Defensoras que acompañan a mujeres para ILE, son agredidas por esta labor

Aline Espinosa Gutiérrez | CIMAC Noticias.

Martes 18 de mayo de 2021

Ciudad de México. Las mujeres que informan a otras para que de manera consciente y segura decidan si desean o no ser madres y las acompañan en sus procesos, son víctimas de distintas agresiones por su labor, como amenazas, agresiones directas hacia ellas o a sus familias, son calificadas como “asesinas” y sufren de ciberataques en los que pueden llegar a difundir sus datos personales o fotografías. 

En ello coincidieron las defensoras y acompañantes de maternidades libres, Vanessa Jimenez de la “Red Necesito Abortar” en Nuevo León; Fátima Alejo de la “Colectiva Colmena Verde” en Veracruz; y Ariadne Song de “Colectiva Abortar Ixtabay” en Quintana Roo, durante el conversatorio “Maternidades Libres”, organizado por la Red Nacional de Defensoras de los Derechos Humanos en México con el fin de discutir cómo las acompañantes buscan impulsar y proteger los derechos sexuales y reproductivos de las  mujeres. 

Explicaron que sus principales agresores son los grupos antiderechos y las autoridades de sus entidades. Éstos tergiversan la información de lo que hacen para que la población deslegitime y recrimine su labor de defensa por medio de sus redes sociales o sus espacios de poder en los medios de comunicación, lo que genera aún más agresiones hacia ellas. 

Una acompañante, dijeron, es una mujer que puede ser enfermera, psicóloga, abogada o tener otra profesión en su vida diaria y a la vez trabaja porque más mujeres puedan decidir sobre sus cuerpos y hagan valer sus DH. Además, está informada sobre la legislación de su entidad respecto al aborto, explica a las gestantes que buscan interrumpir sus embarazos las opciones seguras que tienen y proporcionan un espacio de apoyo a quienes desean continuar sus gestaciones. 

Señalaron que ser acompañante no es un delito porque ellas sólo brindan y explican qué es y cómo se puede acceder a una interrupción legal del embarazo y siguen los casos de las mujeres, pero nunca las obligan a nada. “No hay reforma que reconozca de forma pública que por ser acompañantes se nos criminalice. El contexto cambia. Nosotras tenemos el poder de cambiarlo. Tenemos la fortaleza y los DH de nuestro lado”, añadió la defensora Vanessa Jiménez. 

Aunque dijeron, lo anterior debería conocerse como lo que en realidad hace una acompañante, no es así. La desinformación existente en las poblaciones del país, en particular en sus estados fomenta por ejemplo, que las defensoras de Veracruz tengan que realizar su labor en total secrecía porque el derecho a decidir está restringido y sus leyes “protegen la vida desde la concepción”. 

De acuerdo con la defensora Fátima Alejo, “la vida se defiende desde la concepción hasta la muerte natural” en el artículo 4 de la Constitución de Veracruz, y se considera que “comete delito de aborto quien interrumpe su embarazo en cualquiera de sus etapas” y se sanciona “con tratamiento en libertad, consistente en la aplicación de medidas educativas y de salud”, según los artículos 149 y 150 del Código Penal de este estado. 

Este mismo Código Penal, específica en su artículo 154, que el aborto sólo es legal en 4 causales cuando “por violación, imprudencial o culposo, peligro de muerte, alteraciones graves en el producto e inseminación artificial no consentida”.

En Quintana Roo, las defensoras son calificadas por sus autoridades como “vándalas” o dicen “que son compradas por los partidos políticos”, además hacen apología de usar la violencia contra ellas. “Tomamos las instalaciones del Congreso por 95 días en medio de la pandemia para seguir exigiendo la despenalización del aborto en esta entidad. Los grupos antiderechos ubicaron nuestras redes sociales, dónde vivíamos, y prendieron fuego a la casa de una compañera con sus hijos adentro”, dijo Ariadne Song. 

Según el artículo 97 del Código Penal de Quintana Roo, el aborto es posible cuando “sea resultado de una conducta culposa de la mujer embarazada; cuando la gestación sea resultado de una violación, que haya sido denunciada antes en el Ministerio Público; cuando a juicio de 2 médicos exista razón suficiente para suponer que el producto padece alteraciones genéticas; cuando a juicio del médico sea necesario para evitar un grave peligro para la vida de la madre”. 

Las mujeres o personal médico que interrumpa un embarazo fuera de estas causales será penado de 6 meses a 2 años en prisión, la sanción es mayor si el procedimiento se hiciera sin el consentimiento de la gestante, según los artículos 93 y 94 del Código Penal de Quintana Roo.

En el caso de Nuevo León la agresión más recurrente son los ciberataques por los grupos antiderechos, ya que éstos piensan que su labor es ilegal debido a que en 2019, el Congreso de este estado aprobó una reforma al artículo 1 de la Constitución de su estado, que reconoce “el derecho a la vida desde la concepción”. 

Este cambio, añadió Vanessa Jiménez, no debe representar un obstáculo para el acceso al aborto legal para las causales que ya existen en su entidad: peligro de muerte, riesgo a la salud, y si el embarazo es producto de violación. 

De acuerdo con la Secretaría de Salud se han realizado 2 mil 612 interrupciones legales del embarazo en lo que va del 2021 en México. Las entidades con más registros son la Ciudad de México, el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Jalisco y Michoacán. 

Frente a estos contextos, añadieron, crean redes de apoyo y de comunicación con más mujeres de sus entidades a través de las diversas movilizaciones como las “Mareas Verdes”, desarrollan cursos y pláticas sobre aborto para la ciudadanía, utilizan sus redes sociales y se articulan con más defensoras de otros estados con el fin de minimizar los riesgos de los que pueden ser víctimas. 

21/AEG/LGL

“El presente artículo es propiedad de CIMAC Noticias“.

Espinosa Gutiérrez, A. (2021). Defensoras que acompañan a mujeres para ILE, son agredidas por esta labor. CIMAC Noticias. Recuperado el 18 de mayo de 2021 de: https://cimacnoticias.com.mx/2021/05/18/defensoras-que-acompanan-a-mujeres-para-ile-son-agredidas-por-esta-labor

La importancia de la empatía de especialistas en la primera visita ginecológica de las adolescentes

Que las revisen, reten o hagan sentir expuestas y juzgadas, son los principales temores que tienen las adolescentes según nos contaron lectoras y miembros co-responsables. Cuanto más informadas y temprano lleguen a esa primera consulta, mejor, sostienen las especialistas

Stella Bin, Red/Acción (@redaccioncomar), recuperado de Lado B

16 de mayo de 2021

Lado B
*Ilustración de portada: Red Acción

No hay un momento, ni una edad precisa que indiquen que una niña o adolescente debe ir por primera vez a la ginecóloga o ginecólogo. Pueden ser bebés, niñas, adolescentes o mujeres adultas. Sin embargo, de cómo cada una viva esa primera experiencia dependerá en gran parte que siga consultando de manera preventiva por su salud o tenga tanto temor a que pasen años antes de volver a una consulta ginecológica.

Por eso, nos pareció importante visibilizar estas experiencias e indagar en los derechos que tienen niñas y adolescentes durante esta visita.

Fernanda tiene 24 años, vive en la ciudad de Buenos Aires, y recuerda que la primera vez que fue a una ginecóloga tenía 7 u 8 años. La llevó su papá por un estudio que tenían que hacerle. “Me sentí horrible, la doctora tuvo cero tacto y sentí miedo de ir a otra consulta por mucho tiempo”, nos adelanta por Instagram Fernanda, cuando invitamos en esa red social a que nuestras lectoras y miembros co-responsables nos contaran sus experiencias.

“Tanto fue así que mi mamá y mi papá buscaron otras profesionales para que me atendieran. Por ocho años acepté ir, pero que no me tocaran. A los 16 recién empecé a relajarme y a entrar sola porque prefería hablar de mis relaciones sexuales sin que mis padres se enteraran detalles”, explica Fernanda.

20201104_primera_visita_ginecologica_comentarios_2-1.jpg
Foto: Red Acción

También en Instagram, Irina nos relató una vivencia diferente: “Me sentí súper acompañada, cómoda, contenida, me despejó muchas dudas. Hoy, si bien me atiendo con otra ginecóloga, ella sigue siendo mi médica de consulta”. Irina es chaqueña, tiene 23 años y su mamá la llevó a la ginecóloga a los 11, cuando menstruó por primera vez.

Recuerda que fue para conversar y que la ayudara a entender ese cambio natural, pero crítico a la vez. Y las preguntas que aparecieron fueron: “¿Qué pasa si me mancho en la escuela? ¿Qué hago cuando me duele mucho? ¿Puedo tomar algo por el dolor? A veces uno solo necesita que le digan que lo que siente es normal”, concluye Irina.

Entre la información y el miedo

adolescentes
Foto: Fundación Kaleidos

Si bien las ginecólogas consultadas reconocen que niñas y adolescentes están cada vez más informadas, en su gran mayoría llegan a la consulta con mucho miedo a ser revisadas, a ser juzgadas, a que las reten. Y, a veces, ese miedo se hace realidad.

Enterados de la nota que estábamos produciendo, desde la Fundación Kaleidos y más precisamente en el Programa Jakairá decidieron dedicar su último encuentro semanal virtual a conversar sobre esta primera visita ginecológica.

Jakairá es un programa de atención gratuita que desarrolla e implementa estrategias integrales de trabajo con adolescentes en general y específicamente con adolescentes que son madres/padres y sus hijos/as.

En ese sentido, seis chicas de entre 17 y 21 años, que viven en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense y que fueron madres adolescentes, compartieron sus experiencias. Para ellas, la primera o segunda consulta ya fue por el embarazo que estaban transitando.

20201104_primera_visita_ginecologica_comentarios-1.jpg
Foto: Red Acción

Con distintas realidades familiares, estas jóvenes “están en situación de vulnerabilidad en cuanto a la vivienda, algunas son víctimas de violencia de género y muy pocas trabajan o emprenden”, explica Gabriela Elizondo, trabajadora social y coordinadora de Jakairá.

En cuanto a la consulta ginecológica, ellas reconocen que tienen mucha vergüenza o miedo a que las reten. Juana (nombre de fantasía que usamos para resguardar su identidad) contó que fue por primera vez a las 17 años y el ginecólogo la retó porque no había consultado antes. “A partir de ahí odie a los médicos y me costó volver”, sostuvo.

En general, explica Gabriela, “las juzgan por la desinformación que tienen. Pero a veces, tienen familias muy cerradas, conservadoras, y llegan a esa primera visita solas, a escondidas. A veces, los profesionales se olvidan o no se preocupan por conocer todo lo que atravesó esa adolescente para llegar a esa consulta”.

Para muchas jóvenes, poder ir con una amiga las tranquiliza. Más aún si pueden estar con ellas en la consulta. Otras valoran ir con su madre siempre que tengan un tiempo donde pueden conversar con la ginecóloga en privado.

¿Un consejo para las adolescentes? “Vayan bañadas y con ropa interior limpia”, repiten las madres jóvenes. Para ellas, “la consulta está muy limitada al cuerpo”, explica Gabriela.

Qué puede pasar en la primera consulta

adolescentes
Vilma Rosciszewski en una teleconsulta con un juego sobre la menstruación Foto: Red Acción

Vilma Rosciszewski es ginecóloga especializada en adolescentes y atiende a pacientes de la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires en los ámbitos público y privado. Además de dar información y recomendaciones desde su cuenta de Instagram @ginecoyvos.

“En general, a la primera consulta, llegan después de tener relaciones sexuales, que en Argentina es a las 14 o 15 años aproximadamente. Porque las madres creen que hay que ir en ese momento. Lo ideal es que vengan antes, que una pueda construir una relación de confianza, dar información preventiva y de cuidado de la salud”, dice Vilma.

Ese primer encuentro, detalla Vilma, “es una charla de confianza, amorosa”. Donde se le hace una historia clínica, se repasa el calendario de vacunas, se le pregunta por antecedentes familiares de enfermedades —para este tipo de datos es importante poder hablar con la madre—, explicamos cuestiones relacionadas con la higiene vulvar y el ciclo menstrual —que es bastante común que en los primeros tres años sea irregular y provoque mucho dolor—.

Puede ser que la primera consulta sea porque la mamá ve que la niña se está desarrollando y la lleva. “‘Me trajo esta’, responde cuando le pregunto por qué vino”, cuenta Sandra Vázquez, ginecóloga infantojuvenil y directora ejecutiva de FUSA.

En esos caso, sigue Sandra, “una tiene que armar la consulta, a veces sacando a la mamá del consultorio, explicándole a la adolescente que cualquier cosa que nos cuente de su intimidad no la vamos a revelar, que hay un secreto profesional que uno va a respetar”.

En esas consultas también se suelen abordar temas como los hábitos alimentarios, entornos, su actividad sexual, si tiene amigos, etc…

Es importante, destacan las ginecólogas, que las chicas sepan que a menos que exista un dolor o un malestar que lo amerite no se les pide que se desnuden. “En la primera consulta tratamos de no ser invasivas. A veces les pedís que se acuesten vestidas sobre la camilla y le vas pidiendo autorización para cualquier revisación. Cuando las primeras consultas son así, vienen toda la vida relajadas”, afirma la directora de FUSA.

20201103-SandraVazquez-1.jpg
Sandra Vázquez / Foto: FUSA

Respecto a si pueden asistir solas o necesitan venir acompañadas, la ginecóloga Estela Pristupin, quien también brinda información sobre salud sexual en su cuenta de Instagram @ginecoinclusiva, explica que “por ley una adolescente mayor de 13 años puede asistir a la consulta sola y puede tomar decisiones de salud que no sean invasivas (como ponerse un DIU o un implante subdérmico). Y después de los 16 años, el Código Civil le permite tomar decisiones por temas de salud como puede ser una operación, ligarse las trompas, etc.”.

Estela también explica que a veces esa primera consulta se da a través de la Línea de Salud Sexual (0800 222 3444), que ayuda informando y orientando sobre muchos temas. Uno muy común, puntualiza la médica, “es la interrupción legal del embarazo. En esos casos, se comunica a la paciente con un equipo de ILE (Interrupción Legal del Embarazo) del sector público de la región en la que vive”.

Las dudas más comunes

20201103-EstelaPristupin-1.jpg
Estela Pristupin en su consultorio / Foto: Estela Pristupin

Cuando la conversación distendida entre profesional y paciente se produce, las profesionales coinciden en que aparecen dudas o preocupaciones que los y las ginecólogas deben escuchar, orientar, aclarar y nunca juzgar.

“Suelen dudar de si su cuerpo es normal. Se preguntan si sus mamas son demasiado grandes o pequeñas, o por qué no son iguales. Y lo mismo con su vulva, creen que no es normal, que los labios internos son muy grandes o que no les gusta el color —cuando la vulva no es rosa y lisa; es decir, cuando no se parece al ideal de perfección que proponen las imágenes a las que ellas acceden—. Yo les explico que las vulvas son como las caras, son todas diferentes”, dice Estela.

Otro tema que aparece es la depilación. Estela explica: “Está de moda que todas se depilen pero tienen que saber que el vello tiene una función, es un filtro para los gérmenes, retiene humedad que mantiene el equilibrio de la vulva, y funciona como colchón a golpes. Además, cuando la vulva está expuesta, la piel se seca y endurece”.

También, sigue Estela, “vienen con dudas sobre si depilarse la vulva o no, sobre si están sanas, si se contagiaron alguna enfermedad y, si se cuidan, dudan si son fértiles”.

Ahora, en pandemia, hay situaciones y síntomas que se han agregado a las cuestiones que mencionó Estela. “Cambios en el peso, en los ciclos menstruales, en el humor, en las rutinas (se acuestan tarde y se levantan tarde) o en la convivencia. También más depresión y más intentos de suicidio”, lista Sandra.

Y si bien es muy común que las adolescentes tengan ciclos irregulares, explican las profesionales, ahora son más frecuentes. “Las hormonas son muy fluctuantes en situaciones de estrés, como el actual. Y a esto hay que explicárselo porque cuando entienden esto, se hacen una ecografía y esta sale bien, comienza a bajar el nivel de ansiedad y de estrés”, aclara Sandra.

Los cambios de hábitos son otras cuestiones a las que las médicas deben estar atentas. “Hoy muchas chicas tienden a ser veganas o vegetarianas, por ejemplo. Y tenemos que saber las consecuencias buenas y malas de eso. Las vegetarianas suelen tener más anemia por lo que requiere estar atentas a que si menstrúan mucho volumen puede tener una anemia más profunda”, explica Sandra.

Las ginecólogas también buscan aggiornarse en el uso de la telemedicina y las consultas virtuales, espacios donde las adolescentes y jóvenes se sienten muy cómodas. De hecho, durante la pandemia FUSA lanzó un servicio de teleconsulta a todo el país, para ginecología y psicología, a través de la web.

Las ginecólogas concuerdan en que cuando las adolescentes tienen acceso a una buena Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas, llegan más informadas y tranquilas. De hecho, para Vilma, entre los temas que se incorporaron a las consultas en los últimos años están: “La copa menstrual, la higiene menstrual pensada desde el impacto ambiental, que las mujeres también llevan preservativos y la lectura de contenidos de ESI”.

adolescentes
Foto: Vilma Rosciszewski mostrando una copa menstrual en su Instagram @ginecoyvos

Hoy, pacientes y profesionales coinciden en que un médico o una médica no pueden dar por sentado que se puede hacer cualquier cosa con la paciente. Pedir el consentimiento para cada intervención empodera a las niñas y adolescentes. Ellas tienen el derecho a que se les explique antes de hacerles algo, de tal manera que comprendan qué les van a hacer exactamente.

***

Esta historia fue publicada originalmente por Red Acción de Argentina. Republicada con permiso, como parte de la Primera Edición de la Red de Periodismo Humano.

*Ilustración de portada: Red Acción

“El presente artículo es propiedad de Red Acción de Argentina, recuperado de Lado B

Bin, S. (2021). La importancia de la empatía de especialistas en la primera visita ginecológica de las adolescentes. Lado B. Recuperado el 17 de mayo de 2021, de https://www.ladobe.com.mx/2021/05/la-importancia-de-la-empatia-de-especialistas-en-la-primera-visita-ginecologica-de-las-adolescentes/

Buscarán asegurar que el acceso a derechos sexuales y reproductivos no sean interrumpidos por pandemias

La Redacción | CIMAC Noticias.

Jueves 13 de mayo de 2021

anticonceptivos_saludfemenina_net
Imagen retomada de saludfemenina.net

Ciudad de México. La llegada del Covid-19 al mundo exacerbó la violencia contra las mujeres en distintos ámbitos: más agresiones en sus hogares, más abortos en condiciones inseguras y embarazos no deseados al no tener acceso a servicios de salud, mayor desempleo y trabajo no remunerado, por lo que millones de ellas se enfrentarán a la pobreza, enfermedades y a una salud mental desgastada. 

Estas son las problemáticas que las integrantes del Grupo de Trabajo de Género (GWG) del C20 identificaron como las primordiales que los gobiernos y líderes mundiales deberán tratar en  la “Cumbre Mundial de la Salud”, que se celebrará el próximo 21 de mayo de 2020 en Roma, la capital de Italia, con el fin de que aprueben la “Declaración de Roma” que asegure que los derechos de las mujeres y niñas, en especial los sexuales y reproductivos, no sean interrumpidos en lo que resta de esta pandemia y en las próximas que puedan presentarse. 

El grupo de los G20 está conformado por representantes de 20 países, entre ellos México, y cuenta con alrededor de 14 organización internacionales y regionales como socias como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otras, que se reúnen para discutir sobre políticas relacionadas con la promoción de la estabilidad financiera internacional y ahora para definir estrategias frente a esta y futuras crisis sanitarias. 

En un comunicado, explicaron que el Covid- 19 visibilizó que los países carecen de un sistema de salud de calidad que pueda actuar ante emergencias sanitarias a gran escala, lo que repercutió en que los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y niñas fueron transgredidos al no ser atendidos, en consecuencia, la vida de ellas estuvo en riesgo, en particular de las que vivían en zonas marginadas. 

En mayo de 2020, recordaron que la asamblea de la OMS aprobó una resolución firmada por todos los ministerios de sanidad que reconoce que los servicios sexuales y reproductivos son esenciales y exigió que los gobiernos de cada país aseguraran el acceso a ellos para todas las personas. 

Sin embargo, dijeron, esto no ha sido así en lo que va de la pandemia. El resultado es que no sólo hay un aumento de aborto en condiciones inseguras o embarazos no deseados, sino que se prevé que esto influya en que ocurran 2 millones casos de mutilaciones femeninas y 13 millones de matrimonios infantiles en la próxima década, además, dificultará que las mujeres puedan vacunarse contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), una infección de transmisión sexual que ellas están en riesgo de contraer. 

Por ello, lamentaron que países desarrollados reportaran un recorte del 85 por ciento al desarrollo de la planificación familiar y otro 80 por ciento al financiamiento de los tratamientos contra el VIH/Sida.

Resaltaron que las mujeres representan cerca del 70 por ciento de personal sanitario mundial, el cual ha enfrentado en primera línea el Covid-19, no obstante, muy pocas veces se les reconoce o las consideran en las políticas sanitarias preventivas y curativas. Consideraron importante que las mujeres de este sector sean incluidas en todos los procesos de decisión y su papel sea más valorado. 

Ante este panorama, exigieron que los estados del G20 refuercen sus sistemas de salud pública para garantizar la plena continuidad de la atención sanitaria sin dejar de lado los servicios médicos hacia las mujeres y niñas y que los hospitales a nivel mundial, regional y local, trabajen en un nuevo sistema de logística que asegure un a respuesta efectiva ante futuras pandemias. 

Además, demandaron la creación de centros de salud comunitarios para mujeres con personal capacitado, y garantizar la disponibilidad de agua, saneamiento e higiene en estos sitios; promover educación sexual integral; y generar datos abiertos sobre los temas ya mencionados para supervisar si estas estrategias son positiva en ellos.  

“Sabemos que cuando las mujeres y niñas pueden tomar las decisiones más fundamentales sobre sus cuerpos, no sólo ganan en términos de autonomía, sino también en términos de avances en la salud, educación, los ingresos, la seguridad y la igualdad de género.Todo ello se traduce en un mundo de mayor justicia y bienestar humano”, finalizaron. 

De acuerdo con ONUMujeres 1 de cada 3 mujeres ha sido víctima de violencia sexual o física en el mundo antes de la pandemia. La llegada de ésta aumentó hasta 5 veces más las llamadas a las líneas telefónicas de asistencia contra violencia familiar en algunos países, debido a que las mujeres estuvieron encerradas con sus agresores y alejadas de personas que pudieran ayudarlas, por ello al menos 40 por ciento de ellas no buscaron algún tipo de apoyo. 

Por su parte, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) calculó en abril de 2020 que si el confinamiento se prolongaba por 6 meses, habría 31 millones de casos de violencia de género. Este encierro también produjo una sobrecarga de actividades no remuneradas en las mujeres, si antes ellas destinaban casi 3 veces más tiempo a las labores domésticas en comparación con los hombres, en la pandemia aumentó más y se le sumó la supervisión de las tareas escolares de las y los hijos junto con el cuidado de éstos. 

Según cálculos de ONUMujeres, 18 millones de mujeres pudieron perder el acceso a métodos anticonceptivos en lo que va de la pandemia en América Latina y el Caribe por el recorte del 50 por ciento de los servicios médicos, lo que advirtió, generaría más casos de mortalidad materna, más tasas de embarazos en adolescentes y contagios de infecciones de transmisión sexual. 

21/AEG/LGL

“El presente artículo es propiedad de CIMAC Noticias“.

La Redacción (2021). Buscarán asegurar que el acceso a derechos sexuales y reproductivos no sean interrumpidos por pandemias. CIMAC Noticias. Recuperado el 14 de mayo de 2021 de: https://cimacnoticias.com.mx/2021/05/13/buscaran-asegurar-que-el-acceso-a-derechos-sexuales-y-reproductivos-no-sean-interrumpidos-por-pandemias

Incluir a parteras en el sistema de salud evitaría muerte materna en zonas rurales e indígenas

Aline Espinosa Gutiérrez | CIMAC Noticias.

Martes 4 de mayo de 2021

parteras01_DSCF3832yunuhenrangelmedina

Ciudad de México.- Urge impulsar y reconocer la importancia de la partería en México para garantizar una atención más humanizada y segura a las mujeres, ya que 90 por ciento de las muertes maternas son a causa de complicaciones obstétricas y 30 por ciento de ellas corresponden a mujeres en zonas rurales o indígenas, afirmaron especialistas en partería. 

Cada 5 de mayo, desde 2003, se conmemora el “Día Internacional de la Matrona o Partera”, el cual fue declarado así por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como un homenaje a la labor de las parteras en promover la buena salud y asegurar embarazos y partos sin riesgo.

Con motivo de esta efeméride, el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) y la fundación “Johnson & Johnson” organizaron el evento “Partería Profesional en México. Reflexiones al futuro”, en el cual participaron la asesora regional del UNFPA en salud sexual y reproductiva, Alma Virginia Camacho; el director de Janseen México, Mario Sturion; la vicepresidenta de la Conferencia Internacional de Matronas, Sandra Oyarzo; el rector de la Universidad de Tulancingo, José Antonio Zamora; la vicepresidenta de la Asociación de Parteras Profesionales, Lucía Illescas; y el secretario técnico del Comité Promotor por una Maternidad Segura en México, David Meléndez.

Durante el evento, las y los especialistas coincidieron que es necesario promover la formación de parteras con el fin de mejorar la salud sexual, reproductiva, materna, neonatal e infantil en el país. Las pateras, señalaron, se instruyen en temas de educación sexual, prevención y manejo de complicaciones obstétricas, por lo que su inclusión dentro del sistema de salud permitirá una mejor distribución de los servicios médicos y así más mujeres podrían recibir atención anticonceptiva o emocional si desean iniciar su vida sexual o antes, durante y después de sus gestaciones. 

Para ello, dijeron, es indispensable generar más escuelas de partería profesional y proporcionar a las ya existentes recursos que les concedan desarrollar un programa educativo que refuerce el respeto hacia el embarazo y estimule la formación de  vínculo entre las parteras y las mujeres para que sus decisiones sobre sus gestaciones sean consideradas. Para 2035, previeron, la partería puede salvar la vida de 1.3 millones de mujeres. 

Las y los especialistas destacaron que con la llegada del Covi-19, las parteras fueron y son una respuesta efectiva para las mujeres que temen contagiarse en los hospitales, ya que se demostró que esta profesión puede brindar asistencia hasta en un 87 por ciento a las atenciones en materia de salud sexual, reproductiva, materna y neonatal, lo que en promedio reduce daños y riesgos como cesáreas innecesarias, en las que México se postula como el cuarto país a nivel mundial con más intervenciones de este tipo. 

Pandemia incrementa 91.3 por ciento muerte materna

Durante la primera semana de abril de 2021 ocurrieron en México 266 muertes maternas, lo que respresenta un incremento de 127 defunciones, es decir, 91.3 por ciento más en comparación con las 139 defunciones acontecidas en el mismo mes de 2020, según datos del “Informe Semanal de Notificación Inmediata de Muerte Materna” de la Secretaría de Salud. 

Este informe señala que las principales causas de muerte fueron por contagios de Covid-19 y por edemas y trastornos hipertensos que complicaron el embarazo, el parto y el puerperio. Las entidades con más defunciones fueron: Estado de México con 55, Cuidad de México con 29, Jalisco con 23, Puebla con 16, Michoacán, Nuevo León y Veracruz con 14 cada una. En conjunto suman 54.1 por ciento de las muertes maternas registradas. 

Ante este contexto, las y los especialistas exigieron a las autoridades de los tres niveles de gobierno que destinen más recursos en su nuevo diseño de presupuesto a la formación de parteras, incorporen este servicio al sistema de salud, revisen el marco legal para asegurar una remuneración y reconocimiento de esta labor, y estimulen la investigación sobre partería profesional en el país con el fin de evidenciar sus beneficios. 

Integrantes de “Luna Maya”, organización que desde 2004 dirige casas de partería en Chiapas y Ciudad de México, revelaron en un estudio que la labor de las parteras se convirtió en una respuesta segura ante la necesidad de las embarazadas de recibir atención sin el miedo de contagiarse, ya que en 2020 la muerte materna aumentó un 37 por ciento a causa de la Covid-19.

Este estudio que realizaron con base en entrevistas a parteras y usuarias de este servicio, aseguraron que las parteras continúan en la primera línea de atención sexual y reproductiva de las mujeres, por lo que han buscado las formas de dar apoyo emocional y demás asistencias a pesar del distanciamiento y de que su carga de trabajo se duplicó.  

“Cuando todo esto del Covid-19 comenzó, íbamos al Instituto Mexicano de Seguridad Social para recibir atención. Fui a hacer una cita y vi a muchos adultos mayores sentados tosiendo mucho y me asusté, porque pensé que estaba poniendo en riesgo a mi hija de dos años, a mí y a mi bebé. Fue entonces cuando decidí parir en casa como una mejor opción, fue muy valioso y reconfortante encontrar una casa de partería”, declaró Laura, usuaria de casa de partería en la CDMX a “Luna Maya” en su investigación. 

Las parteras, dijeron, se ven obligadas a llevar sus hijas e hijos a su espacios de trabajo o brindar sus servicios  mientras cuidan de ellos. Por ello, resaltaron, es importante recordar que la partería no sólo ha ayudado a disminuir las muertes maternas en lo que va de la pandemia, sino que en general impulsa a  que los embarazos puedan llegar a término y disminuye las probabilidad de requerir un parto instrumental o una hemorragia postparto.

Esos y más beneficios, añadieron, son lo que trae consigo esta profesión, pues ésta busca dar un acompañamiento integral y personalizado a cada mujer, ya que todos los embarazos son distintos. “Cada mujer necesita una atención diferente, no todas las mujeres necesitan lo mismo, especialmente durante la pandemia”, expresó Alondra, usuaria de casa de partería en San Cristóbal de las Casas, Chiapas a “Luna Maya” en su estudio.

21/AEG/AJSE/

“El presente artículo es propiedad de CIMAC Noticias“.

Espinosa Gutiérrez, A. (2021). Incluir a parteras en el sistema de salud evitaría muerte materna en zonas rurales e indígenas. CIMAC Noticias. Recuperado el 5 de mayo de 2021 de: https://cimacnoticias.com.mx/2021/05/04/incluir-a-parteras-en-el-sistema-de-salud-evitaria-muerte-materna-en-zonas-rurales-e-indigenas

Criminalización y estigma: las verdaderas consecuencias del aborto no legalizado

Durante el cuarto eje del Parlamento Abierto, “Aborto: una aproximación desde la salud”, la activista Natali Hernández declaró: “lo reciente no es la exigencia del aborto, sino su criminalización”

Allison Madrid ( @allison_madrid), Lado b (@ladobemx)

20 de abril de 2021

Lado B
*Foto de portada: Olga Valeria Hernández
Allison Madrid | @allison_madrid

“Asumir si una mujer puede o no abortar, si debe o no abortar, es absolutamente un tema político de participación exclusiva de las mujeres (…) de lo que sí tienen que encargarse ustedes, hablo a  los diputados y las diputadas, es de procurar buenas prácticas y condiciones benéficas a la salud de las mujeres”.

Así lo mencionó la psicóloga Alma Xiomara Sarabia, especializada en perspectiva de género y feminismo del Centro de Análisis, Información e Iniciativa Social (Cafis), el primer día del tercer eje del Parlamento Abierto que se centró en el aborto desde una perspectiva de la salud. 

En su ponencia, Alma Xiomara también expresó que el propósito de estas ponencias no es “pedir permiso” sino “[exigir] seguridad social y médica”, pues afirmó que los abortos son tan antiguos como los nacimientos mismos y que si las mujeres sufren no es a causa del aborto sino por el estigma social y el rechazo que las silencia. 

El aborto no es nuevo, pero sí su criminalización

El segundo día del eje se caracterizó por una alta participación de personas opositoras a la interrupción legal del embarazo, donde la única mujer participante a favor de la legalización del aborto y de los derechos sexuales y reproductivos fue Natalí Hernández de Cafis, quien aseguró que “lo reciente no es la exigencia del aborto, sino su criminalización”. Criminalización que, a su vez, no reconoce los saberes y experiencias de mujeres, asociaciones y colectivas que acompañan procesos de aborto.

Como mencionó Natalí en su exposición “hablar de la despenalización del aborto implica (…) el reconocimiento de la diversidad de prácticas de aborto que actualmente prevalecen, y no caer en absurdas generalizaciones”. 

El resto de los nueve ponentes —la mayoría hombres— se posicionaron en contra de estas iniciativas. Resaltando la ponencia de Adrián Rodríguez Corona, quien aseguró que el hombre también es víctima del aborto y dijo que “el miembro más olvidado de esta [ecuación abortista] es el hombre”. 

Así como la exposición del autor Andrés Rosas Nieto, quien habló sobre las “intervenciones masónicas” que buscan “negar el derecho a la vida” y que se encuentran coludidas con las más altas autoridades en el país para “establecer una agenda ideológica en nuestro país para hacerse de la consciencia de los jóvenes”. 

ILE como parte de la educación sexual integral

Criminalización y estigma: las verdaderas consecuencias del aborto no legalizado
Foto: Olga Valeria Hernández

Durante el tercer día, se contó con la participación de la senadora María Lucia Mícher (Morena), quien defendió la legalización del aborto como parte de una propuesta integral que comienza con una educación sexual apropiada, ya que esta “no incrementa la actividad sexual, las conductas sexuales de riesgo ni las tasas de VIH o las ITS”.

Por su parte, Aníbal de la Vega, de la colectiva Transversales, habló sobre la falta de conocimiento que existe sobre personas trans y no binarias en relación al aborto y salud reproductiva. 

Asimismo, explicó que aunque “las personas empobrecidas y racializadas tienen saberes propios” que en ocasiones les permiten abortar de forma segura, lo que se busca es parar la criminalización de esos y otros grupos vulnerables como lo son mujeres adolescentes cis, hombres trans y personas no binarias. 

El aborto es una etapa natural de la vida reproductiva

Finalmente, durante el cuarto día, se contó con la participación de diversas psicólogas y expertas, entre ellas Sofía Garduño —quien co-coordina el Fondo de Aborto para la Justicia Social María de la Asociación Civil Balance— y Vanesa López Silva —de la Colectiva Coatlicue SiempreViva—. Esta última en una de las réplicas aseguró que el aborto no es solución de nada y no busca serlo, sino que es más bien una etapa natural de la vida reproductiva de la mujer. 

En su ponencia, la psicóloga Sofía Garduño hizo un llamado a la sociedad y a las y los legisladores a accionar desde la empatía, la comprensión y el respeto absoluto agregando que “no son mujeres abstractas las que abortamos, somos mujeres que formamos parte de familias y comunidades reales”. 

Criminalización y estigma: las verdaderas consecuencias del aborto no legalizado

De igual forma, tanto ella como Vanesa López desmintieron el llamado ‘síndrome post-aborto’ que grupos anti-aborto han mencionado en reiteradas ocasiones definiéndolo como una especie de síndrome de estrés post-traumático. 

En su exposición, Sofía Garduño citó a la Asociación Psiquiátrica Americana y mencionó que “debido a la falta de evidencia científica [la Asociación] no reconoce el síndrome post-aborto como un diagnostico legitimo de salud mental desde el año 2002”.

Cabe recordar que, durante el primer día de este eje de discusión, Humberto Bautista Rodríguez aseguró que las mujeres que abortan presentan “alteraciones mentales” y posteriormente presentó cifras de otros países y del siglo pasado para justificar sus aseveraciones de que las mujeres que abortan son más propensas al suicidio.  

Vanesa López, por otro lado, habló también sobre los estragos que ocasiona el estigma social que enfrentan las mujeres que abortan siendo este, y no la terminación de sus embarazos, el que ocasiona el malestar en ellas, y dijo: “muchas mujeres deciden ocultar sus historias de interrupción del embarazo para lidiar con el estigma; sin embargo, esto conduce a malestar psicosocial, represión de emociones y pensamientos, así como el distanciamiento social”.

*Foto de portada: Olga Valeria Hernández

“El presente artículo es propiedad de Lado B

Madrid, A. (2021). Criminalización y estigma: las verdaderas consecuencias del aborto no legalizado. Lado B. Recuperado el 22 de abril de 2021, de https://www.ladobe.com.mx/2021/04/criminalizacion-y-estigma-las-verdaderas-consecuencias-del-aborto-no-legalizado/

Estudiantes de una primaria en Oaxaca cumplen dos semanas de clases presenciales

Diana Manzo | Pie de Página

Martes 20 de abril de 2021

OAXACA.- Organizados, con mascarillas y con lavado de manos; 110 estudiantes de origen zapoteca de la primaria “Gustavo Díaz Ordaz” en Santiago Quiavijolo, Oaxaca, regresaron a clases hace dos semanas, el pasado 5 de abril, y desde entonces en las aulas hay murmullos, risas y conocimiento.

Oaxaca se encuentra en semáforo verde epidémico desde el pasado 12 de abril, y aunque en esta comunidad que pertenece al municipio de Quiegolani en el distrito de Yautepec Oaxaca a tampoco han sido recibido la vacunación anticovid, las clases presenciales ya se reanudaron.

Minutos antes de las nueve de la mañana, una fila de niñas y niños de 6 y 12 años de edad uniformados y con su cubrebocas espera su turno en el pórtico principal; la decisión de volver a las aulas en pandemia es una acuerdo de los padres de familia, autoridad y profesores; no requirieron la autorización de las autoridades oficiales del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo).

Esta escuela rural y marginada ubicada a cinco horas de la capital de Oaxaca es un ejemplo de organización escolar. Los padres de familia dan tequio todos los días y vigilan que se cumplan las medidas sanitarias y los profesores se dedican a impartir su cátedra de forma ordenada e ininterrumpida; ese fue el acuerdo para regresar a las aulas y lo cumplen de lunes a viernes.

No es un desafío ni desacato lo que se vive en esta escuela, sino es una necesidad educativa ante la marginación escolar que de por sí viven por la lejanía en que se encuentran y ante el visible rezago social, económico y de tecnología que de mucho tiempo padecen.

La decisión de volver a las aulas, explica el director y maestro del grupo de sexto grado, el profesor Abel Cruz, es porque no implicaba ningún riesgo. La comunidad, libre de covid-19, desde el inicio de la pandemia se protegió con filtros y cuidados sanitarios, por lo que vieron pertinente tomar clases presenciales.

Reunirse de nuevo y encontrarse para tomar clases es un motivo de alegría para los estudiantes. Todos los días portan su uniforme blanco y azul, consultan sus tabletas electrónicas sin olvidar el cubrebocas.

“Nos sentimos muy contentos de tener clases, de volver a ver a nuestros estudiantes, tanto niñas como niños. En esta comunidad ni siquiera hay telefonía, mucho menos canal de televisión. Hay internet gracias a un proyecto nacional independiente que llegó a nuestra escuela, y el cual permite el crecimiento escolar”.

Las clases se imparten de nueve de la mañana a una de la tarde. Los estudiantes tienen un descanso, donde desayunan y conviven. Apenas se están adaptando a la nueva normalidad, no verse casi un año les está costando, por eso requieren apoyo educativo y de sus padres.

En las tardes, los profesores organizan charlas y asesorías para los estudiantes de lento aprendizaje; la intención es que todos caminen parejo educativamente hablando, por el desarrollo social de la comunidad.

Renacer a partir del sismo

Rodeado de montañas verdes que pareciera que las pintan en primavera, así se distingue esta comunidad indígena. La escuela primaria “Gustavo Díaz Ordaz” colapsó tras el sismo de 2017. A casi 4 años, renació tras la reconstrucción de sus aulas con recursos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) y del gobierno municipal.

Tras el terremoto, además del apoyo para la reconstrucción de las autoridades, también aterrizó un proyecto tecnológico y de infraestructura; se llama «Excandaa” y ha implementado tecnologías educativas a lo largo de un año.

Esta institución oaxaqueña y otra más del estado de San Luis Potosí son las que recibieron el beneficio empresarial educativo. Se trata del modelo Excaanda, que nació hace 20 años en la escuela Varmond School de Morelia Michoacán y el cual se aplica desde septiembre de 2019 en esta escuela de origen chontal y zapoteca.

La llegada de “Excaanda” es un éxito escolar. Es un proyecto de cuatro pasos: el alumno identifica, mapea, propone y actúa. Con ello se busca mejorar el aprendizaje y a su vez subsanar deficiencias que arrastra desde su etapa de preescolar.

La plataforma consta de 8 retos, cada reto tiene 20 sesiones y estos a su vez tiene 4 a 5 actividades. Los alumnos resuelven interactivos y son calificados por la misma plataforma. También hay actividades donde el docente va valorando según lo que realiza, con un criterio 1, 2, 3 o 4, y con recursos variados , así como el internet para una investigación constante.

Aceptar este beneficio educativo le costó ala escuela el desairé de la sección 22 de la CNTE. Pero los profesores están contentos porque la escuela tiene un nuevo rostro. La mayor parte de sus aulas está reconstruida, tiene nuevas infraestructura y el modelo educativo para los 110 estudiantes es eficiente.

Ahora, el nuevo proyecto institucional es fomentar las lenguas originarias: Chontal y zapoteco, que se hablan en la zona. Lo anterior, señalan, es una forma de conocer sus orígenes y saberes comunitarios.

También será reto implementar temas de salud sexual y reproductiva, para que se valoren más socialmente para reducir la brecha de la desigualdad visible por el machismo y el egoísmo, y así implementar la buena democracia y transparencia para una convivencia sana comunitaria.

*𝘌𝘴𝘵𝘦 𝘵𝘳𝘢𝘣𝘢𝘫𝘰 𝘧𝘶𝘦 𝘳𝘦𝘢𝘭𝘪𝘻𝘢𝘥𝘰 𝘱𝘰𝘳 𝘐𝘚𝘛𝘔𝘖𝘗𝘙𝘌𝘚𝘚, 𝘲𝘶𝘦 𝘧𝘰𝘳𝘮𝘢 𝘱𝘢𝘳𝘵𝘦 𝘥𝘦 𝘭𝘢 𝘈𝘭𝘪𝘢𝘯𝘻𝘢 𝘥𝘦 𝘔𝘦𝘥𝘪𝘰𝘴 𝘥𝘦 𝘭𝘢 𝘙𝘦𝘥 𝘥𝘦 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢𝘴 𝘥𝘦 𝘢 𝘗𝘪𝘦.

“El presente artículo es propiedad de Pie de Página“.

Manzo, D. (2021). Estudiantes de una primaria en Oaxaca cumplen dos semanas de clases presenciales. Pie de Página. Recuperado el 21 de abril de 2021 de: https://piedepagina.mx/estudiantes-de-una-primaria-en-oaxaca-cumplen-dos-semanas-de-clases-presenciales/

Gratis, productos de gestión menstrual en escuelas públicas

Enrique Méndez|La Jornada

Viernes 16 de abril de 2021

La Comisión de Educación de la Cámara de Diputados aprobó que los gobiernos de los estados y de la Ciudad de México faciliten la entrega gratuita de productos de gestión menstrual en las escuelas públicas de nivel básico y medio superior.

El dictamen que agrega un párrafo al artículo 114 de la Ley General de Educación se aprobó por unanimidad y determina que, con cargo a su presupuesto, las entidades deberán otorgar productos como toallas sanitarias, tampones y/o copas menstruales a niñas y adolescentes que lo requieran.

La iniciativa fue presentada por diputadas del Grupo de trabajo por la igualdad sustantiva, y en la sesión de este jueves Martha Tagle (MC) explicó que se retomó el trabajo del colectivo Menstruación Digna México.

Respecto del alcance de la reforma, detalló que la gestión de la menstruación no debe entenderse como exclusiva del ámbito personal y privado o únicamente de las mujeres, “sino como tema social, para que todos tengamos un conocimiento basado en la ciencia, el laicismo y la experiencia corporal”.

También señaló que la gestión menstrual no sólo debe ser un conocimiento y técnicas para mantener la salud, sino una acción dentro del ámbito social y cultural, en un marco de derechos humanos, específicamente de niñas, adolescentes y mujeres.

Entre los argumentos para modificar la ley se resalta que en México ninguno de los principales programas sanitarios ha realizado estudios sobre las necesidades de las mujeres, además de que la menstruación no ha sido retomada como un tema de agenda pública, por lo que se ha dejado su atención al ámbito privado y personal.

Se resalta que la igualdad de género no se logrará a menos de que se aborde la salud menstrual a través de políticas públicas y financiamiento apropiados.

También se hace ver la necesidad de revertir el fenómeno de pobreza menstrual, esto es la falta de acceso a productos sanitarios, educación sobre higiene menstrual, inodoros, instalaciones para lavarse las manos o gestión de residuos, así como atender las recomendaciones de romper el tabú en torno a la salud menstrual.

“El presente artículo es propiedad de La Jornada”.

Méndez, E. (2021). Gratis, productos de gestión menstrual en escuelas públicas. La Jornada. Recuperado el 16 de abril de 2021 en: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/04/16/sociedad/gratis-productos-de-gestion-menstrual-en-escuelas-publicas/