Estados Unidos: los millennials y la generación Z están propagando el coronavirus, pero no a causa de las fiestas y de los bares

Rebecca Renner | National Geographic

Lunes 21 de septiembre de 2020

Las generaciones más jóvenes son responsables por la propagación de la pandemia, pero también enfrentan la peor parte del riesgo de transmisión que conlleva el mantenimiento de la economía.

Un cliente y un mozo sentados en Magnolia Pancake Haus en San Antonio, Texas, el viernes 1° de ...
Un cliente y un mozo sentados en Magnolia Pancake Haus en San Antonio, Texas, el viernes 1° de mayo del 2020, mientras reabren en medio de la pandemia del coronavirus a su máxima capacidad.
FOTOGRAFÍA DE CHRISTOPHER LEE, THE NEW YORK TIMES VIA REDUX

Cuando los paramédicos acompañaron a la mujer hondureña embarazada a la sala de emergencias, Chuan-Jay Jeffrey Chen, de 28 años, estaba listo para recibirla. Era abril y la pandemia ya se había apoderado de su último año como residente de medicina de emergencia. De todos los pacientes con coronavirus que ingresaron al Hospital General de Massachusetts en Boston, este paciente de 32 años sigue siendo el más memorable de Chen.

La mujer tenía tanta falta de aire que apenas podía hablar, por lo que Chen tuvo que intubarla, un procedimiento complicado que requiere precisión y velocidad. Cada momento sin oxígeno hace que disminuyan las posibilidades de supervivencia del paciente. El embarazo complica aún más el escenario al hacer que las vías respiratorias se inflamen, lo que hace que la presión arterial baje más rápidamente. Mientras Chen se ponía a trabajar y le explicaba los pasos en español, también trató de manejar sus propios nervios.

“Sabía que tenía muy poco margen de error”, dice Chen. Al esposo de la mujer se le había prohibido ingresar al edificio debido a las restricciones del coronavirus y Chen sabía que si algo salía mal, su voz podría ser la última que escucharía.

Además del estrés de vida o muerte, Chen ha estado luchando con problemas económicos. Atrapado entre los astronómicos precios de alquiler de Boston y las crecientes facturas de préstamos estudiantiles, ahora está a punto de graduarse de su residencia e ingresar al mercado laboral, donde las oportunidades han disminuido debido al parate de contrataciones inducido por el coronavirus y el cierre de hospitales.

Cuando se trata de los Millennials y de la Generación Z, definidos por el Pew Research Center como aquellas personas nacidas después de 1982 y 1996 respectivamente, las historias de las reuniones en la playa y en las fiestas donde los invitados intentan contagiarse entre sí con COVID-19 han sido noticia. Pero esas historias oscurecen las circunstancias más complicadas de las personas, como Chen y su paciente, moldeadas por la desigualdad económica y social. Una sesión informativa del 18 de agosto de la Organización Mundial de la Salud anunció que personas de 20, 30 y 40 años ahora están impulsando la propagación del virus, pero eso se debe a que la mayoría solo está tratando de hacer su trabajo.

“En las últimas décadas, hemos visto un cambio en la economía hacia más trabajos de servicios”, incluidos el comercio minorista, el servicio de alimentos, la hospitalidad y el cuidado de niños, dice Sharon Sassler, profesora de análisis y gestión de políticas en la Universidad de Cornell. “Los jóvenes en esos trabajos de servicio corren ahora un mayor riesgo de estar expuestos”. Además, la investigación emergente está confirmando lo que muchos expertos han observado con los desastres naturales: la vulnerabilidad económica afecta gravemente la capacidad de una persona para hacer frente a una catástrofe y esta carga recae en gran medida sobre las generaciones más jóvenes.

En Boston, Chen pudo salvar a la mujer embarazada. Meses después, ella le escribió a él y al equipo de emergencias para que supieran más sobre la vida que habían salvado. Había estudiado Arquitectura en Honduras antes de llegar a los Estados Unidos, donde su esposo había conseguido un trabajo en una fábrica. Esa fábrica fue donde contrajo el coronavirus, que sin saberlo lo llevó a su casa contagiando a su esposa y a su hijo por nacer. Chen dice que la carta lo sorprendió y recordó las decisiones imposibles que la pandemia obliga a los adultos jóvenes, incluido él, a tomar todos los días.

De los 22 millones de puestos de trabajo perdidos desde que comenzó la pandemia (en Estados Unidos), solo el 42 por ciento se recuperó a principios de agosto. Esta escasez coloca a los adultos más jóvenes en una situación en la que todos pierden: Si pueden encontrar empleo, muchos se sienten obligados a aceptarlo, incluso si eso significa arriesgarse. Aunque las personas de 18 a 34 años tienen menos probabilidades de morir por el coronavirus, no se salvan por completo. En los Estados Unidos, uno de cada cinco adultos jóvenes hospitalizados ha requerido de cuidados intensivos. 

“El virus en sí mismo está afectando a las personas mayores con mucha más fuerza”, dice Gray Kimbrough, economista de la American University. “Pero la recesión ha golpeado más a las personas menos favorecidas de la sociedad. Se trata de personas que se encuentran en una etapa más temprana de sus carreras, personas con menos educación, personas con ciertos tipos de trabajos que no se pueden hacer desde casa. Estas personas tienden a ser más jóvenes”.

Una situación económica

Se sabe que las generaciones mayores han convertido a las más jóvenes en un chivo expiatorio de los problemas económicos del país (Estados Unidos). En la última década, las noticias que comienzan con “Los millennials están matando…” fueron tan comunes que la frase se convirtió en un meme en el 2016. Pero ahora sabemos que los millennials no estaban matando tradiciones como el matrimonio y la propiedad de vivienda por despecho. Debido a la Gran Recesión, eran demasiado pobres para pagar esos hitos, sin mencionar las vacaciones, los juegos de azar, los cines y los clubes de campo. El comportamiento de los millennials fue una reacción a las recesiones económicas que vivieron, no una causa de ellas.

Este legado ahora está pasando a la Generación Z. Cuando llegó la primera ola de despidos por el coronavirus en marzo, Jade Jackson perdió su trabajo en una tienda de ropa donde estaba trabajando para cubrir sus gastos universitarios para el próximo semestre. Durante los siguientes meses, el joven de 19 años luchó por encontrar un nuevo empleo.

“Comenzó a convertirse en una carrera contra el tiempo”, dice Jackson. Decidida a continuar sus estudios como licenciada en ciencias biomédicas en la Universidad Estatal de Arizona, siguió solicitando trabajo. Después de más de tres meses de solicitudes y denegaciones de desempleo, Jackson consiguió un trabajo en otra tienda de ropa en su centro comercial local en Chicago. A pesar de que la tienda tomó todas las precauciones, desde instalar protectores de plexiglás en los mostradores hasta proporcionar desinfectante de manos para los clientes, el riesgo de exposición siempre estuvo en el fondo de la mente de Jackson. Lo que la preocupaba más que su propia seguridad era la posibilidad de convertirse en portadora asintomática e infectar sin saberlo a su abuela, con quien vivía.

“Me cambiaba la ropa en el auto, luego la llevaba adentro y la lavaba todos los días”, dice Jackson. “Después de tomar una ducha para asegurarme de que estaba limpia, finalmente pude ir a saludar a mi hermana y a mi abuela”.

El miedo de Jackson, y su cautela, están justificados. Los expertos indican que las personas como Jackson cuyos trabajos de bajos salarios o sus deseos de asistir a la universidad los ponen en contacto con un mayor número de personas y tienen más probabilidades de contraer y propagar el coronavirus; de ahí surge el creciente número de casos en sus pares.

“Veo muchas críticas dirigidas a los jóvenes, especialmente a las personas en la universidad”, dice Hannah Smith, una estudiante de maestría de 22 años de la Universidad de Texas A&M que está estudiando salud pública y ha tomado la difícil decisión de asistir a sus clases presenciales este semestre. “Creo que eso es injusto, especialmente cuando su universidad les da la bienvenida con los brazos abiertos”.

Este mayor riesgo no proviene solo de la naturaleza del alto tráfico de un trabajo o escuela. El riesgo de contraer coronavirus también está fuertemente correlacionado con los ingresos, lo que influye en nuestra capacidad de distanciamiento social.

Antes de que golpeara la pandemia, los estadounidenses adinerados se movían por sus ciudades, y más allá, mucho más que la gente de clase trabajadora. Pero en abril, esas estadísticas cambiaron. Según un análisis extenso de datos anónimos de teléfonos celulares, un 25 por ciento más de personas en áreas ricas se quedaban en casa por completo, mientras que un 10 por ciento más de personas con salarios bajos viajaban fuera de sus entornos habituales.

“La pandemia ha enfatizado un problema exclusivamente estadounidense”, dice Kimbrough. “Nuestra red de seguridad social tiene muchos agujeros”.

Cayendo por las grietas

Cuando los ingresos determinan la capacidad de una persona para distanciarse socialmente, no es de extrañar que los más agobiados económicamente a lo largo de las generaciones estén contrayendo el coronavirus y lidiando con enfermedades graves a tasas elevadas. Es aún menos sorprendente para los investigadores que predijeron esta tendencia con una métrica llamada índice de vulnerabilidad social o SVI.

Creado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades a raíz del huracán Katrina, el SVI es un sistema de análisis que se utiliza para medir la resiliencia de la comunidad y para determinar los servicios de emergencia que las comunidades necesitarán cuando se enfrenten a desastres. El SVI toma en cuenta factores como el estatus socioeconómico, el estatus de minoría, la composición del hogar, la discapacidad, el tipo de vivienda y el acceso al transporte para calcular qué tan seriamente las personas se verán afectadas por los desastres y cuánta intervención del gobierno necesitarán sus áreas para poder recuperarse. En el sureste de los Estados Unidos, el SVI se usa con mayor frecuencia para ayudar a las comunidades de bajos ingresos a responder a los huracanes, porque más de cinco décadas de investigación han demostrado que la pobreza aumenta significativamente el riesgo de sufrir lesiones graves o la muerte en un desastre natural.

Las mismas tendencias están surgiendo con la pandemia. Un equipo de Harvard y Stanford notó una correlación entre la vulnerabilidad social y un mayor riesgo de contraer coronavirus a principios de abril.

“Las personas más vulnerables socialmente también están en el mercado laboral esencial, o no pueden darse el lujo de no trabajar”, dice Arshed Quyyumi, profesor de cardiología en la Facultad de Medicina de la Universidad Emory en Atlanta, Georgia. “Seguirán yendo a trabajar, a menudo en transporte público y por lo tanto tendrán una mayor tasa de exposición. Luego, en casa, tendrán dificultades para aislarse socialmente porque viven en alojamientos superpoblados”.

Más de una de cada cuatro comunidades estadounidenses socialmente vulnerables ha experimentado una alta tasa de letalidad durante esta pandemia, según un análisis que el grupo de investigación de Quyyumi creó y produjo como un mapa interactivo.

“Una razón es el acceso al tratamiento”, dice Aditi Nayak, miembro de cardiología de Emory y miembro del equipo de investigación. “Existe una disparidad obvia en el acceso a los tratamientos experimentales y existe una disparidad en el acceso a las pruebas”.

Los bajos salarios, en particular, pesan mucho entre los riesgos de contraer coronavirus. Las personas que viven en los hogares más pobres de Estados Unidos tienen hasta un 32 por ciento más de probabilidades de morir de coronavirus que sus contrapartes más ricas, según un análisis del Imperial College de Londres.

Entonces, mientras se culpa a las generaciones más jóvenes, en algunos sectores, de la propagación de la pandemia, son ellas las que soportan la mayor carga de pobreza y la peor parte del riesgo de transmisión que conlleva el mantenimiento de la economía, todo con poca ayuda a la vista.

“La gente más joven se encuentra en las posiciones más precarias”, dice Kimbrough. “Cuando pierden sus trabajos, pierden su seguro médico, pero luego podrían tener problemas para obtener los beneficios que se suponía que debían estar diseñados para sostenerlos en situaciones como esta. Cuando eso les falla, están solos”.

“El presente artículo es propiedad de National Geographic

Renner, R. (2020). Estados Unidos: los millennials y la generación Z están propagando el coronavirus, pero no a causa de las fiestas y de los bares. National Geographic. Recuperado el 22 de septiembre de 2020 de: https://www.nationalgeographicla.com/ciencia/2020/09/estados-unidos-los-millennials-y-la-generacion-z-estan-propagando-el-coronavirus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *