Entre 2015 y 2020 aumentó 74% el número de menores de edad que no asisten a la escuela

Según Coneval, desde el año 2000 y hasta el 2015 se había registrado una mejora en este indicador, eran cada vez menos los menores que no recibían educación, pero este 2020 el panorama cambió.

Redacción Animal Político

27 de abril de 2021

Cuartoscuro

En los últimos cinco años aumentó 74% el número de mexicanos de 6 a 14 años que no asiste a la escuela. Mientras que en 2015 un 3.5% de menores no recibía educación, para 2020 el número de menores en rezago educativo aumentó a 6.1%, revela un comparativo del Índice de Rezago Social 2015 y 2020, del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Este retroceso termina con una tendencia de mejora en este indicador registrada desde el 2000: ese año se registró que 8.2% de los menores de 6 a 14 no iban a la escuela; para 2005 el Coneval reportó un 5.2%; en 2010 fueron 4.7%. El 2015 fue el último año que registró una baja con 3.5%.

Tres estados tuvieron el mayor retroceso en este indicador en los últimos cinco años: Chiapas pasó de 6.9% en 2015 a 10.5% el año pasado. Esta entidad es la de mayor porcentaje de menores sin educación básica. 

Le siguen Michoacán que pasó de 5.2% a 8% y Guanajuato aumentó de 4% a 7%.

Otro indicador educativo es el de la población de 15 años y más con educación básica incompleta. Aunque de 2015 a 2020 bajó el porcentaje de población en esta condición, sigue siendo alto. Coneval reporta que el 29.6% de los jóvenes mexicanos están en esta situación. Hace 5 años había un 35.3%. 

Chiapas vuelve a aparecer como el del peor desempeño en este indicador con 48.1% de su población con educación básica incompleta. 

Le siguen Oaxaca (45.2%), Guerrero (42.5%) y Michoacán (42.3%).

Sin seguridad social

En el último quinquenio la población que no es derechohabiente de algún servicio de salud fue el indicador que registró un mayor retroceso. Mientras en 2015, el 17.3% de los mexicanos no contaban con seguridad social, para este 2020 aumentó a 26.2%. 

Michoacán es el estado con el peor porcentaje con 37.6% de su población sin derechohabiencia. Le siguen Chiapas con 32.7%; Estado de México con 33.4% y Tabasco con 31.4%.

El estado con mejor desempeño en este indicador es Chihuahua donde solo el 15.3% de su población no es derechohabiente en un servicio de salud. 

Los estados que mejoraron

En los últimos cinco años, cuatro estados se mantuvieron en un nivel de rezago social muy alto, sin presentar mejoras en los indicadores. Estos son: Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

Tres entidades mejoraron su grado de rezago: Campeche pasó de alto a medio; Guanajuato de medio a bajo y Yucatán cambió de un alto rezago a uno medio. Para medir el rezago social, el Coneval toma en cuenta los indicadores de rezago educativo, el acceso a los servicios de salud, los servicios básicos en la vivienda y los bienes del hogar a nivel estatal, municipal y de localidades.

“El presente artículo es propiedad de Animal Político

Redacción Animal Político. (2021). Entre 2015 y 2020 aumentó 74% el número de menores de edad que no asisten a la escuela. Animal Político. Recuperado el 28 de abril de 2021, de https://www.animalpolitico.com/2021/04/ninos-no-va-a-la-escuela-rezago-educativo/

Disminución de anticonceptivos en pandemia provocaría hasta 202 mil embarazos no planeados en adolescentes

La pandemia limita el acceso a anticonceptivos, a lo que se suma la falta de personal que brinde servicios de salud sexual y reproductiva.

Nayeli Roldán (@nayaroldan), Animal Político

11 de febrero de 2021

La pandemia de coronavirus está limitando el acceso y uso de anticonceptivos en el país, cuyo impacto más grave se vería entre adolescentes por la ocurrencia de hasta 202 mil embarazos no planeados durante 2020 y 2021, de acuerdo con un análisis del Consejo Nacional de la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

Las necesidades insatisfechas de anticoncepción podrían incrementarse de 29.6% en un escenario moderado y hasta 38.4 por ciento en un escenario pesimista a raíz de la contingencia sanitaria, según la proyección del Consejo en su Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2020.

De hecho, la pandemia agudizaría el problema, pues ya había disminución en la disposición de anticonceptivos, pues en 2019 se entregaron 14% menos anticonceptivos temporales que en 2018.

Esto significó que 78 mil 915 anticonceptivos no llegaron a usuarias del sistema IMSS Bienestar, con las disminuciones más considerables en Nayarit, con 50% menos; Querétaro, con 47% menos y Jalisco, con -31%, según estadísticas del Instituto.

En pandemia se agregaron más complicaciones, como la insuficiencia de personal que brinde servicios de salud sexual y reproductiva; las medidas de distanciamiento social que impide tener certeza sobre si se está llevando a cabo una distribución suficiente y oportuna de los métodos anticonceptivos en la cadena estatal.

Además, ante los impactos socioeconómicos y los riesgos sanitarios de contagio, las mujeres acuden mucho menos a los servicios de salud; y la conversión de unidades de salud para la atención de COVID-19 ha implicado una reducción en el acceso habitual a servicios de anticoncepción, sobre todo el dedicado a población adolescente, explica el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) en el Observatorio Género y COVID-19 en México.

Esto tendría un impacto en el número de embarazos no deseados que van de los 191 mil en un escenario moderado hasta 202,770 para un escenario más complicado, advierte el CONEVAL en su análisis sobre los impactos de la pandemia entre niños, niñas y adolescentes.

Si bien los servicios estatales de salud han entregado anticonceptivos a las usuarias hasta para tres o cuatro meses, han hecho promoción del uso de anticonceptivos de larga duración y habilitaron una línea telefónica nacional de orientación sobre servicios de salud sexual y reproductiva, se requieren más acciones, advierte GIRE.

A nivel federal, se requiere difundir una campaña de comunicación efectiva y bajo un marco de derechos humanos sobre anticonceptivos en el contexto de la contingencia sanitaria (disponibilidad, obtención, gratuidad) y mantener diálogo con organizaciones de la sociedad civil comprometidas con el tema.

Mientras que a nivel estatal, se necesita reubicar personal y garantizar servicios en unidades de salud de primer nivel. Incrementar el acceso de anticoncepción de emergencia, y alianzas con iniciativas para enfrentar la violencia de género. También atender anticoncepción post evento obstétrico y replicar campañas de comunicación.

Más consecuencias

Otra afectación indirecta de la pandemia por COVID-19 es el riesgo de revertir los avances en materia de cobertura de vacunación. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y la UNICEF, diversas campañas de vacunación fueron suspendidas en todo el mundo como producto de la reducción de presupuestos, saturación de sistemas de salud y otros efectos de la pandemia, lo que produjo una disminución sustancial en el número de niñas y niños que han recibido las tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina desde principios de 2020.

Otro problema para menores de 18 años es que ante la crisis económica derivada de la pandemia hay pérdida de empleos, reducción de los ingresos e incremento de la pobreza y con ese contexto, los niños, niñas y adolescentes desertan de la escuela para incorporarse al trabajo.

Sobre todo en espacios públicos o sin condiciones adecuadas de higiene, lo implica riesgos importantes para la salud y son las niñas, sobre todo, quienes más se integran en las actividades más expuestas a la pandemia, como el comercio, trabajo doméstico, de limpieza y en la venta ambulante, advierte el CONEVAL.

Sólo hasta 2017, el panorama ya era complicado pues el Módulo de Trabajo Infantil de la ENOE, revelaba que 11% de los niños, niñas y adolescentes se encontraban en situación de trabajo infantil. Más de 7% de 5 a 17 años no asistía a la escuela, debido a la falta de recursos económicos y trabajo.

Sin embargo, las mujeres son quienes empiezan a trabajar en edades más tempranas. 8.2% de niñas de 5 a 9 años se encontraban trabajando, mientras que en niños la proporción era de 4.4%. En tanto, entre la población de 10 a 14 años, 36.3% de las niñas trabajaba y 32.2% de niños.

A esto se suma que la pérdida de ingresos o del empleo en los ámbitos familiares puede conducir a situaciones de tensión y fricción que podrían desencadenar escenarios de violencia hacia la población menor de 18 años.

“El presente artículo es propiedad de Animal Político

Roldán, N. (2021). Disminución de anticonceptivos en pandemia provocaría hasta 202 mil embarazos no planeados en adolescentes. Animal Político. Recuperado el 11 de febrero de 2021, de https://www.animalpolitico.com/2021/02/disminucion-anticonceptivos-pandemia-embarazos-no-planeados/

This article was edited with Grammarly. Visit the link to obtain their editing software for your needs.

Programas de AMLO dan dinero pero desatienden derechos, advierte Coneval

A dos años de la implementación de los programas del gobierno de López Obrador, el Coneval evaluó que estos se concentran en su mayoría en atender aquellos riesgos asociados con el ingreso mediante apoyos económicos.

Nayeli Roldán (@nayaroldan), Animal Político

09 de febrero de 2021

Cuartoscuro

La política social del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador está concentrada en programas con transferencias directas de dinero, pero no significan una atención integral para evitar carencias en la atención médica, seguridad en el ingreso y desarrollo humano. 

Así lo advierte el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2020 realizado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) sobre la estrategia en materia social de la actual administración. 

“Se identificó que los Programas Integrales de Bienestar analizados no atienden en su totalidad los riesgos que enfrentan las personas en sus distintas etapas del ciclo de vida. Los programas han tendido a enfocarse en las transferencias directas de apoyos económicos más que en la prevención, mitigación y atención de dichos riesgos que limitan el acceso a derechos”.

Por eso consideró que si bien es un acierto eliminar intermediarios es necesario capacitar a los Servidores de la Nación, la figura creada en esta administración que acude a las comunidades a entregar los apoyos sociales; también debe mejorar la calidad de la información generada para la conformación del Padrón Único de Beneficiarios, la evaluación de los programas y la difusión de calendarios de entrega de apoyos.

A dos años de la implementación de los programas del gobierno de López Obrador, el Coneval evaluó que estos se concentran en su mayoría en atender aquellos riesgos asociados con el ingreso mediante apoyos económicos, como becas, créditos y apoyos directos, pero esto no garantiza “que la condición de vulnerabilidad que los origina pueda superarse por medio de estos”. 

Un ejemplo de es el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que ofrece una vinculación temporal por 12 meses con un apoyo mensual para recibir capacitación en un centro de trabajo, “pero carece de mecanismos para garantizar que la capacitación de los beneficiarios sea adecuada o suficiente para mejorar sus condiciones de empleabilidad”. 

Este programa también podría ocasionar un resultado adverso, pues para este mismo grupo de edad hay otros apoyos y con distintos montos, como las becas, pero “podría ocasionar que un sector de esta población se decante por el programa que ofrece el mayor monto, en este caso el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro, y derive en la deserción escolar al tratarse de un incentivo económico más alto”.

En tanto, la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, el programa más numeroso y un proyecto que el presidente implementó desde que era jefe de gobierno del Distrito Federal, está enfocado al riesgo por inactividad laboral, asociado con la seguridad en el ingreso al proveer de un apoyo económico que se entrega bimestralmente de manera directa para la población a población indígena de 65 años o más y la no indígena de 68 años o más. 

Sin embargo, no existen estrategias que cubran riesgos por enfermedad o discapacidad para la mejora del acceso a los servicios de atención médica para la población adulta mayor, pese a que la población mayor de 65 años presenta una mayor prevalencia de enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes, obesidad y sobrepeso. Se estima que 25.8% de la población mayor de 65 años tiene diagnosticada diabetes. 

Además, también requieren un sistema nacional de cuidados de largo plazo, pero ante la inexistencia del mismo, la responsabilidad de cuidados recae en las familias, mayoritariamente en mujeres, que generalmente carecen de capacitación o de apoyo para proporcionar la atención que se necesita.

En tanto, el programa para personas con discapacidad permanente también entrega apoyos directos; sin embargo, en la práctica se identificó que prioriza a la población entre 0 y 29 años, por lo que el acceso a las personas adultas con discapacidad está limitado por esta práctica.

Para mejorar los programas, el Coneval recomendó al gobierno federal realizar evaluaciones a sus estrategias, pues eso permitirá mejorar de manera continua las intervenciones públicas con información relevante para perfeccionar su diseño, implementación y seguimiento. Pero para que esto sea posible, “el proceso de evaluación debe acompañar a los implementadores en la consecución de sus objetivos, a partir de entender qué se pretende alcanzar y cómo se planea hacerlo”.

Reacción ante la pandemia 

El Coneval también analizó las estrategias del gobierno federal para afrontar la pandemia de COVID-19 y señala que si bien la entrega de transferencias eran necesarias en un primer momento, “es indispensable considerarlas como medidas temporales e impulsar otras medidas de carácter estructural” y lograr un verdadero sistema de protección social universal. 

Sobre todo porque la pandemia coloca al mundo en un contexto adverso, y en México, además debe considerarse que el panorama ya era complicado, pues hasta 2018, el 41.9% de la población se encontraba en pobreza y de estos, 7.9% en pobreza extrema.

Pero tras la pandemia las repercusiones de la crisis económica se verán en la reducción del empleo formal, del ingreso laboral de la población empleada, así como en el incremento de la población desocupada y en informalidad. Además, “se podría exacerbar los elevados niveles de pobreza y empeorar las condiciones de vida de quienes ya se encuentran en esta situación”.

El gobierno federal implementó 53 intervenciones, de las cuales 31 corresponden a programas presupuestarios y 22 a acciones no presupuestarias. En general enfocadas a mejorar las capacidades del personal de salud y la investigación científica sobre COVID-19; mejorar las condiciones de ingreso, servicios básicos en la vivienda y seguridad social; brindar atención médica y psicológica a los grupos con mayor vulnerabilidad ante la emergencia, y proporcionar apoyos alimentarios, según identificó el Coneval.

Sin embargo, “el desafío en materia de protección social es garantizar el ejercicio de los derechos de las personas mediante el fortalecimiento del estado de bienestar y un sistema de protección social universal”.

Aunque en un principio era necesario asegurar los ingresos y el consumo en los hogares, en el largo plazo es necesario reducir las desigualdades para responder a los impactos de la crisis en la vida de las personas.

“El presente artículo es propiedad de Animal Político

Roldán, N. (2021). Programas de AMLO dan dinero pero desatienden derechos, advierte Coneval. Animal Político. Recuperado el 09 de febrero de 2021, de https://www.animalpolitico.com/2021/02/programas-sociales-amlo-dinero-derechos-coneval/

Ascendió a 32 millones el número de pobres por pandemia: UNAM

Redacción | Desinformémonos

Sábado 10 de octubre de 2020

Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México | Desinformémonos. Debido a la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus, entre febrero y junio se estimó que la pobreza extrema por ingresos pasó de 22 millones de personas a 32 millones, señaló el investigador del Programa Universitario de Estudios de Desarrollo (PUED) de la UNAM, Héctor Nájera.

Durante la mesa redonda “Pobreza alimentaria ¿el verdadero efecto de la pandemia en México?”, Nájera indicó que se prevé que haya una reducción de la pobreza extrema después de junio, pero sin la certeza de que vuelva a los índices de febrero.

Antes de la contingencia sanitaria había 25 millones de mexicanos sin seguridad alimentaria y 50 por ciento de la población carecía de una dieta balanceada, lo cual se agravará con la crisis económica por la contingencia sanitaria, indicó José Nabor Cruz Marcelo, secretario ejecutivo de Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Por su parte, la representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México, Lina Pohl Alfaro, señaló que a finales del año habrá un aumento de 130 millones personas con hambre crónica en todo el mundo.

Con información de La Jornada

“El presente artículo es propiedad e Desinformémonos

Redacción (2020). Ascendió a 32 millones el número de pobres por pandemia: UNAM. Desinformémonos. Recuperado el 12 de octubre de 2020 de: https://desinformemonos.org/ascendio-a-32-millones-el-numero-de-pobres-por-pandemia-unam/

Reconoce Coneval a Agricultura por buenas prácticas del programa prioritario Producción para el Bienestar en el campo mexicano

Boletín de Prensa SADER

08 de octubre de 2020

El reconocimiento “Buenas Prácticas en el Uso de los Resultados de Monitoreo y Evaluación en el Ciclo de las Políticas Públicas”  destaca la supervisión operativa de PpB, que constituye una buena práctica en la generación y uso de evidencia para la toma de decisiones a favor del desarrollo del campo y de la sociedad rural.

​Subraya la innovación en el uso de imágenes satelitales para corroborar la siembra de los predios.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reconoció las buenas prácticas en políticas públicas de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural por la mejora en sus acciones de aplicación, medición y evaluación del programa prioritario Producción para el Bienestar.

En el marco de la premiación en Buenas Prácticas en Políticas Públicas 2020, el Coneval otorgará el reconocimiento a Agricultura (en encuentro virtual el próximo 5 de noviembre), cuya supervisión operativa de Producción para el Bienestar constituye una buena práctica en la generación y uso de evidencia para la toma de decisiones a favor del desarrollo del campo y de la sociedad rural mexicana.

El reconocimiento “Buenas Prácticas en el Uso de los Resultados de Monitoreo y Evaluación en el Ciclo de las Políticas Públicas” busca impulsar y difundir las mejores prácticas en materia de monitoreo y evaluación de la Administración Pública Federal y órganos constitucionales autónomos que constituyen un esfuerzo adicional sobre lo que la normatividad señala, en la mejora continua de políticas públicas y programas sustantivos.

A la Secretaría se le otorgará el reconocimiento por presentar un mecanismo para la identificación y validación de siembra en los predios inscritos en el padrón del programa Producción para el Bienestar mediante el empleo de técnicas de percepción remota, análisis geoespacial y trabajo en campo.

Las buenas prácticas que se desarrollan en el programa también permiten recabar información necesaria para la supervisión operativa en el marco del Procedimiento para la Supervisión de los Programas a cargo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

Este mecanismo contribuye a la mejora del programa al lograr dos acciones relevantes: identificar la siembra de los predios beneficiados y detectar inconsistencias en la operación y brindar elementos para su corrección oportuna.

Si bien el procedimiento para la supervisión de los programas de Agricultura tiene años funcionando, la innovación aplicada –que contribuyó a recibir este reconocimiento— corresponde al uso de imágenes satelitales para corroborar la siembra de los predios.

Otra actualización está en el desarrollo de aplicaciones informáticas, lo que permite sustituir el uso de papel por el llenado remoto de información para la supervisión, ambas llevadas a cabo por el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), mediante la coordinación de la Dirección General de Operación y Explotación de Padrones y bajo el marco normativo de la supervisión, emitido por la Dirección General de Planeación y Evaluación.

Por segundo año consecutivo la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural recibe este reconocimiento por parte del Coneval.

En el 2019 Agricultura fue galardonada por el “Monitor SADER”, herramienta informática mediante la cual se visualiza con detalle el seguimiento estratégico de los programas y acciones de la dependencia federal.

SADER. (2020). Reconoce Coneval a Agricultura por buenas prácticas del programa prioritario Producción para el Bienestar en el campo mexicano. Recuperado de https://www.inforural.com.mx/reconoce-coneval-a-agricultura-por-buenas-practicas-del-programa-prioritario-produccion-para-el-bienestar-en-el-campo-mexicano/