5 millones de niños trabajadores por Covid: Redim

Luis Carlos Rodríguez González, Contra Réplica

13 de agosto de 2020, 00:51

5 millones de niños trabajadores por Covid: Redim

La epidemia del Covid-19 y la crisis económica que enfrenta el país repercutirá en un aumento de la pobreza y violencia, deserción escolar, desatención en temas de salud, sobre todo en vacunación y; un incremento sustancial del trabajo infantil, derivado del desempleo masivo y empobrecimiento de las familias, que podría llegar a los 5 millones.

“Se estima que antes del Covid-19, 3.2 millones de niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años se encontraban en condición de trabajo infantil y esa cifra se incrementará por el desempleo masivo en el país, la falta de ingresos en millones de familias, lo que obligará a los menores a sumarse al trabajo informal en las zonas urbanas, rurales e indígenas hasta en 4.5 o 5 millones”, destacó el director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Juan Martín Pérez.

En entrevista con ContraRéplica en el marco de la presentación del informe “Impacto de la Pandemia del Covid-19 en los Derechos de la Infancia en México”, explicó que esas estimaciones se derivan de que por cada punto porcentual que aumenta la pobreza se incrementa en 0.7 el trabajo infantil, es decir, si se estima un incremento de entre 8 y 9 por ciento de la pobreza, “estaríamos hablando de pasar de los actuales 3.2 millones que reconoce la OIT a cifras de entre 4.5 y 5 millones de menores laborando”.

“Eso ya se ve en el espacio, en las calles, incluso durante la pandemia. Millones de trabajadores se quedaron sin empleo, sin ingresos y los niños empezaron a salir a laborar para apoyar a sus familias en los cruceros, lavando parabrisas, acompañando organilleros y eso se incrementará aún más en los pequeños talleres en las ciudades y en comunidades rurales e indígenas como jornaleros agrícolas”, apuntó.

Ligado al trabajo infantil, de acuerdo con el informe del Redim, el 49% de los niños en México viven en la pobreza y el 9.3% en pobreza extrema y al cabo de la pandemia aumentará. Otro de los sectores que se verán afectados es la educación, pues cinco millones de menores están fuera de clases antes de la emergencia sanitaria.

Se añade, que acorde con la información de la Secretaría de Comunicaciones y Trasportes, se reportó que 1.4 millones de hogares todavía no cuentan con señal de televisión digital. Por su parte, el INEGI reporta que solo el 44.3% de los hogares del país disponen de computadora y sólo el 52.9% de las familias en México tiene acceso a internet mediante conexión fija o móvil. Es decir, que pese a las plataformas de educación de la SEP vía las televisoras, donde ya están fuera 4.8 millones de menores, esa cifra de deserción o no cobertura incrementará en sectores rurales, indígenas y migrantes.

Juan Martín Pérez, dijo que los niños, niñas y adolescentes han quedado invisibilizados, ya que han fallecido al menos 127 y se encuentran contagiados 12 mil 365; además, muchos más se han quedado huérfanos, cifra que se conocerá al término.

En medio de la pandemia las niñas, niños y adolescentes víctimas de homicidios registran 1,219 casos, lo que se traduce a aproximadamente 7 víctimas diarias. Más de la mitad de los casos (54.7%) se encuentran en Guanajuato (202), Michoacán (121), México (83), Oaxaca (68), Baja California (57), Jalisco (73) y Chihuahua (63). Mientras que las entidades con menos casos son: Yucatán (3) y Campeche (1).

“El presente artículo es propiedad de Contra Réplica

Rodríguez González, L. (2020). 5 millones de niños trabajadores por Covid: Redim. Contra Réplica. Recuperado el 13 de agosto de 2020, de https://www.contrareplica.mx/nota-5-millones-de-ninos-trabajadores-por-Covid-Redim202013832

Pobreza laboral se redujo 6.8% en junio: Coneval

Forbes Staff | Forbes

Domingo 9 de agosto de 2020 | 6:15

Durante junio se registró una recuperación en el mercado laboral, así como un aumento del ingreso laboral per cápita, reportó el Coneval .

actividad económica trabajo
Foto: Angélica Escobar/Forbes México.

EFE.- El porcentaje de personas en pobreza laboral en México, con un ingreso insuficiente para adquirir la canasta alimentaria, registró una reducción de 6.8% en junio pasado, reportó este domingo el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En un comunicado, el organismo señaló que el porcentaje de trabajadores a los que su sueldo no les alcanza para la canasta básica bajó de 54.9% en mayo a 48.1% en junio, según la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

A pesar de la baja, ese porcentaje todavía esta por arriba del 35.7% registrado en el primer trimestre del año de acuerdo con datos del Coneval.

Respecto a abril y mayo de 2020 “se observa una recuperación en el mercado laboral durante el mes junio”, así como un aumento del ingreso laboral per cápita y la masa salarial.

El organismo apuntó que el ingreso laboral estimado a partir de la ETOE aumentó 10.4%, al pasar de 1,422.24 pesos (unos 63.5 dólares) en mayo a 1,570.74 pesos (unos 70.1 dólares) en junio de 2020.

Además, señaló que entre mayo y junio de 2020, la población ocupada pasó de 43.6 a 48.3 millones, lo que representa un incremento de 10.9% en este periodo.

En el informe, el Coneval señaló que el crecimiento de 4.7 millones de los ocupados entre mayo y junio “se da principalmente en trabajos informales” y con datos de la ETOE, en este periodo, se observa un aumento en el empleo formal de 8.2%, de 21 a 22.7 millones, y en el empleo informal de 13.4%, de 22.6 a 25.6 millones.

Recordó que la población informal no tiene acceso a los servicios de salud por parte de su trabajo y esto se ve reflejado en el aumento de 3 millones de los ocupados sin acceso a servicios de salud.

“Más de la mitad de la población ocupada no cuenta con acceso a servicio médico como prestación laboral y en caso de no recibir atención en una institución pública tendrían que hacer uso de su ingreso o ahorro para cubrir los gastos derivados de alguna enfermedad”, expuso.

Recordó que esta información muestra “la importancia de focalizar acciones destinadas a este grupo poblacional para mitigar choques exógenos a sus ingresos asociados a situaciones de salud como consecuencia de la pandemia de Covid-19 que hasta ahora en México acumula más de 52,000 decesos y 480,000 contagios.

Además, el Coneval recomendó focalizar acciones de gobierno a favor de las personas que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad laboral, debido a la incertidumbre que existe en cuanto al periodo necesario para la recuperación del mercado laboral.

“Entre los grupos en condiciones de mayor vulnerabilidad se encuentran los hogares cuyos miembros desempeñan un trabajo informal o aquellos que se ocupan en los sectores más afectados por las medidas sanitarias para contener el contagio por Covid-19”, apuntó.

“El presente artículo es propiedad de Forbes

Forbes Staff (2020). Pobreza laboral se redujo 6.8% en junio: Coneval. Forbes. Recuperado el 10 de agosto de 2020 de: https://www.forbes.com.mx/economia-pobreza-laboral-redujo-junio-coneval/?fbclid=IwAR3u_wONf-0dyTw3OUnTG9JFwlSy9Wz9I43_-2WTGwFrcDkeMQ-usHIR6NY

Por qué Estados Unidos tiene niveles de pobreza altos pese a los miles de millones que invierte en combatirla

Gerardo Lissardy | BBC News

Nueva York | Lunes 27 de Julio de 2020

Niños en banco de comida
Muchas familias con niños dependen de la ayuda de los bancos de comida.

Es una de las grandes paradojas de nuestros tiempos: Estados Unidos, el país más rico del mundo, tiene algunos de los peores índices de pobreza entre las naciones desarrolladas.

Más de medio siglo después de que el presidente Lyndon B. Johnson declarara una “guerra incondicional contra la pobreza”, EE.UU. aún tiene que descubrir cómo ganarla.

Desde esa declaración de 1964, este país tuvo logros asombrosos como aterrizar en la Luna o engendrar internet, pero apenas ha podido bajar su tasa de pobreza a alrededor de 12% desde el 19% de aquel entonces.

Esto significa que cerca de 40 millones de estadounidenses viven debajo de la línea oficial de pobreza.

El problema va mucho más allá de la actual pandemia de coronavirus.

De hecho, pese a ser la nación del mundo más golpeada por el covid-19 y a haber registrado este año sus mayores niveles de desempleo desde la Gran Depresión de 1930, EE.UU. evitó hasta ahora un aumento de la pobreza gracias a una expansión histórica de los subsidios gubernamentales, según un estudio.

Aún desde antes de esta crisis el país destinaba anualmente miles de millones de dólares a sus programas contra la pobreza, más que el equivalente al PIB de algunos países latinoamericanos.

“Eso es lo irónico: una cosa sería si fuéramos un país pobre y realmente no pudiéramos hacer mucho al respecto. Pero tenemos los recursos“, dice Mark Rank, un profesor de la Universidad de Washington en St. Louis, considerado uno de los mayores expertos en pobreza en EE.UU., a BBC Mundo.

La cuestión entonces es por qué pasa esto en la gran potencia global.

“Un fracaso individual”

Hay dos razones clave detrás de la pobreza en EE.UU., según los investigadores. Uno está asociado a la forma de encarar el asunto. El otro es económico.

En primer lugar, EE.UU. carece de una red firme de protección social o de un sistema de apoyo a los ingresos de las personas como tienen otros países, por ejemplo con prestaciones por hijos a cargo.

Campamento de personas sin techo en Anaheim, California, en enero de 2018.
Image captionEn Estados Unidos 40 millones de personas viven por debajo de la línea oficial de pobreza.

Los programas de bienestar social que EE.UU. implementó en las últimas décadas, como los cupones de alimentos o el seguro de desempleo, le permitieron reducir algunos puntos su tasa de pobreza, pero son considerados limitados.

Para explicar esto suelen señalarse factores de tipo cultural.

“Tendemos a ver la pobreza en EE.UU. como un fracaso individual, es decir, que las personas no trabajan lo suficiente, están tomando malas decisiones, no tienen suficientes habilidades y ese tipo de cosas. Por lo tanto, depende de ti levantarte“, señala Rank.

“El resultado es que realmente no hacemos mucho en términos de política social para sacar a la gente de la pobreza”, agrega.

A esto se suman las diferencias raciales: las minorías aquí sufren el problema de una forma desproporcionada.

Los afroestadounidenses, en general, siguen estando muy rezagados en los indicadores de bienestar.
Image captionLos afroestadounidenses, en general, siguen muy rezagados en los indicadores de bienestar.

Mientras que 11% de los niños blancos en EE.UU. viven en la pobreza, esa tasa llega a 32% para los niños negros y a 26% para los niños latinos, concluyó el Centro de Datos Kids Count en base a estadísticas de la oficina del censo.

“La pobreza a menudo se considera un problema para los no blancos y eso también reduce la voluntad de ayudar a los demás”, dice Rank.

“Hay estudios que muestran que en países más homogéneos en términos de raza y etnia hay una red de seguridad más robusta, porque las personas ven a otros como parecidos a ellos y es más probable que estén dispuestas a ayudar”, agrega.

Mayor desigualdad

Por otro, los expertos apuntan a un factor económico: el deterioro del mercado laboral de EE.UU. para los trabajadores de menores salarios, que son cerca de 40% del total y han sufrido pérdidas en sus ingresos reales en las últimas décadas .

Esto es atribuido a diversos motivos, desde la desindustrialización y el debilitamiento de los sindicatos, hasta las transformaciones tecnológicas.

Un hombre empuja un carrito de la compra
Image captionQuienes perciben salarios más bajos en EE.UU. enfrentan crecientes dificultades en las últimas décadas.

Así, la desigualdad de ingresos y riqueza en EE.UU. aumentó y es mayor que en casi cualquier otro país desarrollado, según el Consejo en Relaciones Exteriores, un centro de análisis en Washington.

Christopher Wimer, codirector del Centro sobre Pobreza y Política Social en la Universidad de Columbia, sostiene que en EE.UU. “las oportunidades en el mercado laboral tienden a ir a personas con títulos universitarios y que se han beneficiado del crecimiento económico”.

“Y gran parte de ese crecimiento económico no se ha compartido hacia abajo de la escala de ingresos o educativa”, dice Wimer a BBC Mundo.

“Una elección política”

EE.UU. tuvo avances sociales en las últimas décadas como mayores niveles de educación o calificación de sus trabajadores en general, y una baja de la mortalidad infantil.

Además, los especialistas advierten que la tasa oficial de pobreza de EE.UU. se basa sólo en los ingresos en efectivo, sin contar ayudas gubernamentales como créditos tributarios, cupones de alimentos o asistencia de vivienda para familias de bajos recursos.

Bolsa de valores de Nueva York
Image captionEl sector financiero es uno de los que se ha beneficiado de la expansión económica de Estados Unidos en las últimas décadas.

Un estudio reciente realizado por Wimer y otros investigadores de Columbia proyectó que, sin la ayuda de emergencia aprobada ante la pandemia de coronavirus, la tasa de pobreza en el país habría saltado del 12,5% previo a la crisis al 16,3%.

Pero esos beneficios, que han incluido cheques semanales de US$600 a millones de trabajadores afectados por la pandemia, expiran a fin de mes. Y, con los casos de covid-19 en aumento, su continuidad depende de un acuerdo entre el Congreso y la Casa Blanca.

Distintos expertos han advertido desde antes de la pandemia que el país acepta niveles de pobreza demasiado altos.

“EE.UU. es uno de los países más ricos, poderosos y tecnológicamente innovadores del mundo; pero ni su riqueza ni su poder ni su tecnología se están aprovechando para abordar la situación en la que 40 millones de personas continúan viviendo en la pobreza”, indicó a fines de 2017 el entonces relator especial de la ONU para extrema pobreza y derechos humanos, Philip Alston.

Comercio que acepta cupones de alimentación.
Image captionPese a tener empleos muchas familias necesitan de los cupones de alimentación para llegar a fin de mes.

Entre otras cosas, Alston señaló que EE.UU. tenía la mayor mortalidad infantil en el mundo desarrollado, que la expectativa de vida de sus ciudadanos era menor y menos saludable que en otras democracias ricas.

Y también que su pobreza y desigualdad estaban entre las peores del club de países ricos OCDE, y su tasa de encarcelamiento entre las mayores del mundo.

“Al final del día”, sostuvo, “particularmente en un país rico como EE.UU., la persistencia de la pobreza extrema es una elección política hecha por aquellos en el poder“.

Luke Shaefer, director de la iniciativa Soluciones de Pobreza en la Universidad de Michigan, aboga por políticas más simples en EE.UU. y con un enfoque más universal.

Un niño en una casa pobre en Estados Unidos.
Image captionLos expertos creen que muchos de los recursos que EE.UU. invierte en pobreza no van a quienes más los necesitan.

Un estudio realizado por él y otros expertos de la universidad indicó que EE.UU. invierte US$278.000 millones por año en programas gubernamentales antipobreza, sin contar los gastos en salud.

Si se suman los programas de atención médica para los pobres como Medicaid, la inversión anual alcanza a US$857.000 millones, es decir, más que los PIB combinados de Argentina y Chile.

“Muchos de estos dólares realmente no están destinados a los muy pobres”, advierte Shaefer.

Las elecciones de noviembre quizá ofrezcan a EE.UU. una nueva oportunidad para repensar cómo mejorar ese gasto.

“Hay gente a la izquierda y la derecha que dice que este enfoque no está funcionando para nosotros, tenemos que hacer algunas cosas de manera diferente, necesitamos simplificar“, dice.

“Tengo alguna esperanza de que podamos progresar”.

“El presente artículo es propiedad de BBC News

Lissardy, G. (2020). Por qué Estados Unidos tiene niveles de pobreza altos pese a los miles de millones que invierte en combatirla. BBC News. Recuperado el 27 de Julio de 2020 de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53440439

ONU pide ingreso básico temporal para los más pobres, durante pandemia

Forbes Staff | Forbes

Jueves 23 de Julio de 2020 | 7:51 am

La ONU advirtió que la pandemia y la recesión mundial asociada podrían aumentar la pobreza en todo el mundo por primera vez desde 1990.

Pobreza en tiempos de pandemia
Distintas poblaciones vulnerables llevan su vida cotidiana durante la fase 3 de la contingencia contra el COVID-19, sin ningún insumo o apoyo para solventar sus gastos durante la cuarentena. Ciudad de México, 27 de abril 2020. Foto: Ernesto Álvarez / Notimex

Reuters.- Un ingreso básico temporal para los 2,700 millones de personas más pobres del mundo en 132 países en vías de desarrollo podría ayudar a frenar la propagación del coronavirus permitiendo que se queden en casa, según un reporte del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), difundido el jueves.

El reporte sugiere tres opciones:

  • Sumas complementarias a los ingresos promedio actuales
  • Transferencias de suma global vinculadas a las diferencias en el estándar de vida promedio en un país
  • Transferencias uniformes de suma global independientemente de dónde viva alguien en un país.

“Tiempos sin precedentes requieren medidas sociales y económicas sin precedentes. La introducción de un ingreso básico temporal para las personas más pobres del mundo se ha convertido en una opción”, dijo Achim Steiner, administrador del PNUD. “Los planes de rescate y recuperación no pueden centrarse sólo en los grandes mercados y las grandes empresas”.

Hay al menos 14,8 millones de personas contagiadas de coronavirus, con 610.000 decesos en todo el mundo, según un recuento de Reuters.

La ONU advirtió que la pandemia y la recesión mundial asociada podrían aumentar la pobreza en todo el mundo por primera vez desde 1990 y llevar a 265 millones de personas al borde de la inanición.

El informe del PNUD sugiere que una forma en que los países podrían pagar un ingreso básico temporal sería reutilizar miles de millones de dólares que se habrían gastado para pagar su deuda.

En abril, el G-20 acordó suspender los pagos del servicio de la deuda de los países más pobres del mundo hasta fin de año. Sin embargo, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido que se ofrezca alivio de la deuda a todos los países en desarrollo y de ingresos medios.

“El presente artículo es propiedad de Forbes

Forbes Staff (2020). ONU pide ingreso básico temporal para los más pobres, durante pandemia. Forbes. Recuperado el 23 de Julio de 2020 de: https://www.forbes.com.mx/mundo-onu-pide-ingreso-basico-temporal-para-los-mas-pobres-durante-pandemia/?fbclid=IwAR26mJLTQRkA6zRcEJuZlJLta_f4m7MqImPDbfTrzvQur0puySKPhM08uvs

Pobreza, reto a superar por la educación en tiempos de Covid-19

Personas en situación de calle esperan recibir una ración de comida a las afueras del Teatro Blanquita. Foto Alfredo Domínguez

La Redacción|La Jornada

Ciudad de México. “El INEGI está proyectando que por lo menos aumentarán nueve millones de pobres y lógicamente esto tendrá un impacto en las políticas públicas que se realizan en México. La realidad educativa del país es desigual y crea una brecha que cada vez se amplía más en función de lo urbano y lo rural. Las carencias económicas se están traduciendo para 48.6% en dificultades de acceso a los materiales que les facilitan los centros escolares, ya sea por no tener conexión a internet, computadora o teléfono”, expuso Olga Lazcano Ponce, profesora-investigadora del Departamento de Ciencias de la Educación de la UDLAP.

Lo anterior fue expresado por la académica, en el panel organizado por la Universidad de las Américas Puebla, el cual reunió a seis especialistas en educación, quienes opinaron sobre qué impacto ha tenido la contingencia por Covid-19 en la educación, y qué retos enfrentará el país.

Laura Porras Hernández habló sobre la tecnología en la educación, recordando que no se trata sólo de las tecnologías digitales, sino que engloba a la tecnología educativa la cual implica unir los conocimientos de las ciencias de la educación para generar innovaciones, herramientas y estrategias que puedan dar respuesta a los retos que presenta la práctica educativa.

“La educación superior estaba más preparada, pero si hablamos de educación básica tenemos una situación diferente, y ahí es donde está el mayor grupo que debe ser atendido. México es de los países que tiene un libro de texto gratuito y esta es una herramienta que debemos aprovechar”, comentó.

María de los Dolores Lozano Suárez, profesora-investigadora del Departamento de Ciencias de la Educación UDLAP, abordó el impacto de la contingencia desde lo socioemocional.

La situación que se vive actualmente pone manifiesto de manera más evidente la importancia de los aspectos socioemocionales como parte fundamental de la educación en el país. “Me parece que esta situación si implica la importancia de acercarnos desde la educación a estos aspectos, porque de manera oficial en la educación el énfasis está puesto en la enseñanza de los procesos cognitivos y asignaturas por excelencia”, especificó Lozano.

Aymara Flores Soriano, profesora-investigadora del Departamento de Ciencias de la Educación UDLAP, habló sobre la sociabilidad escolar, que construye aprendizajes y experiencias en la interacción dentro de la escuela, proceso que se ha quedado en pausa al salir de este espacio por el confinamiento.

Se deben repensar las formas y los medios de reivindicar el espacio escolar para aprender a vivir con los otros en el contexto de la pandemia, construir vínculos de empatía y solidaridad, construir relaciones que trascienda la sociabilidad doméstica y repensar las redes sociales como espacios de interacción con los otros, mencionó.

Andrés García Coca, coordinador académico de posgrado del Departamento de Ciencias de la Educación UDLAP, comentó que, “sin lugar a dudas este momento histórico impactó a la arquitectura educativa, pero no la derrumbó, ya que tenemos cimientos muy fuertes. Esto impacta a los cuatro pilares: el hacer, el convivir, el ser y el aprender”.

Acerca de los retos a los que se enfrentará la educación en México, el Dr. Andrés García Coca, enlistó los más trascendentales que son: la formación docente, infraestructura, revisión curricular, innovación en la práctica, una plena convivencia, práctica de valores, aprendizaje de idiomas, la práctica y uso responsable de la tecnología, planeación y dirección de instituciones para mejorar las oportunidades educativas, reducir la brecha y la gestión educativa eficiente y participativa.

El webinar fue moderado por Claudia Ramírez Culebro, directora académica del Departamento de Ciencias de la Educación UDLAP.