Más de 77 mil árboles sembrados en la sierra de Guerrero por mujeres campesinas organizadas por Celsa Valdovinos Ríos

Elda Montiel, SemMéxico

02 de febrero de 2021

  • Primero trabajar tierra para el consumo propio: hortalizas, maíz, jitomates; carnes, leche, queso que producían las campesinas de la Sierra de Petatlán.
  • En el catálogo de las defensoras de Derechos Humanos,  esta mujer de 64 años

SemMéxico. Cd. de México. 2 de febrero 2021.- Entrevistada en el jardín para escuchar el canto de los gallos y los pájaros, Celsa Valdovinos Ríos, mujer campesina, contó sus inicios como defensora alimentaria y de reforestación, y se mostró orgullosa de haber encabezado la defensa contra  la tala de árboles en la Sierra de Guerrero y haber fundado, “una organización tan grande” como la de Mujeres Ecologistas de la Sierra de Petatlán (OMESP), en el estado de Guerrero.

En Vivo, por Facebook en el perfil de Verónica Arreaga Valdovinos en “Íntimamente: La mujer que somos”, Celsa contó que acompaño a su marido, Felipe Arreaga Sánchez, también defensor de los pueblos a través de la ecología, a una reunión de ingenieros que les llamaban talleres para facilitadores.

 No le da pena aceptar que no entendía muchas palabras, pero de ahí surgió la activista a la que siguieron muy pocas mujeres, al principio, para limpiar los arroyos de las comunidades de “La botella” como “la Barranca del bálsamo”; “carresilleras”, “los zapotillos o “los limones”, que se estaban secando, y como después las mujeres la siguieron en la defensa de los bosques a pesar de la oposición de sus maridos.

Destaca aprovechar el conocimiento nato sobre la naturaleza, sobre el crecimiento de las hortalizas, y si no preguntar y organizar a las mujeres en el cultivo de autoconsumo. Durante la entrevista se puede ver las pancartas de las actividades de la OMESP, como son “Nuestros cultivos de traspatio” y la participación de las familias.

El objetivo de la organización era trabajar tierra para el consumo propio: hortalizas, maíz, jitomates; carnes, leche, queso que producían las campesinas de la Sierra de Petatlán.

“Primero hay que pensar en comer y luego en vender”, dice la mujer de 64 años, entonces, en 2005 crearon un sistema económico de trueque que fuera sustentable para las personas en sus comunidades, lo que nombraron “Nuestras hortalizas de traspatio”.

Lo que dio origen a un estudio por parte del Instituto de Estudios para el Desarrollo Rural Maya en 2007, financiado con recursos de la entonces Secretaria de Desarrollo Social SEDESOL, tomándolas como estrategias a replicar en políticas públicas por el papel de las mujeres en las acciones tendientes a la autosuficiencia alimentaria, incremento en los ingresos monetarios y cuidado y preservación de los recursos naturales.

Verónica Arreaga hace saber que está muy orgullosa del trabajo de su tía, una mujer que es referente a nivel nacional e internacional en materia de derechos humanos y defensa de los recursos naturales.

Precisa porque la primera entrevista de la serie “Íntimamente: la mujer que somos”, es la de Celsa Valdovinos Ríos, para que inspiren a otras mujeres de cómo pueden lograr cambios en la comunidad, ejerciendo sus derechos desde el lugar donde se encuentren.

Celsa asistió a la Conferencia sobre Cambio Climático, la COP16 en Cancún en el año 2010 para platicar su experiencia, en uno de los tres espacios alternos que el gobierno habilito para organizaciones no gubernamentales que no fueron acreditados para esta convención.

Celsa Valdovinos Ríos adquirió los conocimientos y los compartió con las mujeres campesinas con una capacitación intensa que derribo obstáculos desde el “no se puede”, para enfrentarse a los esposos, a Secretaría de Medio Ambiente, y a gestionar lo necesario para reforestar.

De esa labor resultaron más de 77 mil árboles de roble, cedro y caoba sembrados en 2003 en el ejido de “La botella”, que promete Verónica Arreaga ir a visitar y continuar con otra entrevista.

Cabe señalar que la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM) publicó en el informe “Análisis de Agresiones a Defensoras de Tierra, Territorio y Ambientales” que las agresiones contra las mujeres defensoras de los derechos de la tierra y ambientales ocupa el tercer lugar en México, según el registro de la organización.

Sostiene el documento que en 2019 se perpetraron 119 agresiones contra 39 mujeres defensoras de derechos humanos y 10 a organizaciones o colectivos. Mientras que en primer semestre del 2020 se cometieron 78 agresiones contra 21 defensoras de derechos humanos, y a cuatro organizaciones o colectivos en México.

“El presente artículo es propiedad de SemMéxico

Montiel, E. (2021). Más de 77 mil árboles sembrados en la sierra de Guerrero por mujeres campesinas organizadas por Celsa Valdovinos Ríos. SemMéxico. Recuperado el 04 de febrero de 2021, de https://www.semmexico.mx/?p=31328