Regularizar a migrantes, billonaria veta para economías de EU y México

AFP Los Inmortales en los campos de cultivo.jpg
Foto/AFP

David Brooks | La Jornada

Nueva York | Miércoles 3 de Marzo del 2021 | — —

Una reforma migratoria integral en Estados Unidos podría brindar billones de dólares adicionales al PIB de Estados Unidos y México, según una nueva investigación pero, en el corto plazo, el tema bilateral de mayor urgencia para el gobierno de Joe Biden es el apoyo del vecino delsur para controlar los flujos de personas en movilidad, pues podrían detonar otra crisis en la frontera y una pesadilla política para la Casa Blanca.

Si la reforma integral propuesta por Biden en su primer día en Washington y ahora sometida al Congreso –el proyecto de Ley de Ciudadanía de Estados Unidos de 2021– es aprobada e implementada, generará enormes beneficios económicos a las dos naciones.

El análisis elaborado por el Centro de Integración y Desarrollo Norteamericano (NAID, por sus siglas en inglés) de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) concluye que la propuesta Ley de Ciudadanía generaría más de 3 billones de dólares en PIB adicional a lo largo de una década, como resultado de un incremento en productividad e ingreso brindados por la regularización y naturalización de la población inmigrante indocumentada (unos 11 millones) más los nuevos flujos de personas en movilidad reglamentada.

El doctor Raúl Hinojosa-Ojeda, director del NAID, señaló en entrevista con La Jornada que el informe preliminar (el final será presentado en el Senado en Washington en un par de semanas) indica que sólo con la regularización y ciudadanía de los denominados trabajadores esenciales indocumentados, se generarían 1.5 billones en PIB adicional a lo largo de 10 años. Del total de los 7.8 millones de empleados sin documentos, 77 por ciento son oficialmente trabajadores esenciales.

A la vez, agregó Hinojosa-Ojeda, la investigación calculó que la remesas a México y a los tres países del llamado Triángulo del Norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras) como resultado de los ingresos superiores de los beneficiados de una reforma, que incluye tanto la regularización como a nuevos inmigrantes con documentos, podría alcanzar un total de más de un billón de dólares a lo largo de una década.

Si son utilizados con programas de inclusión financiera en programas de ahorros e inversión podría generar unos 100 mil millones de dólares de inversión en las comunidades que envían migrantes.

No obstante, la prioridad en la coyuntura actual para el gobierno de Biden en la relación binacional es el control de los flujos migratorios indocumentados. Aunque se abordó la migración en la reunión entre los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden el lunes, no se han ofrecido mayores detalles sobre lo que se discutió en ese tema (como otros), más allá de esa palabra tan repetida que ya no se sabe qué significa: la cooperación.

Fuentes oficiales en Washington y expertos han subrayado que la gran preocupación inmediata de Biden es evitar una crisis migratoria en la frontera, lo cual sirvió de pretexto al gobierno de Donald Trump para promover sus políticas antimigrantes que el nuevo gobierno intenta desmantelar.

Se registra un incremento dramático de personas detenidas en la frontera –según datos oficiales de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza–, llegando a los niveles más altos en una década, unos 78 mil en enero. De ellos, 80 por ciento han sido expulsados.

Aunque el gobierno de Biden está desmantelando el llamado programa Quédate en México para solicitantes de asilo, canceló la construcción del muro, busca reducir el número de deportaciones desde el interior del país y está impulsando su programa para reunificar a las familias que fueron separadas bajo órdenes de Trump, aún está usando la medida del magnate que permite expulsar casi de inmediato a todos los indocumentados interceptados al cruzar la frontera bajo el pretexto del control de la pandemia.

Sin embargo, a diferencia del gobierno anterior, no está usando esa medida para expulsar a menores de edad no acompañados. Pero eso está generando otro problema sobre qué hacer con el alza dramática en el número de esos menores que están cruzando la frontera –cientos cada día– y se esperan miles más, la mayoría llegando desde Centroamérica. De hecho, se reporta que el gobierno está contemplando que se requiere espacio para albergar 20 mil menores más.

Pero al reabrir algunas instalaciones para alojar a los menores de edad, el gobierno de Biden se enfrentó a un coro de críticas por usar de nuevo los viejos centros de detención, aunque ahora no se llaman igual y aparentemente han sido mejorados. Las autoridades estadunidenses ha insistido en que hacen lo mejor posible bajo las condiciones que heredaron mientras intentan desmantelar las políticas crueles de Trump, y reiteran que todo esto tomará tiempo y, por lo tanto, pide paciencia.

Sin embargo, para frenar o por lo menos disminuir esos flujos, sobre todo los provenientes de Centroamérica, Biden necesita que México continúe con algunas de las políticas de control fronterizo que se vio obligado a implementar bajo presión de Trump, incluyendo el despliegue de tropas de la Guardia Nacional a las fronteras. Ambos gobiernos señalaron el lunes que para abordar estos temas se requiere de mayor cooperación. Aún no se anuncia con exactitud lo que representa.

El presente articulo es propiedad de La Jornada.

David Brooks (2021) Regularizar a migrantes, billonaria veta para economías de EU y México. La Jornada. Recuperado el 4 de Marzo del 2021 en: https://www.jornada.com.mx/sin-fronteras/2021/03/03/regularizar-a-migrantes-billonaria-veta-para-economias-de-eu-y-mexico-6695.html

Levanta Biden emergencia en frontera con México; anula el muro

El presidente estadunidense, Joe Biden, en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en Washington, el 11 de febrero de 2021.
El presidente estadunidense, Joe Biden, en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en Washington, el 11 de febrero de 2021. Foto Afp

Ap y AFP | La Jornada

Washington | Jueves 11 de Febrero del 2021 | 10:48

El presidente estadunidense, Joe Biden puso, fin de manera oficial a la “emergencia nacional” que el entonces mandatario Donald Trump declaró a fin de usar dinero del Pentágono para construir un muro a lo largo de la frontera con México.

La Casa Blanca publicó este jueves una carta de Biden a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en la que notificaba al Congreso que había rescindido la proclama de febrero de 2019 hecha por su predecesor.

Se trató de una formalidad, dado que Biden ordenó detener la construcción del muro fronterizo poco después de haber asumido la presidencia.

En su carta, el presidente dijo que la declaración de emergencia nacional hecha por Trump fue “injustificada” y que él había dado la instrucción de que “ni un dólar más de los contribuyentes estadunidenses sea destinado a construir un muro fronterizo”. También ordenó una revisión de todo el dinero gastado en el proyecto hasta la fecha.

Estados Unidos ha estado construyendo muros fronterizos por décadas tanto en gobiernos demócratas como republicanos. Trump hizo del muro un tema central de su primera campaña presidencial, y prometió construir uno que abarcara la frontera entera y que México pagaría por él.

Trump se hizo de cerca de 6 mil millones de dólares de fondos militares bajo la emergencia nacional que él mismo declaró después que el Congreso se negó a aprobar el monto que deseaba para el muro, llevando al paro de actividades del gobierno más largo en la historia del país.

La Suprema Corte ratificó una impugnación legal a las medidas de Trump en una votación de 5-4 en julio de 2019.

Para finales del gobierno de Trump, Estados Unidos había completado más de 720 kilómetros de construcción de nuevo muro a lo largo de la frontera de 3 mil 145 kilómetros. Gran parte de la construcción se efectuó en zonas donde ya existía algún tipo de barrera.

Funcionarios del gobierno de Trump dijeron que el muro fronterizo redujo las actividades de traficantes y los cruces ilegales de personas en la zona limítrofe, donde facilitó las detenciones. Los detractores argüían que había formas para una vigilancia policial más efectiva y que tramos del nuevo muro dañaron zonas ambientalmente delicadas o se hicieron en lugares donde no era necesario. También hubo terratenientes que objetaron la confiscación de terrenos para el proyecto.

Hasta el 15 de enero, el gobierno había gastado alrededor de 6 mil millones de los casi 11 mil millones de dólares a los que ascendían los contratos para las obras.

Por lo pronto, las 3 mil 600 tropas que Trump ordenó desplegar en la frontera con México, permanecerán ahí, informó el vocero del Pentágono, Chris Mitchell, quien explicó que los uniformados son necesarios para labores de vigilancia, logística y transporte, y que permanecerán ahí hasta septiembre, informó e portal Politico.

Sí serán retiradas próximamente últimas 600 tropas que se desplegaron en la frontera para estar a cargo de 60 puestos de vigilancia, con lo que se busca ahorrar recursos, apuntó Mitchell.

Agregó que ninguno de los soldados que permanecen en la frontera ayudaba a la construcción del muro, y que ingenieros del ejército supervisan a los contratistas que ejecutaban la obra, quienes tiene la orden de ya no instalar nuevas barreras. Lo único que se va a hacer en adelante, indicó Mitchell, es clausurar cada base de construcción creada por el anterior gobierno.

Biden prepara una entrada gradual de migrantes que se vieron obligados a permanecer en México bajo la política de Trump de “tolerancia cero” a la migración, y analiza el momento en que puedan comenzar a admitirse muchos de ellos, que solicitan asilo, informó CNN.

Dos fuentes indicaron que Biden pretende poner fin al programa conocido como “Quédate en México”, y que ya trabaja junto con sus colaboradores en un documento en que se definen los protocolos de seguridad y sanidad para permitir una apertura paulatina de pasos fronterizos, así como en los lugares donde se recibirá a los migrantes que ingresarán gradualmente a Estados Unidos.

El presente articulo es propiedad de: La Jornada.

Ap y AFP (2021) Levanta Biden emergencia en frontera con México; anula el muro. La Jornada. Recuperado el 12 de Febrero del 2021 en: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/02/11/mundo/levanta-biden-emergencia-en-la-frontera-con-mexico-anula-el-muro/

This article was edited with Grammarly. Visit the link to obtain their editing software for your needs.

Juicio político a Trump por incitar la insurrección

Este martes inicia el juicio contra Donald Trump por “incitar la insurrección”.
Este martes inicia el juicio contra Donald Trump por “incitar la insurrección”. Foto Afp / Archivo

David Brooks, corresponsal  | La Jornada

———— | Lunes 8 de Febrero del 2021 | 20:27

El juicio político de Donald Trump, acusado de “incitar la insurrección” y representar “una amenaza a la democracia”, arranca con la interrogante de si el ex presidente quedará una vez más impune por sus acciones para mantenerse en el poder aún si eso incluía provocar una crisis constitucional y promover la violencia armada de agrupaciones neofascistas en una intentona de golpe de Estado.

El juicio -sin precedente por ser el segundo contra un mismo presidente- se realizará en el Capitolio que fue tomado por asalto el 6 de enero y que hoy permanece resguardado por miles de tropas de la Guardia Nacional -o sea, la sede del juicio es a la vez zona de crimen- inicia este martes y aunque no tiene fecha para concluir, se espera que durará por lo menos una semana.

El equipo de nueve diputados que ejerce el papel de fiscales en el proceso presentará la evidencia por el solo cargo -llamado “artículo de impeachment”- aprobado por la cámara baja en el juicio realizado ante un Senado transformado en tribunal y cuyos integrantes se convierten en jurado. El ex presidente está acusado de “incitar violencia contra el gobierno de Estados Unidos” el 6 de enero como parte de su “conducta con el objetivo de subvertir y obstruir los resultados electorales” desde las elecciones del 3 de noviembre.

El artículo de impeachment afirma que el ahora presidente “ha demostrado que permanecerá como una amenaza a la seguridad nacional, la democracia y la Constitución”, que ha actuado de una manera “incompatible” con el imperio de la ley y por lo tanto “amerita… ser descalificado para obtener y disfrutar cualquier puesto de honor, confianza o lucrativo bajo (el gobierno de) Estados Unidos”.

Los diputados-fiscales han advertido que si el Senado fracasa en condenar a Trump, eso “envalentonará a líderes futuros para intentar mantenerse en el poder por cualquier y todo medio -y sugiere que no hay ninguna línea que un presidente no pueda cruzar”.

Los argumentos de los abogados de defensa de Trump fueron detallados este lunes y argumentan que el proceso mismo es inconstitucional, que la acusación viola la libertad de expresión de su defendido y que el Senado no tiene la facultad para condenar a un ex presidente.

Sin embargo, el presidente fue impeached -formalmente acusado- cuando aún estaba en la Casa Blanca y la Constitución no hace referencia a cuando se puede usar el impeachment y entrega al Senado una amplia latitud para establecer las reglas de cómo proceder en estos casos.

Se requiere de una mayoría de dos tercios para condenar al ex presidente y aunque el primer castigo de tal proceso, la destitución, es nulo porque el acusado ya no está en su puesto, la segunda es la prohibición para que ocupe un puesto electoral federal en el futuro -por ejemplo, no podría postularse como candidato presidencial una vez más.

Pero para llegar a los dos tercios, los 50 senadores demócratas necesitan que se sumen 17 republicanos, algo que muchos consideran poco probable, pero dependiendo de cómo procede el juicio, no imposible.

¿Habrá impunidad?

Unos 400 asesores y asistentes legislativos enviaron una carta al Senado sobre el trauma que sufrieron durante el asalto al Capitolio el 6 de enero e instan a que declaren culpable a Trump por provocar eso. Varios legisladores incluyendo Rashida Tlaib y Alexandra Ocasio Cortez ofrecieron discursos emotivos sobre el peligro a sus vidas que enfrentaron ese día, cuando algunos de sus colegas llamaron a sus familias para despedirse. El Washington Post y una amplia gana de comentaristas -incluso varios republicanos- han exigido que el Senado declare culpable al ex mandatario.

Un 56 por ciento de los estadunidenses opina que Trump debería de ser declarado culpable y prohibirle ocupar todo puesto público, según la encuesta más reciente de ABC News/Ipsos difundida el fin de semana.

La evidencia que los acusadores presentarán -gran parte de ella visual- será la de un presidente incitando a una intentona de golpe de Estado, un esfuerzo que inició antes de la elección presidencial del 3 de noviembre, cuando Trump había advertido que si no ganaba, no aceptaría el resultado ya que eso sólo sería posible si hubo fraude.

Se espera que los fiscales documentarán cómo después de la elección él y sus cómplices desataron una campaña de engaño afirmando, sin nunca presentar pruebas, que hubo un magno fraude. De hecho, su campaña presentó más de 50 demandas judiciales, una de las cuales llegó hasta la Suprema Corte, y todas fueron finalmente descartadas por jueces estatales y federales.

Ante ese fracaso, Trump y su equipo intentaron presionar incluso con amenazas a funcionarios electorales estatales en varios estados para que descartaran o modificaran los resultados.

Se espera que se recuerde que el 6 de enero, en el último paso del proceso electoral cuando el Congreso recibe, cuenta y certifica el voto electoral en el Capitolio, hubo un último intento por descarrilar el proceso con presiones de Trump para que su vicepresidente Mike Pence -en su calidad de presidente de esa sesión- desechara el voto y unos 139 diputados y ocho senadores republicanos continuaban rechazando el resultado.

Mientras procedía ese proceso, Trump, Rudolph Giuliani y otros estaban ante un mitin que habían convocado desde semanas antes, donde el entonces presidente concluyó su discurso instruyendo a sus seguidores a avanzar hacia el Capitolio advirtiendo que “si no luchan como el infierno, ya no tendrán un país”. Así, miles fueron al Capitolio, algunos al grito de muerte a legisladores y hasta “cuelguen a Pence” por “traicionar”, donde irrumpieron rompiendo puertas y ventanas invadiendo las salas principales del símbolo de la democracia estadunidense mientras los legisladores suspendían el proceso de conteo para huir a “lugares seguros”. Muchos de los manifestantes han declarado que estaban siguiendo las órdenes de Trump.

Trump y sus cómplices rechazan que ser responsables del asalto y los actos de violencia que llevaron a la muerte de por lo menos cinco personas y decenas de heridos,

incluyendo policías.

Los republicanos, con muy pocas excepciones (vale recordar que solo cinco de los 50 senadores republicanos votaron por proceder con el juicio político), han buscado descalificar el proceso sólo como una maniobra política demócrata o han dicho que aun si es válido, es hora de “superar” lo ocurrido y no dividir más el país con este proceso “partidista”.

Más aún, algunos han sugerido que todo fue parte de un complot anti Trump. Ayer, Giuliani se atrevió ha acusar que “Antifa y BLM (en referencia a la red informal de activistas que se identifican como antifascistas y al movimiento Black Lives Matter) atacan a DC (Washington) ayudaron a organizar los ataques del 6 de enero sobre el Congreso. Sin embargo, hasta ahora, su papel se está ocultando”.

Mientras tanto, más de 235 personas -todos simpatizantes de Trump y Giuliani- han sido arrestadas hasta la fecha por el asalto al Capitolio, incluyendo integrantes de agrupaciones derechistas oficialmente designadas como “terroristas domésticos” al proceder una de las investigaciones más grandes de la historia de las autoridades de seguridad pública de Estados Unidos.

El veredicto de este juicio político, indican varios analistas e historiadores, ofrecerá una indicación sobre el futuro del llamado “experimento democrático” de Estados Unidos.

David Brooks, corresponsal  (2021) Juicio político a Trump por incitar la insurrección. La Jornada. Recuperado el 8 de Febrero del 2021 en: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/02/08/mundo/juicio-politico-a-trump-por-incitar-la-insurreccion/

EU exigirá pruebas negativas de covid a viajeros internacionales

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que solicitarán una prueba negativa de covid para ingresar a Estados Unidos.

Desde el 26 de enero el CDC pedirá pruebas negativas de covid para ingresar a EU
Desde el 26 de enero el CDC pedirá pruebas negativas de covid para ingresar a EU. FOTO: REUTERS

AFP Y REUTERS | Excelsior

ESTADOS UNIDOS | Martes 12 de Enero del 2021 | 17:10

Los viajeros que lleguen a Estados Unidos en avión deberán presentar un test de covid-19 negativo realizado en los tres días anteriores a su vuelo, a partir del 26 de enero, indicaron este martes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) del país. 

Hacer test no elimina todos los riesgos, pero, cuando se combina con un periodo de cuarentena y las precauciones cotidianas como llevar mascarilla y la distancia social, puede hacer los viajes más seguros”, dijo el director de las CDC, Robert Redfield.

El CDC ha estado presionando durante semanas y con urgencia al gobierno de Donald Trump para que amplíe los requisitos. Una cuestión pendiente es cómo abordar algunos países que tienen una capacidad de pruebas limitada y cómo el CDC se ocuparía de los viajes a esos países, dijeron las fuentes.

El CDC comenzó el 28 de diciembre a exigir a casi todos los pasajeros de aerolíneas que llegan de Gran Bretaña -incluidos los ciudadanos estadounidenses- que den negativo en las pruebas para el COVID-19 dentro de las 72 horas de su embarque. Aquellos menores de 2 años y los pasajeros que hagan escala en el Reino Unido están exentos.

Canadá impuso reglas similares para casi todas las llegadas internacionales a partir del 7 de enero, al igual que muchos otros países.

En una reunión de la Casa Blanca el lunes, Redfield volvió a plantear la urgencia de adoptar los requisitos de prueba a medida que se identifican nuevas cepas de COVID-19 en diferentes partes del mundo. Planteó la preocupación de que las vacunas podrían no ser eficaces contra las nuevas cepas, dijeron las fuentes.

Los funcionarios de Estados Unidos no planean eliminar pronto las restricciones que se adoptaron en marzo y que prohíben la entrada a la mayoría de los ciudadanos no estadounidenses que han estado en partes de Europa, el Reino Unido y Brasil, dijeron las fuentes.

A principios de este mes, las principales aerolíneas estadounidenses apoyaron el impulso del CDC para implementar un programa mundial de pruebas que requiere resultados negativos para la mayoría de los pasajeros aéreos internacionales que regresan a Estados Unidos.

Airlines for America, un grupo que representa a American Airlines, United Airlines, Delta Air Lines y otras grandes aerolíneas, también instó al gobierno de Trump a levantar las restricciones de entrada a Europa y Brasil como parte de la expansión de las pruebas. 

AFP Y REUTERS (2021) EU exigirá pruebas negativas de covid a viajeros internacionales. Excelsior. Recuperado el 12 de Enero del 2021 en: https://www.excelsior.com.mx/global/eu-exigira-pruebas-negativas-de-covid-a-viajeros-internacionales/1426695

Un director de políticas sobre discapacidad en la Casa Blanca

Bárbara Anderson | Yo También

Viernes 13 de noviembre de 2020

Durante su campaña por la presidencia de los EEUU, Joe Biden hizo muchas promesas de apoyo y reivindicación de las personas con discapacidad, como un zar del tema que trabajará directamente con el poder ejecutivo. Después de conseguirle votos, ahora las organizaciones civiles comienzan su segunda tarea: recordarle al presidente electo cumplir con sus compromisos.

Fotografía de los rostros del presidente electo de estados unidos, Joe Biden y Rick durante una video llamada, ambos estan sonriendo, detrás de Rick un dibujo en una hoja morada y detrás de Joe un árbol.

A los estadounidenses les encantan las estadísticas y los datos alrededor de cualquier evento, desde deportivo hasta político. 

Y este cardíaco final de las elecciones presidenciales no fue la excepción: Joe Biden fue el primer presidente que incluyó a las personas con discapacidad en su primer discurso tras el triunfo en las urnas. Cuando dijo que iba a trabajar para todos los estadounidenses no obvió a las 61 millones de personas con discapacidad que viven en su país: “Debemos hacer que la promesa del país sea una realidad para todos, sin importar su raza, etnia, fe, identidad o discapacidad”.

Las organizaciones de la sociedad civil comenzaron muy activamente en redes sociales a recordar cuáles habían sido las promesas de campaña para con esta minoría, con una gran cuota de credibilidad. De hecho, Biden obtuvo más votos de personas con discapacidad que su rival, Donald Trump. 

Como candidato, Joe Biden anunció un plan de discapacidad que pedía algo que puede sonar hasta obvio: “la plena igualdad”. 

El futuro inquilino de la Casa Blanca se comprometió a respaldar un aumento en los beneficios de Seguridad de Ingreso Suplementario, financiando completamente la Ley de Educación para personas con discapacidad, eliminando gradualmente el salario sub mínimo que reciben los trabajadores con alguna discapacidad y agregando apoyo para los proveedores de atención directa, así como para los cuidadores primarios.

Y lo más innovador fue que creó un nuevo puesto que operaría directamente desde la Casa Blanca: un director de política sobre discapacidad.

COVID mediante

Con una campaña presidencial que estuvo marcada por la pandemia del coronavirus, Biden anunció un plan exclusivo para atender la “crisis de prestación de cuidados” y prometió fondos extras para cubrir los servicios de Medicaid a domicilio para personas con discapacidad, que ante la pandemia quedaron excluidos del mismo.

“El presidente electo Biden asumió muchos compromisos concretos con la comunidad de personas con discapacidad, como el fortalecimiento y la expansión de los servicios basados ​​en el hogar y la comunidad, la eliminación del salario inferior al mínimo y la promoción de la toma de decisiones con los apoyos adecuados. Tenemos la esperanza de que el equipo de transición continúe colaborando con las organizaciones de personas con discapacidad y establezca el escenario para una asociación sólida para la administración entrante”, dijo en una entrevista  Julia Bascom, directora ejecutiva de Autistic Self Advocacy Network.

La Red Nacional de Derechos de las Personas con Discapacidad pidió a Joe Biden esta misma semana que nombre a personas con discapacidad dentro de su equipo de transición y en todos los niveles de gobierno, incluido el gabinete. “Es hora de que el gobierno federal refleje la diversidad de este país, incluidos los estadounidenses que tienen una discapacidad”, reza el comunicado publicado en su sitio web. 

Incluso muchos activistas creen que sus promesas tienen un toque ‘familiar’ extra: su esposa, Jill, fue durante 13 años profesora de inglés de adolescentes con discapacidad psicosocial en un hospital psiquiátrico en Delaware. 

Lo que prometió Biden

Si bien toda su campaña y su propaganda estuvo enfocada a la inclusión y la diversidad (valores que le hicieron hasta conseguir votos de los republicanos como la activista y ex secretaria del Tesoro, Rosario Marín), los principales siete objetivos que planteó para la comunidad de personas con discapacidad fueron: 

  1. Garantizar su plena inclusión en el desarrollo de las políticas públicas y promocionar sus derechos civiles.
  2. Garantizar el acceso a un cuidado de salud accesible y de alta calidad, incluyendo los servicios de salud mental. Anunció que ampliará el acceso a servicios y apoyos a largo plazo en el hogar y la comunidad en el entorno más integrado, apropiado para las necesidades de cada persona y basado en la autodeterminación.
  3. Ampliar las oportunidades de empleo para que sean competitivas e integradas para las personas con discapacidad.
  4. Proteger y fortalecer la seguridad económica de las personas con discapacidad.
  5. Asegurar que los estudiantes con alguna discapacidad tengan acceso a todos los programas educativos y al apoyo que necesiten para cursas sus estudios, desde intervenciones tempranas hasta educación postsecundaria.
  6. Ampliar el acceso a viviendas y transporte accesibles, integrados y a bajo costo pero con la tecnología de asistencia que permita proteger a las personas con discapacidad en situaciones de emergencia.
  7. Promover los derechos de las personas con discapacidad a nivel global.

Aquí la plataforma completa.

“El presente artículo es propiedad de Yo También

Anderson, B. (2020). Un director de políticas sobre discapacidad en la Casa Blanca. Yo También. recuperado el 13 de noviembre de 2020 de: https://yotambien.mx/un-director-de-politicas-sobre-discapacidad-en-la-casa-blanca/