Violencia y covid, coctel mortal para Guanajuato

En los últimos meses Guanajuato ha sufrido dos fenómenos que diezman a su población: la violencia que causan los grupos criminales y la epidemia del covid-19. Y aun cuando diversos grupos sociales, académicos, activistas, así como las familias de los afectados reclaman justicia y apoyo al gobernador, él guarda silencio. Y este no hacer es aprovechado por las bandas delincuenciales para hostilizar a la población, sobre todo a los policías preventivos, los que más muertos han tenido.

Tráiler incendiado en una carretera de Celaya. Foto: Informativo Ágora
Tráiler incendiado en una carretera de Celaya. Foto: Informativo Ágora

Verónica Espinosa|Proceso

GUANAJUATO, Gto. (Proceso).- En estos días, hay dos formas de contar la muerte en la entidad: la de quienes fallecen a causa de covid-19 y la de las víctimas de la violencia cotidiana protagonizada por los grupos delictivos, que sin miramientos ajustan cuentas a sus rivales y arrasan con todo: familias, niños que juegan en la calle, ancianos sentados a la puerta de su casa, cortejos fúnebres, policías.

Los guanajuatenses han vivido las semanas de emergencia sanitaria inmersos en una doble letalidad: la de la violencia criminal y la del virus, que se entrecruzan en una espiral creciente, según constatan las estadísticas y reportes oficiales.

El viernes 12 de junio, el periódico local Correo publicó una nota con una cabeza incisiva: “Histórico: mueren más por covid que a balazos”, que decía: “Por primera vez en la historia reciente de Guanajuato, una enfermedad causó la muerte de más personas en comparación con las víctimas que dejan las disputas entre grupos criminales. Desde que la entidad ocupa el primer lugar nacional en el rubro de asesinatos, no se habían reportado más decesos a causa de una enfermedad en un día, hasta ayer que el coronavirus superó los 16 homicidios reportados en el estado”.

Ese día, el jueves 11 de junio, la Secretaría de Salud informó sobre el deceso de 27 guanajuatenses por covid-19.

Y aunque ambas pandemias, la del coronavirus y la de la violencia criminal, son una preocupación constante aquí, la última sigue siendo con mucho la más grave hasta ahora, según las estadísticas.

Hasta el jueves 18 de junio, por ejemplo, habían muerto 353 personas a causa del covid-19 –aun cuando la entidad no ha llegado al pico de contagios, según la Secretaría de Salud estatal–, mientras los recuentos periodísticos dan cuenta de casi 2 mil 100 homicidios.

Esta situación ha provocado marchas estudiantiles y de colectivos de familiares de personas desaparecidas, así como una andanada de quejas en redes sociales para reclamar justicia al gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, del PAN. Hasta ahora el mandatario no ha tocado el tema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *