México desata todas las formas de la violencia en sus calles

Aún era reciente el asombro por la muerte de 15 personas ocurridas entre el domingo y el lunes en el empobrecido estado de Oaxaca, sur de México, presuntamente por conflictos entre grupos políticos. De nuevo las calles de México se tiñen de violencia. El secretario de Seguridad Pública de Ciudad de México, Omar García Harfuch, sobrevivió este viernes a un atentado de decenas de pistoleros en la capital, en el que murieron tres personas, y culpó a un poderoso cártel del narcotráfico.

La semana pasada terminó de lo más dramático. Pero no terminó ahí. El absurdo de la violencia en San Mateo del Mar se extendió al lunes. “Torturaron, quemaron vivos y asesinaron a 15 de nuestros ciudadanos”, dijo en un comunicado la alcaldía de este municipio, mayoritariamente indígena, del que es gobernador Bernardino Ponce, cuya elección en 2019 es desconocida por una parte de los 13.000 pobladores.

Pero esta vez, nada de lo que pasó ahí estaba vinculado con el narcotráfico. Tampoco se dio de un momento a otro. Este pueblo de etnia ikood, vive un conflicto político con un claro trasfondo económico desde hace más de una década. Algunas de las víctimas fueron ultimadas “solo por (…) no someterse a los intereses de este grupo delincuencial que aspira a controlar el municipio por su ubicación estratégica para el tráfico de indocumentados y almacenamiento de combustible robado”, se menciona en el despacho oficial municipal.

En México la violencia es plural, detalló el diario español El País. Si no es el narco son intereses económicos, conflictos políticos o agravios caciquiles. La violencia es además impune. Más del 90% de delitos quedan sin castigar en el país, menciona.

Con 34.608 asesinatos en 2019 y casi 3.000 solo en abril pasado, México está envuelto en una espiral de violencia por el crimen organizado. El pasado fin de semana fue particularmente sangriento. El domingo, en el estado de Guerrero, vecino de Oaxaca, seis policías estatales murieron y otros cinco resultaron heridos al ser atacados a balazos mientras realizaban tareas de seguridad.

En tanto, el sábado, en el céntrico Guanajuato, presuntos integrantes del cartel de Santa Rosa de Lima bloquearon avenidas con vehículos incendiados en las ciudades de Celaya, Salamanca y Villagrán, después de la detención de 26 personas acusadas de pertenecer a esa organización.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *