La importancia de la empatía de especialistas en la primera visita ginecológica de las adolescentes

Que las revisen, reten o hagan sentir expuestas y juzgadas, son los principales temores que tienen las adolescentes según nos contaron lectoras y miembros co-responsables. Cuanto más informadas y temprano lleguen a esa primera consulta, mejor, sostienen las especialistas

Stella Bin, Red/Acción (@redaccioncomar), recuperado de Lado B

16 de mayo de 2021

Lado B
*Ilustración de portada: Red Acción

No hay un momento, ni una edad precisa que indiquen que una niña o adolescente debe ir por primera vez a la ginecóloga o ginecólogo. Pueden ser bebés, niñas, adolescentes o mujeres adultas. Sin embargo, de cómo cada una viva esa primera experiencia dependerá en gran parte que siga consultando de manera preventiva por su salud o tenga tanto temor a que pasen años antes de volver a una consulta ginecológica.

Por eso, nos pareció importante visibilizar estas experiencias e indagar en los derechos que tienen niñas y adolescentes durante esta visita.

Fernanda tiene 24 años, vive en la ciudad de Buenos Aires, y recuerda que la primera vez que fue a una ginecóloga tenía 7 u 8 años. La llevó su papá por un estudio que tenían que hacerle. “Me sentí horrible, la doctora tuvo cero tacto y sentí miedo de ir a otra consulta por mucho tiempo”, nos adelanta por Instagram Fernanda, cuando invitamos en esa red social a que nuestras lectoras y miembros co-responsables nos contaran sus experiencias.

“Tanto fue así que mi mamá y mi papá buscaron otras profesionales para que me atendieran. Por ocho años acepté ir, pero que no me tocaran. A los 16 recién empecé a relajarme y a entrar sola porque prefería hablar de mis relaciones sexuales sin que mis padres se enteraran detalles”, explica Fernanda.

20201104_primera_visita_ginecologica_comentarios_2-1.jpg
Foto: Red Acción

También en Instagram, Irina nos relató una vivencia diferente: “Me sentí súper acompañada, cómoda, contenida, me despejó muchas dudas. Hoy, si bien me atiendo con otra ginecóloga, ella sigue siendo mi médica de consulta”. Irina es chaqueña, tiene 23 años y su mamá la llevó a la ginecóloga a los 11, cuando menstruó por primera vez.

Recuerda que fue para conversar y que la ayudara a entender ese cambio natural, pero crítico a la vez. Y las preguntas que aparecieron fueron: “¿Qué pasa si me mancho en la escuela? ¿Qué hago cuando me duele mucho? ¿Puedo tomar algo por el dolor? A veces uno solo necesita que le digan que lo que siente es normal”, concluye Irina.

Entre la información y el miedo

adolescentes
Foto: Fundación Kaleidos

Si bien las ginecólogas consultadas reconocen que niñas y adolescentes están cada vez más informadas, en su gran mayoría llegan a la consulta con mucho miedo a ser revisadas, a ser juzgadas, a que las reten. Y, a veces, ese miedo se hace realidad.

Enterados de la nota que estábamos produciendo, desde la Fundación Kaleidos y más precisamente en el Programa Jakairá decidieron dedicar su último encuentro semanal virtual a conversar sobre esta primera visita ginecológica.

Jakairá es un programa de atención gratuita que desarrolla e implementa estrategias integrales de trabajo con adolescentes en general y específicamente con adolescentes que son madres/padres y sus hijos/as.

En ese sentido, seis chicas de entre 17 y 21 años, que viven en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense y que fueron madres adolescentes, compartieron sus experiencias. Para ellas, la primera o segunda consulta ya fue por el embarazo que estaban transitando.

20201104_primera_visita_ginecologica_comentarios-1.jpg
Foto: Red Acción

Con distintas realidades familiares, estas jóvenes “están en situación de vulnerabilidad en cuanto a la vivienda, algunas son víctimas de violencia de género y muy pocas trabajan o emprenden”, explica Gabriela Elizondo, trabajadora social y coordinadora de Jakairá.

En cuanto a la consulta ginecológica, ellas reconocen que tienen mucha vergüenza o miedo a que las reten. Juana (nombre de fantasía que usamos para resguardar su identidad) contó que fue por primera vez a las 17 años y el ginecólogo la retó porque no había consultado antes. “A partir de ahí odie a los médicos y me costó volver”, sostuvo.

En general, explica Gabriela, “las juzgan por la desinformación que tienen. Pero a veces, tienen familias muy cerradas, conservadoras, y llegan a esa primera visita solas, a escondidas. A veces, los profesionales se olvidan o no se preocupan por conocer todo lo que atravesó esa adolescente para llegar a esa consulta”.

Para muchas jóvenes, poder ir con una amiga las tranquiliza. Más aún si pueden estar con ellas en la consulta. Otras valoran ir con su madre siempre que tengan un tiempo donde pueden conversar con la ginecóloga en privado.

¿Un consejo para las adolescentes? “Vayan bañadas y con ropa interior limpia”, repiten las madres jóvenes. Para ellas, “la consulta está muy limitada al cuerpo”, explica Gabriela.

Qué puede pasar en la primera consulta

adolescentes
Vilma Rosciszewski en una teleconsulta con un juego sobre la menstruación Foto: Red Acción

Vilma Rosciszewski es ginecóloga especializada en adolescentes y atiende a pacientes de la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires en los ámbitos público y privado. Además de dar información y recomendaciones desde su cuenta de Instagram @ginecoyvos.

“En general, a la primera consulta, llegan después de tener relaciones sexuales, que en Argentina es a las 14 o 15 años aproximadamente. Porque las madres creen que hay que ir en ese momento. Lo ideal es que vengan antes, que una pueda construir una relación de confianza, dar información preventiva y de cuidado de la salud”, dice Vilma.

Ese primer encuentro, detalla Vilma, “es una charla de confianza, amorosa”. Donde se le hace una historia clínica, se repasa el calendario de vacunas, se le pregunta por antecedentes familiares de enfermedades —para este tipo de datos es importante poder hablar con la madre—, explicamos cuestiones relacionadas con la higiene vulvar y el ciclo menstrual —que es bastante común que en los primeros tres años sea irregular y provoque mucho dolor—.

Puede ser que la primera consulta sea porque la mamá ve que la niña se está desarrollando y la lleva. “‘Me trajo esta’, responde cuando le pregunto por qué vino”, cuenta Sandra Vázquez, ginecóloga infantojuvenil y directora ejecutiva de FUSA.

En esos caso, sigue Sandra, “una tiene que armar la consulta, a veces sacando a la mamá del consultorio, explicándole a la adolescente que cualquier cosa que nos cuente de su intimidad no la vamos a revelar, que hay un secreto profesional que uno va a respetar”.

En esas consultas también se suelen abordar temas como los hábitos alimentarios, entornos, su actividad sexual, si tiene amigos, etc…

Es importante, destacan las ginecólogas, que las chicas sepan que a menos que exista un dolor o un malestar que lo amerite no se les pide que se desnuden. “En la primera consulta tratamos de no ser invasivas. A veces les pedís que se acuesten vestidas sobre la camilla y le vas pidiendo autorización para cualquier revisación. Cuando las primeras consultas son así, vienen toda la vida relajadas”, afirma la directora de FUSA.

20201103-SandraVazquez-1.jpg
Sandra Vázquez / Foto: FUSA

Respecto a si pueden asistir solas o necesitan venir acompañadas, la ginecóloga Estela Pristupin, quien también brinda información sobre salud sexual en su cuenta de Instagram @ginecoinclusiva, explica que “por ley una adolescente mayor de 13 años puede asistir a la consulta sola y puede tomar decisiones de salud que no sean invasivas (como ponerse un DIU o un implante subdérmico). Y después de los 16 años, el Código Civil le permite tomar decisiones por temas de salud como puede ser una operación, ligarse las trompas, etc.”.

Estela también explica que a veces esa primera consulta se da a través de la Línea de Salud Sexual (0800 222 3444), que ayuda informando y orientando sobre muchos temas. Uno muy común, puntualiza la médica, “es la interrupción legal del embarazo. En esos casos, se comunica a la paciente con un equipo de ILE (Interrupción Legal del Embarazo) del sector público de la región en la que vive”.

Las dudas más comunes

20201103-EstelaPristupin-1.jpg
Estela Pristupin en su consultorio / Foto: Estela Pristupin

Cuando la conversación distendida entre profesional y paciente se produce, las profesionales coinciden en que aparecen dudas o preocupaciones que los y las ginecólogas deben escuchar, orientar, aclarar y nunca juzgar.

“Suelen dudar de si su cuerpo es normal. Se preguntan si sus mamas son demasiado grandes o pequeñas, o por qué no son iguales. Y lo mismo con su vulva, creen que no es normal, que los labios internos son muy grandes o que no les gusta el color —cuando la vulva no es rosa y lisa; es decir, cuando no se parece al ideal de perfección que proponen las imágenes a las que ellas acceden—. Yo les explico que las vulvas son como las caras, son todas diferentes”, dice Estela.

Otro tema que aparece es la depilación. Estela explica: “Está de moda que todas se depilen pero tienen que saber que el vello tiene una función, es un filtro para los gérmenes, retiene humedad que mantiene el equilibrio de la vulva, y funciona como colchón a golpes. Además, cuando la vulva está expuesta, la piel se seca y endurece”.

También, sigue Estela, “vienen con dudas sobre si depilarse la vulva o no, sobre si están sanas, si se contagiaron alguna enfermedad y, si se cuidan, dudan si son fértiles”.

Ahora, en pandemia, hay situaciones y síntomas que se han agregado a las cuestiones que mencionó Estela. “Cambios en el peso, en los ciclos menstruales, en el humor, en las rutinas (se acuestan tarde y se levantan tarde) o en la convivencia. También más depresión y más intentos de suicidio”, lista Sandra.

Y si bien es muy común que las adolescentes tengan ciclos irregulares, explican las profesionales, ahora son más frecuentes. “Las hormonas son muy fluctuantes en situaciones de estrés, como el actual. Y a esto hay que explicárselo porque cuando entienden esto, se hacen una ecografía y esta sale bien, comienza a bajar el nivel de ansiedad y de estrés”, aclara Sandra.

Los cambios de hábitos son otras cuestiones a las que las médicas deben estar atentas. “Hoy muchas chicas tienden a ser veganas o vegetarianas, por ejemplo. Y tenemos que saber las consecuencias buenas y malas de eso. Las vegetarianas suelen tener más anemia por lo que requiere estar atentas a que si menstrúan mucho volumen puede tener una anemia más profunda”, explica Sandra.

Las ginecólogas también buscan aggiornarse en el uso de la telemedicina y las consultas virtuales, espacios donde las adolescentes y jóvenes se sienten muy cómodas. De hecho, durante la pandemia FUSA lanzó un servicio de teleconsulta a todo el país, para ginecología y psicología, a través de la web.

Las ginecólogas concuerdan en que cuando las adolescentes tienen acceso a una buena Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas, llegan más informadas y tranquilas. De hecho, para Vilma, entre los temas que se incorporaron a las consultas en los últimos años están: “La copa menstrual, la higiene menstrual pensada desde el impacto ambiental, que las mujeres también llevan preservativos y la lectura de contenidos de ESI”.

adolescentes
Foto: Vilma Rosciszewski mostrando una copa menstrual en su Instagram @ginecoyvos

Hoy, pacientes y profesionales coinciden en que un médico o una médica no pueden dar por sentado que se puede hacer cualquier cosa con la paciente. Pedir el consentimiento para cada intervención empodera a las niñas y adolescentes. Ellas tienen el derecho a que se les explique antes de hacerles algo, de tal manera que comprendan qué les van a hacer exactamente.

***

Esta historia fue publicada originalmente por Red Acción de Argentina. Republicada con permiso, como parte de la Primera Edición de la Red de Periodismo Humano.

*Ilustración de portada: Red Acción

“El presente artículo es propiedad de Red Acción de Argentina, recuperado de Lado B

Bin, S. (2021). La importancia de la empatía de especialistas en la primera visita ginecológica de las adolescentes. Lado B. Recuperado el 17 de mayo de 2021, de https://www.ladobe.com.mx/2021/05/la-importancia-de-la-empatia-de-especialistas-en-la-primera-visita-ginecologica-de-las-adolescentes/

Discapacidad no significa enfermedad: no es razón para negar un seguro médico

Débora Montesinos | Yo También.

Domingo 21 de marzo de 2021.

Fotografía en donde se aprecia la mano de un hombre golpeando un mazo pequeño de justicia, a lado se encuentra una balanza color dorada que representa justicia.

La determinación de la Suprema Corte de Justicia sobre el caso de un bebé de 1.8 años sienta un precedente y abre el camino a muchas pcd.

Casi dos años tardaron, pero al final la familia del bebé Gabriel obtuvo un logro histórico:

la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que un Tribunal de Distrito debe admitir una demanda de amparo cuando se reclama el rechazo de una aseguradora a emitir una póliza de seguro de gastos médicos a favor de una persona con discapacidad.

Esta decisión, dada a conocer este marzo, marca un precedente que abre un nuevo camino a las personas con discapacidad en el tema de servicios de seguros de gastos médicos y de vida, ya que recuerda a las empresas que en México está prohibida la discriminación.

Así lo considera el papá de Gabriel, quien desde la semana 12 de gestación supo que su hijo nacería con una condición diferente, debido a estudios estructurales revelaron que había una posibilidad entre 13 de que tuviera un problema genético. Los especialistas indicaron a los futuros padres que esa condición sería síndrome de Down.

Por ello, desde el embarazo de su esposa, una mujer joven, de 29 años y sana, se acercaron a la empresa con la que tenían contratada la póliza de gastos médicos y, en teoría, no iban a tener ningún problema.
La situación cambió tras el nacimiento, cuando la aseguradora les extendió una carta para darles a conocer su rechazo a asegurar al bebé por varios motivos, principalmente bajo peso y padecimientos sistémicos, lo que no es forzosamente bueno o malo.

Pero hay leyes mexicanas que prohíben la discriminación y favorecen la inclusión, como  la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Ley para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, que también rigen la operación de los seguros de gastos médicos y de vida a personas por su discapacidad.

Inicia el camino

“Ahí veo que hay una ventana de oportunidad para presentar un amparo. Desde mi punto de vista, las aseguradoras ejercen un trabajo que propiamente le debería de corresponder al gobierno, que es la seguridad social”, recuerda el papá de Gabriel sobre la razón que le llevó a iniciar un proceso jurídico en favor de su hijo, hoy de 20 meses de edad.

Explica que las empresas aseguradoras tienen un permiso especial, porque están muy reguladas por leyes y normas oficiales, y de pronto tienen la misma potestad que el gobierno para solo hacer lo que tienen expresamente permitido.

Y lo que era real es que al bebé lo estaban discriminando por tener síndrome de Down porque eso es lo que significa la frase “padecimientos sistémicos”.

“Nunca pensé que el caso llegara a la Corte, porque la redacción de la ley es muy clara: todos somos iguales y no puede existir una discriminación en base a una discapacidad”, dice el papá de Gabriel sobre el Artículo 1° de la Constitución Mexicana. En su párrafo quinto, establece claramente cualquier tipo de discriminación. Por discapacidad e incluso condiciones de enfermedad -que no son iguales- incluídas.

No obstante, el juez de distrito en primera instancia les dice que eso es notoriamente inválido porque no se trata de una autoridad, sino que es un particular, y el caso llega a un Tribunal Colegiado en materia civil, donde sus tres integrantes, después de pláticas muy intensas, deciden llevarlo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para que ésta decida si se trata de un caso que debe ser llevado ante un juzgado civil o administrativo. Y la Corte no solo responde que era civil, sino que atrae el caso.

“Por la complejidad, porque es algo nuevo, porque puede sentar un precedente, porque es una persona con discapacidad, lo recoge. La semana pasada, nos dicen que se ganó el recurso de queja que presenté”.
Y sin duda, la respuesta de la Suprema Corte es histórica y beneficia a las personas con discapacidad, para que no se les discrimine.
“Si a las personas con discapacidad se les niega el servicio de un seguro de gastos médicos de vida en razón de su enfermedad, no hay nada que hacer, pero si se les niega por su discapacidad, eso es totalmente una barbarie”.

Lo que sigue

En su fallo, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia pide al Juez de Distrito que admita el amparo para que estudie si la verdadera razón por la que rechazaron al bebé es porque está enfermo o porque tiene una condición de discapacidad. Esto, a raíz de la carta que entregó la aseguradora y que resultaba muy ambigua.

Varios especialistas consultados en el proceso coinciden en que el rechazo fue por la condición de síndrome de Down del niño.

Además, varias empresas aseguradoras dijeron que quizá podrían otorgarle una póliza de gastos médicos al niño, pero sin cubrir nada que tuviera que ver con síndrome de Down, que es la condición que tiene.
Si se acepta eso, sería como comprar aire; un seguro así no serviría para nada y solo sería para que las empresas pudieran decir que son inclusivos.

Y ahora, además de que este es el único caso que al respecto se conoce en México, no se prevé que haya jurisprudencia, es decir, cinco amparos en el mismos sentido que hacen que una reforma a la Ley sea necesaria, idealmente o que cualquier caso que llegue en el mismo sentido será resuelto de la misma manera. “La Suprema Corte de Justicia ya lo resolvió, no necesita que exista jurisprudencia. Ahora, espero, emitirá un boletín informativo, un boletín donde especifique y señale que cuando a una pcd se le esté negando un seguro de gastos médicos o de vida sí procede el amparo a menos de que la empresa le especifique y detalle las enfermedades que tiene”.

Esto debe alertar también a las empresas aseguradoras. Si dicen que no a una persona por su discapacidad estaría cometiendo una violación a un derecho humano y, por lo tanto, es materia de un juicio de amparo; pero si le niega un seguro porque la pcd está enferma, no le estaría violentando ningún derecho humano, porque así ocurre en algunos casos.

¿Qué determinó la SCJN?

En una sesión remota, la Ministra Ana Margarita Ríos Farjat presentó el caso. Por unanimidad, los Magistrados consideraron que es posible admitir una demanda de amparo en contra de la negativa de expedición de una póliza de seguro de gastos médicos porque en un análisis preliminar no puede establecerse si esa determinación constituye o no un acto de autoridad contra el que procede el juicio de amparo.

“Las compañías aseguradoras actúan en ejercicio de una autorización especial conferida por el Estado, donde uno de los bienes jurídicos protegidos mediante la celebración de los contratos de seguro de gastos médicos mayores es la salud de las personas y, en ese sentido, las actividades que realizan guardan relación con las obligaciones del Estado de garantizar el derecho a la salud sin discriminación por razón de alguna discapacidad”, dijo la Primera Sala en un comunicado con fines de divulgación.

A partir de estas consideraciones, resolvió que la demanda no resultaba notoria y manifiestamente improcedente. Es decir, la aceptaron.

La determinación sobre si el acto atribuido a la aseguradora constituye o no un acto de autoridad es un aspecto que debe resolverse en el fondo una vez admitido el amparo, dijo. Por lo anterior, se revocó el acuerdo recurrido en el que se desechaba la demanda de amparo y se ordenó al Juzgado de Distrito que la admita.

¿Necesitas asesoría jurídica?

Quienes tengan dudas o requieran más información sobre qué hacer en este y otros temas jurídicos pueden recurrir al Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP), que proporciona  servicios gratuitos de orientación, asesoría y defensa legal con un equipo de profesionales especializados en atención a personas en situación de vulnerabilidad.
Este órgano auxiliar del Consejo de la Judicatura Federal atiende en forma preferente a las personas adultas mayores, con discapacidad, mujeres, jóvenes, indígenas, hablantes lenguas indígenas, migrantes, y en general a quienes por razones sociales y económicas no pueden contratar los servicios de un abogado particular. Tiene delegaciones en cada una de las entidades federativas del país y tiene una línea telefónica gratuita que opera 24 horas al día: Defensatel 800 22 42 426.

“El presente artículo es propiedad de Yo También.”

Montesinos, D. (2021). Discapacidad no significa enfermedad: no es razón para negar un seguro médico. Yo También. Recuperado el 22 de marzo de 2021 de: https://www.yotambien.mx/actualidad/discapacidad-no-significa-enfermedad-no-es-razon-para-negar-un-seguro-medico/

Pide PVEM indemnizar a mujeres esterilizadas sin su consentimiento

Claudia Bolaños, ContraRéplica

03 de enero de 2021, 16:28

Pide PVEM indemnizar a mujeres esterilizadas sin su consentimiento
IMAGEN INTERNET

El diputado Arturo Escobar y Vega (PVEM) presentó una iniciativa para reformar el artículo 67 de la Ley General de Salud, relativo a la planificación familiar, a fin de que “el personal médico solicite el consentimiento firmado, plenamente informado, con información oportuna, completa y adecuada, sin encontrarse en situación vulnerable o de crisis, antes de que se practique la esterilización”.

La Ley vigente señala que quienes practiquen esterilización sin la voluntad del paciente o ejerzan presión para que éste la admita, serán sancionados conforme a las disposiciones de ese ordenamiento, y la iniciativa sugiere agregar que también sea con base en la “Ley General de Víctimas”.

Independientemente de la responsabilidad penal en que incurran, como ya lo establece la Ley General de Salud, la propuesta plantea que “se ofrecerán reparaciones e indemnizaciones a las mujeres víctimas de esterilizaciones no consentidas”.

Con la reforma, turnada a las comisiones de Salud, para dictamen, y a la de Justica, para opinión, se reconoce el derecho de todas las mujeres a estar informadas y a decidir sobre sus cuerpos y en caso de que se conculquen los mismos puedan contar con un marco normativo que las respalde, se indica en la iniciativa.

En la exposición de motivos, el legislador argumenta que en la mayoría de las intervenciones para esterilización en hospitales públicos o privados, mediante un método definitivo o el dispositivo intrauterino, el consentimiento se obtiene durante la labor de parto, momento en que la mujer está vulnerable y no es, en absoluto, oportuno ni pertinente.

Agrega que durante el trabajo de parto la mujer se encuentra enfocada en el bienestar de su hija o hijo; por lo tanto, la obtención de una firma no es suficiente para considerar que un consentimiento médico fue obtenido de la manera adecuada y podría considerarse como violencia obstétrica.

Por lo tanto, el consentimiento obtenido en estas condiciones es violatorio de los derechos de las mujeres a decidir de manera libre el número de hijas o hijos que quiere tener, como lo establece la Constitución Política. Además, la norma oficial mexicana establece que no se efectuará ante situaciones de crisis o cuando la capacidad de raciocinio o decisión se encuentre alterada, señala.

Destaca que la esterilización sin el debido consentimiento informado de la mujer constituye un acto de tortura, trato cruel, inhumano y degradante, porque viola los derechos humanos a la salud, atención médica adecuada, a la igualdad, a la no discriminación, así como a la dignidad, todos ellos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que México es parte.

En este sentido, el diputado Escobar y Vega menciona que según la más reciente Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares de 2016 (Endireh), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de un promedio de 8.7 millones de mujeres de entre 15 y 49 años que transcurrían por un parto entre 2011 y 2016, más del 33 cien por ciento refieren haber padecido algún tipo de violencia obstétrica.

Es importante mencionar que en 2016 fue la primera ocasión en que se incorporan cuestionamientos para conocer y evaluar la experiencia de las mujeres en este ámbito primordial. “Dicha información revela que al 4.2 cien por ciento de las mujeres atendidas les fue colocado algún método anticonceptivo, o fueron operadas o esterilizadas, sin haberles preguntado o avisado”.

“El presente artículo es propiedad de ContraRéplica

Bolaños, C. (2021). Pide PVEM indemnizar a mujeres esterilizadas sin su consentimiento. ContraRéplica. Recuperado el 04 de enero de 2021, de https://www.contrareplica.mx/nota-Pide-PVEM-indemnizar-a-mujeres-esterilizadas-sin-su-consentimiento20213129

“Contagiado, tuve que ir por incapacidad al IMSS”

Luis Carlos Rodríguez González, ContraRéplica

23 de diciembre de 2020, 01:14

“Contagiado, tuve que ir por incapacidad al IMSS”

Javier trabaja para una empresa de paquetería en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Ahí se contagio de Covid-19. Desde entonces ha tenido que batallar con los síntomas como calentura, dolor de cabeza y garganta…y con la burocracia del IMSS, para poder obtener sus incapacidades médicas y con una merma en su salario, ya que a pesar de haberse infectado en su centro laboral, el médico del instituto no lo catalogó así y con ello sólo le pagarán 60% de sus percepciones.

No es un caso aislado. Una decena de sus compañeros de trabajo que se han contagiado en las últimas semanas han recibido el mismo trato y son obligados a asistir contagiados a las diversas clínicas a entregar el documento con la prueba de positivo a Covid-19.

El joven empleado de 25 años de edad empezó con síntomas hace unos días y el domingo 13 de diciembre se hizo la prueba del Covid-19. Como la mayoría de los mexicanos que se han contagiado tuvo que pagar por la misma 1,200 pesos para que se la entregaran el mismo día. “Salí positivo y de inmediato le dije a mi esposa que también se la realizara. Ella también dio positivo. Mis dos hijos de 2 y 4 años no se las hicimos, pero no tienen síntomas”.

El lunes, se comunicó a su trabajo para informar de su contagio. Le dijeron que llamara al IMSS, entrara a la plataforma digital o fuera a su clínica para solicitar sus incapacidades.

“Ahí empezaron los problemas y mi desesperación. En la aplicación IMSS Digital sólo tienes tres intentos por día, pero es inoperante. Todos los intentos que realicé durante tres días fueron cancelados cuando ya estaba a punto de terminar con un largo cuestionario, ahí te preguntan por los síntomas que presentas para que te dieran la incapacidad. Pero todas las veces los rechazó”, narró Javier.

La otra alternativa que te da el IMSS es ir a la clínica que te corresponde a tramitar las incapacidades. En la primera cita no puede ir ningún familiar a realizarlo, es decir, tiene que ir la persona contagiada por Covid-19 a formarse, esperar horas, con el riesgo de contagiar a más personas.

“El jueves 17 llegué temprano a la Clínica 76 del IMSS en Ecatepec. Ingresé a la improvisada sala de espera y había muchísima gente, la mayoría enfermos por Covid y que estaban esperando pasar a consulta para ser revisados y que comprobaran, a pesar de que todos traíamos el resultado del laboratorio, que teníamos el virus”, agregó.

Javier no se sentía tan mal de salud. “Pero me daba temor de que veía personas tosiendo, estornudando, con evidentes síntomas de malestares físicos y me dio miedo que me fueran a contagiar aún más y saliera de ahí más afectado”.

Se formó en la fila para entregar el carnet y una vez que lo entrego se fue a la sala de espera. Las recepcionistas-enfermeras solo toman signos vitales muy rápido. Después te regresan a la sala de espera, donde hay que estar entre 2 y 3 horas hasta que te llamen al consultorio que te corresponde.

En la Clínica 76 del IMSS, donde la sala de espera está a la intemperie y solo hay una carpa a la entrada de los consultorios. “Por fin, después de casi 4 horas de que llegué, entré a consulta y ahí me tomaron la oxigenación, la temperatura y la presión”.

En la Clínica 76 del IMSS, donde la sala de espera está a la intemperie y solo hay una carpa a la entrada de los consultorios. “Por fin, después de casi 4 horas de que llegué, entré a consulta y ahí me tomaron la oxigenación, la temperatura y la presión”.

“Es prácticamente un trámite burocrático, porque el médico no te pregunta cómo estas, ni te receta nada. En la incapacidad no subrayó que era riesgo de trabajo. Le pregunte por qué. No me respondió nada”, comentó.

Saliendo del consultorio, la recepcionista te recuerda que la incapacidad es por solo 3 días y me dijeron que tenía que regresar el lunes por la otra. “Si no puedes venir, puedes mandar a un familiar cercano a tramitarla. Hay que pasar a la ventanilla para entregar la documentación”.

“Antes de irme, insistí en información, si me iban a pagar el 100% de mi salario, pues me contagié en mi centro de trabajo. El encargado del módulo me respondió molesto que no, que sólo me correspondía el 60% del salario porque estaban clasificando el Covid-19 como enfermedad general y no como enfermedad de trabajo”.

De acuerdo a la Ley del IMSS, en su artículo 41 “Riesgos de trabajo son los accidentes y enfermedades a que están expuestos los trabajadores en ejercicio o con motivo del trabajo. También, se considerará accidente de trabajo el que se produzca al trasladarse el trabajador, directamente de su domicilio al lugar del trabajo, o de éste a aquél.

“En la empresa donde trabajo nos dan cubrebocas, careta, gel anti bacterial y guantes. Nos han protegido, pero estamos en contacto con los clientes, con los pasajeros, además de los traslados de la casa al trabajo, pero el IMSS no quiere reconocer eso y nos pagará solo el 60 por ciento del por sí bajo salario”, concluyó Javier, quien pidió omitir sus apellidos.

“El presente artículo es propiedad de ContraRéplica

Rodríguez González, L. (2020). “Contagiado, tuve que ir por incapacidad al IMSS”. ContraRéplica. Recuperado el 23 de diciembre de 2020, de https://www.contrareplica.mx/nota–Contagiado-tuve-que-ir-por-incapacidad-al-IMSS-2020231242

Violaciones a derechos humanos en servicios de salud mental en México

Norma Isela Vásquez Lázaro, SemMéxico

01 de diciembre de 2020

  • Lo que no se documenta no existe para el debate público
  • ¿Por Razón Necesaria? informe del programa Discapacidad y Justicia

SemMéxico, Reflexión 24, Toluca, Estado de México, 01 de diciembre 2020.-La salud mental en México es un tema abandonado por las políticas públicas, invisible y relegado al ámbito médico, en donde se ha perpetuado un enfoque predominantemente clínico que deja de lado la importancia de los vínculos sociales, la inclusión comunitaria, la justicia social, la igualdad de oportunidades y el respeto de los derechos humanos de todas las personas, situación que, a su vez, ha propiciado la falta de información, transparencia y rendición de cuentas vitales para el ejercicio pleno de los derechos, comentó Diana Sheinbaum Lerner, coordinadora de programa Discapacidad y Justicia de Documenta A.C, al presentar el informe ¿Por razón necesaria? Violaciones a los derechos humanos en los servicios de atención a la salud mental en México”.

Por su parte, Alberto Vásquez, presidente de Sociedad y Discapacidad, aseveró que lo no documentado no existe para el debate público, no está visible, es decir este informe habla sobre los problemas que hay en el marco normativo tanto nacional como internacional; un segundo aspecto es el marco institucional, aprender sobre fragmentación y problemas del financiamiento, pero, sobre todo, refleja la situación de las personas que están dentro del sistema de Salud Mental.

Agregó, le sorprendió leer sobre las terapias electroconvulsivas (TEC) que en la mayoría de países no se cuentan con el consentimiento, sobre los casos de esterilización forzada, de castración química, problemas de tortura y malos tratos.

Detalló que un aspecto importante de este informe es proponer una hoja de ruta para transformar esta realidad, hay varias ideas que son vitales como la reorganización de los servicios, repensar el marco normativo, poner atención en las determinantes sociales, como la pobreza, la inequidad, la violencia, el consumo de drogas, combatir el estigma y discriminación.

Propone la formación de los recursos humanos en derechos humanos, así como el mejoramiento en general del sistema de rendición de cuentas y monitoreo.

Al respecto, Sheinbaum comentó que la salud mental debe salir del espacio restringido del hospital psiquiátrico para convertirse en un asunto comunitario, desde la fundación, en 1910, del primer hospital psiquiátrico en el México independiente hasta la fecha, la respuesta institucional frente a los problemas de salud mental ha tenido como eje de atención el hospital monovalente, y como estrategia la institucionalización y la segregación.

Dijo que distintos países de la región han caminado hacia las reformas en salud mental impulsadas por el reconocimiento de que el modelo centrado en la atención psiquiátrica hospitalaria no ha cumplido su misión y, peor aún, ha generado espacios de violaciones de derechos.

Explicó que se trata de un informe que, a través de la sistematización de las quejas, recomendaciones, testimonios y del análisis del marco normativo nacional revela las terribles condiciones de violencia estructural y violaciones a derechos de personas usuarias de estos servicios bajo el argumento del personal de atención a la salud mental de que se realizan “por razón necesaria (PRN)”, como versa en diversos expedientes.

La investigación ofrece un amplio análisis sobre la situación de hospitales psiquiátricos, clínicas de tratamiento de adicciones, centros penitenciarios y centros de asistencia social —albergues o centros de integración—, todos ellos, centros donde se brindan servicios a la salud mental y en los que se puede alojar a personas en contra de su voluntad.

Destacó que entre los mayores problemas está la falta de accesibilidad a sus servicios, carencia de infraestructura y recursos suficientes, la asignación raquítica de presupuesto, la falta de supervisión y fiscalización externa para evitar violaciones a derechos en sus inmediaciones, la normalización de prácticas que atentan contra la dignidad humana e incluso la vida de personas usuarias, así como la perpetuación de un modelo fallido y violatorio de derechos.

De acuerdo a los resultados, se tiene que en estos lugares, el común de las personas usuarias se encuentran en privación ilegal de la libertad, aislamiento y segregación social, rompimiento de vínculos familiares, restricciones al contacto con el mundo exterior y medios de comunicación, criminalización, estigma, violencia, medicalización excesiva, mala atención médica, castigos como recursos “disciplinarios”, malos tratos y tortura.

En este informe se ofrece una serie de recomendaciones dirigidas al Poder Legislativo, Congresos estatales, Secretaría de Salud, organismos públicos de derechos humanos, a las autoridades encargadas de procurar y administrar justicia y al personal de los centros que brindan atención a la salud mental, con la finalidad de iniciar un proceso de transformación del sistema de salud mental, que esta vez coloque al centro a las personas y considere el respeto de los derechos humanos para todos y todas.

Algunas de las recomendaciones que se encuentran dentro del informe son:

  • Una reforma a la Ley General de salud, teniendo como piedra angular la recuperación, el enfoque comunitario y la integración a la red primaria de atención, con la participación activa de las y los usuarios del sistema y de las organizaciones defensoras de sus derechos.
  •   Eliminar de los códigos penales las medidas de seguridad que implican el tratamiento forzoso médico-psiquiátrico y sustituir dichas medidas por alternativas basadas en el debido proceso, la igualdad, la no discriminación y el derecho a vivir de forma independiente y ser incluido en la comunidad.
  • Mejorar la disponibilidad y accesibilidad de los servicios tanto residenciales como ambulatorios.
  • Capacitar a las y los profesionistas que laboran en el sector salud en derechos humanos.
  • Garantizar que los centros de salud mental operen dentro de un sistema de rendición de cuentas

SemMéxico, Reflexión 24, Toluca, Estado de México, 01 de diciembre 2020.-La salud mental en México es un tema abandonado por las políticas públicas, invisible y relegado al ámbito médico, en donde se ha perpetuado un enfoque predominantemente clínico que deja de lado la importancia de los vínculos sociales, la inclusión comunitaria, la justicia social, la igualdad de oportunidades y el respeto de los derechos humanos de todas las personas, situación que, a su vez, ha propiciado la falta de información, transparencia y rendición de cuentas vitales para el ejercicio pleno de los derechos, comentó Diana Sheinbaum Lerner, coordinadora de programa Discapacidad y Justicia de Documenta A.C, al presentar el informe ¿Por razón necesaria? Violaciones a los derechos humanos en los servicios de atención a la salud mental en México”.

Por su parte, Alberto Vásquez, presidente de Sociedad y Discapacidad, aseveró que lo no documentado no existe para el debate público, no está visible, es decir este informe habla sobre los problemas que hay en el marco normativo tanto nacional como internacional; un segundo aspecto es el marco institucional, aprender sobre fragmentación y problemas del financiamiento, pero, sobre todo, refleja la situación de las personas que están dentro del sistema de Salud Mental.

Agregó, le sorprendió leer sobre las terapias electroconvulsivas (TEC) que en la mayoría de países no se cuentan con el consentimiento, sobre los casos de esterilización forzada, de castración química, problemas de tortura y malos tratos.

Detalló que un aspecto importante de este informe es proponer una hoja de ruta para transformar esta realidad, hay varias ideas que son vitales como la reorganización de los servicios, repensar el marco normativo, poner atención en las determinantes sociales, como la pobreza, la inequidad, la violencia, el consumo de drogas, combatir el estigma y discriminación.

Propone la formación de los recursos humanos en derechos humanos, así como el mejoramiento en general del sistema de rendición de cuentas y monitoreo.

Al respecto, Sheinbaum comentó que la salud mental debe salir del espacio restringido del hospital psiquiátrico para convertirse en un asunto comunitario, desde la fundación, en 1910, del primer hospital psiquiátrico en el México independiente hasta la fecha, la respuesta institucional frente a los problemas de salud mental ha tenido como eje de atención el hospital monovalente, y como estrategia la institucionalización y la segregación.

Dijo que distintos países de la región han caminado hacia las reformas en salud mental impulsadas por el reconocimiento de que el modelo centrado en la atención psiquiátrica hospitalaria no ha cumplido su misión y, peor aún, ha generado espacios de violaciones de derechos.

Explicó que se trata de un informe que, a través de la sistematización de las quejas, recomendaciones, testimonios y del análisis del marco normativo nacional revela las terribles condiciones de violencia estructural y violaciones a derechos de personas usuarias de estos servicios bajo el argumento del personal de atención a la salud mental de que se realizan “por razón necesaria (PRN)”, como versa en diversos expedientes.

La investigación ofrece un amplio análisis sobre la situación de hospitales psiquiátricos, clínicas de tratamiento de adicciones, centros penitenciarios y centros de asistencia social —albergues o centros de integración—, todos ellos, centros donde se brindan servicios a la salud mental y en los que se puede alojar a personas en contra de su voluntad.

Destacó que entre los mayores problemas está la falta de accesibilidad a sus servicios, carencia de infraestructura y recursos suficientes, la asignación raquítica de presupuesto, la falta de supervisión y fiscalización externa para evitar violaciones a derechos en sus inmediaciones, la normalización de prácticas que atentan contra la dignidad humana e incluso la vida de personas usuarias, así como la perpetuación de un modelo fallido y violatorio de derechos.

De acuerdo a los resultados, se tiene que en estos lugares, el común de las personas usuarias se encuentran en privación ilegal de la libertad, aislamiento y segregación social, rompimiento de vínculos familiares, restricciones al contacto con el mundo exterior y medios de comunicación, criminalización, estigma, violencia, medicalización excesiva, mala atención médica, castigos como recursos “disciplinarios”, malos tratos y tortura.

En este informe se ofrece una serie de recomendaciones dirigidas al Poder Legislativo, Congresos estatales, Secretaría de Salud, organismos públicos de derechos humanos, a las autoridades encargadas de procurar y administrar justicia y al personal de los centros que brindan atención a la salud mental, con la finalidad de iniciar un proceso de transformación del sistema de salud mental, que esta vez coloque al centro a las personas y considere el respeto de los derechos humanos para todos y todas.

Algunas de las recomendaciones que se encuentran dentro del informe son:

  • Una reforma a la Ley General de salud, teniendo como piedra angular la recuperación, el enfoque comunitario y la integración a la red primaria de atención, con la participación activa de las y los usuarios del sistema y de las organizaciones defensoras de sus derechos.
  •   Eliminar de los códigos penales las medidas de seguridad que implican el tratamiento forzoso médico-psiquiátrico y sustituir dichas medidas por alternativas basadas en el debido proceso, la igualdad, la no discriminación y el derecho a vivir de forma independiente y ser incluido en la comunidad.
  • Mejorar la disponibilidad y accesibilidad de los servicios tanto residenciales como ambulatorios.
  • Capacitar a las y los profesionistas que laboran en el sector salud en derechos humanos.
  • Garantizar que los centros de salud mental operen dentro de un sistema de rendición de cuentas

“El presente artículo es propiedad de SemMéxico

Vásquez Lázaro, N. (2020). Violaciones a derechos humanos en servicios de salud mental en México. SemMéxico. Recuperado el 02 de diciembre de 2020, de https://www.semmexico.mx/?p=29252