Seis días en casa entre el dolor y el delirio por falta de acceso a un hospital

Pese a que los hospitales deben mantener la atención a emergencias por padecimientos distintos al COVID, no todos los pacientes consiguen atención hospitalaria oportuna.

El miércoles 17 de junio, la familia de Don Tomás lo llevó al Hospital General de Zona # 58 del IMSS, en Tlalnepantla, Estado de México. El señor de 95 años tenía dolor y un absceso en el único testículo que le quedó, después de que tuvieron que extirparle el otro a causa de un cáncer. 

En el hospital no lo recibieron. Le dijeron a la familia que mejor se lo llevaran a otro lugar, porque ahí había pacientes COVID y era riesgoso para el adulto mayor ingresarlo. No les dieron la opción de llevarlo a ningún otro hospital. No hubo asesoría respecto a sí podían atenderlo en otra institución pública o privada con la que el Seguro Social tuviera convenio.  

La familia decidió, por su cuenta, llevarlo a un hospital privado. La revisión arrojó que el señor tenía una infección severa en las vías urinarias, de una magnitud tal que ya estaba generando pus. 

El costo del tratamiento y la estancia en la institución privada podía costar más de 120 mil pesos. Sus familiares decidieron llevarlo a casa y contratarle a una enfermera que le administrara antibióticos vía intravenosa para ver si cedía la infección. 

Durante seis días, la enfermera cuidó a Don Tomás. Pero el adulto mayor se agravó. La familia empezó a buscar opciones para hospitalizarlo. Un familiar que tiene un conocido que trabaja en el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), en Villa del Carbón, le dijo que lo llevaran allá. 

“Nos dijo que lo lleváramos y que lo tenían que atender, a fuerza, pero llegamos y no querían recibirlo. Nos dijeron que no podían atenderlo porque necesitaba ya cirugía urgente y no tenían anestesiólogo. Tuvimos casi que rogarles. Lloramos. Ya estábamos desesperados”, cuenta la nieta de Don Tomás. 

Al final, el hospital del ISEM accedió a ingresarlo. Pero no tenían ni medicamentos, la familia tuvo que conseguirlos y costearlos. 

“Le pusieron suero, le pusieron los medicamentos que compramos, y ya después como de tres horas llegó la cirujana, la del turno de la tarde, y así, en vivo, le abrió. Como mi abuelito ya estaba delirando, dijo que ya así y le abrió, le sacó la pus y hasta el día siguiente ya lo metieron a quirófano”. 

Don Tomás salió bien de la intervención en la que terminaron de drenarle toda la pus. Después de una semana en el hospital, lo dieron de alta y está en casa recuperándose. 

“Fue terrible lo que pasamos. Pero él ya está bien. Es muy fuerte y quiere vivir”, dice su nieta. 

En medio de la pandemia, Animal Político documentó que en los hospitales híbridos, donde atienden casos COVID y no COVID, sí se está atendiendo a los pacientes que llegan con una emergencia. Pero Don Tomás no corrió con esa suerte. 

Martín Rosas Peralta, jefe del Servicio de Prestaciones Médicas del Hospital General de Zona #58 del IMSS, dice que este es un hospital híbrido, donde están atendiendo emergencias de pacientes COVID y no COVID, y asegura que el personal debió recibir y atender al adulto mayor. 

“El caso no parece haber sido una urgencia menor -dice en entrevista con Animal  Político– requiere de una valoración porque (estos casos) no son provocados por una simple infección en las vías urinarias, estas emergencias se tienen que atender. No hay justificación para no haber dado la atención. Tenemos un área específica para la atención no COVID y convenios hasta con otros hospitales”. 

El directivo asegura que se le dará seguimiento al caso para evaluar qué médicos recibieron al paciente y si así lo amerita proceder a la sanción. “Esto es algo fuera del protocolo de lo que se está haciendo en un hospital híbrido, y se va a analizar las circunstancia en las que se presentó y la supuesta negativa de atención a fin de corregir y en caso necesario sancionar a quien resulte responsable”. 

Peregrinar por atención

La pandemia ha generado también otro tipo de peregrinaciones. Una enfermera del Hospital General de Zona #47 del IMSS, en Iztapalapa, asegura que ha esta clínica están llegando pacientes de hospitales de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, supuestamente porque en esos no están admitiendo a pacientes con otras enfermedades distintas al COVID. 

“Llegan sobre todo del Balbuena, del de Tlalpan, o el de Iztapalapa pero de Sedesa, porque esos son 100% COVID, y como han escuchado que hay un convenio con el IMSS para atender a los pacientes de otras instituciones, creen que los podemos recibir, pero no es así, el convenio es para personas con seguridad social, a los de la Secretaría de Salud les tenemos que cobrar, cuando saben eso mejor se van”, asegura la enfermera. 

La Secretaría de Salud capitalina aseguró a este portal  que las emergencias de otros padecimientos distintos al COVID se están atendiendo en los seis hospitales designados como híbridos: Xoco, Balbuena, La Villa, Iztapalapa, Milpa Alta y el Rubén Leñero. 

Un residente del Hospital Rubén Leñero de Sedesa, confirmó que emergencias como heridas de bala o arma blanca, partos y cesáreas, apendicitis, cuadros complicados de insuficiencia renal, infartos, entre otras sí se están atendiendo. 

“No se le niega la atención a nadie que llegué con una emergencia real, todos los casos de urgencia se están atendiendo”, aseguró. 

Lo mismo confirmó un médico del Hospital Belisario Domínguez, también de la Secretaría de Salud de CDMX. “Aquí se están recibiendo emergencias, si alguien llega con herida de bala o de arma blanca, y otra urgencia, se le recibe, se le estabiliza y ya después sí se canaliza a otro hospital. No se están rechazando pacientes en los hospitales capitalinos”. 

Sin embargo, agrega, “si se está teniendo cuidado de ingresar solo las emergencias reales, y ahí viene el problema, porque después, a las personas que no se les ingresa, porque no es necesario hospitalizarlas, van a buscar donde sí las reciban, y quizá por eso esta idea de que la gente peregrina buscando atención”. 

Andrea Vega y Manu Ureste, Animal Político

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *