Niños y niñas llevan sobre sus hombros los desafíos de las violencias: experto

Dra. Luz María Moreno Medrano, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la IBERO y coordinadora del número LI-2 de la RLEE.

Ibero Prensa | Desinformémonos

—– | Viernes 25 de Junio del 2021 | — : —

Docentes y estudiantes dialogan acerca de ‘¿Qué sentido tiene hablar de violencia en educación?’, con motivo de la presentación virtual del número LI-2 de la Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, dedicado a ese tema.

Sobre los hombros de los niños y niñas se están poniendo los desafíos de las violencias, simbólicas, materiales, económicas, laborales, de género y  de la diversidad sexual, señaló el Dr. Ernesto Treviño, académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile, al participar en el diálogo ¿Qué sentido tiene hablar de violencia en educación?, organizado por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México con motivo de la presentación del número LI-2  de su Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (RLEE), dedicado a ese tema.

En su alocución, dijo que el número LI-2 de la RLEE da en el núcleo de uno de los desafíos que permanentemente se tienen en América Latina, el de los distintos tipos de violencias, que se materializan muchas veces en las situaciones educativas, pero que también superan  a las escuelas y al sistema educativo.

Una de las cosas que le llamó la atención en esta publicación fue el caso de las escuelas en Colombia, donde “se ve el camino de la selva como un camino de tristeza, de olvido, porque es el camino por el cual se ve partir a los compañeros, a los amigos, a los padres; y al mismo tiempo representa un gran sacrificio por parte de los niños, de los jóvenes, de las familias, un sacrificio de separación que es violento también”.

Una separación que además es necesaria, porque como algunos de los jóvenes dicen, es para no seguir siendo jornalero, para no tener que reproducir la situación de mis padres, refirió Treviño.

La Dra. Mercedes Ruiz Muñoz, investigadora del Departamento de Educación de la IBERO y editora Académica de la RLEE, subrayó que este número lleva a reflexionar acerca de la educación, la violencia, la paz, la compasión, el juego, la esperanza y, sobre todo, “la posibilidad de construir comunidad para dar acogida a todas y todos en un mundo tan cambiante, tan desafiante y en un contexto de violencia”.

Pero, ¿tiene caso hablar de violencia en la educación?; el Dr. Juan Carlos Silas Casillas, coordinador del Campo Estratégico de Acción en Modelos y Políticas Educativas del Sistema Universitario Jesuita (CEA-MOPE), cree que sí, que tiene mucho sentido, “sobre todo porque la vida cotidiana se ha enfrascado en este fenómeno de la violencia”.

Él, quien considera que habría que empezar a ver a la violencia y a la convivencia como antónimos, comentó que México es un país complejo, lleno de inequidades, asimetrías, tensiones e impunidades, que trastocan la vida de las personas y la relación que se da entre ellas.

Es así que la educación, que promueve aprendizajes significativos, “necesariamente deberá proponer vías para la prevención de la violencia”, e incluso en un entorno como el mexicano podría proponer vías para una gestión de los impactos de la violencia.

Para la Dra. Luz María Moreno Medrano, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la IBERO, hay que identificar cómo se nombra a las distintas opresiones, para poder, en este número de la revista -que ella coordinó-, hablar de cuándo es violencia ocasionada por el narcotráfico, por la cuestión migratoria, por el racismo, cuándo es despojo y cuándo es violencia de género.

“En la medida en que podemos nombrar y visibilizar estos mecanismos, pues también nuestro reto, creo, desde la investigación educativa, es saber cómo investigar, cómo acercarnos a estos contextos que son tan complejos”.

¿Qué sentido tiene hablar de violencia en educación?

Agustín Solano, estudiante de doctorado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comentó que en el artículo Hacer escuela entre silencios. Docentes de telesecundaria en contextos de narcotráfico, que escribió en coautoría con la Mtra. Flor Trujillo Reyes, profesora de la Universidad Pedagógica Nacional-Ajusco, se analiza lo que ocurre en espacios escolares en zonas rurales de Guerrero.

En su trabajo tomaron como referente los testimonios de profesores que laboran en esas instituciones donde coinciden la escolarización y la guerra contra el narcotráfico -desatada desde 2006-. Los entrevistados mencionaron que a lo largo de sus años de servicio el narcotráfico ha estado presente en las zonas rurales, por ello conocen y asumen las condiciones de violencia que circunscriben su trabajo, el silencio -que modela su interacción con los estudiantes- y su posición como educadores ante los diversos acontecimientos que observan.

La escuela y la comunidad forman parte de una violencia sistemática que se reproduce constantemente y que va disminuyendo la voz y la autoridad pedagógica de los docentes al realizar su labor educativa”, subrayó Solano.

Agregó que hablar de la violencia en su artículo tiene que ver con visibilizar los efectos de la guerra contra el narcotráfico en las escuelas y entre miembros de la comunidad educativa, principalmente los docentes. “El sentido que tiene el hablar de la violencia en la educación, para el caso de nuestro artículo, es mostrar cómo da forma a las experiencias educativas. Al mismo tiempo, mostrar cómo los docentes asumen su trabajo de enseñar y no renuncian a seguir haciendo escuela”.

Colombia

La colombiana Yuri Páez, alumna de Doctorado en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), consideró que vale la pena reflexionar cómo la violencia ha tocado la educación, por ejemplo, con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; los 14 mil niños, niñas y jóvenes retenidos por Estados Unidos en la frontera con México en el último año, muchos de ellos viajando solos desde sus países de origen.

Los mil 159 niños, niñas y jóvenes víctimas de minas antipersonas y restos explosivos en Colombia entre 1990 y 2016, muchos de esos restos dejados en inmediaciones de las instituciones educativas; los 160 millones de niños y niñas que trabajan en el mundo; y los mil 76 docentes que han  sido asesinados, los más de mil 800 desplazados, los 50 desparecidos, los 70 exiliados y los más de seis mil amenazados en Colombia en el periodo de 1985-2016.

En este contexto realizó una investigación en 2018-219 en dos escuelas rurales en Colombia -de lo que habla su artículo-, que tiene como centro la pregunta, cómo hacer escuela en espacios atravesados por conflictos que potencialmente amenazan el trabajo de la institución escolar.

Encontró que la violencia ha estado asociada a la precariedad o la ausencia del Estado. Esto quiere decir que la presencia de actores armados -guerrillas, organizaciones paramilitares y el ejército nacional-, además de los ataques a las infraestructuras, amenazan todo el tiempo el trabajo escolar de maestros, estudiantes y comunidades y, sobre todo, el proceso de paz firmado en 2016.

En ese marco, Yuri Páez recopiló el testimonio de niños, niñas y adolescentes en las zonas de conflicto armado en Colombia, algo, dijo, necesario para pensar la escuela en medio de ese entorno.

El también colombiano Esteban Morales, estudiante de doctorado de la Universidad de British Columbia, añadió que educar sobre paz y violencia se volvió algo indispensable, pues se ve a la educación como una herramienta esencial para transformar y construir culturas, estructuras y prácticas de paz, que lleven a las sociedades a ser mejores.

En este sentido, se deben entender las posibilidades que brinda la educación sobre la paz y la violencia de tres formas: como un proceso de construir paz; como una filosofía, una manera de ver el mundo; y como una pedagogía, una forma de relacionarse en el aula.

Resaltó que lo que ocurre en las comunidades también acontece en las aulas, por lo que hablar de violencia en los salones es una estrategia para procesar colectivamente lo que está pasando, para entender mejor, para generar soluciones entre todos y prepararse para un mejor futuro. Eso, en Colombia, significa hablar de porqué su comunidad ha sido tan golpeada por los impactos armados e intentar hacer algo al respecto. “Preparar a los estudiantes para esto es en sí un valor de la educación para la paz”.

Lo que pasa en el aula, agregó, también tiene consecuencias directas e indirectas en la comunidad, porque el potencial transformador de la educación para la paz no es exclusivo de las aulas, sino que permea a los padres de familia, a los vecinos, a los amigos; porque hablar de paz es siempre una  forma de relacionarse con el otro.

En contraposición, dijo que “no tiene sentido hablar de violencia y paz en la educación” cuando se pretenden imponer definiciones y prácticas de paz que violentan a las comunidades. Por ejemplo, cuando el Estado no busca entender las violencias particulares de las comunidades y cómo a ellas les gustaría vivir la paz, sino que pone sus definiciones de paz y violencia; o cuando el docente y el directivo no buscan entender la realidad de los estudiantes, sino enseñar desde una visión del conflicto que no tiene nada que ver con lo vivido.

Educar para la paz y en las violencias tiene sentido por su potencial de transformar comunidades, hacia dentro del aula y hacia fuera en las comunidades, pero sólo tiene sentido si nos preocupamos por escuchar la realidad de nuestros estudiantes, y no cuando buscamos imponer nuestra paz estática”.

Escuela y acuerdos

Por su parte, la Dra. Cimenna Chao Rebolledo, coordinadora de la Especialidad en Educación Socioemocional de la IBERO, mencionó que: “La escuela es un lugar de encuentros y desencuentros, un lugar para aprender a tomar acuerdos, aprender a convivir y a lidiar con las diversidades que nos distinguen, pero que a su vez nos conforman como sociedad y como comunidad escolar”.

Hablar entonces de violencia en el contexto escolar se debe a que puede suceder que en el desencuentro se genere violencia, ya sea incitada por la violencia heredada del contexto sociocultural, que puede condicionar las formas de pensar y de actuar.

O bien, puede que la violencia surja como un impulso al no poder regular las acciones ante estímulos que despiertan emociones conflictivas intensas, como ira, enojo, cólera, miedo, angustia o desprecio. “En cualquier caso, la escuela es el espacio para educar dichas reacciones, de manera que se puedan transformar en respuestas reflexivas, reguladas y asertivas.

Comentó que en 2019 la prueba PISA arrojo que en México 23% de los estudiantes reportaron haber sufrido bullying al menos una vez en la escuela; resultados que fueron mejores a los del 2014, donde 32% de los estudiantes reportaron lo mismo. Esto indica que las acciones pedagógicas emprendidas desde la escuela para combatir la violencia dan buenos resultados, sobre todo, si se trabaja en pos de la construcción de competencias emocionales que permitan desde el lugar de convivencia e interrelaciones que es la escuela, atender de manera preventiva la violencia.

“La escuela debe asegurar, dentro de su labor educativa, el bienestar integral de su comunidad, enseñando a orientar las emociones de manera productiva, a negociar de manera equitativa, justa y proactiva los conflictos, y llevando el diálogo y el juego…a los espacios de convivencia, como herramienta para la construcción de paz y bienestar”.

Además de las personas citadas, en la presentación del número LI-2  de la RLEE también tomaron parte la Dra. Hilda Patiño Domínguez y la Dra. Ximena González Grandón, directora y académica del Departamento de Educación de la IBERO, respectivamente; la Mtra. Flor Trujillo Reyes, docente de la Universidad Pedagógica Nacional-Ajusco; y la Mtra. Alejandra Luna Guzmán, de Gestión Editorial de Revistas Académicas Arbitradas del Departamento de Educación de la Iberoamericana, universidad jesuita de la Ciudad de México.  

Lee aquí el número LI-2  de la Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (RLEE)

Este material se comparte con autorización de la Ibero

El presente articulo es propiedad de Desinformémonos.

Ibero Prensa (2021) Niños y niñas llevan sobre sus hombros los desafíos de las violencias: experto. Desinformémonos. Recuperado el 25 de Junio del 2021 en: https://desinformemonos.org/ninos-y-ninas-llevan-sobre-sus-hombros-los-desafios-de-las-violencias-experto/

“No hay diferencia del gobierno anterior con el actual y es desesperante para nosotros”: padres y madres de Ayotzinapa

Gloria Muñoz Ramírez Y Erika Lozano | Desinfomémonos

Ciudad de México | Miércoles 26 de Mayo del 2021 | — : —

“Lamentablemente no hay avances, no sabemos dónde están nuestros hijos. No hay diferencia del gobierno anterior al gobierno actual y es desesperante para nosotros”, dijo hoy Emiliano Navarrete, padre de José Ángel Navarrete, en el mitin en el Hemiciclo a Juárez, a 80 meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Navarrete recordó que “el gobierno federal dijo que habría un cambio y nos abrieron las puertas, y ahora hay un fiscal especial para la investigación. Nos dieron esperanza cuando nombraron todo eso, ¿pero de qué sirve? Tienen detenidos y no dicen nada. Queremos que digan la verdad”.

Madres y padres de los 43 marcha en la Ciudad de México a 80 meses de la desaparición forzada de sus hijos. Foto: Erika Lozano

Hoy, como cada 26, las madres y padres de Ayotzinapa volvieron a salir a las calles para reclamar la verdad sobre el paradero de sus hijos. Marcharon del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez, en la Alameda Central, donde a su exigencia de la presentación de los estudiantes, sumaron la de la liberación de los 19 normalistas de Mactumactzá, Chiapas, presos desde el pasado 18 de mayo.

Los rostros conocidos de las madres y padres de los normalistas volvieron a recorrer la avenida Reforma de la Ciudad de México, haciendo una simbólica parada en el Antimonumento a los “43 y más”, donde realizaron el pase de lista con cada uno de los nombres de los estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero, la noche del 26 de septiembre del 2014. Detrás de ellos caminó el contingente de Mactumactzá, conformado por jóvenes que exigen justicia para sus compañeros “encarcelados por luchar por una educación digna”. La comunidad otomí que mantiene tomadas las instalaciones del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) marchó detrás, junto al resto de las organizaciones sociales que mes con mes acompañan la “exigencia de verdad”.

Integrantes de la comunidad otomí, quienes sotienen la toma del INPI, se solidaridan con los padres y madres de Ayotzinapa. Foto: Erika Lozano.

“Hasta el día de hoy el gobierno no ha puesto una respuesta en la mesa. ¿Cuándo vamos a tener una investigación que dé esperanzas como las que dio el presidente cuando fue electo? Lo vemos difícil. Por eso estamos en la tarea de realizar actividades de búsqueda y recorrer lugares donde el gobierno menciona que participaron elementos de Cocula, de Iguala, del 27 Batallón, de los federales”, reclamó José Ángel Navarrete en nombre de la comisión de padres y madres.

Normalistas exigen la libertad de los detenidos en Chiapas. Foto: Erika Lozano.

Y siguieron las preguntas: “¿Qué está haciendo el actual fiscal con los elementos de seguridad involucrados en la desaparición de nuestros hijos? ¿Por qué se le dificulta al gobierno llegar a la verdad?”. Ante la falta de respuestas, explicaron, ahora están recorriendo comunidades de Guerrero recabando información “para dársela al fiscal, por si él no puede”. Al mismo tiempo, apelaron a que “si algún ciudadano o ciudadana que sepa algo del paradero de nuestros hijos nos pueda decir”.

Los padres y madres fueron firmes. El beneficio de la duda al actual gobierno tienen una vigencia, y “no vamos a permitir que no se le dé seguimiento a la información importante, como el anterior gobierno que no hizo nada”, finalizó Navarrete.

El presente articulo es propiedad de Desinformémonos.

Gloria Muñoz Ramírez Y Erika Lozano (2021) “No hay diferencia del gobierno anterior con el actual y es desesperante para nosotros”: padres y madres de Ayotzinapa. Desinformémonos. Recuperado el 26 de Mayo del 2021 en: https://desinformemonos.org/no-hay-diferencia-del-gobierno-anterior-con-el-actual-y-es-desesperante-para-nosotros-padres-y-madres-de-ayotzinapa/

EU envía a México expediente sobre caso Ayotzinapa

López Obrador informó que EU, tras encargo a la vicepresidenta Kamala Harris, entregó parte del expediente sobre el caso Ayotzinapa.

Andres Manuel López Obrador US Vice President Kamala Harris holds a virtual bilateral meeting with Mexican President
Foto: Oliver Contreras EFE / EPA

Emmanuel Carrillo | Forbes

mayo 24, 2021 @ 10:07 am

El gobierno de Estados Unidos envió a México parte del expediente que tiene sobre el caso Ayotzinapa gracias a la intervención de la vicepresidenta Kamala Harris, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el mandatario federal explicó que la Comisión Especial que indaga la desaparición de los 43 normalistas le pidió hacer la solicitud al gobierno estadounidense.

La Comisión de derechos humanos encargada de investigar lo de Ayotzinapa me solicitó que yo hiciera una gestión con el gobierno estadounidense para conseguir un expediente que tienen las autoridades de Estados Unidos”.

“Le pedí a la vicepresidenta que nos ayudara, y quiero aprovechar para agradecerle, porque ya me mandó parte del expediente, no puedo decir más”, dijo el jefe del Ejecutivo federal.

El tabasqueño adelantó que esta semana le será enviado el expediente completo sobre el caso Ayotzinapa y confió que los gobiernos de ambas naciones sigan teniendo lazos de cooperación.

“El presente artículo es propiedad de Forbes”

Carrillo, E. (2021). EU envía a México expediente sobre caso Ayotzinapa. Forbes. Recuperado el 24 de mayo del 2021 en: https://www.forbes.com.mx/eu-envia-a-mexico-expediente-sobre-caso-ayotzinapa/

Padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa anuncian jornada de búsqueda en Guerrero

También aprovecharon para deslindarse de cualquier partido político que utilice el caso como bandera en el proceso electoral.

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos tomaron estaciones de radio para anunciar búsqueda (Rogelio Agustín)
Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos tomaron estaciones de radio para anunciar búsqueda (Rogelio Agustín)

Rogelio Agustín Esteban| Milenio

Chilpancingo, Guerrero. / 18.05.2021 19:10:51

Padres de los 43 normalistas rurales de Ayotzinapa, desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre de 2014, tomaron varias emisoras de radio en la ciudad de Chilpancingo, Guerrero, donde anunciaron una jornada de búsqueda en los municipios de Iguala, Cocula, Huitzuco y el Ejido de Carrizalillo. También aprovecharon para deslindarse de cualquier participación en el proceso electoral que está en curso.

Esta mañana, los padres de familia afectados por los hechos suscitados hace ya poco más de seis años y medio, acudieron a diferentes emisoras de radio ubicadas en Chilpancingo, Guerrero. 

En primera instancia dieron a conocer que van a poner en marcha una jornada de búsqueda que iniciará el 19 de mayo y terminará el 23 del mismo mes, particularmente en la región Norte y la Zona Centro del estado de Guerrero, con la intención de conseguir información, testimonio o rastros que les permitan saber qué es lo que sucedió hace ya casi siete años, cuando según la versión oficial, sus hijos fueron atacados por integrantes del cártel de Guerreros Unidos, policías preventivos de Iguala, Cocula y Huitzuco de los Figueroa.

Cristina Bautista, madre de Benjamín Ausencio Bautista, uno de los estudiantes desaparecidos la noche del 26 de septiembre del 2014, llamó a la sociedad de Guerrero para comprender el motivo que los mantiene movilizados, pues ellos solamente quieren saber el paradero de sus hijos.

“Hemos caminado muy difícilmente, han pasado ya 80 meses sin tener respuestas ni saber nada de nuestros hijos, sin saber dónde están”, dijo Cristina Bautista. 

“El presente artículo es propiedad de Milenio”

Agustín, R. (2021). Padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa anuncian jornada de búsqueda en Guerrero. Milenio. Recuperado el 18 de mayo del 2021 en: https://www.milenio.com/estados/padres-43-normalistas-anuncian-busqueda-guerrero

Piden colectivos y ONG’s “no imposición” de nuevo presidente de la CDHEG

Bernardo Torres
Chilpancingo, Guerrero.- Colectivos y organizaciones no gubernamentales pidieron al Congreso del Estado una selección imparcial y apegada a la constitución en la elección del nuevo presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG).
Francisco Echeverría de Jesús, integrante del Colectivo “Los Olvidados de Ayotzinapa”, hizo un llamado a los diputados locales a que no haya imposición en este proceso y se designe al mejor capacitado “no por dedazo”.
Representantes de distintas agrupaciones una parada hicieron en el Congreso del Estado para respaldar al aspirante a este cargo Román Jaimes Contreras, a quien calificaron como el mejor prospecto, y de quien dijeron ha estado cerca de las organizaciones en sus funciones como visitador de la CDHEG.
En la conferencia de prensa estuvieron presentes representantes del Colectivo Los Olvidados de Ayotzinapa, los Centros de Derechos Humanos “Minerva Bello”, José María Morelos y Pavón”, “María Herrera”, el Club de Leones, la Unión de Profesionistas del Estado de Guerrero, Club Rotario Chilpancingo, Universidad Vicente Guerrero, Centro de Estudios de Tierra Caliente, y la Unión de Jubilados y Pensionados y la Asociación de Deportistas de Saucitos.
Insisitió que como organizaciones no van a permitir que llegue alguien a solo calentar la banca, y en encuentran en Román Jaimes un aliado en su búsqueda de justicia.
Dijo que no se debe permitir que ocurra una imposición como se hizo en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) con Rosario Piedra Ibarra, quien no ha estado a la altura de la responsabilidad encomendada.
Sin embargo, también adelantó que las organizaciones estarán pendientes del trabajo que realice la persona que llegue el cargo, y así sea a quien están promoviendo, exigirán se protejan los derechos del pueblo.

Omar García, sobreviviente de Ayotzinapa la Noche de Iguala, en lista de pluris federales de Morena

Bernardo Torres |


Chilpancingo, Guerrero.- | El Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) definió este martes la asignación de diputaciones federales plurinominales, donde entre otros personajes, destaca Omar García, sobreviviente de Ayotzinapa en la Noche de Iguala.
En la lista difundida por el propio partido, Omar García, aparece con su verdadero nombre, Manuel Vázquez Arellano, que por lo general dirigentes de la Normal Rural de Ayotzinapa ocultan por motivos de seguridad.
Vázquez Arellano, aparece en el tercer sitio por la Tercera Circunscripción, la cual abarca los estados de Veracruz, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, y le fue asignada como cuota indígena.
Omar García, o Manuel Vázquez, es uno de los jóvenes normalistas que sobrevivieron al ataque de la Policía Municipal y del crimen organizado la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, donde tres estudiantes fueron asesinados y 43 siguen desaparecidos.
De la lista de diputaciones plurinominales fue excluido el ex vocero de los Padres y Madres de los 43, Felipe de la Cruz, quien también se había inscrito a este proceso y que le costaron duras críticas del movimiento por Ayotzinapa.
En la lista preeliminar que presentó Morena, aparecen desde políticos, empresarios y familiares de personajes conocidos, como el hijo de Miguel Torruco, secretario de Turismo federal, la exsecretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky y el padre de Checo Pérez, en las primeras posiciones.
En la lista también figuran Paty Armendáriz, el diputado de San Luis Potosí Pedro Carrizalez, mejor conocido como “El Mijis” y Marisol Gase, actriz y conductora.

Manuel Vázquez Arellano alias “Omar Garcia”

Sedena ocultó información sobre caso Ayotzinapa: CNDH

Manifestación en el antimonu-mento por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.
Manifestación en el antimonu-mento por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. Foto José Antonio López / Archivo

Redacción | La Jornada

——- | Jueves 25 de Marzo del 2021 | 13:39

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) señaló que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) “ocultó información” sobre su participación en la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y también se negó a entregársela a las autoridades, lo que se traduce en una falta grave.

El organismo público anunció que “revisará” su Recomendación 15/VG2018, relacionada con la desaparición de los estudiantes, por considerar que ese documento revictimiza a los estudiantes y sus familias al vincularlos con el crimen organizado, y que “no cumple con los estándares internacionales”, al no contemplar la búsqueda en vida de los jóvenes.

En un pronunciamiento sobre el tema, recordó que la mencionada Recomendación fue emitida el 28 de noviembre de 2018, tras una investigación que estuvo a cargo de la Oficina Especial para el “Caso Iguala”, la cual fue declarada extinguida el 29 de enero de 2020, por instrucciones de la ombudsperson Rosario Piedra Ibarra.

La CNDH enfatizó que, tras realizar un “estudio minucioso” de su propia Recomendación, concluyó que ésta “no cumple con los estándares internacionales en materia de derechos humanos, al no contemplar la búsqueda con vida de los 43 normalistas desaparecidos”, además de que “revictimiza tanto a las víctimas directas como a las indirectas”, específicamente a la comunidad de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

“Los elementos probatorios que integran el expediente de queja ponen de manifiesto la existencia de autoridades que tuvieron mayor participación en los sucesos, y que no obstanteesto, se les dirigieron recomendaciones poco contundentes, como las hechas a la Secretaría de la Defensa Nacional, los Ayuntamientos de Iguala y Cocula, y a la Fiscalía del Estado de Guerrero, con puntos recomendatorios notoriamente desproporcionados a la gravedad de las violaciones a los derechoshumanos”, subrayó la Comisión.

De igual forma, “los puntos recomendatorios a la Sedena no refirieron una necesaria investigación exhaustiva de los elementos del 27 Batallón de Infantería involucrados, ya que tuvieron participación protagónica en los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014, y a pesar de eso, ocultaron información recabada en cada uno de los eventos en los que fueron partícipes, pero además no se proporcionó a las autoridades, lo que se traduce en la comisión de violaciones a los derechos humanos, atribuibles a los elementos castrenses”.

Además, dijo la CNDH, “existen autoridades de las cuales se identificó su participación en los hechos, que no fueron recomendadas como correspondía, como es el caso de los Ayuntamientos de Huitzuco y de Tepecoacuilco de Trujano; circunstancia que resulta incongruente ya que dentro de la misma Recomendación 15VG/2018 quedó constatada, lo que resulta alarmante, ya que su actuación fue constitutiva de violaciones a derechos humanos.

“De igual forma, específicamente respecto al Ayuntamiento de Huitzuco, los elementos de prueba señalan que algunos de los estudiantes fueron trasladados a ese Ayuntamiento, participando elementos de las policías federal, estatal y municipal, lo cual no se abordó en la recomendación”.

En el mismo tono, la Comisión señaló que “no se escuchó a las víctimas, ni se respetaron sus derechos, antes de la emisión de la citada recomendación, dejando de lado los cinco puntos imprescindibles de la investigación, que las madres y padres de los 43 normalistas demandaron para llegar a la Verdad y la Justicia: 1. Búsqueda en vida; 2. Ejército mexicano; 3. Huitzuco, 4. Telefonía celular y, 5. El trasiego de la droga de Iguala a Chicago como móvil de la agresión”.

Asimismo, “se denigró, criminalizó y estigmatizó de manera dolosa a la comunidad de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, al señalarla como partícipe en el tráfico de estupefacientes, perdiendo de vista que un gran número de estudiantes de su comunidad fueron víctimas de hechos violatorios graves de derechos humanos”.

Con ello, la CNDH “revictimizó y reforzó un estereotipo negativo ante la opinión pública que afectó a generaciones de estudiantes, de entonces y a la fecha, tanto de la Normal “RaúlIsidro Burgos”, como de todas las Normales Rurales.

El presente articulo es propiedad de LaJornada.

Redacción (2021) Sedena ocultó información sobre caso Ayotzinapa: CNDH. La Jornada. Recuperado el 25 de Marzo del 2021 en: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/03/25/politica/sedena-oculto-informacion-sobre-caso-ayotzinapa-cndh/

Sedena ocultó información sobre caso Ayotzinapa: CNDH

Manifestación en el antimonu-mento por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.
Manifestación en el antimonu-mento por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. Foto José Antonio López / Archivo

César Arellano García|La jornada

Jueves 25 de marzo de 2021

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) señaló que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) “ocultó información” sobre su participación en la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y también se negó a entregársela a las autoridades, lo que se traduce en una falta grave.

El organismo público anunció que “revisará” su Recomendación 15/VG2018, relacionada con la desaparición de los estudiantes, por considerar que ese documento revictimiza a los estudiantes y sus familias al vincularlos con el crimen organizado, y que “no cumple con los estándares internacionales”, al no contemplar la búsqueda en vida de los jóvenes.

En un pronunciamiento sobre el tema, recordó que la mencionada Recomendación fue emitida el 28 de noviembre de 2018, tras una investigación que estuvo a cargo de la Oficina Especial para el “Caso Iguala”, la cual fue declarada extinguida el 29 de enero de 2020, por instrucciones de la ombudsperson Rosario Piedra Ibarra.

La CNDH enfatizó que, tras realizar un “estudio minucioso” de su propia Recomendación, concluyó que ésta “no cumple con los estándares internacionales en materia de derechos humanos, al no contemplar la búsqueda con vida de los 43 normalistas desaparecidos”, además de que “revictimiza tanto a las víctimas directas como a las indirectas”, específicamente a la comunidad de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

“Los elementos probatorios que integran el expediente de queja ponen de manifiesto la existencia de autoridades que tuvieron mayor participación en los sucesos, y que no obstanteesto, se les dirigieron recomendaciones poco contundentes, como las hechas a la Secretaría de la Defensa Nacional, los Ayuntamientos de Iguala y Cocula, y a la Fiscalía del Estado de Guerrero, con puntos recomendatorios notoriamente desproporcionados a la gravedad de las violaciones a los derechoshumanos”, subrayó la Comisión.

De igual forma, “los puntos recomendatorios a la Sedena no refirieron una necesaria investigación exhaustiva de los elementos del 27 Batallón de Infantería involucrados, ya que tuvieron participación protagónica en los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014, y a pesar de eso, ocultaron información recabada en cada uno de los eventos en los que fueron partícipes, pero además no se proporcionó a las autoridades, lo que se traduce en la comisión de violaciones a los derechos humanos, atribuibles a los elementos castrenses”.

Además, dijo la CNDH, “existen autoridades de las cuales se identificó su participación en los hechos, que no fueron recomendadas como correspondía, como es el caso de los Ayuntamientos de Huitzuco y de Tepecoacuilco de Trujano; circunstancia que resulta incongruente ya que dentro de la misma Recomendación 15VG/2018 quedó constatada, lo que resulta alarmante, ya que su actuación fue constitutiva de violaciones a derechos humanos.

“De igual forma, específicamente respecto al Ayuntamiento de Huitzuco, los elementos de prueba señalan que algunos de los estudiantes fueron trasladados a ese Ayuntamiento, participando elementos de las policías federal, estatal y municipal, lo cual no se abordó en la recomendación”.

En el mismo tono, la Comisión señaló que “no se escuchó a las víctimas, ni se respetaron sus derechos, antes de la emisión de la citada recomendación, dejando de lado los cinco puntos imprescindibles de la investigación, que las madres y padres de los 43 normalistas demandaron para llegar a la Verdad y la Justicia: 1. Búsqueda en vida; 2. Ejército mexicano; 3. Huitzuco, 4. Telefonía celular y, 5. El trasiego de la droga de Iguala a Chicago como móvil de la agresión”.

Asimismo, “se denigró, criminalizó y estigmatizó de manera dolosa a la comunidad de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, al señalarla como partícipe en el tráfico de estupefacientes, perdiendo de vista que un gran número de estudiantes de su comunidad fueron víctimas de hechos violatorios graves de derechos humanos”.

“El presente artículo es propiedad de La Jornada”

Redacción. (2021). Sedena ocultó información sobre caso Ayotzinapa: CNDH. La Jornada. Recuperado el 25 de marzo de 2021 en: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/03/25/politica/sedena-oculto-informacion-sobre-caso-ayotzinapa-cndh/

“Juan” presunto testigo protegido del caso Ayotzinapa es “El Gil” y miente, asegura ex Procurador de Guerrero

Bernardo Torres

Chilpancingo, Guerrero.- El ex procurador de Guerrero, Iñaki Blanco Cabrera, aseguró que el presunto testigo protegido de la FGR, cuyo testimonio sobre el caso Ayotzinapa se filtró hace unos días, sólo mencionado como “Juan” es Gildardo Astudillo, alias “Gil” y miente en sus declaraciones.
Iñaki Blanco en entrevista con Ricardo Rocha, en su espacio en Radio Radiofórmula, acusó que “El Gil” o “Juan” miente en dos aspectos fundamentales, uno,¿ en la presunta ejecución de indigentes y en lo relativo al hallazgo de restos humanos en el vertedero de Cocula.
Consideró que es preocupante que se construya una verdad paralela en torno al testimonio de un delincuente, que desconoce antecedentes haciendo apología de rencor y venganza en contra de quienes persiguieron a los responsables.
Dijo que basta comparar su testimonio con los chats de la DEA donde se prueba que este personaje intercambió mensajes con los hermanos Salgado Casarrubias, identificados como líderes de los Guerreros Unidos y que acató instrucciones que incidieron en la privación ilegal de la libertad de los 43 normalistas.
El ex procurador, dijo que se desecha además una investigación realizada por la CNDH que explica que la responsabilidad de corporaciones policiacas del ámbito local, estatal y federal son más por omisión, que sabiendo lo que estaba ocurriendo no actuaron ni reportaron a instancias superiores para que actuaran.
Otra prueba de que dicho sujeto miente, explicó es que asegura que los estudiantes fueron calcinados en un crematorio y después esparcidos por agentes en el basurero de Cocula y el Río San Juan, dado que hay pruebas científicas de que los restos presentan afectaciones térmicas diferenciadas, es decir, a diferentes temperaturas.
En este sentido la CNDH pidió en su momento que 114 de los restos hallados en estos puntos fueran estudiados por la Universidad de Innsbruck, y determinar si se trataba de estudiantes o de otras personas, lo cual de manera sospechosa tampoco se ha realizado.
Insistió en que “El Gil” y quienes hayan realizado estas filtraciones buscan el descrédito de las instancias que investigaron estos hechos en el pasado, y que sólo “dañan, contaminan y provocan efectos negativos en las investigaciones”.
Iñaki Blanco, negó “categórica y enfáticamente” haber recibido sobornos de parte de la organización criminal Guerreros Unidos como señala el presunto testigo protegido, puesto que la Fiscalía a su cargo investigaba a este grupo desde tiempo antes, incluso intercambiaba información con instancias federales.
Recordó que a su llegada a Iguala la noche del 26 y madrugada del 27 se rescató y resguardó a 64 jóvenes, se logró la detención y consignación de 33 personas implicadas en el caso, la mayoría elementos de la Policía Municipal, así como al entonces presidente municipal, José Luis Abarca Velázquez.

Normalistas de Ayotzinapa toman Caseta de la Autopista del Sol en Palo Blanco

Bernardo Torres
Chilpancingo, Guerrero.- Estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa “Raúl Isidro Burgos”, tomaron la caseta de cobro de la Autopista del Sol que se ubica a la altura del poblado de Palo Blanco.
Unos 50 jóvenes de esta escuela, como lo hacen de manera continua, llegaron a la caseta alrededor de las 12:00 del mediodía, levantaron las plumas y dejaron pasar libremente a los automovilistas a quienes solicitaban una cooperación de 100 pesos.
Los jóvenes argumentaron que el objetivo de tomar casetas es para recaudar fondos y mantener a flote el internado, donde a pesar de que no hay clases presenciales hay alumnos haciendo guardias.
Además de recaudar recursos, los estudiantes insisten a las autoridades federales que se retomen cuatro líneas de investigación que propuso el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para dar con el paradero de los 43 desaparecidos.
Los estudiantes, en esta toma de caseta también se pronunciaron por la exigencia de justicia para sus 10 compañeros que han sido asesinados en los últimos años, algunos directamente por policías, y otros en situaciones aún no esclarecidas.
A pesar de que la federación ha manifestado que no permitirá la toma de casetas, los estudiantes de Ayotzinapa continúan realizando esta actividad, vigilados por policías estatales que en esta ocasión permanecieron a la distancia.

Casetas – Ayotzinapa