Crece el consumo de psicofármacos en mujeres durante la pandemia

AmecoPress | Sem México

— | Jueves 8 de Julio del 2021 | — : —

Si nos fijamos en las diferencias de consumo de sustancias psicoactivas entre hombres y mujeres podemos ver que en prácticamente todas las drogas ellos son más consumidores que ellas. Sin embargo, hay una sustancia donde las mujeres predominan por encima de los hombres. Se trata de los psicofármacos donde en España las féminas llegan incluso a doblar a los varones en su consumo, informa CCAdicciones.

Esta situación se ha visto potenciada además durante los meses de confinamiento. En el artículo de hoy veremos una realidad a veces silenciada, y cómo la pandemia ha hecho que aumente todavía más esta preocupante situación.

Psicofármacos en femenino

Como decíamos en la introducción, las mujeres suponen el doble que los hombres en el consumo de psicofármacos en España.

Según los expertos, los motivos de esto tienen que ver con que ellas son más proclives al diagnóstico de depresión, ansiedad o insomnio, afecciones relacionadas con las fluctuaciones hormonales o la mayor carga social. En consecuencia, esto se traduce en una mayor prescripción de estas sustancias. Y la pandemia de COVID-19 que empezó el año pasado no ha hecho más que potenciar esta situación.

Un estudio realizado por la Universidad del País Vasco reflejó que durante los meses de confinamiento el consumo de psicofármacos creció en España tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, la brecha entre ambos sexos se mantuvo constante duplicando las mujeres con un 15,4% a los hombres con un 7,6%. Esto contrasta con la realidad de otras sustancias durante el confinamiento como el alcohol o el cannabis, los cuales debido a las medidas de reclusión en casa, la limitación del contacto social o el cierre de los locales provocaron una caída en su consumo. Todo lo contrario que con los hipnosedantes y ansiolíticos, cuyo consumo aumentó de forma alarmante durante esos meses.

El impacto de la pandemia

Los datos de los últimos estudios son preocupantes. La Encuesta del Observatorio Español de Drogas y Adicciones reflejó el pasado mes de marzo que la prevalencia de los hipnosedantes y ansiolíticos había crecido. Concretamente, un 2,5% de la población había empezado a consumir benzodiacepinas sin receta y el 5,7% lo había hecho además mezclándolo con alcohol.

Este crecimiento en el uso de psicofármacos va en aumento desde 2012 afectando actualmente a una de cada diez personas que consume diariamente. Estos datos hacen de España el segundo país de mayor consumo de la OCDE, después de Portugal. Y si nos fijamos en las cifras según la adquisición ilegal sin receta, nuestro país se sitúa en primera posición mundial.

Otra tendencia observable que también resulta preocupante hace referencia al perfil del consumidor medio de estas sustancias. Anteriormente, éste se correspondía a mujeres de edad avanzada. No obstante, en los últimos años este perfil se ha ido rejuveneciendo progresivamente. Los motivos de esto son la fácil accesibilidad a este tipo de fármacos, la presión asistencial que potencia la prescripción y dificulta su control y la banalización de su consumo a nivel mediático.

Aumento del consumo y diferencias de género en la COVID-19

En este artículo hemos querido centrarnos en el consumo de psicofármacos de los últimos meses, ya que se sabe que ha habido un aumento del 20% y que un tercio de las personas que ya consumían han aumentado la dosis, o han optado por un medicamento más fuerte, pero lo que ha motivado a este artículo, es que existen diferencias de género y clase en ese aumento, habiendo afectado particularmente a las mujeres. De hecho, la encuesta epidemiológica publicada por la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona parece indicar, que las mujeres están consumiendo más, por el tipo de trabajo que realizan (Navarro, 2020).

En muchos casos sus profesiones están vinculadas con los cuidados: el 51.1% de los médicos son mujeres, el 85.1% de los enfermeros son mujeres, el 70% de quienes trabajan en farmacias son mujeres, el 90% de quienes limpian en empresas, hoteles y hogares son mujeres y más del 85% de quienes atienden las cajas en los supermercados son mujeres. Además que, las mujeres siguen soportando la carga de la inmensa mayoría de las responsabilidades del hogar y del cuidado de hijos y familiares, sin olvidar, que no hay nada en el sistema conyugal o legal, que respete el trabajo de la mujer en el hogar como si fuese un empleo (Goodrich, Rampage, Ellman y Halstead, 1989).

Los datos obtenidos en la encuesta demuestran que el consumo total de tranquilizantes, sedantes, o somníferos ha sido superior en mujeres (27,4% Mujeres – 15,9% Hombres), así como el porcentaje de nuevos consumidores (15,4% Mujeres – 8,8% Hombres).

Además, las personas cuyo salario no permite cubrir las necesidades básicas del hogar parecen estar consumiendo más tranquilizantes y somníferos que las que sí pueden cubrirlas (Salas, Llorens, Navarro y Moncada, 2020).

Se calcula también, que alrededor de uno de cada tres enfermeras, médicas, limpiadoras, gerocultoras y auxiliares de enfermería ha declarado estar consumiendo tranquilizantes, sedantes o somníferos durante la pandemia. En el caso del porcentaje de limpiadoras su consumo se ha duplicado del 16,9% en la pre-pandemia al 34,7% durante la pandemia y en la actualidad, al igual que las auxiliares de geriatría (14,3% al 32,3%); siendo especialmente preocupante, el incremento para auxiliares de enfermería, que prácticamente se ha triplicado (11,6% al 31,6%).

Los enfermeros han aumentado más de tres veces (10,7% al 37,5%) y en el caso de médicas se ha quintuplicado (del 6,9% a 34,7%) (Salas et al., 2020).

Si bien es cierto, que en general las mujeres consumían más psicofármacos que los hombres desde antes de la pandemia, existen estudios que han analizado los factores que podrían estar influyendo en la prescripción como son el sexo, la edad, el nivel socioeconómico y las expectativas sociales (García, Avilés, Ruiz, Falcón, Alonso y Fuente, 2005), pudiendo dar a entender que, además el malestar emocional de las mujeres podría está en cierto grado medicalizado (Henares, Ruiz y Mendoza, 2018). Por ello es de vital importancia incorporar la perspectiva de género al análisis de la prescripción y el uso de psicofármacos.

Recordemos además, que en España siguen existiendo diferencias en los profesionales que prescriben, sean varones o mujeres que se ven afectados por sesgos implícitos en la sociedad que condicionan, favorecen, o limitan las estrategias de consumo. Por ejemplo, las mujeres consultan más por trastornos depresivos, ansiedad y los hombres por abuso de sustancias y trastornos antisociales de personalidad, pudiendo responder mejor éstos al estrés que reflejan las diferentes expectativas sociales (Vega, Romo, Márquez, Poo, Meneses y Gil, 2004).

El presente articulo es propiedad de Sem México.

AmecoPress (2021) Crece el consumo de psicofármacos en mujeres durante la pandemia. Sem México. Recuperado el 9 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/crece-el-consumo-de-psicofarmacos-en-mujeres-durante-la-pandemia/

Estragos a la salud mental de las mujeres durante la pandemia en México

*Estudios actualizados indican que del 51 por ciento fue por estrés y se disparó al 83, subieron la depresión y la ansiedad.
La carga de trabajo excesivo, la tercera jornada, la falta de alternativas para el cuidado, todo ellas

Libertad López | Sem México

Ciudad de México | Martes 6 de Julio del 2021 | — : —

En México, de acuerdo con la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19), realizada por la Universidad Iberoamericana, entre las mujeres, los niveles de ansiedad durante el confinamiento son mayores a los de los hombres pues 36 por ciento de ellas se han sentido ansiosas en comparación con 26 por ciento de los hombres, según datos de marzo de 2021.
El estrés relacionado con la pandemia no es un hecho aislado, puesto que se han llevado a cabo investigaciones en los cuales se reconoce que va en aumento conforme pasa el tiempo de cuarentena. Se ha visto que la población asociada a Estrés Post Traumático (EPT) en mayores niveles es la femenina, siendo algunos de los efectos más adversos de la pandemia, el aislamiento y el sentido de ansiedad que se encuentran asociados con casos inclusive de suicidio.(1)
En un estudio practicado a 324 mujeres mexicanas, 51.2 por ciento mencionan que antes de la pandemia sufrían de estrés, seguido de 32.7 por ciento con ansiedad y 24.1 por ciento con depresión, algunas de ellas manifestaron dos o más de los padecimientos anteriores. Durante la pandemia estas cifras aumentaron pues 83 por ciento indicó contar con estrés, 58.6 por ciento con ansiedad y 38.3 por ciento con depresión. (2)
Según la organización internacional Médicos sin Fronteras, se ha detectado un aumento significativo del número de atenciones de salud mental en mujeres en los puntos de atención, tanto en México como en otros países de la región.
El cierre de actividades y las medidas de cuarentena por el nuevo coronavirus (COVID-19), alrededor del mundo han aumentado la carga de trabajo para las mujeres, sobre todo trabajo no remunerado. La mujer es la principal cuidadora si alguien se enferma en casa—la mayoría de tratamientos y cuidados para COVID-19 son a nivel domiciliar—muchas veces en detrimento de la salud física y mental de ellas. La falta de apoyo doméstico y emocional tiene consecuencias a largo plazo en la salud mental de las mujeres.
En México, en el ámbito educativo, la pandemia ha traído consigo modificaciones en los hábitos y las rutinas, así como alteraciones de la salud mental del personal académico y de estudiantes, quienes han resentido esta situación experimentando estrés, cansancio y frustración, debido a la excesiva carga de trabajo, a la falta de habilidades tecnológicas y a carencias en la adaptación a la nueva normalidad.
Ha sido evidente la desigualdad de género, que afecta de manera importante a las mujeres, debido a los múltiples roles que deben cumplir durante la cuarentena, como madres, estudiantes, cuidadoras del hogar y de personas enfermas.
Al ser las mujeres las que más trabajan en esta temporada de COVID-19, como madres, profesionistas y cuidadoras, están más proclives a experimentar el “síndrome del quemado” o burnout, el cual solía ser exclusivo del ambiente laboral, pero que ahora se extiende hasta el hogar.
Todo esto se asocia, frecuentemente, con ansiedad, hostilidad, ira, depresión o tristeza. Además, se produce una alteración del comportamiento, que abre paso al desarrollo de hábitos perjudiciales. (3)
La carga de trabajo excesivo ha afectado especialmente a las mujeres por su rol en la familia como cuidadoras de los hijos, de personas enfermas y del hogar, exponiendo la desigualdad de género que prevalece en nuestra sociedad; algunos académicos han participado poco a poco en las tareas domésticas y de cuidado, aunque parecen gozar de mayores oportunidades para salir del confinamiento, o para regresar a una cotidianidad lo más parecida posible en las circunstancias actuales al estado previo a la pandemia.
La Violencia, detonador
La violencia contra las mujeres y las niñas es una pandemia que nunca ha cesado. Es un problema de salud pública en todo el mundo. Las emergencias humanitarias, los desastres y las pandemias mundiales ponen a las mujeres y las niñas en mayor riesgo de violencia. La actual crisis de COVID-19 no es una excepción. El aislamiento social y la crisis sanitaria crean un escenario propicio para el aumento del riesgo de las mujeres y las niñas a padecer violencia y para un incremento en las tensiones al interior de los hogares. (4)
El gobierno mexicano ha decretado la atención a las víctimas de violencia como servicios esenciales y está reforzando acciones sobre todo en la atención a denuncias telefónicas a través del 911 para atender la contingencia con perspectiva de género.

Fuente: IBERO, EQUIDE, Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19, disponible en:

https://equide.org/wp-content/uploads/2021/06/PP-ENCOVID19-Marzo-2021.pdf
Fuente: Norma Angélica Santiesteban López, Teresa Galdys Cerón Carrillo, & Yesbek Rocío Morales Paredes. (2021). “La meditación como estrategia para combatir los efectos negativos en la salud mental de las mujeres mexicanas ante la pandemia de COVID-19”. Graffylia, 4(8), pp 135-144. Facultad de Filosofía y Letras, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Enlace:http://rd.buap.mx/ojs-dm/index.php/graffylia/article/view/488
Fuente: Elena Vargas. “La salud de la mujer en tiempos de confinamiento”. Médicos sin Fronteras, 28 de mayo de 2020. Enlace: https://www.msf.mx/article/la-salud-de-la-mujer-en-tiempos-de-confinamiento
Fuente: Alicia Saldívar-Garduño y Karol Esthefanya Ramírez-Gómez. “Salud mental, género y enseñanza remota durante el confinamiento por el COVID-19 en México”. Persona, revista de la Facultad de Psicología de la Universidad de Lima. Octubre de 2020. Enlace: https://doi.org/10.26439/persona2020.n023(2).5011
Fuente: “El impacto del COVID-19 en la salud de las mujeres”, ONU Mujeres, 2020. Enlace: https://www2.unwomen.org/-/media/field%20office%20mexico/documentos/publicaciones/2020/julio%202020/impacto%20covid%20en%20la%20salud%20de%20las%20mujeres.pdf?la=es&vs=5457

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Libertad López (2021) Estragos a la salud mental de las mujeres durante la pandemia en México. Sem México. Recuperado el 6 de Julio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/estragos-a-la-salud-mental-de-las-mujeres-durante-la-pandemia-en-mexico/

Encierro por pandemia causó depresión y trastornos alimenticios

  • El distanciamiento social, el aumento de estrés y los síntomas depresivos se convirtieron en un cóctel que propició desórdenes alimenticios
  • En México la población ha ganado 8 kilos y medio en promedio: cuidado con la obesidad 

Redacción | Sem México

Ciudad de México | Miércoles 30 de Junio del 2021

Aun cuando todos los estragos derivados de la pandemia por COVID-19 son difíciles de calcular todavía, investigaciones consultadas por el Laboratorio de Datos contra la Obesidad (LabDO) revelan que factores como el distanciamiento social, el miedo a contagiarse, los cuadros de ansiedad y depresión, así como la sobrealimentación y la poca actividad física, trajeron consigo y, en algunos casos, intensificaron los trastornos alimenticios.

En Reino Unido, por ejemplo, el Centro de Salud Mental creó un modelo predictivo que advierte que el 20 por ciento  de su población, casi 10 millones, necesitará, en los próximos 3 a 5 años, apoyo para mantener su bienestar mental derivado de la crisis sanitaria, en donde 1.5 millones de ellos serán menores de 18 años, al tiempo que personas con problemas de salud mental preexistentes, pacientes que atravesaron terapia intensiva, así como aquellos que perdieron su empleo y los que mantienen un duelo por la pérdida de un ser querido, serán los grupos poblacionales más vulnerables. (1)

Por su parte, en ese mismo país, Priory Group, uno de los principales proveedores de servicios médicos, señaló en febrero pasado que durante la crisis sanitaria —que se intensificó en el 2020– hubo un aumento del 61 por ciento en el número de consultas por tratamiento de la anorexia nerviosa y un incremento del 26 por ciento en el número de consultas sobre el tratamiento del trastorno por atracón. (2)

Aunado a ello, un estudio publicado en el International Journal of Eating Disorders, sostiene que en Europa el 30 por ciento  de los pacientes con bulimia y más del 60 por ciento de los pacientes con anorexia reportaron un empeoramiento de los síntomas durante la pandemia, en donde casi el 50 por ciento de estas personas no estaban recibiendo tratamiento alguno, al tiempo que identifica los factores que contribuyeron al aumento de pacientes con trastornos alimentarios, entre ellos: estrés, soledad, perspectivas emocionales negativas, mayor uso de las redes sociales, insatisfacción corporal y preocupaciones sobre la accesibilidad a los alimentos. (3)

En México, la problemática no es menor. El informe “Acciones e intervenciones para la pérdida de peso”, publicado en enero de este año por la firma especializada en investigación de mercados Ipsos, advirtió que las y los mexicanos han ganado, en promedio, 8.5 kilos de peso durante la pandemia, lo cual nos coloca, en una lista de 30 países, como el número uno en dicho rubro y por encima de Arabia Saudita con ocho kilos; Argentina con 7.9 kilos y Perú con 7.7 kilos. El promedio mundial es de 6.1 kilogramos extra. (4)

Cabe destacar que esfuerzos orientados a visibilizar la relación de la salud mental y los trastornos alimenticios en medio de la pandemia por COVID-19 refieren que en este periodo las personas exacerbaron las conductas de restricción, atracones, purgas, así como el sedentarismo o el exceso de ejercicio. (5)

Respecto al impacto en la salud mental en las personas que han logrado sobreponerse al COVID-19, una investigación publicada en la revista científica The Lancet monitoreó a 236 mil 379  sobrevivientes y reveló que el 24% de ellos había experimentado un trastorno psicótico, de ansiedad o del estado de ánimo, con base en síntomas psicológicos que incluyen: estrés por soportar una enfermedad potencialmente fatal, incertidumbre sobre el futuro, estigma social por portar dicha enfermedad y aislamiento social. (6)

Otra de las preocupaciones de los especialistas es el hecho de que ante la priorización de la atención médica a quienes contraen el virus de COVID-19, se frenó el diagnóstico  y cuidado a aquellas personas con indicios de desórdenes alimenticios. Sin embargo, ante dicho panorama, también destacan la atención mediante las nuevas tecnologías, en donde la telemedicina ha jugado un papel clave en la intervención para prevenir y atender este tipo de trastornos. (7)

FUENTES:

1.- Covid-19 and the nation’s mental health: May 2021. Centre for Mental Health, UK.

https://www.centreformentalhealth.org.uk/publications/covid-19-and-nations-mental-health-october-2020

2.- Doctors warn of ‘tsunami’ of pandemic eating disorders. The Guardian. Sarah Marsh. thursday 11, 2021.

https://www.theguardian.com/society/2021/feb/11/doctors-warn-of-tsunami-of-pandemic-eating-disorders

3.- Special Issue: Eating Disorders and Their Intersection With Gastrointestinal Symptoms Pages: 909-1067. June 202. Issue Edited by: Guido K.W. Frank, Neville H. Golden, Helen Murray. International Journal of Eating Disorders.

https://onlinelibrary.wiley.com/toc/1098108x/2021/54/6

4.- Actions & interventions for weight loss. Ipsos. January 2021.

https://www.ipsos.com/sites/default/files/ct/news/documents/2021-01/actions-and-interventions-for-weight-loss.pdf

5.- Eating and exercise behaviors in eating disorders and the general population during the COVID-19 pandemic in Australia: Initial results from the COLLATE project. International Journal of Eating Disorders.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/eat.23317

6.- 6-month neurological and psychiatric outcomes in 236, 379 survivors of COVID-19: a retrospective cohort study using electronic health records Maxime Taquet, PhD John R Geddes, MD Masud Husain, Sierra Luciano, Paul J Harrison. April 06, 2021.

https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(21)00084-5/fulltext

7.- COVID-19 and implications for eating disorders. European Eating Disorders Review. 28 April 2020. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1002/erv.2738

Acerca del Laboratorio de Datos contra la Obesidad.

Iniciativa ciudadana enfocada a promover, con base en datos e información, políticas públicas que resuelvan uno de los problemas que más afectan a las y los mexicanos.

Redes sociales:

Instagram: @datosvsobesidad

Twitter: @DatosVsObesidad

El presente articulo es propiedad de Sem México.

Redacción (2021) Encierro por pandemia causó depresión y trastornos alimenticios. Sem México. Recuperado el 1 de Junio del 2021 en: https://www.semmexico.mx/encierro-por-pandemia-causo-depresion-y-trastornos-alimenticios/

SOS: crece el desabasto de medicamentos psiquiátricos

Diversos medicamentos controlados para tratar esquizofrenia, trastorno bipolar y ansiedad faltan en el país. Las denuncias por falta de medicamentos para salud mental ha crecido de ser la décima segunda causa a la quinta en México, según el colectivo Cero Desabasto

Composición fotográfica en la que se aprecia a una mujer joven, en el centro de la imagen Ella está desnuda, sentada con las piernas dobladas y sus brazos las sostienen. Tiene la espalda encorvada y su rostro y mirada hacia abajo. Solo se ve la mitad del rostro, aunque no se aprecian bien sus facciones. Tiene el cabello largo, ondulado, y todo cae de lado. La mujer esta rodeada de cápsulas verdes y pastillas blancas, en gran formato, es decir, una cápsula es del tamaño de su brazo, por ejemplo.

Katia D’Artigues  | Yo también

—– | Miércoles 23 de Junio del 2021 | — : —

La voz de alerta la lanzó esta semana la Asociación Psiquiátrica Mexicana, A.C. (APM): un medicamento que utilizan alrededor de dos millones de mexicanos y mexicanas con esquizofrenia; el único que contribuye a mantenerlos estables, la clozapina, tiene un desabasto a nivel nacional.

“Por décadas se ha reconocido (a la clozapina) como el tratamiento farmacológico más eficaz para esta enfermedad, tan difícil de sobrellevar tanto para los pacientes como para sus familias”, dice el comunicado oficial de la organización que agrupa a más de 3 mil médicos psiquiatras en el país y que calcula que hay 2 millones de personas que viven o vivirán con esquizofrenia en el país. 

Entre el subregistro y el desabasto

Bernardo Ng, médico psiquiatra y presidente de la APM, subraya que están muy preocupados por el desabasto de la clozapina por distintas razones. 

“De por sí los pacientes psiquiátricos la enfrentan más difícil no sólo por la discapacidad sino por el estigma. Estamos tratando de darle voz a las necesidades de nuestros pacientes. No queremos sonar a que sólo les damos medicamento para tratar sus condiciones, pero en temas como esquizofrenia, trastorno bipolar, los medicamentos son parte crítica de su tratamiento”, explica.

La clozapina, cuenta, no es un medicamento elegido por un psiquiatra de entrada para tratar la esquizofrenia -un fármaco de “primera línea”- porque uno de sus efectos colaterales puede ser disminuir los glóbulos blancos de la sangre. Sólo se receta a pacientes que tienen esquizofrenia resistente a otros medicamentos por lo que una vez que un paciente lo utiliza y le funciona es muy difícil sustituirlo por otro. 

Ng, quien vive entre San Diego y Mexicali, es co-autor del capítulo de epidemiología (es decir, la incidencia en la población) del más reciente libro de texto “Esquizofrenia”, de la Asociación Psiquiátrica Americana, asegura que en México hay un subregistro de personas que viven con esquizofrenia. Aunque en el país no hay datos, sí se puede inferir por la incidencia poblacional en otros países.

“Si se reconoce que hay una incidencia de entre .5 a 1.5% de la población en general y en México hay 130 millones de habitantes, da 2 millones de personas que a lo largo de su vida tendrán esquizofrenia. La cifra la calculamos con un grupo de trabajo de directores de hospitales psiquiátricos, por eso el Dr. Carlos Alberto Arnaud Gil firma el comunicado conmigo. Es una enfermedad prevalente por lo seria que llega a ser.

“Definitivamente hay un subregistro (de personas con esquizofrenia). Los directores de hospitales señalan que es una de las causas más frecuentes por las que se tiene que internar a una persona junto con el trastorno bipolar y la depresión suicida”.

En México sólo un laboratorio, Psicofarma, produce clozapina. Ng asegura que vieron con buenos ojos el comunicado de la organización porque les dijeron que necesitan ayuda para poder seguir trayendo el medicamento. 

Aumentan las denuncias de falta de medicamentos para salud mental

El desabasto de medicinas para alguna condición psiquiátrica ha venido creciendo, dice Andrés Castañeda Prado, coordinador de Salud y Bienestar deNosotrxs. Aunque el desabasto es generalizado, los medicamentos que se recetan para ciertas condiciones de salud mental han crecido del noveno o décimo segundo lugar al quinto lugar en los reportes del portal Cerodesabasto.orgque lleva dos años de funcionar, a nivel tanto público como privado. 

Se debe, dice Castañeda Prado, a diversos factores, entre ellos que como son medicamentos controlados, generan una mayor complicación en cuanto a manejo, almacenamiento, distribución e importación. En algunos casos la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) retrasa la liberación en las aduanas si se trata de un medicamento que tiene algún nuevo proceso. 

Y esto también con un dato preocupante adicional. Durante la pandemia se dieron 45 millones menos de consultas y aún así se triplicó el número de recetas no surtidas de manera completa: de 5 a 16 millones.

Castañeda Pardo reitera que el desabasto de clozapina también lo tienen detectado de manera generalizada en muchos estados del país, pero no es la única medicina controlada para tratar diversas condiciones de salud mental.

Cita otras como fenobarbital (usado en algunos casos también de epilepsia); de otro medicamento llamado Vidance para tratar trastorno por déficit de atención y diversos ansiolíticos como clonazepam, diazepam, loracepam y alprazolam (todos de la misma ‘familia’, por así decirlo) así como carbonato de litio, que también utilizan algunas personas con trastorno bipolar, entre otros. Ng coincide, en su experiencia, que sí son esos los medicamentos que en la APM han notado que les cuesta trabajo a sus pacientes conseguir. 

Pueden consultar el Informe de Transparencia en Salud 2019-2020 y el mapeo de desabasto de medicamentos en México que ha hecho el colectivo aquí.

¿Por qué hay desabasto?

Tratando de no complejizar, este gobierno decidió -por motivos de ahorro- comprar medicinas a través de la UOPS, un organismo de las Naciones Unidas. “Pero operó con prisas y al final están subestimando una compra que, además de que es millonaria, tiene un nivel de complejidad en el proceso”, explica Castañeda Prado.

En otros sexenios diversos actores del área de salud pública gestionaban sus compras. Al hacerlo de manera consolidada, cambiaron las “reglas del juego” a los productores, distribuidores e incluso a quienes venden el medicamento. Aunque buscar los mejores precios es una buena intención, lo malo es que jamás se trazó un “Plan B”.

“Ese es el gran problema, que no hay un Plan B. Es sálvese quien pueda, compren a quien pueda y a quien se deje”, explica Castañeda. “Esto tiene consecuencias importantes: hay desabasto sobre todo a partir de octubre de 2019 y no tiene que ver con la pandemia, sino por la decisiones que se han tomado desde la autoridad”. 

Dado que el proceso de la compra de medicinas cambió de “sopetón”, como califica Castañeda, del IMSS a Hacienda, sin hacerlo paulatino y dada la curva de aprendizaje (incluso un nuevo titular de Cofrepris fue nombrado en febrero de este año: Alejandro Svarch Pérez) ahora diversas instituciones -públicas y privadas- han tenido que salir a comprar, como puedan; unas con mayor capacidad y experiencia que otras, incluyendo las de los estados de la República. 

También hay mucha opacidad en el presupuesto porque, dada la emergencia, se han dado muchas adjudicaciones directas sin licitación. “Comprar a las prisas tiene problemas no sólo para quien compra sino para quien produce: no permite planear la producción y afecta hasta la inversión en el sector farmacéutico para que los empresarios planeen su producción”. 

En Yo También hablamos a la secretaría de Salud para pedir una posición oficial al respecto del desabasto de estos medicamentos psiquiátricos. Al cierre de esta nota no habíamos recibido una respuesta de con quién podríamos hablar al respecto.

El presente articulo es propiedad de Yo también.

Katia D’Artigues  (2021) SOS: crece el desabasto de medicamentos psiquiátricos. Yo También. Recuperado el 23 de Junio del 2021 en: https://www.yotambien.mx/actualidad/sos-crece-el-desabasto-de-medicamentos-psiquiatricos/

Depresión afecta a estudiantes universitarios durante pandemia

Clase virtual de la UACM. Foto: Jennifer Muñiz

Jennifer Muñiz Y Sharon Jiménez | Desinformémonos

—- | Jueves 17 de Junio del 2021 | — : —

El coronavirus cambió aceleradamente la forma en que se imparte la educación, ya que la escuela y el hogar se combinan en el mismo espacio tras el cerco epidemiológico que nos confinó en casa desde hace más de un año. Además de los problemas que existen en la educación que reciben aquellos jóvenes con menos recursos, falta de conexión a internet, situaciones familiares y económicas complicadas, tal como nos lo muestra el Informe de Perfil de Estudiante de nuevo ingreso de la UACM del año 2019, existe un problema muy importante: la salud mental de los estudiantes.

El impacto psicológico en estudiantes universitarios mexicanos se vio reflejado por la presencia de síntomas como estrés, problemas para dormir, ansiedad y sobre todo depresión.

El Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México reveló en mayo de este año que, en la Línea de la Vida, un servicio de atención telefónica para la atención de crisis emocionales, se han atendido 41 mil 412 llamadas entre enero de 2020 y marzo de 2021, todas relacionadas con estados emocionales, tales como ansiedad, depresión, insomnio y tentativa de suicidio. La Línea de la Vida es un servicio dedicado a la atención y promoción de la salud mental, así como a la prevención, recuperación, y rehabilitación de sustancias psicoactivas y emergentes.

El psicólogo Giovanni De La Peña, especialista en estas condiciones de salud, afirma que seguirán aumentando los problemas de salud mental debido a la pandemia de COVID 19.

“Existirán mayores niveles de ansiedad, depresión e ira, las cuales se fueron acumulando en cada persona que estaba en confinamiento, pues no podían expresarlas como suelen hacerlo cotidianamente cuando se podía salir de casa. Si juntamos las noticias catastróficas que día a día se mantuvieron, es posible que afecten a las personas causando mal humor, tristeza, etc.”.

Una de las afectaciones que más se ha intensificado durante esta cuarentena, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la depresión, qué en esta condición psicoafectiva multifactorial, la persona afectada es propensa a cambios emocionales y a sentimientos de tristeza.

Hanna Sánchez

Hanna vive en Iztapalapa y tiene 20 años, y desde que comenzó el confinamiento se encuentra estudiando en línea al igual que muchos estudiantes en el país. Ella narra en entrevista, ha tenido problemas de depresión que ha tenido qué atender “La verdad todo ha sido muy pesado, estoy inscrita a cinco cursos de tres horas cada uno. Si las clases fueran presenciales no tendría ningún problema con eso, pero las condiciones lo hacen bastante difícil. He estado a punto de rendirme y decir: ya basta, me siento deprimida”, dice Hanna.

La depresión de Hana ha intervenido en sus estudios y eso la mantiene preocupada todo el tiempo, y relata que “además de la depresión he sufrido de insomnio, me cuesta mucho dormir, veo el reloj a las tres, cuatro de la mañana, y tengo clases a las siete. No puedo ni levantarme ni concentrarme. Me cuesta mucho estar tranquila porque pienso y pienso, me canso mentalmente. Me estresa mucho que a veces hay temas que no me entran, el semestre pasado abandoné dos cursos, me sentía sin ganas de seguir, ya no hacía tareas ni entraba a clases”.

¿Por qué está afectando tanto la depresión a los universitarios?, De La Peña explica algunas razones que llevan a los estudiantes a sufrir depresión: “las personas somos seres sociales que estamos en constante movimiento, conociendo y aprendiendo, al quitar eso, el estudiante comienza a ser monótono, al grado de llegar al aburrimiento, desesperación y a no sentirse útil. Parte de la vida es tener un propósito o alguna meta que queremos lograr, pero si solo estamos en casa, nadie nos observa, somos seres con necesidades de aceptación por parte de algún grupo con el cual nos sintamos pertenecientes, esto puede afectar a las personas, y si agregamos la presión que genera estudiar en la universidad, se genera depresión, no es un hecho, pero sí un factor que influye”.

El psicólogo recomienda solicitar ayuda profesional en cuanto se muestren síntomas de depresión: “Cuando observamos a alguien que no se quiere levantar de su cama, que todo le aburre y que no encuentra una motivación para seguir con su vida cotidiana, es necesario pedir ayuda profesional, recurrir a especialistas o grupos de ayuda que puedan levantar el ánimo de la persona. No es recomendable tomarlo a la ligera o pensar que solos pueden. El especialista deberá de dar opciones para el tratamiento, por lo general es encontrar motivación o actividades que la persona vuelva a disfrutar dentro de su vida. Hay que recordar que cada persona es diferente y va a necesitar tratamiento de acuerdo con su diagnóstico”.

Desde los canales virtuales de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México se proporcionan recursos para atención psicológica gratuita, entre las que destaca la línea telefónica del Centro de Investigaciones en Psicoanálisis y Ciencias Sociales (CEPCIS) para brindar apoyo psicológico a los estudiantes uacemitas, una estrategia convenida por ambas instituciones, que contempla el apoyo de especialistas en salud mental que brindan servicio psicológico de forma gratuita a la comunidad de esa universidad. Para brindar ese servicio, los especialistas del CEPCIS solicitan a los estudiantes un correo con su matrícula y nombre completo.

*Este reportaje fue producido por estudiantes del Taller de Periodismo de Investigación del plantel Tezonco de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).

El presente articulo es propiedad de Desinformémonos.

Jennifer Muñiz Y Sharon Jiménez (2021) Depresión afecta a estudiantes universitarios durante pandemia. Desinformémonos. Recuperado el 17 de noviembre del 2021 en: https://desinformemonos.org/depresion-afecta-a-estudiantes-universitarios-durante-pandemia/

“No hay un plan integral del gobierno para el regreso a clases”: maestros de la CNTE

Foto: Cuartoscuro

Erika Lozano | Desinformémonos

Ciudad de México | Martes 1 de Junio del 2021 | — : —

“Como docentes reconocemos la importancia de la educación presencial, pues es el ambiente adecuado para los estudiantes, pero vemos que no existe un plan integral por parte del gobierno para el regreso a clases este siete de junio”, asegura en entrevista Carlos Vicente Aguilar Palma, profesor de la sección diez de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), y considera que aún puede estar en riesgo la salud de los integrantes de las comunidades educativas debido posibles contagios de Covid-19.

Aguilar Palma, quien es maestro de secundaria en la Ciudad de México, señala que, por parte de las autoridades, tampoco hubo un plan para enfrentar la pandemia, y que la Secretaría de Educación Pública (SEP) “los dejó a su suerte”, pero que los profesores y profesoras, así como los estudiantes y padres de familia, salieron adelante con sus propios recursos. El profesor se pregunta por qué el gobierno federal anunció el regreso a clases un mes antes del término del ciclo escolar y en época electoral.

“Las escuelas están deterioradas y afectadas por el abandono y por la pandemia, y ahora se utiliza la buena voluntad de las comunidades educativas para arreglarlas”, dice Aguilar. “No sólo se trata de la vacunación, la Ciudad de México no está en semáforo epidemiológico verde y vemos que lo manejan políticamente”. El docente dice que se tiene que también se tiene que atender la infraestructura, los sanitarios, la instalación eléctrica, la computadoras que no han tenido mantenimiento. «El gobierno nos ofrece gel antibacterial y jabón y hay muchas escuelas que no tienen agua», apunta.

“Se debe consultar a las comunidades escolares, a los padres de familia y al personal docente”, señala en la entrevista colectiva con Desinformémonos el profesor Sabino, también perteneciente a la sección diez de la CNTE, y señala que las autoridades no se han comprometido a nada, pues todos sus pronunciamientos son discursivos y no por escrito, y añade que «el gobierno no quiere responsabilizarse”.

Para la profesora María, hubo un cambio de discurso en el gobierno local y federal, pues, dice, tanto el subsecretario de salud, Hugo López Gattel, como la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijeron en marzo que no se regresaría a clases hasta que el semáforo estuviera en verde. «Parece que lo manejan políticamente», señala y agrega que “aunque las autoridades dicen que es voluntario hay una estructura vertical en la SEP y en las escuelas no pueden opinar los maestros”. La docente afirma que su exigencia es que los maestros y maestras, así como padres de familia y estudiantes, sean considerados en este regreso a clases. 

Oralia Rivera, maestra de secundaria en Iztapalapa, dice que como docentes se enfrentan a una situación difícil pues se trata de la salud y la vida de toda la comunidad docente, así como de la infraestructura y el equipo necesario. Rivera dice que es necesario que el gobierno atienda debidamente el estrés, la ansiedad y las emociones que ha provocado la pandemia en los estudiantes.

«Hace falta un diagnóstico del gobierno sobre cómo están las escuelas», afirma el maestro Felipe y agrega que muchos estudiantes se ausentaron del ciclo escolar, ya que no pudieron conectarse por cuestiones económicas, emocionales ó porque quizá perdieron a algún familiar. “Hay una desigualdad y exclusión a una parte de la población y no se hizo nada para evitarlo. Debe haber un manejo responsable de la salud de quienes estamos en las escuelas”, dice.

“Este regreso a clases nos tomó por sorpresa, algunos estudiantes han enfrentado mucha ansiedad a raíz de la pandemia”, señala la profesora Raquel Montero secundaria Coyoacán y recalca que aunque no han dejado de trabajar, todo lo que se aprendió este año quedó en segundo plano por las condiciones de salud mental y deserción de muchos estudiantes.

«Existen muchos problemas en cuanto a infraestructura en las escuelas, el problema del agua no ha sido resuelto, en muchas no tenemos cómo lavarnos las manos», dice el maestro Miguel Ángel Gutiérrez, también parte de la sección diez. El maestro explica que algunos padres de familia quieren el regreso a las clases presenciales, pero otros tienen miedo.

En cuanto a temas de salud mental, dice el maestro, el gobierno ha intentado que los docentes suplan la función de psicólogos. “Es muy grave que tengamos que acompañar el duelo de un familiar de nuestros estudiantes aún cuando no tenemos las herramientas para hacerlo”. Gutiérrez señala que la SEP debe destinar recursos para acompañamiento psicológico en las escuelas. 

Los profesores de la sección diez en la Ciudad de México, iniciaron una “jornada de lucha” para exigir, no sólo las condiciones necesarias para el regreso a clases, sino pensiones dignas. Además, se sumaron a la demanda por la libertad de los estudiantes de Mactumactzá, presos en Chiapas y en defensa de las normales rurales, dice el maestro Pedro Gabriel García.

El presente articulo es propiedad de Densinformémonos.

Erika Lozano (2021) “No hay un plan integral del gobierno para el regreso a clases”: maestros de la CNTE. Desinformémonos. Recuperado el 1 de Junio del 2021 en: https://desinformemonos.org/no-hay-un-plan-integral-del-gobierno-para-el-regreso-a-clases-maestros-de-la-cnte/

La salud y calidad de vida de personas con autismo, afectadas por la pandemia

Las personas con autismo experimentaban “importantes obstáculos” a la hora de acceder a los servicios de Covid-19.

Foto: Unsplash.

Forbes Staff | Forbes

——- | Lunes 17 de Mayo del 2021 | 6:47pm

EFE.– Las personas con trastornos del espectro autista han tenido dificultades para acceder a los servicios sanitarios y asistenciales durante la pandemia, tanto a los generales como a los específicos de Covid-19, lo que ha podido influir en empeorar su salud y calidad de vida.

Un estudio publicado en BMJ Open analizó las dificultades a las que se han enfrentado estas personas en 15 países europeos, para lo que los autores revisaron las políticas y directrices regionales y nacionales publicadas de marzo a julio de 2020.

También analizaron los datos de la encuesta de Autismo-Europa sobre las experiencias vividas por 1,301 personas y sus cuidadores en países como España, Italia, Grecia, Holanda, Suiza, Francia, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Polonia y Portugal.

Los resultados mostraron que las personas con autismo experimentaban “importantes obstáculos” a la hora de acceder a los servicios de Covid-19, a pesar de que corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave si se contagian, debido a las condiciones de salud coexistentes.

Sin embargo, no se dio prioridad a esta colectivo para realizase la pruebas de detección. Además, los autores indican que entre un 5 y un 25% de ellos vive en residencias, y hasta un 27 % más en alojamientos con apoyo donde “las tasas de transmisión fueron altas en la primera ola de la pandemia”.

Tampoco había orientaciones para mejorar la tolerabilidad y, por tanto, la accesibilidad de los procedimientos de pruebas para las personas con autismo, pues muchas tienen sensibilidades sensoriales, por ejemplo al hacerse un PCR, y no soportan bien los cambios en su rutina, como la visita a lugares desconocidos donde hacerse los test.

Los expertos también reseñaron que “muchos” de los servicios de tratamiento ambulatorio y hospitalario de Covid-19 eran de “muy difícil acceso”, en gran parte debido a las diferencias individuales en las necesidades de comunicación, por el ejemplo en el acceso al uso de los servicios telefónicos.

Los protocolos de triaje de las unidades de cuidados intensivos “de muchos países europeos excluyeron, directa o indirectamente”, a personas con autismo de los tratamientos que salvan vidas, según los autores del estudio.

En este sentido, explicaron que muchos de estos protocolos exigen una “evaluación de la fragilidad”, que se refiere a la dependencia de una persona de otras para ayudarle en sus necesidades de atención diaria y cuidado personal.

Aunque en países como Reino Unido y los Países Bajos se reconoció la falta de adecuación de estas evaluaciones, no se han aplicado sistemáticamente en todos los países europeos medidas para evitar la aplicación errónea de las evaluaciones de fragilidad y función cognitiva, señalan los investigadores.

Por último, las interrupciones bruscas de la atención sanitaria y social estándar sin medidas paliativas dejaron a más del 70 % del colectivo sin apoyo cotidiano, según las respuestas a la encuesta.

Alrededor de un tercio de los encuestados dijo que necesitaba apoyo diario (35%) y otro tercio ocasional para las actividades rutinarias de la vida diaria (33%).

Muchos servicios ya estaban saturados antes de la pandemia, incluidos los de diagnóstico de este trastorno, para el que el tiempo medio de espera puede ser muy superior a un año, mientras que muchos servicios comunitarios de atención se vieron obligados a cerrar, dicen los autores. 

El presente articulo es propiedad de Forbes

Forbes Staff (2021) La salud y calidad de vida de personas con autismo, afectadas por la pandemia. Forbes. Recuperado el dia 17 de Mayo del 2021 en: https://www.forbes.com.mx/la-salud-y-calidad-de-vida-de-personas-con-autismo-afectadas-por-la-pandemia/

Buscarán asegurar que el acceso a derechos sexuales y reproductivos no sean interrumpidos por pandemias

La Redacción | CIMAC Noticias.

Jueves 13 de mayo de 2021

anticonceptivos_saludfemenina_net
Imagen retomada de saludfemenina.net

Ciudad de México. La llegada del Covid-19 al mundo exacerbó la violencia contra las mujeres en distintos ámbitos: más agresiones en sus hogares, más abortos en condiciones inseguras y embarazos no deseados al no tener acceso a servicios de salud, mayor desempleo y trabajo no remunerado, por lo que millones de ellas se enfrentarán a la pobreza, enfermedades y a una salud mental desgastada. 

Estas son las problemáticas que las integrantes del Grupo de Trabajo de Género (GWG) del C20 identificaron como las primordiales que los gobiernos y líderes mundiales deberán tratar en  la “Cumbre Mundial de la Salud”, que se celebrará el próximo 21 de mayo de 2020 en Roma, la capital de Italia, con el fin de que aprueben la “Declaración de Roma” que asegure que los derechos de las mujeres y niñas, en especial los sexuales y reproductivos, no sean interrumpidos en lo que resta de esta pandemia y en las próximas que puedan presentarse. 

El grupo de los G20 está conformado por representantes de 20 países, entre ellos México, y cuenta con alrededor de 14 organización internacionales y regionales como socias como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otras, que se reúnen para discutir sobre políticas relacionadas con la promoción de la estabilidad financiera internacional y ahora para definir estrategias frente a esta y futuras crisis sanitarias. 

En un comunicado, explicaron que el Covid- 19 visibilizó que los países carecen de un sistema de salud de calidad que pueda actuar ante emergencias sanitarias a gran escala, lo que repercutió en que los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y niñas fueron transgredidos al no ser atendidos, en consecuencia, la vida de ellas estuvo en riesgo, en particular de las que vivían en zonas marginadas. 

En mayo de 2020, recordaron que la asamblea de la OMS aprobó una resolución firmada por todos los ministerios de sanidad que reconoce que los servicios sexuales y reproductivos son esenciales y exigió que los gobiernos de cada país aseguraran el acceso a ellos para todas las personas. 

Sin embargo, dijeron, esto no ha sido así en lo que va de la pandemia. El resultado es que no sólo hay un aumento de aborto en condiciones inseguras o embarazos no deseados, sino que se prevé que esto influya en que ocurran 2 millones casos de mutilaciones femeninas y 13 millones de matrimonios infantiles en la próxima década, además, dificultará que las mujeres puedan vacunarse contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), una infección de transmisión sexual que ellas están en riesgo de contraer. 

Por ello, lamentaron que países desarrollados reportaran un recorte del 85 por ciento al desarrollo de la planificación familiar y otro 80 por ciento al financiamiento de los tratamientos contra el VIH/Sida.

Resaltaron que las mujeres representan cerca del 70 por ciento de personal sanitario mundial, el cual ha enfrentado en primera línea el Covid-19, no obstante, muy pocas veces se les reconoce o las consideran en las políticas sanitarias preventivas y curativas. Consideraron importante que las mujeres de este sector sean incluidas en todos los procesos de decisión y su papel sea más valorado. 

Ante este panorama, exigieron que los estados del G20 refuercen sus sistemas de salud pública para garantizar la plena continuidad de la atención sanitaria sin dejar de lado los servicios médicos hacia las mujeres y niñas y que los hospitales a nivel mundial, regional y local, trabajen en un nuevo sistema de logística que asegure un a respuesta efectiva ante futuras pandemias. 

Además, demandaron la creación de centros de salud comunitarios para mujeres con personal capacitado, y garantizar la disponibilidad de agua, saneamiento e higiene en estos sitios; promover educación sexual integral; y generar datos abiertos sobre los temas ya mencionados para supervisar si estas estrategias son positiva en ellos.  

“Sabemos que cuando las mujeres y niñas pueden tomar las decisiones más fundamentales sobre sus cuerpos, no sólo ganan en términos de autonomía, sino también en términos de avances en la salud, educación, los ingresos, la seguridad y la igualdad de género.Todo ello se traduce en un mundo de mayor justicia y bienestar humano”, finalizaron. 

De acuerdo con ONUMujeres 1 de cada 3 mujeres ha sido víctima de violencia sexual o física en el mundo antes de la pandemia. La llegada de ésta aumentó hasta 5 veces más las llamadas a las líneas telefónicas de asistencia contra violencia familiar en algunos países, debido a que las mujeres estuvieron encerradas con sus agresores y alejadas de personas que pudieran ayudarlas, por ello al menos 40 por ciento de ellas no buscaron algún tipo de apoyo. 

Por su parte, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) calculó en abril de 2020 que si el confinamiento se prolongaba por 6 meses, habría 31 millones de casos de violencia de género. Este encierro también produjo una sobrecarga de actividades no remuneradas en las mujeres, si antes ellas destinaban casi 3 veces más tiempo a las labores domésticas en comparación con los hombres, en la pandemia aumentó más y se le sumó la supervisión de las tareas escolares de las y los hijos junto con el cuidado de éstos. 

Según cálculos de ONUMujeres, 18 millones de mujeres pudieron perder el acceso a métodos anticonceptivos en lo que va de la pandemia en América Latina y el Caribe por el recorte del 50 por ciento de los servicios médicos, lo que advirtió, generaría más casos de mortalidad materna, más tasas de embarazos en adolescentes y contagios de infecciones de transmisión sexual. 

21/AEG/LGL

“El presente artículo es propiedad de CIMAC Noticias“.

La Redacción (2021). Buscarán asegurar que el acceso a derechos sexuales y reproductivos no sean interrumpidos por pandemias. CIMAC Noticias. Recuperado el 14 de mayo de 2021 de: https://cimacnoticias.com.mx/2021/05/13/buscaran-asegurar-que-el-acceso-a-derechos-sexuales-y-reproductivos-no-sean-interrumpidos-por-pandemias

Casos de ansiedad se disparan hasta 14% a causa de la pandemia y confinamiento

La ansiedad que tenía un porcentaje prevalencia del 5 al 7% de la población general antes del Covid-19, tiene una estimación de duplicarse al 14%”.

Casos de ansiedad se disparan hasta 14% a causa de la pandemia y confinamiento
Ansiedad por pandemia Foto: Pexels

Mónica Garduño | Forbes

—– | Miércoles 12 de Mayo del 2021 | 4:47pm

El confinamiento derivado de la pandemia de Covid-19 ha modificado la socialización y rutinas a nivel mundial, y en Latinoamérica se estima que la prevalencia alcance hasta el 14% de casos de ansiedad, el doble de lo estimado en 2019.

“La ansiedad que ya tenía un porcentaje prevalencia del 5 al 7% de la población general antes del Covid-19, ahora tiene una estimación de duplicarse durante y después de la pandemia y llega a cifras de prevalencia de hasta el 14%”, puntualizó el médico Luis Meixueiro Torres durante un Webinar de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex).

El especialista agregó que el segmento de entre los 30 y 40 años es el que más solicita atención médica sobre el deterioro de la salud mental en América Latina, donde la mayor parte destaca por casos al alza de depresión y ansiedad.

“¿Qué nos pasa con el Covid-19? Hay una exacerbación de síntomas se han aumentado y se han hecho aún más delicados y evidentes los síntomas sobre ansiedad, trastornos afectivos, obsesivos compulsivos, por estrés postraumáticos, conductas suicidas y el consumo de sustancias”, agregó.

El trabajo remoto ha traído consecuencias negativas en la salud como la incapacidad de mantener una rutina diaria que ha afectado la salud mental y originado sentimientos incertidumbre, aislamiento, fatiga, aburrimiento, cambios en ciclos circadianos y sentimiento de desesperanza.

El especialista agregó que el segmento de entre los 30 y 40 años es el que más solicita atención médica sobre el deterioro de la salud mental en América Latina, donde la mayor parte destaca por casos al alza de depresión y ansiedad.

“¿Qué nos pasa con el Covid-19? Hay una exacerbación de síntomas se han aumentado y se han hecho aún más delicados y evidentes los síntomas sobre ansiedad, trastornos afectivos, obsesivos compulsivos, por estrés postraumáticos, conductas suicidas y el consumo de sustancias”, agregó.

El trabajo remoto ha traído consecuencias negativas en la salud como la incapacidad de mantener una rutina diaria que ha afectado la salud mental y originado sentimientos incertidumbre, aislamiento, fatiga, aburrimiento, cambios en ciclos circadianos y sentimiento de desesperanza.

“Los factores de riesgo que nos alertan sobre el confinamiento de la pandemia son las personas que ya se encontraban en un aislamiento precovid, antecedentes de ansiedad y depresión, consumo de sustancia, situaciones de pérdidas de empleo, divorcios, crisis económica o duelo por un ser querido“, abundó Meixueiro Torres.

Entre las recomendaciones del especialista se encuentran aceptar la incertidumbre, utilizar con moderación la tecnología, detectar los problemas de violencia doméstica, evitar el consumo excesivo de plataformas de entretenimiento, identificar los problemas de sueño y tratarlos, evitar el consumo excesivo de carbohidratos y planear la rutinas de trabajo y recreativos.

Vienen años, kilos y meses difíciles después del confinamiento; el hecho de no variar la dieta puede ser contraproducente para temas de sobrepeso, es normal tener más hambre durante la cuarentena porque hay una asociación de incremento de apetito particularmente por los carbohidratos como parte del cuadro clínico de la ansiedad”.

Asimismo, recomendó identificar los dos fenómenos más recurrentes durante la pandemia: el “comer emocional” y los atracones de comida, caracterizados por una sobrealimentación con cantidades grandes y periodo de tiempos muy cortos.

“El abordaje del sobrepeso y la obesidad desde la neurobiología es importante para comprender la complejidad de este problema y es indispensable que el tratamiento sea interdisciplinario”, explicó.

El presente articulo es propiedad de Forbes.

Mónica Garduño (2021) Casos de ansiedad se disparan hasta 14% a causa de la pandemia y confinamiento. Recuperado el 12 de Mayo del 2021 en: https://www.forbes.com.mx/noticias-casos-ansiedad-disparan-14-pandemia-confinamiento/

El Consejo Ciudadano y su apoyo a mamás con fatiga por pandemia de Covid-19

ContraRéplica

09 de mayo de 2021, 13:56

El Consejo Ciudadano y su apoyo a mamás con fatiga por pandemia de Covid-19
Imagen: Cuartoscuro

El Consejo Ciudadano Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México ha brindado apoyo a las madres capitalinas que han presentado algunos problemas durante la pandemia de Covid-19, como la fatiga. De acuerdo con datos del organismo, entre marzo de 2020 y abril de este año se ha brindado apoyo por fatiga emocional a 197 mujeres.

Ante la fatiga pandémica y los nuevos roles que trajo consigo el confinamiento, las madres mexicanas han sabido sobreponerse y ajustar sus necesidades, principalmente de salud mental, comentó el presidente de la institución Salvador Guerrero Chiprés.

“Este agotamiento emocional está relacionado con cuatro factores: las madres o encargadas de la crianza se han visto rebasadas por los roles de educadoras y de cuidadoras, además de enfrentar, en muchos casos, el desempleo y también su papel de esposas”, dijo el presidente del organismo.

Las mujeres que contactaron al Consejo manifestaron sentirse desbordadas, cansadas, desorientadas y sin tiempo para ellas mismas, con un significativo impacto en su estado de ánimo. Los datos indican que una de cada tres madres tiene entre 31 y 45 años de edad, y tres de cada cinco llamadas proceden de la Ciudad de México.

El 58% de las mamás que buscaron ayuda de las y los psicólogos del Consejo manifestaron agotamiento por el cuidado de los hijos, 17% por las atenciones que han dedicado a adultos y 16% por las labores del hogar.

Además, en los primeros cuatro meses de este año 309 mamás han solicitado al Consejo Ciudadano apoyo psicológico para sus hijos, principalmente por ideación suicida, problemas de conducta, adicciones, agresividad, ansiedad y fatiga pandémica.

El 42% de las madres tienen entre 36 y 50 años, y además de la CDMX, llaman del Estado de México, Veracruz, Guanajuato, Guerrero y Morelos, principalmente.

Se aconsejó crear redes de apoyo para las madres dentro del hogar, como el establecimiento de horarios y roles de cuidado y educación entre todos los integrantes.

El Consejo Ciudadano ofrece apoyo psicológico gratuito, 24/7, a cualquier sitio del país a través de la Línea Mujer y Familia y el Chat de Confianza, ambos con número 55 5533 5533.

Imagen: Cuartoscuro

“El presente artículo es propiedad de ContraRéplica

ContraRéplica. (2021). El Consejo Ciudadano y su apoyo a mamás con fatiga por pandemia de Covid-19. ContraRéplica. Recuperado el 11 de mayo de 2021, de https://www.contrareplica.mx/nota-El-Consejo-Ciudadano-y-su-apoyo-a-mamas-con-fatiga-por-pandemia-de-Covid-19-20219535