe sus derechos humanos”. Además González Alcántara desmontaba lo que muchas personas pensaban que era un obstáculo insalvable: la reforma a la Constitución estatal que protege la vida desde el momento de la concepción, que se aprobó con Duarte como gobernador en 2016.

González Alcántara argumentaba que las reformas al Código Penal son compatibles con la protección a la vida contemplada en la Constitución del estado de Veracruz.

La protección a la vida desde el momento de su inicio es un valor general que admite excepciones (que van desde aceptar la legítima defensa hasta el aborto). Todos los países que tienen despenalizado el aborto (como los europeos) también tienen consagrada la defensa de la vida en sus constituciones. El ministro desarmaba jurídicamente la creencia acerca de que la protección a la vida impide legalizar el aborto, y señalaba que no era un impedimento para que el Congreso veracruzano cumpliera con el mandato de reformar el Código Penal.

Sin embargo, los otros cuatro ministros de la Primera Sala (Norma Piña, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Jorge Mario Pardo Rebolledo y Margarita Ríos Farjat) no aprobaron un proyecto que se perfilaba como un precedente importante.

¿Por qué tal rechazo? Mi primera impresión fue la de pensar que las presiones políticas de la derecha lo habían frenado. Sin embargo, el coordinador jurídico de GIRE, Alex Alí Méndez, me explicó que la decisión de la Corte se debe a un tema de forma relacionado con lo que se reclamó en la demanda de amparo y a la manera en que la Corte ha venido resolviendo asuntos similares. Aunque González Alcántara había hecho todo para salvarlo, el tema era de orden procesal. En su intervención los ministos y ministras que votaron en contra tuvieron cuidado de aclararlo, sostuvieron que su rechazo al proyecto no era un pronunciamiento en contra de los derechos de las mujeres.

En suma, la decisión del pasado miércoles obedece únicamente al estudio de los elementos procesales del juicio de amparo.

¿Qué lección deja esta experiencia? La de que hay “reglas del juego” jurídico que no deben saltarse. O sea, si la forma en que se pide algo no cumple con ciertos requisitos, es desechada, más allá de que el tema sea justo y necesario. Las organizaciones impulsaron una estrategia sin duda novedosa, obtuvieron un buen resultado con el juez de Distrito pero que, a la luz del historial de decisiones de la Corte, implicaba desconocer sus propios precedentes.

Me parece que el cuestionamiento aquí debe hacerse al Congreso de Veracruz, que teniendo una sentencia que les ordenaba legislar a favor de las mujeres prefirieron ir en contra. No es la Corte quien se pronuncia contra los derechos de las mujeres, es el Congreso que se niega a reconocer la autonomía reproductiva de las mujeres. Si el Congreso no hubiera impugnado la decisión del juez no estaríamos hablando de la decisión de la Corte sino de una legislatura que entiende que su papel en una democracia también es promover, proteger y garantizar los derechos humanos como lo ordena la Constitución.

Es evidente que la lectura acerca de la votación va a tener una interpretación política desafortunada. Yo misma me deprimí cuando supe el resultado. Pero lo ocurrido remite a que en el campo jurídico el fin no justifica los medios, sino que los medios cuentan, ¡y mucho! El saldo positivo de lo ocurrido es la espléndida argumentación del ministro González Alcántara, que puede ser retomada en los próximos procesos que seguramente vamos a tener. ¡La marea verde avanza!

Análisis publicado el 2 de agosto en la edición 2283 de la revista Proceso.

“El presente artículo es propiedad de Proceso

Lamas, M. (2020). El aborto vuelve a escena. Proceso. Recuperado el 11 de agosto de 2020, de https://www.proceso.com.mx/642064/el-aborto-vuelve-a-escena-veracruz-scjn

La Corte desecha amparo sobre el aborto en Veracruz

La Primera Sala de la Corte rechazó el argumento sobre la omisión del Congreso de Veracruz para legislar en materia de aborto
La Primera Sala de la Corte rechazó el argumento sobre la omisión del Congreso de Veracruz para legislar en materia de aborto. Foto: captura de video

JUAN OMAR FIERRO | PROCESO

CIUDAD DE MÉXICO | Miércoles 29 de Julio 2020 | — —

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechó un proyecto de sentencia del ministro Juan Luis González Alcántara que calificaba la penalización del aborto y su prohibición absoluta como una violación a los derechos humanos de las mujeres, por lo que se obligaba al Congreso de Veracruz a cambiar las leyes en la materia.

Por cuatro votos contra uno, la Primera Sala de la Corte rechazó el argumento sobre la omisión del Congreso de Veracruz para legislar en materia de aborto, debido a que la entidad cuenta con tipos penales y excluyentes para la interrupción del embarazo.

Al momento de emitir su postura, los ministros que rechazaron la propuesta aclararon que votaron contra el precedente que se pretendía establecer en materia de omisión legislativa, por lo que no hubo un pronunciamiento de fondo sobre el tema de la despenalización del aborto ni de una eventual modificación a las leyes para combatir la discriminación hacia la mujer.

La ministra Norma Lucía Piña Hernández explicó que al partir del concepto de “omisión” legislativa para obligar al Congreso de Veracruz a cambiar las leyes en materia de aborto, se ponía en peligro toda la jurisprudencia que la Suprema Corte ha emitido con anterioridad para definir una omisión de los legisladores, por lo que su voto en contra no estaba relacionado con la discusión sobre la despenalización del aborto y la interrupción del embarazo.

“Esta situación (el aborto) si está regulado (en Veracruz) con un sistema de causales, en realidad no se pretende reclamar una omisión legislativa propiamente, sino si la regulación respectiva es discriminatoria porque no incluye una causal, según afirma la quejosa, que daría lugar a interrumpir el embarazo en estadíos tempranos”, reviró la ministra.

Juan F. (2020) La Corte desecha amparo sobre el aborto en Veracruz. Proceso. Recuperado el 29 de Julio de 2020 en: https://www.proceso.com.mx/640576/corte-desecha-amparo-aborto-veracruz?fbclid=IwAR2FHGKiXKKJndYCQY38nOm9MFnexhaRg85FMOKq-0_r9Hwtq2n55sN9STM

Mujeres a bordo para diseñar la nueva normalidad

Ha surgido la noción de la “nueva normalidad”, que no todas entendemos de la misma manera.

Mujeres Poderosas Retos
Foto: Artist GND photography / Getty Images

Elena Estavillo | Forbes

Lunes 13 de Julio de 2020 | 6:30 am

La crisis de salud y económica en la que nos encontramos se enlaza al prospecto de enfrentar todavía una temporada de muchos meses durante los cuales seguiremos expuestas[1] a un elevado riesgo de contagio.

De aquí ha surgido la noción de la “nueva normalidad”, que no todas entendemos de la misma manera. Para unas, se trata simplemente de retomar las actividades y rutinas de siempre, con la ilusión de dejar atrás por completo la realidad, como si se hubiera tratado de un simple mal sueño. Para otras, significa la necesidad de aceptar un proceso de continuo ajuste para no escatimar en la prevención del contagio, encontrando al mismo tiempo maneras novedosas de trabajar, relacionarnos social y familiarmente, apoyar a quienes nos rodean y compartir espacios. Todo ello, tratando de embonar esta “nueva normalidad” frente a la de quienes sencillamente han decidido volver a hacer todo como si ya no existiera el Covid-19.

Las medidas de confinamiento, teletrabajo, educación en casa, además de la reducción de servicios públicos relacionados con el cuidado, como las guarderías, han reavivado los arreglos sociales tradicionales donde las mujeres absorben una mayor proporción de las tareas domésticas y las de asistencia, incluyendo las de la educación de los niños, que con la escuela en casa han crecido. El mismo confinamiento ha reducido las posibilidades de que las familias descansen en sus redes de apoyo para compartir las demandas de cuidado. Esta carga ha rivalizado con sus responsabilidades laborales y numerosas especialista ya advierten sobre los efectos de esta injusta distribución.

La coyuntura actual dificulta para muchas mujeres su inserción laboral y la búsqueda de nuevas oportunidades. Habrá que añadir también que los mismos prejuicios y estereotipos de nuestra sociedad han despertado o reforzado sesgos que llevan a conservar preferentemente los empleos de los hombres, bajo la falsa percepción de que ellos tienen más necesidades, al corresponderles el sustento económico de los hogares.

Así, surgen diversos riesgos que anuncian pasos hacia atrás en los avances laborales de las mujeres: que proporcionalmente pierdan más empleos, que se vean presionadas a aceptar mayores reducciones en sus salarios, que no sean consideradas o que no acepten nuevas responsabilidades por las demandas desiguales derivadas de la pandemia, que opten por trabajos de tiempo parcial o se refugien en la informalidad. Todos ello tiene el efecto de agrandar las brechas de género laboral y salarial, endurecer el techo de cristal, e incrementar la precarización del trabajo de las mujeres.

Por si fuera poco, la expulsión de las mujeres de los ámbitos de trabajo y la reducción en sus ingresos incrementan la dependencia económica y con ello su vulnerabilidad ante la violencia.

Cada vez son más las organizaciones públicas y privadas sensibles a esta situación que están generando acciones concretas para preservar los espacios laborales de las mujeres. Pero también vemos con alarma que otras simplemente están aceptando como una fatalidad que la pandemia hará que muchas no puedan regresar a trabajar ante las diversas disrupciones de las rutinas anteriores al Covid-19, sin darse cuenta de que la falla está en que son esas mismas instituciones las que deben evolucionar para adaptarse a la realidad cambiante y a las necesidades de todas sus integrantes.

Una vista rápida a las imágenes de los diversos grupos, comités y consejos de alto nivel encargados de concebir y ejecutar las estrategias para enfrentar la pandemia, nos rebelan que en su aplastante mayoría no incluyen mujeres ni otro tipo de representación con puntos de vista diversos. Lo mismo se observa en círculos de debate y reflexión, que están privilegiando abrumadoramente la perspectiva masculina. La excepción está en el abordaje de temas considerados convencionalmente “femeninos”, como la inclusión de género.

Nos estamos arriesgando así a generar planes y estrategias que sólo consideren una dimensión de los problemas, sin tomar en cuenta cómo vive la mitad del país esta coyuntura y, además, ignorando las iniciativas, aportaciones y experiencia de las mujeres para superar obstáculos difíciles en ambientes inexplorados.

En los años recientes se ha acumulado la evidencia sobre los beneficios que traen las mujeres a las empresas y a otras organizaciones cuando participan en los niveles más altos de decisión: generan mayor rentabilidad, innovación, cumplimiento, responsabilidad social, así como soluciones pacíficas y duraderas.

Además, estamos siendo testigos de cómo los países más exitosos para enfrentar la pandemia, en sus aspectos de salud y económicos, mayoritariamente son los liderados por mujeres con estilos de liderazgo colaborativo, empático, preferencia por minimizar riesgos, rápida respuesta a contingencias y adaptabilidad a entornos inciertos.

La toma de decisiones en contextos de elevada responsabilidad también se ve beneficiada por la participación de mujeres, como lo demuestra por ejemplo un estudio muy reciente[2]  de más de 4,000 retiros de productos médicos a lo largo de 10 años en EEUU, donde se encontró que las empresas con al menos dos mujeres en sus consejos retiraron productos con defectos serios casi un mes antes que las empresas sin mujeres en la toma de decisiones. También descubrieron que las mujeres inciden en una mayor atención a la corrección de otros defectos, tales como los errores en el etiquetado o en la información al consumidor.

La enseñanza para enfrentar esta crisis es clara: las mujeres son un capital humano sumamente valioso, un activo imprescindible para enfrentar la crisis.

No se trata sólo de buscar que las instituciones actúen desde un punto de vista protector para no dejar a las mujeres atrás, sino de entender que los retos que plantea la crisis actual requieren de toda nuestra creatividad, talento y experiencia para generar estrategias de resiliencia, adaptación y transformación que nos permitan superar la crisis.

Con un enfoque plural y multidimensional, construido a partir de distintas problemáticas y puntos de vista, se podrá entender mejor el derrotero que puede tomar la “nueva normalidad”, y de allí partir a proponer modificaciones en procesos internos, horarios, ubicaciones físicas, logística, administración por objetivos, sistematización del teletrabajo, digitalización, hasta incluso identificar la necesidad de una completa transformación comercial y productiva de las empresas o la refundación de las organizaciones públicas y sociales.

La diversidad enriquece la inteligencia colectiva. Necesitamos la voz y la perspectiva de las mujeres en el “cuarto de guerra”.


[1] Uso intencionalmente el plural femenino en contraste con el masculino, cuando nombro a personas, para hacer notar que el lenguaje no es neutro y que llama a incluir o excluir, además de reforzar estereotipos.

[2] Kaitlin Wowak, George Ball, Corinne Post y David Ketchen (marzo 2020): “The Influence of Female Directors on Product Recall Decisions”, Manufacturing & Service Operations Management https://pubsonline.informs.org/doi/abs/10.1287/msom.2019.0841

Contacto:

* Economista especialista en competencia, regulación, ecosistema digital y género. Socia directora de AEQUUM. Presidenta de la red de mujeres CONECTADAS y excomisionada del IFT.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

“El presente artículo es propiedad de Forbes

Estavillo, Elena (2020). Mujeres a bordo para diseñar la nueva normalidad. Forbes. Recuperado el 13 de Julio de 2020 de: https://www.forbes.com.mx/mujeres-a-bordo-para-disenar-la-nueva-normalidad/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+ForbesMexico+%28Forbes+M%C3%A9xico%29

Activistas conforman el Observatorio Género y Covid-19 en México

Diversas organizaciones y activistas feministas conformaron el Observatorio Género y Covid-19 en México, con el objetivo de dar seguimiento a los obstáculos para la garantía y el ejercicio de los derechos de las mujeres. Imagen tomada del sitio https://genero-covid19.gire.org.mx/

Diversas organizaciones y activistas feministas conformaron el Observatorio Género y Covid-19 en México, con el objetivo de dar seguimiento a los obstáculos para la garantía y el ejercicio de los derechos de las mujeres. 

Un trabajo de contraloría social “respecto a las obligaciones del Estado y una iniciativa que muestre las contribuciones de la sociedad civil para la creación de futuros donde la igualdad de género y la justicia sean el marco de acción en la nueva normalidad”, señalaron. 

En un comunicado, expusieron que el contexto actual pone de manifiesto la necesidad de monitorear, evaluar y difundir el impacto socioeconómico de la pandemia, así como la importancia de tomar medidas específicas ante las posibles violaciones a derechos humanos, producto de las políticas implementadas por el Estado mexicano para enfrentar la emergencia sanitaria. 

La organizaciones, entre ellas el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), IPAS México, la Red Nacional de Refugios (RNR), Católicas por el Derecho a Decidir, Equis Justicia para las Mujeres y Equidad de Género. Ciudadanía, Trabajo y Familia, habilitaron la página de internet: http://genero-covid19.gire.org.mx/ en la cual se puede dar seguimiento a temas como aborto seguro, acceso a anticonceptivos, cuidados, muerte materna y violencia obstétrica, mujeres con discapacidad, con VIH, población callejera, indígenas y afromexicanas, migrantes, privadas de la libertad, personas LGBTIQA+, trabajadoras del hogar, y violencia familiar y refugios.

Redacción La Jornada

Demandan investigar agresión contra organización feminista en Oaxaca

Ciudad de México. Integrantes de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca demandaron que se investiguen las agresiones que ha sufrido esta organización feminista tras la campaña Hasta que la Justicia Llegue, con la que exige el esclarecimiento del asesinato de María del Sol Cruz Jarquín, perpetrado el 2 de junio de 2018.

En conferencia virtual, recodaron que el 15 junio pasado el equipo directivo encontró afuera de sus oficinas un bolsa negra con pedazos de un animal y un mensaje intimidatorio firmado con las siglas CJNG, por lo que se presume fue del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Yésica Sánchez Maya expuso que dicho ataque no es aislado, “se enmarca en una situación grave para las defensoras, defensores y periodistas en México” y genera preocupación entre organizaciones nacionales e internacionales porque es contra un grupo local, pequeño y “que tiene un trabajo territorial muy importante”. Añadió que este hecho inhibe las denuncias y a las jóvenes que quieren dedicarse a la defensa de los derechos humanos.

Indicó que el caso de la fotoperiodista María del Sol “pone sobre la mesa en blanco y negro la complicidad, la injusticia y la impunidad con la que se ha conducido el estado en la investigación de feminicidio. No se logró sopesar, y en lugar de dar señales de judicializarlo, de que se iba a abonar al tema de justicia, lo que se hace es soltar un golpe de un nivel de intimidación que coloca en riesgo a Soledad Jarquín”, madre de la víctima.

Ana María Hernández Cárdenas, fundadora de la organización, destacó que las agresiones contra Consorcio Oaxaca no son recientes, sino que se han dado a lo largo de 17 años de labor. Indicó que estos hechos se generan porque toca “resortes profundos de injusticia y misoginia, porque visibilizamos un conjunto de corrupciones y de gobierno a modo para proteger a agresores, a corruptos”. Añadió que pese a ello, “no vamos a dejar de hacer nuestro trabajo”.

Atziri Ávila, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), recordó que dicha organización ha contribuido a posicionar la problemática de la violencia contra las mujeres en la entidad, y también en la incidencia y los procedimientos legislativos para hacer efectivo la interrupción legal del embarazo.

Jessica Xantomila, La Jornada

El resumen de datos sobre el Covid-19

Estadísticas por condado actualizadas al día de hoy, Martes 16 de Junio de 2020
CondadosCasosMuertes
Los Angeles73,7912,926
Orange8,759221
Riverside11,285384
San Bernardino7,515228
Ventura1,63344
San Diego9,610320
Santa Barbara2,06918
Imperial4,29847
Total de casos: 118,960Total de muertes: 4,188
Fecha de datos: Junio 16 del 2020

Violencia debe atenderse a fondo, dice AMLO tras feminicidio de Fátima

El presidente Andrés Manuel López Obrador condenó el asesinato de la niña Fátima Cecilia, de 7 años de edad, ocurrido en la alcaldía de Tláhuac, en la Ciudad de México.

Muy lamentable que esto suceda y desde luego estamos haciendo todo lo que nos corresponde para evitarlo, son crímenes que tienen que ver con odio, crímenes que tienen que ver con problemas sociales, problemas familiares, es una enfermedad social, esto no solo se resuelve con policías, ni con cárceles, ni con amenazas de mano dura, aquí tenemos que atender el fondo, que haya bienestar material y bienestar del alma, que se insista al cansancio que solo siendo buenos podemos ser felices”, dijo López Obrador.

Fátima Cecilia Aldrighett Antón desapareció el 11 de febrero cuando esperaba a su familia al salir de clases. Una mujer desconocida se la llevó.

Días después, el pasado fin de semana, su cuerpo apareció con huellas de tortura dentro de un costal envuelto con una bolsa de plástico.Tenía 7 años de edad.

El crimen causó indignación en el país. Desde la semana pasada existía una intensa campaña en redes para localizar a la menor.

Feminismos, racialidad y prácticas artísticas a debate

*Se llevó a cabo el conversatorio “Procesos de investigación, prácticas situadas, magiar futuros (im)posibles”, en el cual se reflexionó acerca de distintos tópicos
Por Evangelina del Toro
México, 15 de febrero (Notimex) –mdash; Un grupo de mujeres artistas e investigadoras analizaron el papel del performance, la danza y el proceso creativo, así como la poesía o el conservatorio, las cuales son prácticas que producen conocimiento y responden a los viralismos del mundo. 
      La investigadora y profesora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, de la Universidad Nacional Autónoma de México, Maya Aguiluz, dijo que la textualidad del cuerpo permite recuperar archivos desde la perspectiva histórica; pero también es el punto de partida de los diferentes movimientos como los que hoy, ayer y todos estos días hemos sentido, “los movimientos feministas”. 
      En tanto, la también profesora de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, Mónica Cejas, expresó que durante un estudio realizado acerca del contexto propio de Sudáfrica, hubo un caso de una mujer que le resultó interesante: tuvo arresto domiciliario, debido a que tradujo en consignas lo que había vivido por su condición de mujer negra, aunque pese a su encierro siguió militando. 
      “El aprendizaje que yo tomo es que a pesar de esa condición de encarcelamiento, generó mensajes a través de sus cartas, las que hoy son una herramienta de conocimiento, de estrategias, un testimonio de conocimiento feminista profundo y de sobrevivencias”. 
      Durante el conversatorio “Procesos de investigación, prácticas situadas, magiar futuros (im)posibles”, en el marco de Devenires. Encuentro sobre feminismos, racialidad y prácticas artísticas; la artista del performance Helen Ceballos comentó que su trabajo es un periódico de su vida, de lo que ha pasado, es una “fotografía del tiempo y su pasado, sobre migración, la transmigración, autoficción, incluso en clave política… es algo exótico”. 
      Por su parte, la profesora-investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, Merarit Viera, expuso que su estudio se centra en el papel de la mujer en un escenario musical, en donde ha identificado como machista y violento a dicho espacio, desde el cual se deben de buscar estrategias y negociaciones para que las mujeres sean reconocidas como artistas.