El impacto de la pandemia en la trata de personas: aumento en la explotación sexual en menores

Un nuevo estudio publicado a principios de este mes de julio por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) habla del impacto tan devastador del COVID-19 en las víctimas y supervivientes de la trata de personas

Redacción | Sem México

AmecoPress. Madrid | Miércoles 28 de julio de 2021 | — : —

El pasado 8 de julio se publicó en Viena un estudio global sobre “Los efectos de la pandemia del COVID-19 en el tráfico de personas y las respuestas a los desafíos”, realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). En él, se ilustra cómo ha afectado de manera catastrófica a las personas sobrevivientes de la trata de personas, destacando el aumento de la focalización y explotación de los niños.

Por otra parte, el estudio también evalúa cómo las organizaciones que están en primera línea han ido respondiendo durante los últimos 15 meses a los nuevos desafíos que ha traído consigo la pandemia. A pesar de las restricciones impuestas por los países, la mayoría continuaron brindando servicios esenciales a las personas que lo necesitaran.

Pese a esto, según cuentan desde la ONU, “los traficantes se aprovecharon de la crisis mundial, capitalizando la pérdida de ingresos de las personas y la mayor cantidad de tiempo que tanto los adultos como los niños pasaban en las redes”.

En la presentación del estudio, la directora ejecutiva de UNODC, Ghada Waly, afirmó que “la pandemia ha aumentado las vulnerabilidades a la trata de personas, al tiempo que hace que la trata sea aún más difícil de detectar y ha dejado a las víctimas con dificultades para obtener ayuda y acceso a la justicia”.

Añadido a esto, Ilias Chatzis, jefe de la Sección de Trata de Personas y Tráfico de Migrantes de la UNODC, quien desarrolló el nuevo estudio, también habló de que “los traficantes se aprovechan de las vulnerabilidades y a menudo atraen a sus víctimas con falsas promesas de empleo”, tal y como ha recogido Naciones Unidas.

Los menores, el objetivo principal

Este estudio, además, revela que son menores quienes están en el punto de mira de los traficantes, que cada vez utilizan más las redes sociales y las plataformas en línea para reclutar nuevas víctimas y se benefician del aumento de la demanda de materiales de explotación sexual infantil.

Los bloques y las limitaciones de los servicios de luchas contra la trata, provocados por la pandemia de COVID-19, ha hecho que las víctimas hayan tenido, y sigan teniendo, menos posibilidades de escapar de sus traficantes. Y con las fronteras cerradas, muchas víctimas de trata rescatadas se han visto obligadas a permanecer durante meses en albergues en las zonas donde habían sido explotadas, por no poder regresar a sus países de origen.

El presente artículo es propiedad de Sem México.

Redacción (2021) El impacto de la pandemia en la trata de personas: aumento en la explotación sexual en menores. Sem México. Recuperado el 28 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/el-impacto-de-la-pandemia-en-la-trata-de-personas-aumento-en-la-explotacion-sexual-en-menores/

Una pandemia que evidenció y exacerbó desigualdades en acceso a la salud para mujeres

El Observatorio Género y COVID en México presentó su informe “Nos cayó el 20”, en el cual (entre muchos otros temas) muestra cómo grupos vulnerables de mujeres enfrentan obstáculos en el ejercicio de su derecho a la salud

Lado B
*Foto de portada: Marlene Martínez

Allison Madrid Perry | LadoB

—– | Julio del 2021 | — : —

Con la pandemia por COVID-19 se evidenciaron y empeoraron ciertas desigualdades estructurales hacia las mujeres, de acuerdo con el informe “Nos cayó el 20”, elaborado y publicado por el Observatorio de Género y COVID en México.

En este se detallan las diversas maneras en las que la pandemia ha afectado a las mujeres en México. En su apartado de salud, se explica que algunos de los principales factores que impiden el acceso a su salud son: la falta de información en lenguas indígenas, la omisión de las mujeres con discapacidad intitucionalizadas, así como la falta de seguimiento a la pandemia dentro de los centros penitenciarios y la discriminación hacia las mujeres migrantes.

Elaborado por grupos de activistas y organizaciones de la sociedad civil, el reporte afirma que las mujeres “nos hemos enfrentado a una serie de desigualdades exacerbadas por las acciones u omisiones de los gobiernos en turno, que afectan de forma desproporcionada a las mujeres en todas sus diversidades”.

Estos diversos grupos de mujeres (indígenas, migrantes, con discapacidad y privadas de su libertad), de acuerdo con Natalí Hernández, directora del Centro de Análisis, Formación e Iniciativa Social (Cafis), históricamente han sido discriminados y “enfrentan una desventaja estructural frente al resto de la ciudadanía que tiene más acceso a servicios en general, para informarse, para acceder a clínicas, o a recursos económicos para gestionar su salud”.

Hernández agregó que, cuando empezó la pandemia, “la alarma se prendió en muchos sentidos pero en particular desde las organizaciones de la sociedad civil”, quienes sí buscaron identificar las diversas formas de violencia que este contexto específico podría recrudecer contra poblaciones específicas. En cambio, de acuerdo con la directora de Cafis, este interés no ha sido replicado por las instancias de gobierno.

Por otro lado, de acuerdo con el informe, “muchos centros de salud se transformaron para la atención centralizada en COVID-19 y, por miedo al contagio, miles de mujeres dejaron de acudir a estos y a clínicas especializadas”, limitando así su acceso a servicios de salud. 

Acceso a la salud para mujeres migrantes

De acuerdo con Hernández, garantizar la salud de las personas en México siempre ha sido un reto para las autoridades y, por lo tanto, no fue tan sorprendente que durante la pandemia se agravaron problemas que ya existían.

El informe “Nos cayó el 20” explica que gran parte de estos problemas se debe a a fallas estructurales y sistémicas basadas en la discriminación con razón de género, raza, estatus migratorio, condición física o mental, etcétera. 

En el caso de mujeres migrantes —quienes, de acuerdo con el informe, representan el 22 por ciento en los flujos migratorios irregulares—, una dificultad particular ha sido que “muchas están de tránsito o muchas han salido de sus países y llegan al estado de Puebla sin una base de documentos oficiales y esto les dificulta acceder a estos servicios”, explica Hernández.

De igual forma, el reporte informa que los procesos migratorios de las mujeres son distintos a los de sus pares hombres, pues “muchas viajan con sus hijas e hijos y sus familias, incluso embarazadas”. 

La situación también se agrava al considerar que, según el Observatorio de Violencia de Género en Medios de Comunicación (Ovigem), dentro de las estaciones migratorias no se llevan a cabo correctamente las medidas sanitarias y de distanciamiento social, además de que falta personal médico que atienda su salud.  

Además, aunque según el informe de “Nos cayó el 20”, en abril de 2020 se emitió el Protocolo de actuación para la prevención y atención de casos sospechosos y confirmados de COVID-19 en las Estaciones Migratorias y Estancias Provisionales del Instituto Nacional de Migración, no se ha implementado de forma adecuada, y “existe poca transparencia de las Secretarías de Salud (federal y estatales) sobre las acciones que ha llevado a cabo en seguimiento al Plan Operativo de Atención a la Población Migrante ante COVID-19”.

Asimismo, si las mujeres migrantes no pueden continuar su paso hacia su destino o volver a su país de origen, también se limitan sus posibilidades de recibir la vacuna dentro de México por el requisito de un documento de identidad. 

Para que el Estado mejore el acceso a la salud de estas mujeres, el estudio recomienda incluir la perspectiva de género en las estrategias y planes relacionados con el combate a la pandemia, transparencia en la rendición de cuentas al respecto y garantizar el acceso gratuito y oportuno a la vacuna contra COVID-19, en igualdad de condiciones que las personas nacionales.

Mujeres indígenas

Coyomeapan1

Foto: Marlene Martínez

Por otro lado, en el caso de las mujeres indígenas, las cuales son cerca de 4 millones en todo el país, según el Censo de Población y Vivienda 2020, el estudio “Nos cayó el 20” identificó que su acceso a los servicios gratuitos de salud ha disminuido. 

Una de las causas más preocupantes de esta situación es que se impide su derecho a la información, específicamente la relacionada a la pandemia, pues además de que llega a cuentagotas, no cuenta con pertinencia cultural ni contextual; no existe información oficial sobre qué hacer en las comunidades después de tener la enfermedad o qué hacer cuando ocurre un fallecimiento. 

“Desde la prevención el sistema de salud queda a deber, no hay espacio médico cercano para realizarse estudios, hay ausencia de protocolos y mecanismos para atender a pacientes graves y su traslado a los hospitales, así como métodos para atender la garantía del derecho lingüístico, entre otros”, se lee en el estudio.

Y es que, si bien Hernández identifica que en Puebla hubo esfuerzos por parte de las organizaciones de la sociedad civil para hacer difusión en redes sobre la información que se generaba desde las instituciones, era difícil hacer llegar esta información a comunidades donde no hay acceso a internet.

Otro factor importante es el tiempo total que las mujeres de estas comunidades destina al trabajo no remunerado de los hogares, el cual ha aumentado considerablemente a raíz de la contingencia; esto “merma su salud y las excluye de espacios claves de participación”, de acuerdo con el informe. 

En este caso, las recomendaciones al Estado por parte del Observatorio de Género y COVID son garantizar su participación en la generación de esquemas y mecanismos para hacer frente a la pandemia, asegurar el acceso igualitario a la atención médica, cuidados e insumos para personas y comunidades indígenas, y garantizar el derecho a la información y tecnología para las personas que hablan una lengua indígena.

Discriminación por omisión

En el caso de mujeres con discapacidad, el estudio descubrió, a través de solicitudes de información realizadas por “Disability Rights International” (organización internacional que se dedica a la promoción y protección de los derechos de las personas con discapacidad), que las autoridades tienen poca información sobre el acceso a la salud de mujeres institucionalizadas con alguna discapacidad durante la pandemia. Y no solo eso, sino que en algunas respuestas incluso niegan su responsabilidad al respecto.

De las más de 60 solicitudes realizadas, solo 14 instituciones psiquiátricas respondieron. Estas dan cuenta de 800 personas con discapacidad institucionalizadas, de las cuales 134 resultaron infectadas al momento de la solicitud de información, de este número las mujeres representan el 66 por ciento.  

Sin embargo, el número de pruebas que realizaron fueron muy pocas, y solo cinco instituciones afirmaron haber recibido presupuesto extra para atender la pandemia. 

De acuerdo con el estudio, el Estado debe detener las nuevas admisiones en instituciones que reciben personas con discapacidad para evitar el hacinamiento, y cambiar la estrategia por una para crear viviendas y apoyos en la comunidad lo antes posible, así como priorizar la vacunación de todas las personas con discapacidad que vivan en cualquier entorno de institucionalización.

Otro grupo que tiende a ser invisibilizado son las mujeres privadas de la libertad, ya que, según el informe, de las 3 mil 169 personas privadas de la libertad con COVID-19, han habido 245 decesos; sin embargo, se desconoce cuántos decesos son de mujeres.

Igualmente, durante 2020, familiares de las mujeres no tuvieron conocimiento sobre las condiciones de salud al interior de los centros de reclusión, pues durante los meses de abril y septiembre de 2020, los centros federales suspendieron completamente las visitas. 

En estos casos, se recomienda que las secretarías de salud, federal y de las entidades estatales de seguimiento “a la situación dentro de los centros de reclusión para generar información veraz, pública y constante sobre las personas afectadas”, además de asegurar medidas de mitigación, prevención y tratamiento dentro de centros penitenciarios que sigan los máximos estándares de derechos humanos, sin que se traduzcan en generación de pánico o quiebre de sus relaciones humanas.

***

Si quieres ingresar al informe completo da clic aquí. Si quieres ingresar a la página del Observatorio de Género y COVID, da clic aquí.

El presente articulo es propiedad de LadoB.

Allison Madrid Perry (2021) Una pandemia que evidenció y exacerbó desigualdades en acceso a la salud para mujeres. LadoB. Recuperado el 20 de Julio del 2021 en: https://www.ladobe.com.mx/2021/07/una-pandemia-que-evidencio-y-exacerbo-desigualdades-en-acceso-a-la-salud-para-mujeres/

La pandemia agudizó la pobreza para las mujeres, último informe de CEPAL

Un millón 260 mil muertos por Covid 19 y sólo el 13,6  por ciento de vacunación en la región.

Alicia Bárcena  urgió a un nuevo modelo de desarrollo restructurando sistemas de salud, educación y bonos contra el hambre

Elda Montiel  | Sem México

Ciudad de México | Viernes 9 de Julio del 2021 | — : —

La crisis derivada de la pandemia ha aumentado la desigualdad y la pobreza, afectando principalmente a las mujeres, escolares y personas mayores aseguró la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) Alicia Bárcena. 

Lamentó las muertes por COVID 19 que en la región al 30 de junio llegaron a un millón 260 mil, lo que representa el 8,4 por ciento a nivel global y las brechas en la vacunación con sólo un 13,6 por ciento en 30 países de la Región, mientras que en la Unión Europea es de 34,9 por ciento y en América del Norte 46,3 por ciento.

Por lo que urgió a los gobiernos a mantener las políticas de transferencias de emergencia y a desarrollar un nuevo modelo de desarrollo en el que se reestructuren los sistemas de salud y educación, universalizar un ingreso básico de emergencia, implementar bonos contra el hambre, asegurar el acceso a una canasta básica digital, fortalecer el apoyo a las mipymes.

Al dar a conocer el documento “La Paradoja de la Recuperación en América Latina y el Caribe. Crecimiento con persistentes problemas estructurales: desigualdad, pobreza poca inversión y baja productividad “en conferencia de prensa virtual.   

El informe señala que en términos de ingresos per cápita, la región continúa en una trayectoria que conduce a una década perdida.

Advierte que la región ya estaba estancada, sin enfrentar la crisis de largo plazo de la inversión, el empleo y la diversificación productiva sostenible y que las medidas fiscales adoptadas por los países han sido importantes, pero insuficientes en monto y duración. 

La tasa de crecimiento actual de 5,6 por ciento no es sostenible si bien hubo un rebote con el 6,8 por ciento del 2020, existe un riesgo de retorno a trayectorias mediocres, con insuficiente inversión y empleo, y mayor deterioro ambiental.

En el último año, la tasa de pobreza extrema habría alcanzado el 12,5 por ciento y la de pobreza el 33,7 por ciento. Las transferencias de emergencia a los sectores más vulnerables permitieron atenuar el alza de la pobreza en la región en 2020 (pasó de 189 millones en 2019 a 209 millones pudiendo haber sido de 230 millones, y de 70 millones en 2019 a 78 millones pudiendo haber sido 98 millones en el caso de la pobreza extrema). 

Estas transferencias beneficiaron a 326 millones de personas, el 49,4 por ciento de la población. Sin embargo, la desigualdad en la distribución del ingreso aumentó (2,9 por ciento del índice de Gini).

 En tanto, la inseguridad alimentaria moderada o grave alcanzó a 40,4 población de la población en 2020, 6,5 puntos porcentuales más que en 2019. Esto significa que hubo 44 millones de personas más en inseguridad alimentaria moderada o grave en la región, y 21 millones pasaron a sufrir inseguridad alimentaria grave.

El informe indica que en el período enero-abril de 2021, 20 países anunciaron o extendieron transferencias de emergencia por 10 mil millones de dólares (0,26 por ciento del PIB de 2020). 

De mantenerse este nivel de gasto en los restantes ocho meses de 2021, el gasto en transferencias anual sería de solo 0,78 por ciento del PIB de 2020, es decir, la mitad del gasto de 2020: 1,55 por ciento del PIB. De esta forma la cobertura sería mucho menor y alcanzaría a 60 millones de hogares (231 millones de personas y 29 por ciento de la población, comparado con los 326 millones y 49,4 por ciento de la población alcanzada en 2020).

En materia fiscal, el estudio de la CEPAL reafirma que es imprescindible mantener las políticas fiscales para apoyar las transferencias sociales de emergencia, apoyar a los sectores productivos y revertir la persistente caída de la inversión para continuar mitigando los efectos de la pandemia y avanzar en una recuperación transformadora con igualdad. Además, las políticas fiscales deben tener un enfoque de género en todo el ciclo fiscal. 

En materia de comercio exterior el panorama es más favorable, ya que se prevé que las exportaciones regionales se incrementen 22 por ciento en 2021 (luego de experimentar un descenso de 10 por ciento en 2020), lo que se explica por el aumento de los precios de las materias primas, la recuperación de la demanda en China, Estados Unidos y la Unión Europea, y la recuperación de la actividad económica en la región. 

En tanto, en el período enero-abril de 2021, el valor del comercio intrarregional se expandió un 19 por ciento respecto de igual período de 2020, con lo que recuperaría valores cercanos a los de 2019 (que ya eran muy bajos).

La CEPAL indica que la pandemia deja a 2021 en un peor estado ambiental que es difícil de revertir. Si bien hubo mejoras temporales en la calidad del aire y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, las emisiones repuntarían 5 por ciento este año, mientras que en 11 países de la región se observó una caída de 35 por ciento en el presupuesto o gasto de protección ambiental en 2019-2020.

Ante la deuda nueva arquitectura financiera: Alicia Bárcena

Es necesaria una nueva arquitectura financiera internacional para responder a la emergencia y al desarrollo de la región, enfatizó Alicia Bárcena. 

Abundó que se necesita un foro multilateral para debatir condiciones de emisión de nueva deuda y restructuración de deuda.

Una agencia multilateral de calificación crediticia, la inclusión de países de ingreso medio en todas las iniciativas de alivio y acceso a liquidez tanto concesional como no concesional, la implementación de instrumentos de financiamiento innovadores, como bonos verdes y bonos SDG. 

La capitalización y fortalecimiento de la banca de desarrollo en todos sus niveles, acceso a mecanismos multilaterales para la aplicación de impuestos globales, eliminación de la elusión, evasión y flujos ilícitos, y repensar el sistema de cooperación para lograr una medición multidimensional más allá del PIB per cápita.

Lo anterior debido a que América Latina es la región con el mayor peso de la deuda externa en el PIB (56,3 por ciento) y con el mayor servicio de la deuda externa en términos de exportaciones de bienes y servicios (59 por ciento). 

Esos niveles de endeudamiento reducen el espacio fiscal y ponen en peligro la recuperación y el crecimiento futuro. 

El espacio fiscal se debe aumentar vía crecimiento de los ingresos tributarios y reducción de gastos innecesarios. También hay que consolidar los impuestos sobre la renta, extender el alcance de los impuestos a la propiedad y al patrimonio (riqueza), revisar y actualizar de forma progresiva las regalías a la explotación de recursos no renovables, y considerar impuestos a la economía digital, ambientales y relacionados a la salud pública, precisa el informe.

“Los esfuerzos para una recuperación transformadora deben aprender de la crisis ambiental: las otras ventanas de oportunidad también se irán cerrando si no se actúa ahora”, remarcó Bárcena.

El presente articulo es propieda de Sem México.

Elda Montiel  (2021) La pandemia agudizó la pobreza para las mujeres, último informe de CEPAL. Sem México. Recuperado el 9 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/la-pandemia-agudizo-la-pobreza-para-las-mujeres-ultimo-informe-de-cepal/

Datos señalan los impactos negativos de la COVID-19 en mujeres y niñez desplazadas por la fuerza

Redacción | Sem México

Nueva York | Jueves 8 de Julio del 2021 | — : —

La pandemia de coronavirus ha tenido un impacto perjudicial en la vida de millones de personas refugiadas y desplazadas internas, pero las consecuencias para las mujeres y la niñez desplazadas han sido especialmente devastadoras: desde un mayor riesgo de violencia doméstica y sexual, hasta un aumento de matrimonios infantiles.

Una nueva visualización de datos (‘COVID-19: amenazas para mujeres y niñez desplazadas’) es la cuarta parte de una serie que examina cómo la crisis de COVID-19 ha empeorado las condiciones de las comunidades desplazadas. Presenta datos de las operaciones humanitarias en todo el mundo que muestran cómo el deterioro de las condiciones socioeconómicas, el confinamiento y el cierre de escuelas han amenazado la seguridad y el bienestar de mujeres y niñez desplazadas.

ACNUR, junto con otros organismos de la ONU y organizaciones no gubernamentales, alertaron sobre las consecuencias potencialmente catastróficas de la COVID-19 para mujeres y niñas refugiadas y desplazadas desde el principio del brote. Ahora hay datos que respaldan algunos de esos primeros temores. Por ejemplo, el 89 por ciento de las operaciones que se enmarcan en el Clúster de Protección Global – una red de ONG y Agencias de la ONU liderada por ACNUR que ofrece protección en situaciones de desplazamiento interno – señalaron a finales del año pasado que la violencia de género era un riesgo grave o extremo.

Otros datos sugieren el grado en que la COVID-19 ha perturbado la infancia de la niñez refugiada y desplazada interna, poniendo en peligro su salud y seguridad, así como sus perspectivas futuras. El número de operaciones de ACNUR que informan de abusos a niñas y niños desplazados por parte de sus cuidadores se duplicó con creces en 2020; al mismo tiempo, aumentaron los informes sobre un mayor número de familias desplazadas que recurren a forzar a sus hijos a casarse, las separaciones de niños de sus padres y la proporción de solicitudes de asilo presentadas por la niñez no acompañada.

A pesar del aumento de los riesgos de violencia contra las mujeres y la niñez desplazadas durante la pandemia, están gravemente subfinanciados los programas para protegerlas y apoyar a quienes han sobrevivido a violencia y abusos. Mientras tanto, la preocupación por el contagio de la COVID y las restricciones de movimiento han obligado a ACNUR a adaptar muchos de sus programas de protección a la infancia y de violencia de género. En muchos lugares, esto ha implicado un cambio hacia el apoyo en línea y el asesoramiento a distancia. También ha puesto de manifiesto el papel fundamental que desempeñan las personas refugiadas voluntarias y el personal comunitario, en particular las mujeres.

“Más de un año después de la crisis, está claro que la COVID-19 ha hecho retroceder años de avances en materia de igualdad de género y protección infantil, y seguirá afectando a las mujeres y a la niñez desplazadas en el futuro. Es necesario actuar ahora para mitigar estos impactos”, comentó la Alta Comisionada Auxiliar para la Protección, Gillian Triggs.

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Redacción (2021) Datos señalan los impactos negativos de la COVID-19 en mujeres y niñez desplazadas por la fuerza. Sem México. Recuperado el 8 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/datos-senalan-los-impactos-negativos-de-la-covid-19-en-mujeres-y-ninez-desplazadas-por-la-fuerza/

Crece el consumo de psicofármacos en mujeres durante la pandemia

AmecoPress | Sem México

— | Jueves 8 de Julio del 2021 | — : —

Si nos fijamos en las diferencias de consumo de sustancias psicoactivas entre hombres y mujeres podemos ver que en prácticamente todas las drogas ellos son más consumidores que ellas. Sin embargo, hay una sustancia donde las mujeres predominan por encima de los hombres. Se trata de los psicofármacos donde en España las féminas llegan incluso a doblar a los varones en su consumo, informa CCAdicciones.

Esta situación se ha visto potenciada además durante los meses de confinamiento. En el artículo de hoy veremos una realidad a veces silenciada, y cómo la pandemia ha hecho que aumente todavía más esta preocupante situación.

Psicofármacos en femenino

Como decíamos en la introducción, las mujeres suponen el doble que los hombres en el consumo de psicofármacos en España.

Según los expertos, los motivos de esto tienen que ver con que ellas son más proclives al diagnóstico de depresión, ansiedad o insomnio, afecciones relacionadas con las fluctuaciones hormonales o la mayor carga social. En consecuencia, esto se traduce en una mayor prescripción de estas sustancias. Y la pandemia de COVID-19 que empezó el año pasado no ha hecho más que potenciar esta situación.

Un estudio realizado por la Universidad del País Vasco reflejó que durante los meses de confinamiento el consumo de psicofármacos creció en España tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, la brecha entre ambos sexos se mantuvo constante duplicando las mujeres con un 15,4% a los hombres con un 7,6%. Esto contrasta con la realidad de otras sustancias durante el confinamiento como el alcohol o el cannabis, los cuales debido a las medidas de reclusión en casa, la limitación del contacto social o el cierre de los locales provocaron una caída en su consumo. Todo lo contrario que con los hipnosedantes y ansiolíticos, cuyo consumo aumentó de forma alarmante durante esos meses.

El impacto de la pandemia

Los datos de los últimos estudios son preocupantes. La Encuesta del Observatorio Español de Drogas y Adicciones reflejó el pasado mes de marzo que la prevalencia de los hipnosedantes y ansiolíticos había crecido. Concretamente, un 2,5% de la población había empezado a consumir benzodiacepinas sin receta y el 5,7% lo había hecho además mezclándolo con alcohol.

Este crecimiento en el uso de psicofármacos va en aumento desde 2012 afectando actualmente a una de cada diez personas que consume diariamente. Estos datos hacen de España el segundo país de mayor consumo de la OCDE, después de Portugal. Y si nos fijamos en las cifras según la adquisición ilegal sin receta, nuestro país se sitúa en primera posición mundial.

Otra tendencia observable que también resulta preocupante hace referencia al perfil del consumidor medio de estas sustancias. Anteriormente, éste se correspondía a mujeres de edad avanzada. No obstante, en los últimos años este perfil se ha ido rejuveneciendo progresivamente. Los motivos de esto son la fácil accesibilidad a este tipo de fármacos, la presión asistencial que potencia la prescripción y dificulta su control y la banalización de su consumo a nivel mediático.

Aumento del consumo y diferencias de género en la COVID-19

En este artículo hemos querido centrarnos en el consumo de psicofármacos de los últimos meses, ya que se sabe que ha habido un aumento del 20% y que un tercio de las personas que ya consumían han aumentado la dosis, o han optado por un medicamento más fuerte, pero lo que ha motivado a este artículo, es que existen diferencias de género y clase en ese aumento, habiendo afectado particularmente a las mujeres. De hecho, la encuesta epidemiológica publicada por la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona parece indicar, que las mujeres están consumiendo más, por el tipo de trabajo que realizan (Navarro, 2020).

En muchos casos sus profesiones están vinculadas con los cuidados: el 51.1% de los médicos son mujeres, el 85.1% de los enfermeros son mujeres, el 70% de quienes trabajan en farmacias son mujeres, el 90% de quienes limpian en empresas, hoteles y hogares son mujeres y más del 85% de quienes atienden las cajas en los supermercados son mujeres. Además que, las mujeres siguen soportando la carga de la inmensa mayoría de las responsabilidades del hogar y del cuidado de hijos y familiares, sin olvidar, que no hay nada en el sistema conyugal o legal, que respete el trabajo de la mujer en el hogar como si fuese un empleo (Goodrich, Rampage, Ellman y Halstead, 1989).

Los datos obtenidos en la encuesta demuestran que el consumo total de tranquilizantes, sedantes, o somníferos ha sido superior en mujeres (27,4% Mujeres – 15,9% Hombres), así como el porcentaje de nuevos consumidores (15,4% Mujeres – 8,8% Hombres).

Además, las personas cuyo salario no permite cubrir las necesidades básicas del hogar parecen estar consumiendo más tranquilizantes y somníferos que las que sí pueden cubrirlas (Salas, Llorens, Navarro y Moncada, 2020).

Se calcula también, que alrededor de uno de cada tres enfermeras, médicas, limpiadoras, gerocultoras y auxiliares de enfermería ha declarado estar consumiendo tranquilizantes, sedantes o somníferos durante la pandemia. En el caso del porcentaje de limpiadoras su consumo se ha duplicado del 16,9% en la pre-pandemia al 34,7% durante la pandemia y en la actualidad, al igual que las auxiliares de geriatría (14,3% al 32,3%); siendo especialmente preocupante, el incremento para auxiliares de enfermería, que prácticamente se ha triplicado (11,6% al 31,6%).

Los enfermeros han aumentado más de tres veces (10,7% al 37,5%) y en el caso de médicas se ha quintuplicado (del 6,9% a 34,7%) (Salas et al., 2020).

Si bien es cierto, que en general las mujeres consumían más psicofármacos que los hombres desde antes de la pandemia, existen estudios que han analizado los factores que podrían estar influyendo en la prescripción como son el sexo, la edad, el nivel socioeconómico y las expectativas sociales (García, Avilés, Ruiz, Falcón, Alonso y Fuente, 2005), pudiendo dar a entender que, además el malestar emocional de las mujeres podría está en cierto grado medicalizado (Henares, Ruiz y Mendoza, 2018). Por ello es de vital importancia incorporar la perspectiva de género al análisis de la prescripción y el uso de psicofármacos.

Recordemos además, que en España siguen existiendo diferencias en los profesionales que prescriben, sean varones o mujeres que se ven afectados por sesgos implícitos en la sociedad que condicionan, favorecen, o limitan las estrategias de consumo. Por ejemplo, las mujeres consultan más por trastornos depresivos, ansiedad y los hombres por abuso de sustancias y trastornos antisociales de personalidad, pudiendo responder mejor éstos al estrés que reflejan las diferentes expectativas sociales (Vega, Romo, Márquez, Poo, Meneses y Gil, 2004).

El presente articulo es propiedad de Sem México.

AmecoPress (2021) Crece el consumo de psicofármacos en mujeres durante la pandemia. Sem México. Recuperado el 9 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/crece-el-consumo-de-psicofarmacos-en-mujeres-durante-la-pandemia/

“Mujeres invisibles para la medicina”

Carlota García Sánchez | Sem México

—- | Miércoles 7 de Julio del 2021 | — : —

La jornada ha reflexionado sobre el libro “Mujeres invisibles para la medicina” escrito por Carmen Valls Llobet, directora del Programa Mujeres, Salud y Calidad, y que ahonda sobre la realidad pandémica y las diferentes formas en que afecta a la salud de las mujeres y hombres.

El surgimiento del coronavirus ha venido acompañado de nuevos riesgos para toda la sociedad, sin embargo, como señala la médica y directora del Programa Mujeres, Salud y Calidad, Carmen Valls Llobet, es importante tener presente que esos riesgos no siempre se manifiestan de la misma manera en hombres y en mujeres. Un claro ejemplo está en que los contaminantes ambientales acarrean muchos más cambios en las hormonas de las mujeres que en las hormonas de los hombres.

La médica ha querido compartir pinceladas de su libro “Mujeres invisibles para la medicina”, en el que sobre todo ha puesto hincapié en la importancia de analizar los datos con perspectiva de género, dado que no solo se observarán los resultados sino también se podrían estudiar las condiciones sociales, las normas o las creencias que sitúan a las mujeres y hombres en una situación especial, siendo siempre la de poder en el hombre.

La primera ola del COVID-19 sufrida en nuestro país refleja unas cifras de contagio superiores en mujeres; concretamente, explica, ellas alcanzaron el 56% de contagios frente a los hombres, sin embargo, el mundo entero creía que el coronavirus afectaba más a los hombres, dado que solo se ponía el foco en las muertes: “se olvidaba que la muerte es el estado final antes viene el contagio”. ¿Por qué las mujeres fueron las más afectadas? La respuesta es fácil, la mayoría de profesiones en primera línea estaban y están ejercidas por mujeres por razones de género; sanitarias, cuidadoras, limpiadoras… “Eran las primeras que cuidaban en las residencias o que se enfrentaban al virus casi sin protección, literalmente con bolsas de basura”.

La ponente no ha dejado de insistir en la necesidad de ofrecer datos desagregados por sexo para así, dice, ; “evitar los eteriotipos falsos ya que estudiar a hombres no es estudiar a las mujeres. De esa forma no se estudian patologías exclusivas de ellas”. Por ejemplo, una de las últimas investigaciones que se ha llevado a cabo en ratones machos y hembras tiene que ver con la posibilidad de modificar el shock postraumático tras sufrir un accidente, una guerra, una violación etc. Las conclusiones del estudio son positivas para los hombres pero negativas para las mujeres, dado que la taketina resultaba totalmente un éxito en hombres pero, desgraciadamente, en mujeres no sólo no funcionaba sino que consolidaron el miedo en sus cerebros, o sea tenía el efecto inverso al procurado.

Por todo ello, es importante saber distinguir y ser consciente de la diferencia biológica que hay entre hombres y mujeres, así como informar de manera separada en cualquier estudio.

Otro asunto poco estudiado tiene que ver con la morbilidad por menstruación, tanto por la amenorrea (ausencia de menstruación) como por sangrar más de 80 cm3, tener ovario poliquístico, síndrome premenstrual o miomas (tumores en el útero). En toda Europa el 16% de las mujeres sufre anemia y el 75% falta de hierro.

Coronavirus en mujeres

El coronavirus no sólo ha desatado las diferencias sociales entre hombres y mujeres sino también las biológicas. La inmunidad que se genera tras haber sufrido la enfermedad no tiene la misma respuesta en ellas que en ellos. Carmen Valls Lllobet explica que es malo tener poca inmunidad pero también lo es tener demasiada, lo ideal es una inmunidad moderada.

Según cuenta, las mujeres tienen mejor inmunidad porque poseen mejores defensas contra las infecciones pero ocurre que, tras pasar la enfermedad, ellas tienen más posibilidad de tener covid persistente que los hombres. El covid persistente ocurre cuando ha dejado secuelas en el organismo durante bastante tiempo, por ejemplo puede provocar artritis, dejar dañadas las glándulas salivares, problemas de corazón, obstrucción de los vasos sanguíneos, fatiga, etc.

Por eso, una vez, más explica que es importante estudiar el cuerpo de la mujer y el cuerpo del hombre de forma separada.

La médica no olvida mencionar el aumento de llamadas y consultas en internet de mujeres víctimas de violencia física, sexual o psicológica que ha persistido durante el confinamiento.

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Carlota García Sánchez (2021) “Mujeres invisibles para la medicina”. Sem México. Recuperado el 7 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/mujeres-invisibles-para-la-medicina/

Estragos a la salud mental de las mujeres durante la pandemia en México

*Estudios actualizados indican que del 51 por ciento fue por estrés y se disparó al 83, subieron la depresión y la ansiedad.
La carga de trabajo excesivo, la tercera jornada, la falta de alternativas para el cuidado, todo ellas

Libertad López | Sem México

Ciudad de México | Martes 6 de Julio del 2021 | — : —

En México, de acuerdo con la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19), realizada por la Universidad Iberoamericana, entre las mujeres, los niveles de ansiedad durante el confinamiento son mayores a los de los hombres pues 36 por ciento de ellas se han sentido ansiosas en comparación con 26 por ciento de los hombres, según datos de marzo de 2021.
El estrés relacionado con la pandemia no es un hecho aislado, puesto que se han llevado a cabo investigaciones en los cuales se reconoce que va en aumento conforme pasa el tiempo de cuarentena. Se ha visto que la población asociada a Estrés Post Traumático (EPT) en mayores niveles es la femenina, siendo algunos de los efectos más adversos de la pandemia, el aislamiento y el sentido de ansiedad que se encuentran asociados con casos inclusive de suicidio.(1)
En un estudio practicado a 324 mujeres mexicanas, 51.2 por ciento mencionan que antes de la pandemia sufrían de estrés, seguido de 32.7 por ciento con ansiedad y 24.1 por ciento con depresión, algunas de ellas manifestaron dos o más de los padecimientos anteriores. Durante la pandemia estas cifras aumentaron pues 83 por ciento indicó contar con estrés, 58.6 por ciento con ansiedad y 38.3 por ciento con depresión. (2)
Según la organización internacional Médicos sin Fronteras, se ha detectado un aumento significativo del número de atenciones de salud mental en mujeres en los puntos de atención, tanto en México como en otros países de la región.
El cierre de actividades y las medidas de cuarentena por el nuevo coronavirus (COVID-19), alrededor del mundo han aumentado la carga de trabajo para las mujeres, sobre todo trabajo no remunerado. La mujer es la principal cuidadora si alguien se enferma en casa—la mayoría de tratamientos y cuidados para COVID-19 son a nivel domiciliar—muchas veces en detrimento de la salud física y mental de ellas. La falta de apoyo doméstico y emocional tiene consecuencias a largo plazo en la salud mental de las mujeres.
En México, en el ámbito educativo, la pandemia ha traído consigo modificaciones en los hábitos y las rutinas, así como alteraciones de la salud mental del personal académico y de estudiantes, quienes han resentido esta situación experimentando estrés, cansancio y frustración, debido a la excesiva carga de trabajo, a la falta de habilidades tecnológicas y a carencias en la adaptación a la nueva normalidad.
Ha sido evidente la desigualdad de género, que afecta de manera importante a las mujeres, debido a los múltiples roles que deben cumplir durante la cuarentena, como madres, estudiantes, cuidadoras del hogar y de personas enfermas.
Al ser las mujeres las que más trabajan en esta temporada de COVID-19, como madres, profesionistas y cuidadoras, están más proclives a experimentar el “síndrome del quemado” o burnout, el cual solía ser exclusivo del ambiente laboral, pero que ahora se extiende hasta el hogar.
Todo esto se asocia, frecuentemente, con ansiedad, hostilidad, ira, depresión o tristeza. Además, se produce una alteración del comportamiento, que abre paso al desarrollo de hábitos perjudiciales. (3)
La carga de trabajo excesivo ha afectado especialmente a las mujeres por su rol en la familia como cuidadoras de los hijos, de personas enfermas y del hogar, exponiendo la desigualdad de género que prevalece en nuestra sociedad; algunos académicos han participado poco a poco en las tareas domésticas y de cuidado, aunque parecen gozar de mayores oportunidades para salir del confinamiento, o para regresar a una cotidianidad lo más parecida posible en las circunstancias actuales al estado previo a la pandemia.
La Violencia, detonador
La violencia contra las mujeres y las niñas es una pandemia que nunca ha cesado. Es un problema de salud pública en todo el mundo. Las emergencias humanitarias, los desastres y las pandemias mundiales ponen a las mujeres y las niñas en mayor riesgo de violencia. La actual crisis de COVID-19 no es una excepción. El aislamiento social y la crisis sanitaria crean un escenario propicio para el aumento del riesgo de las mujeres y las niñas a padecer violencia y para un incremento en las tensiones al interior de los hogares. (4)
El gobierno mexicano ha decretado la atención a las víctimas de violencia como servicios esenciales y está reforzando acciones sobre todo en la atención a denuncias telefónicas a través del 911 para atender la contingencia con perspectiva de género.

Fuente: IBERO, EQUIDE, Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19, disponible en:

https://equide.org/wp-content/uploads/2021/06/PP-ENCOVID19-Marzo-2021.pdf
Fuente: Norma Angélica Santiesteban López, Teresa Galdys Cerón Carrillo, & Yesbek Rocío Morales Paredes. (2021). “La meditación como estrategia para combatir los efectos negativos en la salud mental de las mujeres mexicanas ante la pandemia de COVID-19”. Graffylia, 4(8), pp 135-144. Facultad de Filosofía y Letras, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Enlace:http://rd.buap.mx/ojs-dm/index.php/graffylia/article/view/488
Fuente: Elena Vargas. “La salud de la mujer en tiempos de confinamiento”. Médicos sin Fronteras, 28 de mayo de 2020. Enlace: https://www.msf.mx/article/la-salud-de-la-mujer-en-tiempos-de-confinamiento
Fuente: Alicia Saldívar-Garduño y Karol Esthefanya Ramírez-Gómez. “Salud mental, género y enseñanza remota durante el confinamiento por el COVID-19 en México”. Persona, revista de la Facultad de Psicología de la Universidad de Lima. Octubre de 2020. Enlace: https://doi.org/10.26439/persona2020.n023(2).5011
Fuente: “El impacto del COVID-19 en la salud de las mujeres”, ONU Mujeres, 2020. Enlace: https://www2.unwomen.org/-/media/field%20office%20mexico/documentos/publicaciones/2020/julio%202020/impacto%20covid%20en%20la%20salud%20de%20las%20mujeres.pdf?la=es&vs=5457

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Libertad López (2021) Estragos a la salud mental de las mujeres durante la pandemia en México. Sem México. Recuperado el 6 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/estragos-a-la-salud-mental-de-las-mujeres-durante-la-pandemia-en-mexico/

Encierro por pandemia causó depresión y trastornos alimenticios

  • El distanciamiento social, el aumento de estrés y los síntomas depresivos se convirtieron en un cóctel que propició desórdenes alimenticios
  • En México la población ha ganado 8 kilos y medio en promedio: cuidado con la obesidad 

Redacción | Sem México

Ciudad de México | Miércoles 30 de Junio del 2021

Aun cuando todos los estragos derivados de la pandemia por COVID-19 son difíciles de calcular todavía, investigaciones consultadas por el Laboratorio de Datos contra la Obesidad (LabDO) revelan que factores como el distanciamiento social, el miedo a contagiarse, los cuadros de ansiedad y depresión, así como la sobrealimentación y la poca actividad física, trajeron consigo y, en algunos casos, intensificaron los trastornos alimenticios.

En Reino Unido, por ejemplo, el Centro de Salud Mental creó un modelo predictivo que advierte que el 20 por ciento  de su población, casi 10 millones, necesitará, en los próximos 3 a 5 años, apoyo para mantener su bienestar mental derivado de la crisis sanitaria, en donde 1.5 millones de ellos serán menores de 18 años, al tiempo que personas con problemas de salud mental preexistentes, pacientes que atravesaron terapia intensiva, así como aquellos que perdieron su empleo y los que mantienen un duelo por la pérdida de un ser querido, serán los grupos poblacionales más vulnerables. (1)

Por su parte, en ese mismo país, Priory Group, uno de los principales proveedores de servicios médicos, señaló en febrero pasado que durante la crisis sanitaria —que se intensificó en el 2020– hubo un aumento del 61 por ciento en el número de consultas por tratamiento de la anorexia nerviosa y un incremento del 26 por ciento en el número de consultas sobre el tratamiento del trastorno por atracón. (2)

Aunado a ello, un estudio publicado en el International Journal of Eating Disorders, sostiene que en Europa el 30 por ciento  de los pacientes con bulimia y más del 60 por ciento de los pacientes con anorexia reportaron un empeoramiento de los síntomas durante la pandemia, en donde casi el 50 por ciento de estas personas no estaban recibiendo tratamiento alguno, al tiempo que identifica los factores que contribuyeron al aumento de pacientes con trastornos alimentarios, entre ellos: estrés, soledad, perspectivas emocionales negativas, mayor uso de las redes sociales, insatisfacción corporal y preocupaciones sobre la accesibilidad a los alimentos. (3)

En México, la problemática no es menor. El informe “Acciones e intervenciones para la pérdida de peso”, publicado en enero de este año por la firma especializada en investigación de mercados Ipsos, advirtió que las y los mexicanos han ganado, en promedio, 8.5 kilos de peso durante la pandemia, lo cual nos coloca, en una lista de 30 países, como el número uno en dicho rubro y por encima de Arabia Saudita con ocho kilos; Argentina con 7.9 kilos y Perú con 7.7 kilos. El promedio mundial es de 6.1 kilogramos extra. (4)

Cabe destacar que esfuerzos orientados a visibilizar la relación de la salud mental y los trastornos alimenticios en medio de la pandemia por COVID-19 refieren que en este periodo las personas exacerbaron las conductas de restricción, atracones, purgas, así como el sedentarismo o el exceso de ejercicio. (5)

Respecto al impacto en la salud mental en las personas que han logrado sobreponerse al COVID-19, una investigación publicada en la revista científica The Lancet monitoreó a 236 mil 379  sobrevivientes y reveló que el 24% de ellos había experimentado un trastorno psicótico, de ansiedad o del estado de ánimo, con base en síntomas psicológicos que incluyen: estrés por soportar una enfermedad potencialmente fatal, incertidumbre sobre el futuro, estigma social por portar dicha enfermedad y aislamiento social. (6)

Otra de las preocupaciones de los especialistas es el hecho de que ante la priorización de la atención médica a quienes contraen el virus de COVID-19, se frenó el diagnóstico  y cuidado a aquellas personas con indicios de desórdenes alimenticios. Sin embargo, ante dicho panorama, también destacan la atención mediante las nuevas tecnologías, en donde la telemedicina ha jugado un papel clave en la intervención para prevenir y atender este tipo de trastornos. (7)

FUENTES:

1.- Covid-19 and the nation’s mental health: May 2021. Centre for Mental Health, UK.

https://www.centreformentalhealth.org.uk/publications/covid-19-and-nations-mental-health-october-2020

2.- Doctors warn of ‘tsunami’ of pandemic eating disorders. The Guardian. Sarah Marsh. thursday 11, 2021.

https://www.theguardian.com/society/2021/feb/11/doctors-warn-of-tsunami-of-pandemic-eating-disorders

3.- Special Issue: Eating Disorders and Their Intersection With Gastrointestinal Symptoms Pages: 909-1067. June 202. Issue Edited by: Guido K.W. Frank, Neville H. Golden, Helen Murray. International Journal of Eating Disorders.

https://onlinelibrary.wiley.com/toc/1098108x/2021/54/6

4.- Actions & interventions for weight loss. Ipsos. January 2021.

https://www.ipsos.com/sites/default/files/ct/news/documents/2021-01/actions-and-interventions-for-weight-loss.pdf

5.- Eating and exercise behaviors in eating disorders and the general population during the COVID-19 pandemic in Australia: Initial results from the COLLATE project. International Journal of Eating Disorders.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/eat.23317

6.- 6-month neurological and psychiatric outcomes in 236, 379 survivors of COVID-19: a retrospective cohort study using electronic health records Maxime Taquet, PhD John R Geddes, MD Masud Husain, Sierra Luciano, Paul J Harrison. April 06, 2021.

https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(21)00084-5/fulltext

7.- COVID-19 and implications for eating disorders. European Eating Disorders Review. 28 April 2020. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1002/erv.2738

Acerca del Laboratorio de Datos contra la Obesidad.

Iniciativa ciudadana enfocada a promover, con base en datos e información, políticas públicas que resuelvan uno de los problemas que más afectan a las y los mexicanos.

Redes sociales:

Instagram: @datosvsobesidad

Twitter: @DatosVsObesidad

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Redacción (2021) Encierro por pandemia causó depresión y trastornos alimenticios. Sem México. Recuperado el 1 de Junio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/encierro-por-pandemia-causo-depresion-y-trastornos-alimenticios/

Décadas de progreso podrían desaparecer en América Latina, donde las mujeres son las primeras afectadas: PNUD

Informe sobre Desarrollo Humano: el trabajo no remunerado y el cuidado pone a las mujeres en un permanente  juego desigual 

Ser mujer afrodescendiente o indígena en Brasil, Ecuador y Guatemala tiene menor probabilidad de salir de la pobreza, sentencia 

Elda Montiel, II parte  | Sem México

Ciudad de México | Viernes 25 de Junio del 2021 | — : —

Los países de América Latina y el Caribe se encuentran atrapados en un círculo vicioso entre una alta desigualdad y un bajo crecimiento económico exacerbado por la pandemia del COVID 19, donde las mujeres son las primeras afectadas. 

Más allá del ingreso, otras formas de desigualdad persisten obstinadamente, como las brechas de género en participación laboral y horas de trabajo no remunerado, dedicadas a actividades de cuidado, continúan poniendo a las mujeres en un campo de juego desigual. 

Las personas LGBT+ continúan sufriendo discriminación en el colegio y en el mercado laboral y son víctimas de violencia más frecuentemente que personas de otros grupos. 

Las minorías étnicas continúan sin reconocimiento como agentes económicos y políticos activos y rezagadas en el acceso a los servicios básicos, incluida la salud y la educación.

Advierte el Cuarto Informe Regional de Desarrollo Humano 2021 “Atrapados: Alta Desigualdad y Bajo Crecimiento en América Latina y el Caribe”, del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), dado a conocer esta semana. 

El Informe detalla que décadas de progreso podrían desaparecer, ya que una larga lista de “buenas políticas” adoptadas por los países dan lugar a políticas fragmentadas con perspectivas a corto plazo, que en algunos casos profundizan las distorsiones existentes.  

Aunque la reducción generalizada de la desigualdad de ingresos (medida por las encuestas de hogares) a principios de la década de 2000 es de celebrar, esta tendencia se estancó en la década de 2010 y había comenzado a revertirse en algunos países incluso antes del inicio de la pandemia del COVID 19.

Brecha salarial de género

Las brechas de género en la oferta de trabajo vienen disminuyendo. Este informe no ignora que se ha avanzado y que las mujeres participan actualmente en el mercado de trabajo mucho más que hace tres décadas. Como región, sin embargo, América Latina y el Caribe están lejos de avanzar para estar donde debería estar. 

La participación laboral de las mujeres es en promedio 32 por ciento menor que la de los hombres, pero para las mujeres que se encuentran entre el 20 por ciento más bajo de la distribución del ingreso, es 42 por ciento menor. 

Del mismo modo, las mujeres dedican en promedio 16 por ciento menos horas semanales que los hombres al trabajo remunerado, pero las que se encuentran en el 20 por ciento más bajo de la distribución del ingreso dedican un 24 por ciento menos. 

Las mujeres participan menos que los hombres en la fuerza laboral y, cuando lo hacen, trabajan menos horas remuneradas que los hombres, pero dedican mucho más tiempo por semana que los hombres a tareas domésticas y de cuidado. 

Además de la dependencia económica y la mayor exposición a la violencia doméstica que conlleva la baja participación laboral de las mujeres y el menor número de horas de trabajo remunerado implican un enorme desperdicio de capital humano, costoso para la sociedad.

Las brechas de género en el desempleo son las mayores. El desempleo de las mujeres es, en promedio, un 36 por ciento mayor que el de los hombres. Sin embargo, las mayores brechas no son las del 20 por ciento más bajo de la distribución, sino las del 20 por ciento siguiente, y disminuyen con los ingresos a partir de ese momento.

Del Informe destacan datos como:  

Las brechas de género en participación laboral disminuyen con la educación y son mucho menores para las mujeres que han completado educación terciaria. Las brechas en horas de trabajo remunerado también disminuyen con la educación, aunque no tanto como la participación laboral, y la formalidad aumenta.

Las mujeres tienen mayores tasas de desempleo que los hombres, además si cuentan con mayor nivel de educación es mayor que para las personas que han completado solo la primaria. 

No todas las encuestas nacionales de hogares contienen información sobre las horas dedicadas al trabajo no remunerado.

En el caso de Colombia y México las encuestas nacionales de hogares muestran similitudes.  En Colombia, las mujeres dedican en promedio 3,9 horas de trabajo no remunerado a la semana por cada hora que dedican los hombres. 

La relación entre las horas de trabajo no remunerado de las mujeres y los hombres es mayor para las mujeres que se encuentran en la cola inferior de la distribución del ingreso y disminuye a medida que el ingreso es más alto, tal vez porque las mujeres de los hogares más ricos pueden disponer de ayuda remunerada. Para México, la relación es ligeramente inferior, pero la historia es la misma. 

Las brechas de género son menores a mayor nivel de ingreso de los hogares, y las mujeres más pobres se enfrentan a las peores desigualdades.  

Las brechas en horas de trabajo remunerado también aumentan con el número de hijos Esta es una de las razones por las que el acceso a servicios de cuidado de calidad es fundamental y debe ser una prioridad de la política pública.

Personas LGBT+

Medir el tamaño de la población LGBT+ es difícil, pero las estimaciones disponibles sugieren que entre el 11 por ciento y el 19 por ciento de la población se considera parte de ella. Aunque no hay estudios de este tipo para la región, está claro que los países no podrán poner fin a la desigualdad e impulsar el crecimiento económico sin erradicar la marginación de sus personas LGBT+.

42 millones de indígenas en América Latina

Las mujeres indígenas y afrodescendientes por lo general no estánbien cubiertas por los sistemas de protección social y tienden a recibir beneficios de pensión más bajos o a no recibirlos en absoluto. Experimentan una mayor vulnerabilidad económica y exposición a las crisis, muestran niveles más bajos de acceso a la educación y logros educativos, y suelen habitar los territorios más empobrecidos y subdesarrollados institucionalmente.

En América Latina, el PNUD ha determinado que ser una persona afrodescendiente o indígena en Brasil, Ecuador y Guatemala está relacionado con una menor probabilidad de salir de la pobreza. Lo que es peor, las poblaciones indígenas y afrodescendientes de la región han sido durante mucho tiempo objeto de invisibilidad estadística.

El Banco Mundial estimo que en 2010 América Latina albergaba aproximadamente 42 millones de indígenas pertenecientes a 780 grupos étnicos diversos, y representaba el 8 por ciento de la población. Las mismas estimaciones sugieren que el 14 por ciento de los que viven en la pobreza y el 17 por ciento de los que viven en la pobreza extrema son indígenas.

134 millones de personas afrodescendientes

América Latina es el hogar de aproximadamente 134 millones de personas afrodescendientes, que representan el 21 por ciento de la población, y también experimentan adversidades significativas.

Este grupo de la población sufre las privaciones más severas en términos de acceso a los servicios del Estado y en las condiciones básicas de vida, y es más vulnerable a la mortalidad infantil y materna, al embarazo adolescente, a las enfermedades de transmisión sexual y a otras afecciones de salud, que dan una pista acerca de las dificultades devastadoras que han enfrentado estas comunidades durante la pandemia del COVID-19.

En cinco (de seis) países latinoamericanos con datos disponibles para 2018, la pobreza y la pobreza extrema eran más frecuentes entre la población afrodescendiente, afectando especialmente a quienes vivían en zonas rurales y a las mujeres.

Brechas de género en la informalidad 

Las brechas en informalidad son las menos relevantes de las brechas de género en el mercado de trabajo. No porque la informalidad laboral no sea relevante, sino porque es un fenómeno tan extendido en la región que sobrepasa la dimensión de género.

La brecha de género en informalidad es pequeña y, en promedio, a favor de las mujeres. También muestra que las condiciones cambian a lo largo de la distribución del ingreso y que las mujeres que se encuentran entre el 60 por ciento más bajo, en promedio, trabajan en condiciones ligeramente más informales que los hombres. 

Las múltiples crisis de la pandemia del COVID-19 han pesado más sobre los que ya se habían quedado atrás, exacerbando aún más las desigualdades a lo largo de 2020 y 2021.

Paridad en educación inicial

La educación en América Latina se ha convertido en una historia de igualdad de género, más que de desigualdad. Los hombres y las mujeres han accedido a la escolaridad a ritmos comparables en América Latina. Las mujeres tenían una pequeña desventaja en las cohortes más antiguas, pero alcanzaron la paridad en la década de 1970 y superaron a los hombres en la década de 1980.

La investigación ha documentado el cierre de la brecha de género en América Latina en los niveles iniciales de educación desde la década de 1980 y el cambio a favor de las mujeres a partir de ese momento. Sin embargo, el análisis detallado por país muestra considerable heterogeneidad entre países. 

Bolivia muestra una brecha persistente que favorece a los hombres en todas las cohortes, y Brasil presenta una ventaja creciente entre las mujeres desde las cohortes de 1940.

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Elda Montiel, II parte  (2021) Décadas de progreso podrían desaparecer en América Latina, donde las mujeres son las primeras afectadas: PNUD. Sem México. recuperado el 25 de Junio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/decadas-de-progreso-podrian-desaparecer-en-america-latina-donde-las-mujeres-son-las-primeras-afectadas-pnud/

COVID-19: Tras 4 meses a la baja, advierten alza en coronavirus

Alertan que el próximo fin de semana se podría presentar un aumento de hasta 18% en los contagios de COVID-19

Tras cuatro meses a la baja, advierten del repunte de contagios del COVID-19 para este fin de semana. NOTIMEX/Archivo

El Informador| Informador MX

23 de junio de 2021 – 05:00 hs

El siguiente fin de semana podría documentarse un repunte de hasta 18% en los contagios de COVID-19 en México, advirtió el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

En la conferencia de prensa del Pulso de la Salud, del Gobierno federal, el funcionario exhortó a la población a que, ante este posible repunte de infectados, mantenga las medidas sanitarias. 

“Podría ser que rumbo al sábado, que cierra la semana, tengamos un incremento de unos 15 a 18 puntos porcentuales… esto podría representar un cambio en la tendencia de la epidemia, como ha ocurrido a lo largo de la bajada donde hemos tenido estos repuntes, aunque la tendencia general se ha mantenido a la baja

En Palacio Nacional señaló que, pese a esa posibilidad, no tiene sentido implementar medidas restrictivas para que las personas no salgan de sus casas; sin embargo, convocó a mantener la sana distancia, el estornudo de etiqueta y el frecuente lavado de manos.

“Con la conciencia que hemos tenido desde que se definió la estrategia mexicana para enfrentar al COVID-19, más de la mitad de la población tiene necesidades económicas… obviamente no tiene sentido pensar en medidas punitivas o coercitivas contra la gente”.

Por lo pronto, antier se abrió el registro para inmunizar a las personas de entre 30 y 39 años e incluso a las de mayor edad que, por cualquier razón, no han sido inoculadas. 

“El registro es simple: con su Clave Única de Registro de Población (CURP) y con su domicilio queda todo listo. Eso nos ayudará a planear mucho la vacunación en Quintana Roo y Baja California, por ejemplo”, subrayó López-Gatell. El registro puede realizarse en la página https://mivacuna.salud.gob.mx.

En enero y febrero pasados se documentó el mayor aumento de los contagios y muertes durante la pandemia. 

Tras cuatro meses de baja en la incidencia, en la semana epidemiológica número 23 de este año, en contraste con la 22, se reportó un incremento de 9% en los contagios en promedio en el país. Por eso la alerta de que este fin de semana subirán los casos.

Presumen que uno de cada tres mexicanos tiene vacuna contra el nuevo coronavirus

Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud federal, aseguró que uno de cada tres mexicanos mayores de 18 años ya fue vacunado contra el COVID-19, al menos con una dosis.

En la conferencia de prensa que encabezó el Presidente Andrés Manuel López Obrador, acentuó que se ha cumplido con el objetivo de inmunizar contra la pandemia a la población mexicana por grupos de edad, “y sin bajar en ningún momento la guardia”.

“Seguimos informando el estado que guarda la política nacional de vacunación contra el SARS-CoV-2 para prevenir el COVID-19, cumpliendo así el objetivo que les presentamos hace seis meses, de proteger por grupo de edad y a la población más vulnerable, sin bajar en ningún momento la guardia. En unos días, habremos vacunado a uno de cada tres mayores de 18 años, al menos con una dosis, pero verán que mayoritariamente son dos dosis. Para ello, nuestro agradecimiento profundo al pueblo de México por su apoyo, su responsabilidad y solidaridad”.

Sin embargo, el Gobierno mexicano advirtió de un posible “cambio de tendencia” en la pandemia por un repunte de casos del COVID-19 después de cuatro meses consecutivos a la baja.

“Esto podría representar un cambio en la tendencia de la epidemia, como ha ocurrido a lo largo de la bajada, en donde encontramos esta suerte de zigzag o escalera”, reconoció Hugo López-Gatell, encargado de gestionar la pandemia en México.

El país podría registrar a finales de esta semana un incremento de hasta 18% en el número de casos estimados, expuso López-Gatell.

México es el cuarto país con más muertes por la pandemia, con más de 231 mil decesos y 2.4 millones de contagios confirmados, pero tras los peores momentos de enero las hospitalizaciones han caído más de 80 por ciento.

El país registra un repunte en las últimas semanas, en particular en Estados turísticos como Quintana Roo y Baja California Sur, donde los nuevos casos superan los registrados durante la “segunda ola” del invierno reciente.

La Ciudad de México volvió esta semana al color amarillo del semáforo epidemiológico, que indica el nivel de riesgo medio, después de dos semanas en verde por bajo peligro.

“Por momentos hemos tenido algunos repuntes, pero la tendencia general se ha mantenido a la baja. Hay que mantenerse expectantes, la recomendación que hacemos siempre a todo el pueblo es seguir observando las medidas de precaución”, explicó López-Gatell.

El mayor avance

Ante este panorama, el Gobierno de México abrió ayer el registro de personas de 30 a 39 años para recibir la vacuna.

El Gobierno mexicano superó el domingo pasado las 40 millones de dosis aplicadas y las 50 millones de vacunas recibidas de diversos fármacos.

Entre los 32 Estados del país, el fronterizo Baja California lidera la cobertura de vacunación en México, con 57% de la población adulta que ya recibió al menos una dosis después de la aplicación de vacunas de Janssen donadas por Estados Unidos en los últimos días.

Le siguen Ciudad de México con 49% y Zacatecas con 40 por ciento.

Las elecciones

El subsecretario López-Gatell  ha negado acusaciones de una disminución en el ritmo de la vacunación tras las elecciones intermedias del 6 de junio. 

“Lo que llega cada semana se está terminando de poner a la semana siguiente, todo lo que llega se distribuye y se pone, no hay rezago alguno”.

La oposición política afirma que durante el periodo de campañas se aceleró el plan de vacunación en México, pero tras la elección en 30 Estados se relajaron las acciones.

Con la puesta en marcha del modelo Jalisco, que prioriza la atención a través de citas, la Entidad aplicó ayer más de 30 mil vacunas contra el COVID-19. De ellas, 20 mil 544 se pusieron a personas de 40 a 49 años en el auditorio Benito Juárez, en Zapopan; siete mil 895 a personal del sector Salud en el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), y seis mil 106 a pobladores de la región Ciénega. Este medio de comunicación publicó el martes que habitantes de 40 a 49 años se dijeron confiados por volver a sus trabajos con esta protección. 

GUÍA

Confirman registro para personas de 30 años y más 

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell informó que ya se abrió el registro para vacunar contra el COVID-19 a las personas de entre 30 y 39 años.

Durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional, dijo que el registro está abierto para todo el país, incluso para personas de mayor edad que por cualquier razón no se han registrado.

“El registro es simple, con su Cédula Única de Registro Poblacional (CURP) y con su domicilio queda registrada, eso nos ayudará a planear mucho la vacunación en Quintana Roo y Baja California”.

El registro puede realizarse en https://mivacuna.salud.gob.mx/index.php.

Sobre el comportamiento de la pandemia, el subsecretario de Salud explicó que en la semana epidemiológica 23, en contraste con la 22, hay un incremento de 9%, que podría aumentar.

La recomendación es seguir observando las medidas sanitarias y evitar concentraciones de personas.

Señaló que en el plan nacional de vacunación se han aplicado 40 millones 700 dosis que representan 28 millones 198 mil 409 personas que ya tienen al menos la primera dosis.

México acumula 50 millones de dosis

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que se cumplió el compromiso del Gobierno federal de que, a finales de mes, se contaría con 50 millones de vacunas contra el COVID-19.

Durante la conferencia de prensa, el canciller dijo que al 21 de junio el Gobierno federal suma ya 50 millones 288 mil 115 dosis.

Se trata de seis tipos de vacunas: Pfizer, AstraZeneca, Sinovac, CanSino, Sputnik V y Jannsen.

Expresó que del 22 y 28 de junio, México recibirá dos millones 970 mil dosis de AstraZeneca, CanSino y Pfizer.

El canciller acentuó que en congruencia con la demanda de México, de tener acceso a los medicamentos y las vacunas, se enviaron biológicos contra el COVID-19 a Belice, Bolivia, Paraguay y Argentina.

“Esta semana estaremos enviando dosis a Guatemala, El Salvador, Honduras, Jamaica y Trinidad y Tobago”.

Recordó que México donó un millón de insumos médicos a Guatemala.

No magnetizan

Ni  las  vacunas contra la COVID-19 ni las pruebas de detección (ya sean PCR o de otro tipo) contaminan con grafeno ni provocan magnetismo en los pacientes, recalcan expertos consultados frente a lo que afirman falsamente numerosas publicaciones  virales.

Mensajes en redes sociales de España y Latinoamérica alertan de que se están introduciendo nanopartículas de grafeno a través de las vacunas y los hisopos de las pruebas PCR, que provocan que estos pacientes desarrollen propiedades magnéticas.

En videos compartidos en internet se muestra cómo algunas personas presentan, supuestamente, altos índices de electromagnetismo y se les adhieren objetos metálicos en la zona donde fueron inyectados, o cerca de la nariz si se hicieron una PCR.

Una persona no puede adquirir propiedades magnéticas ni atraer objetos metálicos con la pequeña cantidad de grafeno que podría introducirse por medio de una vacuna o el hisopo de un test del COVID-19, exponen expertos. Además, esta técnica supondría un desafío tecnológico y un gran costo económico con los recursos disponibles en la actualidad. Finalmente, ninguna vacuna está hecha con grafeno, un material que no aparece entre sus ingredientes.

El grafeno es un material de átomos de carbono, obtenido del grafito, con unas condiciones extraordinarias de dureza y flexibilidad, además de ser conductor del calor y la electricidad, lo que proporciona grandes posibilidades de uso en aplicaciones tecnológicas, desde las telecomunicaciones 5G hasta las pantallas y carcasas móviles flexibles, y médicas.

Sin embargo, las nanopartículas de grafeno que podrían inocularse en una vacuna (incluso en cientos de ellas) o por medio de las pruebas de detección del COVID-19 no tendrían “ningún efecto”, explica Jorge Mira, catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Santiago de Compostela. A ese impedimento hay que añadir la gran complejidad tecnológica que supondría todo el proceso.

El grafeno no es un material magnético y modificarlo para conseguir esa propiedad “es difícil”, recuerda Mira, quien añade que la sola producción de grafeno es ya de por sí complicada.

También rechaza otra de las afirmaciones que se hacen en estos mensajes, donde indican que el grafeno introducido en el cuerpo de los receptores les convertiría en antenas. “No tiene ningún sentido”, asevera al respecto. “Pero aunque se pudiese meter una antena, esta sería un cuerpo extraño en el organismo humano, que quedaría aislada y no serviría para emitir o recibir señales electromagnéticas, porque necesitaría conectarse a un aparato”.

En cuanto al uso que se hace en un vídeo sobre el medidor electromagnético para detectar supuestas señales emitidas por personas vacunadas, Mira recuerda que estos aparatos “son fáciles de manipular”.

Estas conclusiones son similares a las expuestas por el físico Alberto Nájera, profesor de Radiología y Medicina Física, sobre otras afirmaciones virales acerca de que las vacunas contienen soluciones metálicas que permiten geolocalizar a los vacunados.

Baja California será el primer Estado en el país en inmunizar a toda la población contra el COVID-19. EFE/J. Terríquez

TELÓN DE FONDO

Falta de liquidez impacta en la cadena productiva 

Durante la primera mitad de 2021, las pequeñas y medianas empresas (pymes) se han visto limitadas en su desarrollo por la falta de acceso al financiamiento, que agravó la falta de liquidez en diferentes cadenas productivas en México. 

Estos problemas de liquidez han impactado severamente la capacidad de las diferentes empresas para cubrir sus obligaciones financieras de corto plazo.

En este sentido, la Asociación de Bancos de México (ABM) compartió información de que el crédito de los bancos a las pymes  cayó 4.3%, agravando los problemas de liquidez e impactando las cadenas productivas de la economía mexicana. Las secuelas de la pandemia por el coronavirus en la economía agravan el problema de liquidez al limitar las opciones de las empresas para aumentar la capacidad. Esto para cumplir con los pagos de proveedores y demás compromisos, mientras se regularizan los ciclos económicos. Estos problemas son enfrentados en la mayoría de los casos por las pymes que no cuentan con grandes capitales.

El Banco de México (Banxico) informa que, cerca del 80% de las pymes en México se financian a través de los proveedores, por lo cual tienen periodos de espera de pagos de entre 60 y 120 días que vuelven habituales los problemas de liquidez. Para agravar el problema, con datos del banco central, el financiamiento de las empresas privadas no financieras en México tuvo una contracción marcada en términos reales durante el primer trimestre 2021. Este recorte de entidades financieras se dio tanto por una reducción del financiamiento externo como del interno, con particular acento en la banca propia del país.

Contrario a lo anterior, los créditos a las grandes empresas han mostrado mejoría tanto en el tamaño de los montos como en el número de los créditos nuevos otorgados. Por el otro lado, tanto el número como el saldo agregado de los créditos a las pymes se encuentra por debajo de los niveles observados antes del inicio de la pandemia del COVID-19.

Para estos problemas de liquidez en las empresas que afectan las cadenas productivas, compañías como Serfimex Capital han enfocado sus esfuerzos en brindar apoyo a las pymes impulsando productos que logren incrementar la liquidez mediante líneas de arrendamiento puro y crédito de capital de trabajo. Asimismo, la empresa brinda asistencia a los fabricantes y distribuidores por medio de la creación del “Vendedor Program”. De esta manera, los negocios tienen mayores opciones ante la falta de financiamiento y problemas de liquidez, que han sido una constante tras el despliegue de la pandemia. Estos esfuerzos logran disminuir esta conjunción de factores en las cadenas productivas que ha desembocado en fuertes presiones para el desarrollo de las pymes.

“El presente artículo es propiedad de Informador MX

El Informador. (2021). COVID-19: Tras 4 meses a la baja, advierten alza en coronavirus. Informador MX. Recuperado el 23 de junio del 2021 en: informador.mx/COVID-19-Tras-4-meses-a-la-baja-advierten-alza-en-coronavirus-l202106230001.html