Escuela en casa, romantizada por medios, aunque esconde violencias

  • Se confunde el amor incondicional, con la necesidad responder 
  • Aquí, un ejemplo de la sobrecarga de trabajo para mamás que educan

Redacción SemMéxico

Ciudad de México, 03 de septiembre de 2020

SemMéxico. Cd. de México, 3 de septiembre, 2020.- En las últimas horas se volvió viral la fotografía de Nidia Torres Méndez, quien está usando su refrigerador como pizarrón para darle clases a sus hijos durante la pandemia. El hecho se dio en Puerto Rico, pero en cada rincón de México suceden casos como el de Nidia, cuando bien le va a la niñez, porque hay que tomar en cuenta que en este país aún existe el analfabetismo y este se acentúa entre las mujeres.

De acuerdo a la última encuesta intercensal, en México, cuatro de cada 100 hombres y seis de cada 100 mujeres de 15 años y más no saben leer ni escribir.

La mayoría de los comentarios en redes sociales y notas periodísticas romantizan el caso de Nidia, diciendo como “cuando se quiere se puede”, “el amor de madre lo puede todo”, sin embargo, se esconden diversas violencias, por ejemplo, que la educación durante la pandemia recae en las madres de familia, a lo que se le agregan el resto de actividades que siempre han tenido que hacer.

En una entrevista que Nidia dio al diario ABC menciona «le dije a la maestra: ´Teacher, puedes ponerlo público para que vean que se puede, que hay que ser creativos´. Hay que ver también si se ponen blandos (en el Departamento de Educación) y reparten esos pupitres que están en la escuela y se están perdiendo».

«Yo me desesperé porque no tenía una pizarra para los nenes. Desesperada cogí un magic marker (marcador mágico) de los nenes, pasé una línea en la nevera y le dije a una amiga que me trajera magic markers.

«Pensé que la nevera funciona para escribir y que la tinta sale con degreaser (limpiador). Después que mis hijos tengan cómo educarse, eso es material, eso se borra», aseveró.

Para el caso de México, Gabriela de la Cruz Flores, en su artículo El Hogar y la escuela: lógicas en tensión ante la Covid-19, publicado en la investigación Educación y Pandemia, Una visión académica del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la UNAM, menciona que: “Aprende en casa” ha sido blanco de múltiples críticas. Las más reiteradas han sido la falta de equidad en su despliegue, el uso exacerbado de recursos tecnológicos y la densidad de las actividades y tareas que deben realizar los niños, las niñas y los adolescentes. 

En el documento agrega que las autoridades “asumen que todos los hogares poseen condiciones para el estudio; por ejemplo, contar con un lugar para realizar las tareas y concentrarse en ellas, lo cual es más complejo en barrios marginales y asentamientos informales, donde es frecuente el hacinamiento”.

La investigadora también analiza que “una arista dolorosa del confinamiento para nuestra sociedad es la violencia externa e interna a los hogares. En nuestro país, antes de la pandemia, movilizaciones nutridas denunciaron la violencia hacia las mujeres, generaron reflexiones inéditas e incluso comenzaron tímidamente a quebrantar estructuras de dominación”. 

También enfatiza que “en medio de la emergencia sanitaria, los abusos se han incrementado, así como los feminicidios. En estos hogares, difícilmente hay condiciones para el estudio y el apoyo de los padres se torna imposible. Para los niños y las niñas que sufren violencia en sus hogares, las escuelas no sólo son espacios para el aprendizaje, sino áreas de protección, contención y ternura”.

“El presente artículo es propiedad de SemMéxico

Redacción. (2020). Escuela en casa, romantizada por medios, aunque esconde violencias. SemMéxico. Recuperada el 07 de septiembre de 2020, de https://www.semmexico.mx/?p=25109

Si eres una persona migrante o chicana que reside o trabaja en California y quieres contarnos sobre tu experiencia durante la pandemia de la Covid-19, te invitamos a contestar el siguiente formulario: https://forms.gle/WsvgX5ssfwjZWuCH7

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *